Datos impactantes sobre el Imperio de Japón

La mayor parte de nosotros en el planeta occidental no nos encontramos tan familiarizados con la narración de otras naciones como con la nuestra. Por poner un ejemplo, la crónica de El país nipón probablemente sea completamente ignota para la mayor parte de la gente alén de su participación en la Segunda Guerra Mundial para cualquier persona que no se haya esforzado por conocerla. Finalmente es una lástima por el hecho de que la historia de Japón está llena de ciertos acontecimientos y prácticas excelentes. Eche una ojeada aquí a 10 de los mucho más impresionantes.

10. El país nipón tenía un comercio masivo de esclavos

La trata de esclavos de África a América es muy conocida en la historia, pero menos contada es la narración de la trata de esclavos de Japón. La palabra es eso Esclavos nipones eran tan recurrentes en Portugal y sus territorios que los esclavos portugueses tendrían sus esclavos nipones como una suerte de misión-horror.

La esclavitud empezó en El país nipón ahora en el siglo III y no fue hasta 1590 en el momento en que Toyotomi Hideyoshi, un político popular como el Enorme Unificador, la derogó completamente. Más allá de que la esclavitud se encontraba prohibida en ese instante, las mujeres todavía eran forzadas a la esclavitud sexual como “mujeres de solaz” con el permiso del gobierno hasta la Segunda Guerra Mundial.

A inicios y mediados del siglo XVI, el comercio de esclavos entre Portugal y El país nipón se volvió tan popularizado que aun Portugal, que comerciaba con esclavos de El país nipón, empezó a tener inquietudes y el rey prohibió de manera oficial a los esclavos nipones en 1571. Esto se debió a que habían traído muchos esclavos en Europa, especialmente esclavos sexuales, que el rey temió que estuviese desanimando a la multitud de transformarse al catolicismo y que, como resultado, fuera malo para el país.

9. Samuráis implicados en homicidos en la bifurcación

La palabra “tsujigiri” significa “matar en una bifurcación” y no hay forma concebible, aun sin contexto, de que logre representar algo positivo, ¿verdad? Derecha. Esta era una práctica que, según los reportes, era extraña, pero por supuesto una que sucedía con la bastante continuidad para merecer un término para describirla, donde un samurái, en un esfuerzo por evaluar el filo de su espada, sencillamente asesinaba a alguien en una bifurcación.

En marcado contraste con la imagen del noble guerrero, un samurái que cometía tsujigiri deseaba comprender si su espada podía matar a un humano con sencillez. Tener una espada desafilada se consideraba un acto vergonzoso, con lo que, como es natural, debía ser afilada y también idealmente suficientemente afilada para matar a un enemigo con un solo corte. Si pudieses decapitar a un enemigo o esencialmente partirlo en 2, bastante superior. Pero esta práctica no se usó con contrincantes, solo campesinos poco afortunados.

El samurái, con una exclusiva espada en la mano o con un nuevo entrenamiento sobre de qué manera emplearla, mataría a la primera persona a la suerte que viese. El acto vergonzoso fue contraindicado a lo largo de la era Edo, pero, evidentemente, no se cumplió completamente. Ciertos samuráis todavía efectuarían el acto como un medio para hacer dinero, matar a los pasajeros y hurtar sus pertenencias. Fueron precisos castigos increíblemente duros de vergüenza y ejecución para por último terminar a la práctica.

8. Hay tumbas nasales

En 1592, El país nipón empezó a librar una guerra contra Corea que duró seis largos y brutales años. Más allá de que cualquier guerra probablemente incluye actos de salvajismo que hacen tremer a un individuo común, esta guerra ocupa un espacio particular en la historia por sus alarmantes monumentos. Hasta hoy en El país nipón puedes proceder a conocer Mimizuka, un túmulo funerario cerca de Kioto erigido como tributo a los miles de narices y oídos ocultos dentro suyo.

seguramente hayas visto la práctica en películas antes; Películas como Platoon y Full Metal Jacket tienen dentro situaciones en las que se expone que los soldados recogen unas partes del cuerpo de los contrincantes caídos como trofeos. Imagínese eso, solo si todos y cada uno de los soldados lo hacen, y eso es lo que llevó a un espacio como Mimizuka.

Increíblemente, el hábito de tomar narices y orejas fue un deber, puesto que previamente había sido más frecuente tomar cabezas enteras. Pero la distancia entre Corea y El país nipón logró que tomar cabezas fuera una labor bien difícil por causas prácticas, con lo que las orejas y las narices debían ser suficientes.

Se estima que hay 38.000 restos en Mimizuka, pero entre 100.000 y 200.000 coreanos fallecieron y fueron mutilados a lo largo de la guerra. Posiblemente los soldados aun hayan comenzado a matar a campesinos, incluidos mujeres y pequeños, para ganar mucho más trofeos por los que fueron retribuidos.

7. La carne era ilegal hasta 1872

La cocina de Japón como la conocemos actualmente no es siempre tan sustanciosa como, afirmemos, la cocina brasileira, pero tampoco es rigurosamente vegana. Eso es solo el día de hoy. Da la al azar de que antes de 1872, la carne no solo era infrecuente en los menús nipones, era ilegal. ¿Cuánto tiempo había estado vigente la prohibición de la carne? Precisamente 1.200 años.

El país nipón abandonó la carne en el siglo VI en el momento en que el budismo se consolidó en el país, poniendo fin a la tradición de la caza de venado y jabalí. El tabú contra la carne era tan poderoso que cualquier persona que fuera asombrado comiendo carne de res recibía 100 días de penitencia con apariencia de ayuno.

El budismo tiene como una de sus opiniones la iniciativa de la reencarnación. Tus ancestros ​​podrían haber nacido nuevamente como esos corzos o vacas que comes, con lo que absolutamente nadie deseaba ser una parte de eso. Esto se combinó con visto que la carne siempre y en todo momento había sido algo escasa, ya que El país nipón es una isla y considerablemente más conveniente para la pesca que para la cría de ganado. El pescado jamás se consideró una parte de la prohibición.

El Emperador festejó el Año Nuevo en 1872 comiendo carne de res, un acto que incordió bastante a los budistas pero que se consideró un paso preciso para abrir El país nipón a Occidente y adoptar nuevos hábitos que harían que el país fuera competitivo en el ámbito mundial.

6. La compañía mucho más vieja de todo el mundo era de Japón

Shigemitsu Kongo era un hombre que sabía de qué forma crear un templo. El reconocido constructor coreano tenía tal reputación que la Emperatriz de El país nipón mandó llamarlo en el año 578 por el hecho de que tenía un inconveniente. El budismo se se encontraba consolidando en El país nipón y el Imperio deseaba activamente que esto sucediese, pero no tenían santuarios. Además de esto, como no había tenido jamás santuarios, absolutamente nadie sabía de qué manera edificarlos. Pero Kongo lo logró.

En 578, Kongo aprovechó una ocasión y formó una compañía de construcción llamada Kongo Gumi. Esa compañía se sostuvo en el negocio en el transcurso de un periodo completamente asombroso. 1.428 años. En 2004, la compañía todavía se encontraba creando santuarios. En 2006, la compañía se vio obligada a cerrar tras prácticamente un milenio y medio en el negocio gracias a una deuda inmanejable.

5. Sakoku era un aislamiento radical

Si fueses un viajero mundial entre los años 1639 y 1853, el único sitio de todo el mundo que no tendrías la posibilidad de gozar era El país nipón. Fue a lo largo de este periodo 214 que El país nipón se implicó en algo llamado sakoku, un periodo de aislamiento autoimpuesto que se tomó muy seriamente.

Había algo de comercio con otros países, pero se encontraba rigurosamente regulado y con limite. Los dignatarios extranjeros visitaron en extrañas oportunidades, pero la iniciativa de que un ciudadano japonés común dejaría el país se encontraba completamente fuera de discusión, y la pena por llevarlo a cabo fue la desaparición.

4. Robots de otrora

En los tiempos modernos, El país nipón y los robots van a través de una gigantesca mano de metal. Tras todo, Voltron no medró en el vacío. Resulta que todos y cada uno de los robots, tanto falsos como reales, tienen un pedigrí sólido en la Tierra del Sol Incipiente. Los robots datan de bastante antes de lo que la mayor parte de la multitud piensa.

En el siglo XVII, los títeres robóticos populares como Karakuri fueron desarrollados para su empleo tanto en teatros como en hogares. Una manera habitual de los enanos robots mecánicos podría emplearse para ser útil té. Una cazuela puesta en las manos del robot haría que se moviese hacia adelante on-line recta y se detuviese en el momento en que se retirara la cazuela. Era un mecanismo fácil, indudablemente, pero habitual en su temporada.

3. Los dientes oscurecidos fueron toda la íra

Escasas cosas son mucho más codiciadas en el planeta de la higiene personal en estos días que una sonrisa blanca nacarada. No obstante, no en todos los casos fue un signo de hermosura física y salud como lo observamos, y en el viejo El país nipón se esmeraron por presenciar el polo contrario.

Probablemente no valga la pena discutir los estándares de hermosura cultural pues cambian a través del espacio y el tiempo con cierta frecuencia, pero la metodología es la parte verdaderamente curiosa aquí. ¿De qué forma se alcanzan los dientes negros? Las limaduras de hierro se remojarían en té o, si te sentías un tanto picante, en sake. La oxidación del metal crea un líquido negro. Para contribuir a suavizar el golpe de chupetear un mordisco de hierro, se añadían ciertas condimentas a la infusión, creando un sabroso té de metal. Esto debía hacerse prácticamente todos los días para sostener sus dientes con un aspecto mucho más ónix. El efecto fue duradero y hubo esqueletos desenterrados del periodo Edo que todavía tienen dientes negros.

¿Por qué razón la multitud comenzó a llevar a cabo esto? Bueno, la pintura facial blanca era otra inclinación de hermosura común, pero el maquillaje de harina de arroz era ultra blanco. En comparación con los dientes normales de un individuo, el contraste era marcado y los dientes se veían amarillos. En vez de intentar blanquearlos a fin de que combinen con la cara, se oscurecieron para utilizar un contraste aún mucho más marcado. Además de esto, se creía esta práctica resguardó los dientes de daños y los resguardó contra inconvenientes bucales. Lo mucho más posible es que la mayor parte de los dentistas modernos no lo recomienden.

2. La caca tenía valor

Si hay algo que la mayor parte de la multitud no desea tener a mano es la caca. Llámalo heces, llámalo basura, llámalo tierra nocturna, no es una substancia satisfactorio para la mayor parte de nosotros. Pero en el viejo El país nipón tenía cierto valor. Y hablamos al tipo humano, no solo a fertilizantes de animales.

En el siglo XVIII, los desechos humanos eran un producto caro en El país nipón exactamente por su valor como fertilizante. El país nipón, naturalmente, no posee un sinnúmero de suelo exuberante para cultivar cultivos y tampoco tiene muchas maneras de conseguirlo. La carencia de ganado significa lo que tenemos en cuenta fertilizante no se encontraba abudantemente. La única caca posible libre era la caca de hombre. Con una población en incremento y tierras agrícolas limitadas, era la única opción y eso la transformaba en un producto básico.

Al final, se establecieron gremios para juntar desechos humanos en las ciudades, y el valor se disparó. Se le atribuía un valor real del oro y los labradores que no podían permitírselo en ocasiones recurrían al hurto de caca. Imagínese mencionarle a su compañero de celda que eso es lo que le ha costado bastante trabajo.

1. Podría ser culpable por voto

Entre las prácticas mucho más extrañas de la narración de El país nipón es un acto popular como “irefuda”. Este era un procedimiento para sostener la ley y el orden por medio de la democracia, pero no de una forma predecible. Afirmemos que alguien incendia un granero en la noche y no hay presentes. Se ha cometido un incendio causado, pero ¿a quién castiga? Más allá de que ciertos podrían meditar que este delito no puede ser castigado sin sospechosos, irefuda fue el desarrollo a través de el que los ciudadanos de una localidad votaría sobre quién creían que lo logró. Y el que logró la mayor proporción de votos fue castigado.

La persona escogida como criminal sería presa y la aldea les daría comida y agua. Si atrapaban a un criminal real o si se generaba otro incendio, esto es, la persona presa no podía ser culpable, entonces serían libres y una exclusiva persona sería presa.

En un caso, en el momento en que se hurtaron tres fardos de arroz, se emitió una votación que nombró a cinco personas. Desterraron a los 2 que han recibido mucho más votos y el pueblo incautó sus pertenencias, dentro sus viviendas. Ordenaron arresto domiciliario a los otros tres que solo consiguieron uno o 2 votos.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *