Datos asombrosos sobre la era de la vela

Desde intrépidos bucaneros, taimados oficiales de la Marina Real Británica, amargo cerdo salobre, hasta peleas y guerras culminantes por la sucesión y el control del Caribe, la Era de la Candela está llena de acontecimientos históricamente significativos y, en consecuencia, bastante escorbuto.

Duró desde el año 1571 hasta 1862 y en ocasiones se le llama la Edad del Escorbuto merced a las malas condiciones de vida y menús de la mayor parte de los navíos de candela.

Aquí hay 10 hechos extraordinarios sobre la Era de la Candela.

10. Alimentos en la era de la candela

La conocida cita de Samuel Pepys, “Los ingleses, y mucho más singularmente los marineros, adoran su barriga sobre cualquier otra cosa”, ilustra ciertamente la actitud que la mayor parte de los marineros tenían hacia la comida en sus viajes a lo largo de la Era de la Candela. Si las provisiones parecían o se rumoreaba que eran pocas en un viaje o barco, esto podría espantar a los probables reclutas de la Armada.

Los más habituales tiendas de comida dentro de los navíos de candela había una pluralidad menos que saludable de galletas de barco, carne de cerdo salobrey, naturalmente, ron (y bastante). Si bien había otros productos libres para los marineros, hay una razón por la que estos se transformaron en el menú frecuente para la gente que desarrollan historias cerca del Edad de la candela.

No obstante, las porciones libres para los marineros podrían diferir bastante en dependencia de si los navíos procedían del Caribe o de aguas de europa. Los más destacados registros de estas tiendas de alimentos surgen de la Royal Navy británica. En 1677, Samuel Pepys, el secretario del Almirantazgo, copió un contrato hecho con distribuidores locales de comida y alcohol, especificando las porciones por semana de un integrante de la Royal Navy británica. Estas porciones incluían 1 libra de galletas, un galón de cerveza, 4 libras de carne de res, 2 libras de cerdo salobre, 3/8 de bacalao de 24 pulgadas, 2 pintas de guisantes, 6 onzas de mantequilla y 8 a 12 onzas de queso. .

Dada esta lista, no es de extrañar por qué razón muchos cedieron al escorbuto.

9. Castigos severos

A lo largo de la Era de la Candela, la vida de un marinero era especialmente bien difícil y los oficiales del barco aplicaban reglas recias para sostener a sus hombres en orden y achicar el peligro de un motín.

Los infractores de estas reglas podrían confrontar a toda clase de castigos atroces. Entre los actos de barbarie mucho más conocidos es en el momento en que los marineros alquitrán y pluma infractores de las reglas, un acto de degradación que vio a los marineros desposeídos de sus ropas y cubiertos con alquitrán de madera (que en ocasiones se encontraba ardiente) y después cubiertos con plumas.

Los infractores menos crueles se verían obligados a escalar al mástil y quedarse allí, aguantando los fríos vientos del mar. Si bien esto podría ser aislante, la mayor parte de los marineros vieron esto como una enorme ocasión para leer un tanto. A otros los golpeaban en la espalda con un bastón de madera, un castigo que de forma frecuente se reservaba para los inferiores. Los infractores han recibido de 6 a 12 golpes con un bastón abultado de 3 pies y medio. Si un niño cometía un delito mucho más grave, podría ser sometido a un abedul, donde un oficial golpeaba a un criminal de 12 a 24 ocasiones con un manojo de palos de abedul.

Los criminales mayores tienen la posibilidad de ser azotados con el infame “gato de nueve colas” o con el radical de una cuerda pesada. Esto se haría en la espalda desviste de un marinero, y las lesiones dejadas a causa de la cuerda o un gato de nueve colas eran suficientemente graves para que hubiese peligro de infección. Para impedir la infección, los oficiales frotaban sal en las lesiones del criminal tras el acontecimiento.

Entre los peores castigos consistía en arrojar a los marineros por la borda a fin de que fuesen arrastrados bajo el fondo del barco. Esto se llamaba “arrastre de quilla” y ponía de forma directa en riesgo la vida del marinero y, generalmente, era considerablemente más extraño que la flagelación. Los ahorcamientos asimismo eran un castigo común y, si bien la civilización habitual desea llevar a cabo opinar que los piratas practicaban el cliché de obligar a sus presos a “caminar sobre la tabla”, no hay prueba histórica de que esto se haya hecho en algún momento.

8. La guerra de Lepanto

La guerra de Lepanto fue la última enorme guerra naval para enseñar botes con mecanismos de remo y se estima que pertence a los mayores enfrentamientos de la era previo historia actualizada.

Tras el ascenso del sultán Selim II en 1566, el Imperio Otomano tenía la mira puesta en remover los asentamientos cristianos de África y reclamar el territorio como propio. Ciertos historiadores coinciden en que si la Flota Santa no hubiese podido conducir las fuerzas otomanas A lo largo de esta guerra, una gran parte de Europa habría caído a cargo de las fuerzas musulmanas. Quizás, el día de hoy en vez de la comunión, los de europa estarían declarando la realidad de Mohamed.

Cada bando utilizaba navíos populares como “galeras, ”Navíos planos que funcionaban primordialmente con remos, si bien tenían candelas que podían emplearse si el viento era conveniente. Estos géneros de navíos se empleaban generalmente para el comercio, la guerra y la piratería. Como buques de guerra, en la mayoría de los casos presentaban arietes, catapultas y cañones como sus armas primordiales.

En la mañana del 7 de octubre, los turcos y la Flota Santa entablaron una feroz guerra que de forma rápida se transformó en un sanguinolento combate cuerpo a cuerpo. En el final, la Flota Santa salió victoriosa y una enorme mayoría de Europa se regocijó con la buena nueva.

7. Presione Pandillas

Las condiciones dentro de los navíos de la Royal Navy británica eran menos convenientes para un recluta potencial, y la vida entre sus filas no era nada segura, con lo que no debería asombrar que el reclutamiento por medios pacíficos fuera bien difícil. Para seducir a los marineros de la flota mercante de que se unieran al esfuerzo bélico, los oficiales redondeo 10 a 12 hombres y se unen a los reluctantes a sumarse a la marina. El acto de impresionar aun fue avalado por el parlamento a veces.

Esos víctimas de una paliza a manos de un patrulla de enganche de manera frecuente quedaban inconscientes y era común que estallaran riñas violentas como producto de las amenazas impuestas a los probables “voluntarios”.

Los hombres que eran practicantes o gobernantes de gobiernos extranjeros se consideraban prohibidos, y la Royal Navy no admitía de manera oficial a marineros fuera del rango de edad de 18 a 55 años, pero las reglas de forma frecuente se rompían a fin de que los integrantes de una banda de prensa tengan la posibilidad de ganar su recompensa puesto que fueron pagados por la cabeza.

6. La guerra de Hampton Roads

En Marzo 1862, la Era de la Candela llegó a su fin, en el momento en que CSS Virginia, propiedad de los confederados, demolió la flota de madera propiedad de la Unión. El CSS Virginia fue el primer barco a vapor construido por la Confederación, y se realizó popular por hundir el USS Cumberland y aprender fuego al USS Congress. El CSS Virginia se edificó como contestación al bloqueo de los puertos del sur por la parte de la Unión, que incluía Norfolk, Virginia.

No fue hasta el momento en que la Unión comenzó con su barco acorazado que las mareas de la guerra modificaron. El USS Monitor y el CSS Virginia lucharon hasta paralizarse, ninguno de los lados ha podido dañar con seriedad al otro.

Inicialmente, el CSS Virginia era una fragata de 40 cañones famosa como USS Merrimack. El Merrimack se lanzó por vez primera en 1855 y fue el buque insignia de la flota del Pacífico hasta 1860, en el momento en que fue desmantelado y guardado en el Gosport Navy Yard en Norfolk, Virginia, donde continuó hasta el estallido de la Guerra Civil. El Merrimack fue hundido por marineros de la Unión, y seis semanas después, la Confederación lo salvó y empezó a reconstruirlo y amoldarlo al buque a vapor que debutaría en el Guerra de Hampton Roads.

5. Los bucaneros de la candela libre

Vistos por los españoles como puros piratas, los bucaneros son vistos como marineros semi-legales por los historiadores de el día de hoy, que acosaron a los navíos y puertos españoles en el Caribe en el siglo XVII. Los españoles consideraban que el Caribe (y su oro y plata) era propiedad única de España. Al comienzo, los bucaneros eran sencillos colonos franceses y también ingleses que vivían en La De españa y otras islas del Caribe.

Consiguieron su nombre de la palabra boucan y, en verdad, la mayor parte de los primeros bucaneros eran cazadores, que acostumbraban a ahumar la carne de los animales salvajes. Al final, fueron expulsados ​​de La De españa y esto creó en ellos un odio hondo y hirviente por España. Los que acabaron en Tortuga forjaron una fraternidad famosa como los Hermanos de la Costa, y para la década de 1630 por el momento no eran cazadores, sino más bien hombres del mar. Su atuendo consistía eminentemente en recursos robados conseguidos a través de el saqueo de navíos españoles.

En un inicio, el bucanero barco de decisión era el flyboat o pinazas, usado para arrimarse silenciosamente a los navíos españoles. Empleando la cobertura de la obscuridad, los bucaneros atascarían el timón del barco para eludir que se escape y después lo abordarían antes que se pudiese ofrecer una alarma. Eran populares por su puntería especialista y matarían a timonel y oficiales.

Merced a una combinación de estos bucaneros y novedosas colonias francesas y también inglesas en esa una parte de El Nuevo Planeta, el control de España sobre el Caribe acabaría en 1898.

4. La ronda pirata

La Ronda pirata fue una ruta tomada por marineros menos que legales, de forma frecuente intentando encontrar hurtar navíos españoles, a fines del siglo XVII y principios del XVIII. “Rounders”, como se llamaba de manera frecuente a estos piratas, han comenzado sus viajes en el Nuevo Planeta, Novedosa York e inclusive Nassau, y viajarían por los vientos y las corrientes marinas hasta la isla portuguesa de Madeira para reabastecer y adecentar el fondo de sus navíos. .

Una vez preparados, navegarían cerca del Cuerno de África, cerca de la punta del conjunto de naciones africano (popular como el Cabo de Buena Promesa), y subirían por la costa este hasta el Ajustado de Mozambique, llevándolos hasta el nordeste de Madagascar.

La isla de Madagascar era una especial base pirata, en tanto que se encontraba fuera de la predominación de las leyes o políticas de europa. La base fue construída por un pirata llamado Adam Baldridge en 1687, quien sometió a la población nativa y les quitó tributos, y después crearía una compañía comercial que suministraría a los piratas ropa, pólvora, municiones y, como es natural, ron. .

Inglaterra al final empezaría a tomar medidas enérgicas piratería en el año 1700, pero lo harían empleando corsarios poco fiables para llevar a cabo el trabajo. Hombres como el Capitán Kidd empezarían sus carreras como cazadores de piratas, pero la avaricia triunfaría en el momento en que puedan ver las riquezas que podrían conseguir si se dedicasen a la piratería, y varios lo hicieron.

La Ronda vería un ocaso tras la destrucción de la base de Adam Baldridge en Madagascar, hasta en torno a 1719, en el momento en que habría un corto renacimiento merced a nombres como Edward England, John Taylor, Oliver La Buse y Christopher Condent. Varios de estos hombres se negaron a admitir disculpes por sus acciones pasadas y por último fueron expulsados ​​de Madagascar por la Compañía de las Indias Orientales.

En 1721, el Ronda pirataAcabaría la vida como semillero de delincuentes y delincuentes.

3. La Guerra de Sucesión De españa

La desaparición de los sin hijos (y por consiguiente sin heredero) Carlos II vino con él una disputa sobre quién debería sucederle. Para sostener la tranquilidad entre los tres demandantes en 1698, Inglaterra, la República De holanda y Francia firmaron el Primer Tratado de Partición, que declaró que la sucesión iría al príncipe Joseph Ferdinand, hijo del elector de Baviera. En 1699, no obstante, Fernando moriría, forzando a redactar un segundo tratado, dando España, los Países Bajos españoles y colonias al archiduque Carlos, el segundo hijo del emperador del Sacro Imperio De roma Germánico Leopoldo I.Nápoles, Sicilia y otros territorios españoles en Italia sería entregada a Francia.

Leopoldo se negó a firmar el tratado y demandó que Carlos recibiese todos y cada uno de los territorios españoles. Pero Carlos II pensaba que solo la Casa de Borbón tenía el poder de sostener íntegra España, y en 1700 los legó a Felipe, el duque Ad’Anjou, que era nieto de Luisa XIV de Francia. No obstante, moriría el primero de noviembre y Luisa XIV declararía rey de España a su nieto el 24 de noviembre.

Felipe V invadiría los Países Bajos en 1701, marcando el comienzo de la guerra. A lo largo de la guerra, era común que los corsarios fuesen contratados con contratos de guerra. Pero, en el momento en que la guerra acabó en 1714, dejaría a varios de estos hombres (y sus tripulaciones) sin trabajo.

Esos hombres recurrirían a piratería, empezando la última era en lo que se considera “la edad de oro de la piratería”.

2. La era final de la piratería

El desenlace de la Guerra de Sucesión de españa dejó sin trabajo a varios corsarios, y gracias a esto, varios de ellos recurrieron a piratería. Estos corsarios transformados en piratas devastaron el Caribe (que todavía tenía varios bucaneros explorando por sus aguas), el Océano Índico y el Mar Colorado.

En 1717 Barbanegra, Hornigold y el resto de los piratas originarios de Nassau rigieron el Caribe, pero ese año, el rey Jorge I emitió la “Proclamación de la opresión de los piratas”, asimismo famosa como el Perdón del Rey. Si un pirata se entregaba antes del 5 de septiembre de 1718 a un gobernador de entre las colonias, se le concedería el indulto. Cientos y cientos de marineros que creían que jamás serían libres para regresar a la civilización fueron de repente libres para retirarse de sus vidas como delincuentes.

Más allá de que varios piratas admitieron el Perdón del Rey, hombres como Barbanegra y Hables Vane lucharon por sostener el control de la isla.

Piratería por norma general, se estima que acabó en 1730, eminentemente merced al incremento de la presencia militar en aguas favorecidas por los piratas.

1. La era del escorbuto

Escorbuto logró matar a mucho más de 2 millones de marineros entre el instante del viaje transatlántico de Columbus y el debut del CSS Virginia en 1862. La patología era tan extendida que los armadores aceptaron una tasa de mortalidad del 50% para cualquier viaje esencial efectuado.

El día de hoy entendemos que el escorbuto es un inconveniente fácil, que se soluciona consumiendo mucha vitamina C, pero en ese entonces se veía como un inconveniente que podía modificar el destino de las naciones. Los marineros podían conseguir toda clase de sitios horribles en el mar, pero ninguno era mucho más inquietante que hallar escorbuto. El primer síntoma fue un sopor tan enorme que prácticamente paralizó a la mayor parte de los marineros y también logró que varios capitanes de navíos creyesen que la pereza era la causa primordial de la patología. De a poco, las encías se volverían esponjosas, los dientes se aflojarían y las hemorragias internas harían manifestarse máculas en la piel de los marineros.

Dado a que la vitamina C marcha para remover los radicales libres en el cuerpo, que (si no se administran) tienen la posibilidad de denegar las sinapsis en el cerebro, su sepa haría que los escenarios de serotonina y dopamina cayesen en picado, realizando que los marineros damnificados por el escorbuto experimenten horribles alucinaciones. La cura para la patología tardaría siglos en llegar, pero los marineros reflexionaron supersticiosamente que el fragancia a tierra o estar en tierra estable los asistiría a curarse de la patología. Los marineros llegaron a echar tierra sobre los que la sufrían, aguardando que esto los curara.

Escorbuto seguiría plagando los viajes hasta 1795 en el momento en que Sir Gilbert Blane organizó la distribución de cítricos a los marineros.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *