¿Con qué facilidad Estados Unidos podría convertirse en una dictadura?

La mayor parte de la multitud siente impensable que un país como USA logre finalizar en una dictadura. Tras todo, USA tiene una cantidad increíble de controles y contrapesos, y está bien desarrollado para capear la tormenta de dictadores y déspotas. No obstante, aun las cosas mejor diseñadas y fabricadas tienen la posibilidad de romperse, y bastante gente estuvieron haciendo más débil el tejido de nuestras protecciones, singularmente en las últimas décadas, y las dos partes precisamente distribuyen la culpa. En el producto de el día de hoy, repasaremos las razones por las cuales, teóricamente, USA podría perder su independencia y transformarse en una dictadura, si bien no sea de nombre.

10. El pueblo estadounidense se ha entusiasmado poco a poco más en las políticas sobre el desarrollo

Quizás aun hace una década, podría haber sido impensable que la gente tuviesen el género de forma de pensar dictatorial que tienen en este momento, pero las cosas se han vuelto poco a poco más tensas. Donde una vez la multitud se preocupó lo bastante por la constitución y el desarrollo, semeja haber un espíritu de hartarse generalmente del deber y cooperación. Quizás sea la carencia de gratificación retrasada gracias a la civilización de Internet, pero en este momento poseemos un planeta en el que la multitud semeja estimar sencillamente sus ganancias políticas en este momento, con independencia del valor futuro.

Esta clase de pensamiento miope provoca que la multitud vitorea, puesto que los políticos de los dos lados han masticado varios controles y equilibrios que en algún momento nos resguardaron, en pos de realizar lo que sea preciso para conseguir lo que su lado desea. Si proseguimos animando esto, los políticos proseguirán haciéndolo, quizás aun en un nivel mucho más drástico, y vamos a seguir teniendo cada vez menos poder y también predominación reales sobre el desarrollo.

Entre las mayores intranquilidades de George Washington era que mucha participación extranjera llevaría a mucha predominación extranjera. En este momento, lamentablemente, este temor está empezando a volverse real en formas en las que probablemente jamás pensó. Washington se encontraba mucho más preocupado por bastantes tratados de todo el mundo, guerras y otros compromisos, y esa es una caja de pandora que abrimos hace bastante tiempo. No obstante, la verdad es que la resolución del Tribunal Supremo sobre Ciudadanos Unidos abrió un nuevo género de predominación extranjera que muchas personas jamás aguardaba.

La mayor parte de la multitud se enfoca en dado que la resolución dio mucho más poder del dinero (que varios piensan que equivale al alegato en la política) a las considerables corporaciones, esencialmente diciendo que eran personas o entidades particulares en el momento en que tenía que ver con su independencia para gastar su dinero para ofrecer sus críticas. . Y si bien varios han considerado esta resolución discutida, muchas personas no se percató de que parte de las resoluciones centrales de Citizens United asimismo logró que fuera considerablemente más simple para el dinero obscuro de otros. países para ingresar en nuestro sistema político y comenzar a ocasionar corrupción y otros inconvenientes que son muy, realmente difíciles de seguir.

8. El Senado gana un poder increíble a expensas del Congreso

Se piensa que hay tres poderes iguales del gobierno de los USA: el ejecutivo, el judicial y el legislativo. El legislativo está compuesto por la cámara y el senado, y se piensa que son iguales. Pero últimamente, este difícilmente fué la situacion. La cuestión es que el Senado ahora tenía bastante poder, como poder aprobar a los jueces, incluyendo los jueces de la Corte Suprema de por vida, sin la participación de la vivienda en lo más mínimo. Pero el inconveniente jamás fue tan claro hasta el momento en que los líderes de la mayor parte del Senado Harry Reid y Mitch McConnell, procedente de los 2 primordiales partidos en Washington, decidió remover unas partes del obstruccionismo para múltiples géneros de nominados, con la intención de “remover el estancamiento en Washington”.

Esta supresión del estancamiento en Washington tiene ramificaciones en un largo plazo, en tanto que cambia de enorme manera la estabilidad en el Senado. En este momento, una mayoría muy escasa que vota juntos puede forzar a un sinnúmero de jueces con impunidad; verdaderamente, no existe nada que se logre realizar para detenerlos. Más allá de que hay razonamientos de que se se encontraba abusando del obstruccionismo, asimismo no cabe duda de que quitarlo completamente para los nominados judiciales, sin quizás algún tipo en concordancia de reparto de poder sobre el tema con la vivienda primero, solo está concentrando el poder en todos y cada vez menos manos, lo que es, en último término, malo para la democracia, con independencia de la gente a cargo.

7. El poder del ejecutivo se ha aumentado con saltos y saltos

Desde los días de “presidente” Dick Cheney y su leal compañero George W. Bush (¡Bromeamos, bromeamos!), el poder del ejecutivo ha incrementado de enorme manera. Empezando en la historia reciente con la segunda administración Bush, hemos visto a los poderes que estaban invocando el “privilegio ejecutivo” de formas sin precedentes para eludir la supervisión. Y mientras que Presidente Barack Obama aseveró que lo hacía para eludir inquisiciones inventadas, su administración asimismo empleó varios de los mismos permisos.

Aparte de eso, presidente Obama emitió una secuencia de órdenes ejecutivas (mucho más visibles por la llegada de lo que hicieron que por la considerable suma), todas y cada una las que ahora fueron revocadas por el presidente Trump. No obstante, dado que en su mayor parte no sean vinculantes (en el sentido de que un nuevo presidente puede detenerlos) es solo un consuelo por el hecho de que, hasta entonces, tienen la posibilidad de ser realmente difíciles de retar, y el presidente podría sencillamente proseguir con una orden ejecutiva exagerada.

En este momento, contamos a la administración Trump usando el fiscal General como letrado defensor personal del presidente, y también invocando el privilegio ejecutivo general en verdaderamente cualquier cosa que comunmente caiga bajo la supervisión del Congreso. Si proseguimos por este sendero, la conclusión lógica es que nuestra oficina de la presidencia podría finalizar totalmente sobre la ley. Con independencia de su afiliación partidista o de quién esté en el cargo, esto no puede verse como algo positivo.

6. La Corte Suprema se está volviendo peligrosamente política y se tienen la posibilidad de tomar medidas radicales

Nos encontramos en territorio irreconocible con la Corte Suprema. Un nominado fue obstruido aun de ser considerado por un período temporal sin precedentes, únicamente por causas políticas (con la promesa de que un presidente amigo pudiese escoger a alguien mucho más ideológicamente de derecha). Ya que ganó el presidente de derecha, esta táctica dio sus frutos, y después otro juez se retiró y fue sustituido por un juez mucho más justicia inclinada hacia la derecha. Esto, adjuntado con la oportunidad muy real de que Ruth Bader Ginsburg podría ser sustituido por un nominado escogido por Donald Trump, y varios están preocupados de que la corte próximamente logre quedar increíblemente a un lado, y llevarlo a cabo de una forma que arroje completamente precedentes y métodos de permiso del Senado y el estado de derecho y justicia, absolutamente fuera de la ventana. (Y antes de pasar a los comentarios, si sucediese lo mismo con un demócrata, estaríamos diciendo lo mismo puesto que, por su naturaleza, la Corte Suprema ha de ser neutral y también ecuánime con independencia de quién esté sentado en el cargo. la Oficina Oval.)

No obstante, si bien quizás se podría argumentar que la estabilidad de la corte precisa ser restaurado, y que se ha politizado bastante por norma general (sin nombrar dado que los límites de los ordenes para toda la vida son muchos largos), varias personas están comentando de casos increíblemente pasos radicales que podrían llevarnos cada vez más hacia la autocracia. El paso mucho más drástico que se relata es sencillamente añadiendo un montón de asientos al paso que un demócrata es presidente, pero eso no solo conduciría a una enorme reacción política, sino un futuro presidente republicano podría añadir mucho más o remover ciertos. El Tribunal Supremo se transformaría aún mucho más en un fútbol político y absolutamente nadie podría regresar a confiar en sus resoluciones.

Quizás debamos acabar con los límites de orden de por vida y añadir límites de orden escalonados a los que están en el cargo, a fin de que no salgan todos al unísono y no sean sustituidos por un solo presidente. Quizás sea preciso llevar a cabo algo para establecer nuevamente la estabilidad, pero intentar completar la cancha es un sendero peligrosísimo y puede conducir a que se concentre cada vez más poder, de nuevo, en todos y cada vez menos manos.

5. Se piensa que el gabinete del presidente es mucho más sin dependencia, pero eso está finalizando

La manera en que se piensa que debe marchar es que el presidente, tratándose de su gabinete, escoge a personas no siempre fieles a él, pero que serán las mejores para el trabajo. Una vez nominados y comprobados, se piensa que han de ser independientes y concentrados en regentar su sección del ejecutivo por su cuenta. Esto deja una democracia mucho más sólida y una delegación correcta de los deberes y autoridades de presidentes y ejecutivas.

El inconveniente es que en los últimos tiempos, se volvió poco a poco más habitual que los presidentes designen personas mucho más en función de lealtad a la celebración de lo que son buenos, y con la adición de “zares” políticos que por lo general son mucho más fieles al presidente, se está consiguiendo mucho más poder concentrado en las manos de la persona mucho más alta que dirige el poder ejecutivo. Aparte de eso, entre los filibusteros que Harry Reid La remoción fue para los nominados al gabinete presidencial, lo que le da a un senado amigo aún mucho más poder para sencillamente forzar a un conjunto de nominados enormemente “fieles” para su nuevo presidente.

4. El Congreso abdicar de sus poderes de urgencia es bastante arriesgado

En el momento en que el presidente Donald Trump emitió un estado de urgencia con el objetivo de apropiarse de dinero para su muro fronterizo sur, había varios en los dos lados del pasillo político que estaban preocupados, pues si se dejó que pasara sin ser cuestionado y se transformara en un antecedente, el colectivo del congreso el poder se desgastaría drásticamente en tanto que el presidente en este momento podría terminar con ellos cualquier ocasión que desee. Únicamente una mayoría de 2 tercios puede parar a un presidente, lo que es bastante bien difícil de llevar a cabo con lo que se volvió la política de los partidos tribales. Más allá de que aún es impugnado por los tribunales, si se le deja continuar el antecedente podría ser malo para la gente de alguno de las partes y no lo bastante. Republicanos estaban prestos a abochornar al presidente para resguardar su poder.

Ciertos tienen la posibilidad de estar contentos en este momento si marcha y el presidente Trump puede crear un muro fronterizo, pero un presidente demócrata podría utilizar de manera fácil un estado de urgencia, en exactamente la misma línea, para tomar todas y cada una de las armas, prohibir enormes proporciones de armas. comburentes fósiles (aduciendo una crisis medioambiental), ofrecer a la gente asistencia sanitaria universal declarando una urgencia sanitaria, etcétera. Esta clase de poder de urgencia verdaderamente deja que el presidente sea un dictador, y eso no es bueno para absolutamente nadie, aun si en la actualidad está según el partido del que proceda el presidente.

3. Gerrymandering, supresión de votantes y el instituto electoral dejan el gobierno de las minorías

Entonces, varias personas preguntan, ¿de qué manera se tiene la posibilidad de tener una dictadura si la mayor parte de la multitud precisamente no está según ella? Y la contestación es, manipulas el sistema tan duro que es prácticamente irrealizable una votación justa. En los USA, gerrymandering de forma frecuente se cuestiona en los tribunales, pero todavía no disponemos un estándar en todo el país para verdaderamente terminar a esta disparidad. Ahora mismo, los distritos se dividen con mucha continuidad por fundamentos precisamente sesgados para favorecer a uno u otro partido, y generalmente supresión de votantes es como desenfrenado como lo fué desde los días de Jim Crow.

Para empeorar las cosas, el instituto electoral es un sistema obsoleto que entrega poder agregada a un número menor de personas y asimismo provoca que los votos de la gente cuenten relevantemente menos. Lo cierto es que la razón por la cual el entusiasmo de los votantes tiende a ser tan bajo es por el hecho de que la multitud siente que su voto da igual. Y lo cierto es que alén del simbolismo, si no vives en un estado de swing, probablemente no importe bastante, en último término. Esto se origina por que debido al instituto electoral, el voto habitual no es reconocido como lo que hace a un auténtico vencedor, con lo que si su candidato no ganó su estado, su voto fue totalmente inútil. Este género de supresión despacio de votos a través de la utilización de la manipulación y el instituto electoral, adjuntado con la supresión real de votantes, hacen más fácil bastante que la gente y las ideas que son estadísticamente impopulares prosigan a cargo, o la ley del país.

2. Una vez arraigado, sería bien difícil remover un régimen

Otro enorme inconveniente es que en estos días bastantes estados, en especial los estados titubeantes esenciales, se están distanciando de los sistemas de votación en papel mucho más seguros y fiables. Más allá de que todavía se tienen la posibilidad de llevar a cabo cosas como completar las boletas, con suficientes observadores electorales es verdaderamente bien difícil escaparse con la suya. Por otra parte, posiblemente un ataque informático suficientemente capaz no se note hasta bastante después; la seguridad en nuestras máquinas de votación es horrible y puede ser bien difícil demostrar que los totales hayan cambiado. No necesita un esfuerzo masivo en todo el país, en tanto que con el sistema de instituto electoral establecido, solo precisa denegar varios de los estados variables adecuados.

En el momento en que un régimen dictatorial verdaderamente comenzara a consolidarse, no sería bien difícil para ellos piratear solo unas escasas máquinas en el sitio acertado, para garantizar por lo menos una victoria clausurada o la aparición de una. Ciertos estados podrían aprobar leyes mucho más estrictas para intentar impedir estos inconvenientes, pero como afirmamos, verdaderamente no se precisan varios estados para cambiar las selecciones debido al instituto electoral y al hecho de que el voto habitual se está volviendo cada vez menos importante. . Y lo cierto es que un régimen como este no precisaría decir públicamente que en este momento tiene un dictador y precisamente no se favorecería de llevarlo a cabo; de forma fácil podrían esperar sostener la democracia a lo largo de cierto tiempo mientras que establecen su poder aún mucho más, antes que absolutamente nadie. se da cuenta de lo mal que se pusieron las cosas.

1. ¿Qué ocurre si un presidente pierde una decisión clausurada y escoge no renunciar?

Ciertos en el Lado democrático, como Nancy Pelosi, comenzaron a preguntarse últimamente (como la multitud se ha preguntado sobre Obama, Bush y presidentes pasados) si el presidente Donald Trump se va a hacer a un lado si pierde una decisión parcialmente clausurada. Varios piensan que posiblemente él, o algún presidente más adelante, logre escoger, en especial con la tentación del incremento del poder ejecutivo, procurar sencillamente decir que los desenlaces de las selecciones no son válidos y disputarlos el mayor tiempo viable. Como es natural, es prácticamente seguramente tal acción acabaría frente a la Corte Suprema, pero si la corte es suficientemente accesible, tienen la posibilidad de fallar en una decisión clausurada en pos del titular. Si la Corte Suprema no era accesible, el presidente podría procurar ocupar la corte demandando algún género de poder ejecutivo y ver hasta dónde podían llevar las cosas.

Como es natural, es mucho más posible que todo lo mencionado ocurra de manera lenta, en frente de usted, con personas que fingen agradar de la democracia a lo largo de todo el desarrollo mientras que la destrozan y la dismuyen a polvo con el tacón de sus botas. La iniciativa de que ocurra algo como la ley marcial es bastante improbable. Más allá de que le dejaría al presidente suspender la constitución y organizar a los militares que controlen prácticamente el país, no es muy probable que los militares lo tengan en cuenta una orden legal y obedezcan, salvo que haya una guerra civil real o altercados civiles profundos.

Naturalmente, en una situación donde un presidente que debería haber hecho una transición pacífica al poder decidió no llevarlo a cabo, los altercados civiles podrían finalizar siendo un enorme inconveniente, y ​​entonces el presidente debe declarar ley marcial – si bien a fin de que los militares lo tengan en cuenta un orden lícito debería ser un malestar muy grave y prolongado para sostener una dictadura. Tras eso, el resto podría ser una historia muy fea, y posiblemente no sea preciso cambiar el límite de términos; tras todo, los términos no importan en el momento en que no debes inquietarte por cosas irritantes como una constitución. Y, mientras que la crisis y los altercados sigan, esa ley marcial, debido al estado de urgencia nacional, podría proseguir indefinidamente.

(Entonces, eh … ¡Feliz Día de la Independencia a todos!)

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *