Criminales más notorios que desaparecieron sin dejar rastro

Los delincuentes son bastante buenos para ocultar, mucho más que un individuo promedio. O sea especialmente cierto en el momento en que se cree que, frecuentemente, no tuvieron otra alternativa en el tema, y que fue resolución de otra persona que era hora de que se fuesen, de manera permanente.

Ahora observamos a ciertos delincuentes que desaparecieron sin dejar indicio pero, adivina qué, hay considerablemente más. Así sea que hayan huido o estén durmiendo con los peces, los desenlaces finales de sus vidas probablemente proseguirán siendo un secreto para toda la vida.

10. Rocco Perri

Nativo de Plati, Italia en 1887, Rocco Perri se mudó a USA a inicios del siglo XX. Entonces se mudó de nuevo poco después, en esta ocasión a Canadá. Se instaló en Hamilton, Ontario, donde se ganó la reputación de ser uno de los más importantes mafiosos del país, ganándose el alias de “Rey de la Contrabandistas. “

El 23 de abril de 1944, Perri visitó a un primo de el llamado Joe Serge. El tenia un cefalea eso le había estado molestando todo el día, conque, inmediatamente antes del almuerzo, Perri fue a ofrecer un interesante y relajante recorrido y jamás mucho más lo volvieron a conocer.

Por supuesto, la mayor parte de la multitud considera que Perri fue ejecutado por otros gánsteres – “pertrechado con zapatos de cemento y lanzado al puerto de Hamilton” es la versión mucho más habitual de la historia. Si este es, en verdad, la situacion, entonces su cuerpo jamás fué encontrado, pero sus familiares piensan que Rocco subsistió gracias a una carta que en teoría explicaba todo. Según el archivo, Perri sabía que se aproximaba un golpe conque fingió su desaparición y se mudó a Massena, Novedosa York, bajo el nombre “Giuseppe Portolesi. ” No solo eso, sino entonces logró una exclusiva fortuna en recursos raíces antes de fallecer por causas naturales en 1953.

9. Joseph “Bunco” Kelly

En la segunda mitad del siglo XIX, los navíos precisaban urgentemente marineros expertos. Esto condujo a una práctica criminal famosa en USA como “crimping” o “Shanghaiing”, que se practicaba extensamente en las ciudades portuarias mucho más enormes del país. Implicaba mentir, manejar, intimidar o sencillamente raptar a personas a fin de que sirviesen como marineros dentro de los navíos. El engarzador comúnmente falsificaba la firma de su víctima y se retiraba con la cuota de inscripción y, en ocasiones, aun con el anticipo del salario de unos meses. Hasta entonces, su víctima debió llenar el viaje en el que se habían anotado sin saberlo o combatir el encarcelamiento.

Esto duró hasta finales de siglo, en el momento en que se aprobaron novedosas leyes para frenar esta práctica en USA, pero varios hombres ahora habían hecho fortunas con este acto reprobable.

Entre ellos estaba Joseph “Bunco” Kelly, un habitante de Oregón nativo de Inglaterra que se ganó su reputación como “Rey de los Crimps” en teoría por vivir en Shanghai a mucho más de 2.000 personas a lo largo de su trayectoria. Era un operador de hotel cuyo modus operandi en general implicaba emborrachar a sus propósitos antes de venderlos a los capitanes de barco mucho más que contentos de ver para otro lado. Su alias “Bunco” vino de ciertos contras que usó contra los propios capitanes de barco. En una ocasión, un capitán adquirió 22 hombres de Bunco al unísono, pensando que todos eran inconsciente. Solo después se enteró de que la mayor parte de ellos estaban fallecidos o moribundos, no gracias a Kelly, sino más bien por el hecho de que antes habían irrumpido en un depósito de cadáveres, suponiendo equivocadamente que era el sótano de un pub, y esencialmente se habían envenenado hasta fallecer tomando. fluido embalsamador.

Kelly fue por último detenido en 1894. No por crimpar, pues eso no era ilegal en ese instante, sino más bien por el homicidio de un contrabandista de opio llamado GW Sayres. Kelly fue sentenciado a cadena perpetua, si bien siempre y en todo momento aseveró que fue incriminado por otro crimper. Mientras que se encontraba encarcelado, Kelly escribió sus memorias y, tras su liberación en 1908, se embarcó en una pequeña da un giro de libros. Fue un fracaso, en tanto que el planeta se había olvidado de Bunco Kelly en ese instante, y el ex- Rey de los Crimps desapareció poco después, y jamás mucho más se supo de él.

8. Henry Every

De buenas a primeras, deberíamos nombrar que si deseas el historia sobre Henry Every, el hombre apodado legítimamente “El rey de los piratas”, puede hallarlo en nuestro canal hermano, Biographics. Esencialmente, Every logró entre los mayores saqueos de la historia y, más allá de que se transformó en el mucho más buscado hombre del mundo, logró ocultar y gozar de sus riquezas.

En 1695, Henry Every dentro del Lujoso atacó a la enorme flota de Mughal que retornaba a la India de su peregrinación a La Meca. Concentró sus sacrificios en la Ganj-i-Sawai, un enorme barco lleno hasta los encuentres de bienes. Se las arregló para atraparlo y su escolta y se llevó el premio mucho más grande en la narración de los piratas.

Todos tenían al gobierno británico tras él, tal como a la Compañía de las Indias Orientales que lo deseaba fallecido por poner en riesgo sus relaciones comerciales con el Imperio Mughal. Viajó a Nassau, en las Bahamas, donde logró vivir por un tiempo bajo el nick de Henry Bridgeman, aun entablando amistad con el gobernador de la isla, Sir Nicholas Trott. No obstante, sencillamente era bastante conocido para mantenerse en el anonimato por bastante tiempo. La ley se encontraba tras él, pero Trott le informó y Every tuvo tiempo de huír.

Desde ese instante, absolutamente nadie sabe verdaderamente qué sucedió con Henry Every, su tripulación o su tesoro.

7. “Dave enigmático” Mather

David Allen Mather se ganó la reputación de alarmante pistolero del Salvaje Oeste. Asimismo se ganó el alias “Dave enigmático, ”seguramente gracias a su accionar relajado.

Como otros tiradores de esa temporada, Dave en ocasiones utilizaba sus capacidades para contribuir a la ley, y en otras ocasiones para obstaculizarla. Se desempeñó como letrado en El Paso, Texas, Dodge City, Kansas y East Las Vegas, Nuevo México. No obstante, durante su trayectoria, asimismo fue acusado de varios delitos, entre ellos hurto, hurto de ganado, falsificación y asesinato.

En 1884, Mather mató a un operador de salón contrincante llamado Thomas Nixon en Dodge City. Fue absuelto del delito, puesto que el jurado decretó que Nixon fue el instigador de la riña. No obstante, unos meses después, Mather mató a otro hombre, en esta ocasión a lo largo de una discusión de juego. Tanto él como su hermano, Josiah, fueron detenidos, pero brincaron la fianza y escaparon de la región en 1885. Desde ese momento, la vida de “Mysterious Dave” Mather fué, bueno, un secreto.

Gracias a su notoriedad, las historias del resurgimiento de Mather en una localidad u otra se detallaron en todo momento, pero no tuvieron fundamento. Un omnipresente rumor aseveró que Mather viajó a Canadá, donde se unió a la Policía Montada, y vivió hasta entrada la década de 1920, pero esto todavía es solo un rumor.

6. “Horrible” Tommy O’Connor

En 1921, el pistolero Tommy O’Connor se sentó en el corredor de la desaparición en Chicago, aguardando ser ahorcado por el homicidio de un patrullero. Patrick O’Neill en el transcurso de un intento de arresto. No obstante, solo 4 días antes de su ejecución programada, O’Connor y ciertos otros presos consiguieron controlar a un guarda, hurtar sus llaves y su arma y escapar escalando la pared de su prisión.

O’Connor se subió a un vehículo y se fue, pero el invierno nevado próximamente logró que se saliese de la carretera y se saliese de la carretera. choque el vehículo en el frente de una tienda. Aun de esta forma, O’Connor o el “Horrible” Tommy, como se le conocía, logró huír caminando y, pese a una persecución nacional, logró omitir a las autoridades.

Una historia asegura que Tommy fue ejecutado a balazos años después, en 1927, mientras que procuraba hurtar una farmacia en Detroit, Michigan. Otros aseguran que viajó a Canadá, robando tiendas en el sendero, y desde allí logró emprender un barco y regresar a su Irlanda natal.

La localidad de Chicago se quedó con un extraño recuerdo para recordarle al “Horrible” Tommy, la horca donde se suponía que había de ser ejecutado. La suspensión se suspendió en el condado de Cook en 1927 y fue sustituida por la silla eléctrica. Todas las otras horcas se vendieron o desmantelaron, pero esta se sostuvo por el hecho de que, si Tommy era recapturado, la sentencia aún debía ejecutarse, y la sentencia detallaba que O’Connor sería ejecutado en la horca. No fue hasta 50 años después que un juez al final dejó que se vendiese la horca.

5. Elmer Crawford

Hace cincuenta años, el australiano Elmer Crawford planeó entre los crímenes mucho más crueles imaginables: el homicidio de su mujer embarazada y sus tres hijos. Los mató aturdiéndolos con golpes en la cabeza y después electrocutándolos con un dispositivo casero en su casa en Glenroy, Victoria. Entonces, Crawford puso a sus víctimas en el automóvil familiar y, en la obscuridad de la noche, lo empujó por un barranco en Port Campbell.

seguramente tenía la intención de lograr que pareciese un incidente o un asesinato-suicidio, pero su plan era fallido pues, sin que él lo supiese, el automóvil no aterrizó en el agua, sino más bien en una repisa esconde bajo el barranco.

Crawford regresó a su casa para adecentar la escena del delito, pero el coche y los cuerpos fueron descubiertos por la mañana siguiente. Entonces se vio obligado a escapar y, si bien Elmer Crawford salió a toda prisa, logró omitir a las autoridades.

Lo que logró desde ese instante todavía es un secreto, si bien la mayor parte de los estudiosos pensaban que escapó del país. En 2010, hubo un rayo de promesa de que las autoridades al final lo habían localizado en el momento en que creyeron que un hombre en Texas que había fallecido de un ataque cardiaco cinco años antes era su asesino. El hombre había destruido sus huellas digitales y tenía múltiples nick pero, lamentablemente, una prueba de ADN. mostró que no era Elmer Crawford.

4. William Sharkey

Hubo un tiempo en que William Sharkey tuvo una carrera prometedora en la maquinaria política de Novedosa York. Nacido en la época del siglo XIX, Sharkey brotó al tiempo que el infamemente corrupto Tammany Hall bajo William “Boss” Tweed. En el transcurso de un tiempo, fue uno de sus “chicos de oro” y recibió la nominación demócrata a Concejal asistente en el momento en que aún tenía poco mucho más de 20 años. No obstante, por alguna razón, Tammany Hall le dio la espalda a Sharkey. Perdió las selecciones y, cansado de la política, volvió a eso que era bueno: apostar y hurtar.

Sharkey abrió un banco faro en Buffalo, Novedosa York, en 1872, pero perdió dinero inmediatamente. Entonces reclutó a un colega, un jugador profesional llamado Robert Dunn, pero asimismo perdió el dinero de Sharkey y, supuestamente, no tenía intención de devolverlo. Esto llevó a una riña entre los 2 y, el 1 de septiembre, Sharkey mató a Dunn a balazos. Después fue proclamado culpable de asesinato y culpado a la horca.

En este momento viene la parte atrayente. Sharkey estuvo detenido en una prisión municipal de Manhattan famosa de forma coloquial como The Tombs. El 19 de noviembre de 1873, fue visitado por su apasionado, una mujer llamada Maggie Jourdan, quien se encontraba acompañada por otra mujer llamada Sra. Wesley Allen que se encontraba allí para poder ver a un preso diferente. Las dos mujeres han recibido pases para ingresar y escapar del edificio. Maggie Jourdan visitó a Sharkey y después salió con su pase. Entonces vino la otra mujer que usó su pase y asimismo se le dejó salir de la prisión. Los guardas creyeron que se veía bastante masculina, con hombros anchos, pero no la miraron de cerca. No fue hasta el momento en que la auténtica Sra. Allen se aproximó a ellos sin un pase que se percataron de lo que había sucedido.

La segunda mujer era Sharkey, vestida con ropa de mujer. de contrabando en por Jourdan. Escapó a Cuba y sus movimientos fueron dudosos desde ese instante. Un producto de 1900 afirmaba que por último estaba en España y próximamente sería detenido y devuelto a los USA, pero bastante después. producto en El neoyorquino de 1931 mencionó que William Sharkey jamás fue encontrado.

3. Frederick Mors

Nació como Carl Menarik en Viena, Austria, en 1889. En su juventud, su mayor ambición era transformarse en médico, pero su familia era bastante pobre a fin de que esto sucediese. Consecuentemente, en 1914, Menarik abordó un barco y viajó a América, donde empezó una exclusiva vida como Frederick Mors. En Novedosa York, próximamente halló trabajo en un Odd Fellows ‘Home que cobijaba a cientos y cientos de huérfanos y jubilados.

Mors empezó como portero, pero entonces fue impulsado a socorrer de enfermería. Su megalomanía próximamente empezó a verse, en tanto que el joven inmigrante empezó a vestirse con una bata de laboratorio y a utilizar un estetoscopio en todas y cada una partes, e inclusive insistiendo que los pacientes bajo su precaución se dirijan a él como “Herr Doktor”.

Los habitantes jubilados estaban aterrados de él e inclusive el plantel se amedrentó por la asistente de enfermería. Por consiguiente, en el momento en que la vivienda de jubilados tuvo 17 muertes en solo 4 meses, todos temieron tener un “ángel de la desaparición” entre ellos. Ellos alertaron a la policía y las supones recayeron instantaneamente sobre Mors.

Las autoridades no debieron trabajar bastante. En el momento en que se le preguntó, Mors aceptó inmediatamente haber ejecutado a ocho pacientes, con el objetivo de sacarlos de su pobreza. Describió con tranquilidad el procedimiento de matanza que mejoró con cloroformo, que describió como “la tendencia científica mucho más indolora”.

Como era de aguardar, Frederick Mors fue proclamado culpable y enviado al Hospital Estatal de Matteawan para Delincuentes Locos en 1916. No obstante, en algún instante a lo largo de la década de 1920, Mors logró huír del hospital y jamás mucho más se supo de él.

2. Anthony Strollo

Hay muchos mafiosos que “desaparecen” que probablemente sería mucho más destacable realizar una lista de los que verdaderamente llegaron a vivir hasta una edad avanzada y fallecer por causas naturales. Pero como no hacemos eso, echemos una ojeada a Anthony Strollo, un mafioso de prominente rango de la familia criminal Genovese.

Strollo fue apodado “Tony Bender” por el hecho de que tenía un reputación de cambiar de bando, en tanto que su lealtad de manera frecuente se encontraba libre para el más destacable postor. En el momento en que Vito Genovese orquestó un intento de asesinato contra el jefe previo, Frank Costello, en 1957, Strollo lo asistió a planificarlo. Un par de años después, Strollo cambió de lealtad y se unió a una conspiración contra Genovese, prestando asistencia a mandar a su viejo jefe a prisión a lo largo de 15 años.

Entonces, en la mañana del 8 de abril de 1962, Anthony Strollo salió de su casa en Fort Lee, Novedosa Jersey, y fue Jamás visto nuevamente. Como era de aguardar, prácticamente todo el planeta piensa que se encontraba ejecutado por orden de Vito Genovese, quien todavía se encontraba dirigiendo a la familia desde la prisión y probablemente descubrió que Strollo lo traicionó.

1. Beso de Bela

Bela Kiss era un hombre habitual en su localidad natal de Izsák en Austria-Hungría, pero absolutamente nadie sabía bastante sobre él. Era soltero, y si bien muchas mujeres jóvenes y bellas visitaban su casa, ninguna se quedó el suficiente tiempo para saber a los lugareños. En el momento en que empezó la Primera Guerra Mundial, Kiss fue enviado adelante, dejando su casa al precaución de su quiere de llaves.

En 1916, había escasez de prácticamente todo merced a la guerra. El policía de la región recordó que Kiss tenía varios bidones de metal enormes, que mencionó que utilizaba para guardar gasolina. Decidió abrir uno y de manera rápida se sintió abrumado por el hedor de la desaparición. Llamó a un detective de Budapest que se encontraba en la escena para realizar el horrible hallazgo: el barril contenía el cuerpo de una mujer joven que había sido asfixiada y después Conservado en una salmuera de alcohol metílico. Y ella no fue la única. Una búsqueda intensa de la propiedad halló 24 víctimas, todas y cada una asesinadas del mismo modo y preservadas en barriles.

Se alertó al ejército, pero no se sabe el paradero exacto de Kiss. En un instante, las autoridades han recibido la novedad de que el asesino se se encontraba recobrando en un hospital de Serbia. En el momento en que llegaron, hallaron a un hombre fallecido en su cama, pero ese hombre no era Bela Kiss. Se pensaba que de alguna forma el asesino se enteró de su llegada y logró cambiar de sitio con un cadáver antes de realizar su desaparición.

Docenas de consejos vertido de todo el planeta. Uno mencionó que Kiss se unió a la Legión Extranjera Francesa. Otro que fue encarcelado por hurto en Rumania. El último consejo fue de 1936, diciendo que Kiss se encontraba en la localidad de Novedosa York, haciendo un trabajo como conserje. Su auténtico destino todavía es un secreto.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *