Criminales notorios que acaban de desaparecer

Dejar su historia atrás y ocultar es increíblemente bien difícil de realizar. Es aún mucho más bien difícil en el momento en que eres un criminal y hay bastante gente buscándote activamente. Y, no obstante, no es inaudito. DB Cooper es probablemente el ejemplo mucho más popular de un criminal que desapareció sin dejar indicio. Lord Lucan lo logró. Asimismo lo hicieron Frank Morris y los hermanos Anglin una vez que escaparon de Alcatraz.

Evidentemente, con los criminales siempre y en todo momento hay una enorme oportunidad de que hayan recibido alguna “asistencia” y no hayan desaparecido por decisión propia. De cualquier forma, el día de hoy echamos una ojeada a diez personas que supuestamente desaparecieron de la faz de la Tierra, cuyo destino final probablemente proseguirá siendo un secreto para toda la vida.

10. Vincent Mangano

Vincent Mangano fue una vez entre los mafiosos mucho más poderosos de todo el mundo. Tras la Guerra de Castellammarese, fue entre los cinco jefes auténticos en el momento en que se formó la Comisión. Si bien la familia criminal que una vez compartió su nombre en este momento tiene por nombre Gambino, Mangano fue su jefe a lo largo de 20 años y se realizó popular como “el Verdugo”.

A lo largo de ese tiempo, Mangano con frecuencia chocaba con uno de sus subjefes, Albert Anastasia, asimismo popular como “el Sombrerero Ido”. Anastasia era un contrincante alarmante pues encabezaba entre los equipos mucho más letales de Novedosa York, el infame Murder Inc.

La disputa entre los 2 llegó a un punto crítico el 19 de abril de 1951, en el momento en que el hermano y consigliere de Vincent, Philip Mangano, fue encontrado fallecido en la bahía de Jamaica en Brooklyn. La policía fue a interrogar a Vincent Mangano sobre el homicidio de su hermano, pero no lograron hallarlo. Él desaparecido ese día y jamás mucho más se volvió a conocer.

El ámbito mucho más evidente fue que Anastasia los mató a los dos para hacerse cargo de la familia del delito. O sea probablemente lo que sucedió, si bien no tenemos la posibilidad de decirlo con seguridad. El cuerpo de Vincent Mangano jamás fue encontrado y ningún informante señaló lo que le sucedió.

9. Jesse Evans

Hubo un tiempo en el Viejo Oeste en el momento en que el nombre “Jesse Evans” era tan popular y inquietante como otros como Billy the Kid o Jesse James. Empezó su trayectoria criminal a inicios de la década de 1870 y, unos años después, se unió a John Kinney Gang. Por último, salió y formó su pandilla llamada Jesse Evans Gang, asimismo famosa como “The Boys”.

Los tipos se transformaron en una parte de la historia de historia legendaria del Lejano Oeste en el momento en que actuaron como ejecutores de la facción Murphy-Dolan a lo largo de la Guerra del Condado de Lincoln. Este enfrentamiento por el control de los artículos secos y los intereses del ganado dejó prácticamente 25 hombres fallecidos y transformó a Billy the Kid en entre los forajidos mucho más conocidos del Viejo Oeste.

Más allá de que su bando ganó la guerra, Evans y su banda se brindaron a la fuga por matar a un letrado. Formaron parte de múltiples tiroteos con guardabosques y, si bien varios de sus compañeros de viaje fueron asesinados a balazos, Evans fue tomado y enviado a la prisión de Huntsville. El 23 de mayo de 1882, Jesse Evans escapó y jamás mucho más se le volvió a conocer.

Especulando sobre que sucedió para Jesse Evans fué un pasatiempo preferido de los historiadores occidentales. Ahora en la década de 1920, el estudioso Robert Mullin aseveró haber popular a un hombre llamado Joe Evans en Texas, a quien pensaba que era el forajido fugitivo. Otros historiadores tenían historias que escucharon de personas que afirmaban ser familiares o “amigos de un amigo” que sabían lo que le sucedió a Evans.

En 1948, el hermano de Evans murió en Missouri y un adulto mayor llamado Joe Hines se adelantó para reclamar su tierra. aduciendo que era su hermano. Supuestamente, Hines persuadió al estudioso de que él era el auténtico Jesse Evans, pero los historiadores lo descartaron como un farsante.

8. Szilveszter Matuska

La sinforofilia es una condición donde el sujeto experimenta la excitación de la escenificación y la observación de catastrofes como incendios o accidentes automovilísticos. Es el diagnóstico que un psiquiatra probablemente le habría dado a Szilveszter Matuska, un ingeniero húngaro que usó dinamita para descarrilar trenes a inicios de la década de 1930.

Los 2 primeros intentos de Matuska no tuvieron éxito. Entonces, el 8 de agosto de 1931, descarriló el expreso Berlín-Basilea al sur de la ciudad más importante alemana. Decenas y decenas de personas resultaron lesiones, pero no hubo víctimas fatales.

Su segundo descarrilamiento fue considerablemente más mortal. El 13 de septiembre atacó al Vienna Express en el momento en que pasaba por el puente Biatorbágy en Hungría. La explosión provocó que múltiples furgones y la locomotora del tren se hundieran en el barranco de abajo. Veintidós personas fallecieron y mucho más de 120 resultaron lesiones. Matuska fue tomado en el sitio y, si bien por un tiempo logró hacerse pasar por pasajero, fue detenido después.

Si bien culpado en Austria, Matuska fue extraditado a Hungría y encarcelado en Vác. Desde ahí, sus movimientos se vuelven dudosos. Semeja que el agresor logró huír de la prisión a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. Ciertos reportes aun aseguran que sirvió en la guerra como especialista en explosivos, y después en la Guerra de Corea, pero estos no son mucho más que comentarios y especulaciones.

7. Boston Corbett

En contraste a otros en esta lista, Thomas “Boston” Corbett no ganó su notoriedad por sus ocupaciones delincuentes, sino más bien por transformarse en el Avenger de Lincoln. Formó una parte del regimiento de caballería que persiguió a John Wilkes Booth una vez que mató a Lincoln y Corbett fue el hombre que mató a balazos al traidor el 26 de abril de 1865.

Esto verdaderamente lo metió en inconvenientes al comienzo por el hecho de que Washington dio órdenes explícitas de traer vivo a Booth a fin de que pudiese ser interrogado sobre sus cómplices. Corbett fue detenido rápidamente por desobedecer una orden y llevado al Departamento de Guerra en DC para ser sometido a un consejo de guerra. No obstante, ocasionalmente los altos mandos cedieron y liberaron a Corbett, declarándolo patriota.

Corbett fue festejado como un héroe al comienzo pero, conforme su popularidad degeneró, se volvió poco a poco más paranoico, temiendo que los asesinos lo persiguieran. Aun antes de la desaparición de Booth, Corbett tenía un historial de accionar errático, el ejemplo mucho más radical fue el instante en que decidió castrarse tras excitarse al notar a unas rameras.

Conforme su salud y su estado mental se estropearon, a Corbett le resultó bien difícil conseguir dinero. Por lástima, una organización de veteranos le aseguró un puesto como asistente de portero en la Legislatura del Estado de Kansas en Topeka. Esto no duró bastante por el hecho de que, después de una disputa, Corbett blandió su arma en la vivienda estatal. Fue detenido justo después y enviado a un psiquiátrico.

En 1888, a lo largo de los ejercicios al aire libre, Corbett robó un caballo y escapado. Se reunió con un compañero veterano que lo asistió a reservar un tren a México y jamás mucho más lo volvieron a conocer. Brotaron múltiples comentarios de su desaparición, siendo el mucho más recurrente que murió en el Enorme Incendio Hinckley de 1894. Ninguno de ellos fue corroborado jamás.

6. Edward Sands

Hollywood siempre y en todo momento fué una fuente de depravación y escándalo, desde sus principios. El 1 de febrero de 1922, la industria cinematográfica se sorprendió por el homicidio de William Desmond Taylor, entre los directivos mucho más triunfantes y fecundos de Hollywood. Su muerte aún no se ha resuelto el día de hoy, en parte debido al hecho de que el primordial sospechoso desaparecido sin dejar indicio.

Ese sospechoso era Edward Sands, un hombre que acostumbraba a trabajar como asistencia de cámara y cocinero de Taylor. La investigación posterior descubrió que Sands tenía un historial de delitos inferiores y había abandonado de la Guarda Ribereña.

Sands tomó virtud de su relación con Taylor y, mientras que el directivo se encontraba en Inglaterra en 1921, su asistente le robó el automóvil y las joyas y cobró múltiples talones falsificados. Por supuesto, Sands fue despedido por ello, pero jamás fue detenido. Por consiguiente, en el momento en que Taylor fue ejecutado a balazos en su búngalo múltiples meses después, Sands fue considerado un fuerte sospechoso. Los estudiosos pensaban que el ex- asistencia de cámara robó la vivienda de Taylor cuando menos una vez antes. Posiblemente lo haya vuelto a procurar, solo para hallarse con su viejo empleador. Independientemente, jamás mucho más consiguieron seguir a Sands.

5. Danny Walsh

A lo largo de la década de 1920, existía una organización criminal maleable llamada “los Siete Enormes”, que se encontraba formada por las figuras mucho más capaces de la costa este estadounidense. Entre los integrantes era Danny Walsh, un gángster irlandés-estadounidense que controlaba el contrabando en Rhode Island.

El imperio criminal de Walsh floreció a lo largo de la década de 1920, pero se desvaneció de forma rápida en la década siguiente en el momento en que la Prohibición se encontraba desapareciendo. En la noche del 2 de febrero de 1933, Walsh cenó con ciertos asociados en el Bank Café en Pawtuxet y, entonces, sencillamente desapareció.

Su familia recibió un salve demanda por $ 40,000 que pagaron, pero resultó ser en balde. Danny Walsh jamás fue de nuevo visto.

No entendemos qué sucedió con el contrabandista, pero, como era de aguardar, la mayor parte de las historias que circulan proponen que fue ejecutado por un contrincante. Un cuento habitual afirma que el culpable era un asociado de Walsh llamado Carl Rettich. Deseaba hacerse cargo del negocio, conque le puso a Walsh unos zapatos de cemento y lo arrojó en el océano vivo.

4. Sharon Kinne

Sharon Kinne tiene la distinción de ser objeto de entre las órdenes de arresto por delitos graves mucho más largas en la narración de los USA. Varios la veían como una ama de su casa inocente, pero ella manipulaba y engañaba para escaparse con la suya y, en el momento en que eso no era bastante, no tenía reparos en matar.

Todo empezó el 19 de marzo de 1960, en el momento en que un agente llegó a la vivienda de Kinne en el condado de Jackson, Missouri, y halló a Sharon llorando a lágrima viva. Ella mencionó que su hija de un par de años, Danna, terminaba de disparar y matar de manera accidental a su marido, James, mientras que jugaba con su arma.

La policía adquirió la crónica de Sharon. Asimismo lo logró la empresa aseguradora que pagó una póliza de $ 200,000. Como se descubrió después, James pensaba en divorciarse de su mujer por el hecho de que ella gastó su dinero y podría haber tenido aventuras.

Tras la desaparición de su marido, Sharon Kinne procedió a gastar su dinero y a tener aventuras. Una de sus citas románticas fue Walter Jones, un hombre casado y con hijos. Se negó a dejar a su familia por Sharon y, en represalias, Kinne mató a su mujer Patricia. Aun asistió a buscar el cuerpo con otro novio y fueron ellos quienes lo “descubrieron”. Esta insolencia resultó ser un paso bastante lejos. En el momento en que los detectives se enteraron, conectaron los puntos y detuvieron a Kinne por los dos cargos de asesinato.

Fue exculpada del asesinato de Patricia Jones, pero sentenciada a cadena perpetua por el homicidio de su marido. En 1963, esa condena fue cancelada por un tecnicismo y 2 juicios siguientes acabaron en juicio nulo. Mientras que aguardaba una cuarta parte, Kinne salió a México. Allí mató a un hombre llamado Francisco Parades Ordoñez. Kinne demandó defensa propia, pero las autoridades mexicanas no lo creyeron y fue sentenciada a 13 años de prisión.

A inicios de diciembre de 1969, Sharon Kinne escapado prisión gracias a una sucesión de situaciones casuales, incluyendo un apagón y una ventana sin supervisión. Ella continúa en independencia.

3. Michael O’Rourke

En 1881, Charleston, Arizona, era una localidad en apogeo a riberas del río San Pedro, situada en frente de Millville y cerca de Tombstone. Al paso que la multitud iba a Millville a trabajar en los molinos de plata situados allí, entonces viajaban a Charleston para tomar, apostar, conocer un burdel o 2 y, lo mucho más posible, luchar.

Entre los lugareños que frecuentado los salones de juego de Charleston era un hombre de 18 años llamado Michael O’Rourke, mucho más popular por todos como “Johnny-Behind-the-Deuce”. El 14 de enero, estuvo implicado en un episodio que se transformó en una parte de la tradición del Salvaje Oeste, primordialmente por la participación de Wyatt Earp y sus cohortes.

O’Rourke tuvo una discusión con un hombre llamado Phillip Schneider que tenía un trabajo de ingeniero jefe de la compañía de molienda. La naturaleza precisa de este altercado es algo incierta. Una versión afirma que Schneider logró un comentario en la mesa de juego, dando a comprender que el Deuce hacía trampa. Otro afirma que los 2 primero tuvieron expresiones en un lugar de comidas y después se transformaron en crueldad en la calle. Con independencia de las situaciones, el resultado final fue exactamente el mismo: Schneider fallecido, tiroteado por O’Rourke.

El alguacil George McKelvey detuvo al jugador, pero su primordial preocupación era sostenerlo con vida. Schneider era muy amado en el campamento y, prontísimo, una enorme multitud deseó linchar a O’Rourke. McKelvey puso al Deuce en un vagón y lo llevó a Tombstone, donde el mariscal de la región Ben Sippy formó una pandilla para resguardarlo. Esa pandilla incluía a Wyatt Earp y sus 2 hermanos, Virgil y Morgan, y probablemente Doc Holiday asimismo. Como Virgil era el primordial gerente de la ley entre el conjunto, los diarios de la temporada les atribuían el mérito del mariscal adjunto Virgil Earp “y sus compañeros”.

La Epitafio de lápida descrito el tenso combate. El mariscal Sippy tenía mucho más de veinta hombres, pero la turba de linchadores tenía cientos. Pese a los llamados para abrir fuego contra la multitud, Sippy sostuvo el control de la situación y llevó a O’Rourke a la caja fuerte de Benson, donde lo subieron a un tren a Tucson.

Lo metieron en la prisión del condado, pero escapó antes de su juicio. El último avistamiento informado de Johnny-Behind-the-Deuce fue unos días después en las Montañas Dragoon, en teoría hacia Texas.

2. François Villon

François Villon es ovacionado el día de hoy como de los mejores versistas franceses de la Baja Edad Media, pero asimismo fue un hombre violento con una extendida historia criminal que por último lo desterró de París y de los libros de historia.

La vida temprana de Villon es un tanto enigmática. Nació en París en algún instante de abril de 1431, y no nos encontramos seguros de cuál era su auténtico apellido. Sus progenitores eran pobres pero, tras la desaparición de su padre, François fue acogido por el capellán Guillaume de Villon y tomó su apellido.

En 1455, Villon estuvo implicado en una riña de bar donde él horriblemente herido a un sacerdote. Fue desterrado, pero recibió un perdón real, en teoría pues el sacerdote lo disculpó en su lecho de muerte. En los años siguientes, Villon escribió sus proyectos mucho más esenciales, incluyendo una compilación de poesía llamada Le testamento.

Pese a su éxito, jamás detuvo verdaderamente sus formas delincuentes. Villon era una parte de una pandilla que cometió múltiples latrocinios. Fue desterrado de París de nuevo, pero consiguió otro perdón con la asistencia del duque de Orleans, quien era un admirador de su poesía. En 1461, en el momento en que escribió Le testamentoVillon había vuelto a salir de prisión, si bien no entendemos por qué razón cargos.

Más allá de que su pieza maestra primordial evocaba el arrepentimiento por perder sus años en bares y burdeles, el poeta no parecía presto a cambiar sus prácticas. En 1462 fue detenido, de nuevo, por su participación en una reyerta y fue sentenciado a muerte. La sentencia fue conmutada por diez años de destierro.

En esta ocasión, no llegó mucho más perdón. A inicios de 1463, François Villon abandonó París y jamás mucho más se supo de él.

1. William Hare

Adjuntado con William Burke, William Hare se embarcó en entre las matanzas mucho más horripilantes de la narración de Escocia y, si lo quiere, puede estudiar sobre ella con su sanguinolento aspecto en nuestro Biografia vídeo. El día de hoy observaremos de qué forma Hare logró huír de la justicia y dejó colgar a su compañero mientras que él desaparecía y probablemente empezaba una exclusiva vida en otro sitio.

Para en el momento en que salieron a la luz las acciones de Burke y Hare, los 2 habían cometido dieciséis homicidos y sus esposas asimismo estaban implicadas, si bien aún no se sabe hasta qué punto. Y, no obstante, Hare se fue impune al transformar la prueba del rey en oposición a su colega. Lamentablemente para las autoridades, su caso era bastante enclenque y sentían que precisaban una confesión para garantizar una condena.

William Hare ha podido haber eludido la horca, pero estuvo a puntito de ser linchado en múltiples oportunidades. Una vez que colgaron a Burke, su compañero en el delito estuvo bajo custodia a lo largo de una semana mucho más a fin de que la furia del público se apagase. El 5 de febrero de 1829, Hare fue disfrazado y subir al turismo a Dumfries.

Esto no funcionó. Aún lo reconocieron y acabó refugiándose en un hotel. La policía de Dumfries llegó y lo metió en la prisión para su protección, aguardando a que llegaran mucho más agentes. Al final, una enorme fuerza lo escoltó fuera de la región y esencialmente le mencionó que se encontraba solo desde ese instante.

El último informe oficial lo puso en el sendero a Carlisle y no hay información fiable sobre lo que le sucedió después. Hasta donde entendemos, podría ser ejecutado media hora después, si bien después se notificó de varios avistamientos sin fundamento del infame asesino, con lo que no es muy probable. Un rumor habitual afirmaba que Hare pasó el resto de sus días como un indigente ciego en el East End de Londres, si bien esto suena mucho más a una ilusión. La multitud de Applecross en las Tierras Altas de Escocia mantiene que Hare resituado allí bajo el nombre de William Maxwell.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *