Desastres naturales épicos a lo largo de la historia

Los catastrofes naturales han existido desde el momento en que la raza humana, y en verdad considerablemente más. Esto quiere decir que prácticamente todos los siglos de la historia registrada se vieron obligados a aguantar uno o mucho más asaltos impresionantemente destructores de los poderes mucho más fuertes de la naturaleza. Echemos una ojeada a varios de los catastrofes naturales mucho más enormes de la historia y de qué forma dañaron a la multitud de esa temporada.

10. Peshtigo Fuego

La mayor parte de la multitud está familiarizada con Enorme incendio de Chicago, con su “Sra. La vaca de O’Leary volcó la crónica de fondo de una linterna y cientos y cientos de fallecidos. No obstante, está lejos de ser el incendio mucho más destructivo de la historia estadounidense. No es el mucho más destructivo que empezó el 8 de octubre de 1871. Ese incierto honor es para el Peshtigo Fuego de Wisconsin, el incendio forestal mucho más destructivo en la historia estadounidense, que ocasionó cerca de 1.200 muertes, quemó la increíble proporción de 1.2 millones de acres y quemó 16 ciudades distintas, en 11 condados. En un instante, aun “brincó” Green Bay para abrasar partes de 2 condados al otro lado. Aun ocasionó exactamente la misma proporción de daño que el incendio considerablemente más urbano de Chicago: precisamente $ 169 millones.

Donde el enorme incendio de Chicago fue un desastre, el incendio de Peshtigo fue un infierno, fácil y llanamente. El incendio probablemente fue iniciado por trabajadores ferroviarios descuidados que provocaron un incendio de matorrales que el verano seco y los poco afortunados vientos próximamente transformaron en una pared de llamas ultrarrápida que, según ciertos, se movió prácticamente como un tornado. Las llamas “convulsionaron” y se movieron de formas extrañas, consumiendo todo el oxígeno y reventando a quienes escapaban en llamas. Parecía el objetivo de todo el mundo, y para bastantes, lo era. Hubo heroicidades y pérdidas trágicas y también historias de supervivencia agobiadas. Según los reportes, un hombre heroico llevó a una mujer hasta un espacio seguro, suponiendo que era su mujer, y en el momento en que descubrió que era una extraña, rápidamente se volvió ido. Una muchacha pasó toda la noche en el río para huír del infierno, agarrándose a un cuerno de vaca para mantenerse amarrada.

El peor daño se causó en el homónimo del incendio, la localidad de Peshtigo. 800 de las 1.200 víctimas del incendio eran de allí, y todo el sitio “desapareció en una hora”.

9. Acontecimiento Ch’ing-yang

Hubo muchas oportunidades en las que los meteoritos y los meteoritos han afortunado nuestro mundo con su presencia, pero probablemente el que tiene el mayor número de fallecidos es el Acontecimiento Ch’ing-yang en 1490. Ya que este acontecimiento de lluvia de meteoritos en China ocurrió hace mucho más de cinco siglos, los datos reales sobre el acontecimiento son, tristemente, algo confusos. Los cuentos de la temporada reportan que “las piedras que caen como lluvia” mataron hasta 10.000 personas en el área de Ch’ing-Yang de la provincia de Shaanxi.

Los especialistas modernos han expresado inquietudes sobre esa cantidad precisa; tras todo, es el único caso de lluvia de meteoritos con un número de fallecidos tan enorme. No obstante, prácticamente todos están en concordancia en que ocurrió un “acontecimiento dramático” en el instante y sitio reportados, y se especula que la separación de un asteroide probablemente halla resultado en una lluvia mortal de granizo celestial.

8. Ciclón de Calcuta

El área del delta del río Ganges no es extraña a las tormentas tropicales, pero el Ciclón de Calcuta de 1737, asimismo popular como el ciclón del río Hoogly, está entre los peores. Golpeó en una mañana de otoño al sur de Calcuta, asolando 200 millas tierra adentro antes de por último ofrecer por terminado el día. El ciclón acarreó con su llegada 30 a 40 pies marejada ciclónica (un incremento repentino del nivel del agua en el Ganges), adjuntado con 15 pulgadas de lluvia en solo seis horas.

La combinación de estos asaltos elementales fue desastrosa. La mayoría de la localidad de Calcuta, construida primordialmente con chozas de adobe y inmuebles de ladrillo, fue absolutamente destruida. La localidad padeció 3.000 bajas, pero el daño total del ciclón fue cien ocasiones peor; Se calcula que el desastre provocó la desaparición de hasta 350.000 personas y destrozó cerca de 20.000 botes, navíos y canoas de todas y cada una de las formas y tamaños.

7. Presa de movimientos de tierra del río Dadu

El 1 de junio de 1976, un enorme terremoto sacudió el área de Kangding-Luding en el suroeste de China, ocasionando todos y cada uno de los inconvenientes que puede ocasionar un enorme terremoto de intensidad 7,75. Lo que pasó después fue peor. A presa de deslizamiento de tierra (escombros del deslizamiento de tierra que bloquean el fluído de agua del río), y como tiende a ser la situacion en las represas improvisadas, tristemente no se edificó para perdurar.

Tras crear un bonito embalse tras él a lo largo de 10 días, la presa de deslizamiento de tierra al final se rompió. El agua cayó en cascada río abajo como un catastrófico muro de muerte, anegando las áreas que halló por una suma de 100.000 fallecidos. Los especialistas piensan que este fue probablemente el acontecimiento mucho más destructivo de esta naturaleza particularmente en la historia.

6. Ciclones de Coringa

Coringa era una localidad portuaria india grande y próspera en la desembocadura del río Godavari. En estos días, todavía está allí, pero solo como una pequeña aldea. Esto se origina por que la vieja localidad ocupada pasó por varios de los peores ciclones de la historia.

En 1789, Coringa recibió un fuerte golpe en el momento en que un desapacible ciclón asoló la región, dejando cerca de 20.000 personas fallecidas. No obstante, la localidad llamada de atención ha podido reanudar sus funcionalidades, pero sin el saber de sus habitantes, sus terrores solo habían empezado. El 25 de noviembre de 1839, vino otro ciclón bastante peor, trayendo una marejada ciclónica de 40 pies y vientos intensos. En el momento en que el rugido de la tormenta se calmó, todo el puerto de Coringa fue destruido. El recuento de fallecidos del ciclón fue de unas 300.000 personas, que adjuntado con los 20.000 navíos que asimismo fueron destrozados por la tormenta marcaron el desenlace de los días de gloria de Coringa.

5. Erupción volcánica del Krakatoa de 1883

Que Erupción del volcán Krakatoa en el mes de agosto de 1883 carecía de número de fallecidos (mató “solo” a 36.000 personas), se entregó en puro espectáculo mortal. El volcán, que se encontraba en una isla de 3 por 5,5 millas entre Sumatra y Java, empezó a ofrecer señales de inconvenientes próximos meses antes del hecho, empezando con gigantes nubes de ceniza, ruidos de “truenos” y extraños “fuegos artificiales naturales” que alumbraron el cielo. . Sin saber la fatalidad que les impedía, la gente que vivían en las islas próximas han comenzado a festejar el espectáculo, solo para ser interrumpidas de forma grosera en el momento en que Krakatoa empezó una celebración muy distinta y mortal.

El 26 de agosto, la primera explosión arrojó escombros y una nube de gas a unas buenas 15 millas en el aire. Por la mañana siguiente, el área fue llamada de atención por 4 detonaciones que igualaron la fuerza de 200 megatones de TNT (la bomba de Hiroshima fue cerca del 0,01% de eso) y se lograron percibir desde 2.800 millas de distancia. El vapor sobrecalentado, los gases calientes y la materia volcánica quemaron los aledaños de 40 km a velocidades de sobra de 100 km por hora.

La erupción cobró sus primeras víctimas por medio de lesiones térmicas de sus capaces detonaciones, y el resto fue víctima del sunami de 120 pies que se causó en el momento en que el volcán colapsó en una caldera submarina. Aun una vez que acabaron sus terrores iniciales, Krakatoa no dejaría de arruinar el día de la raza humana. La erupción fue tan fuerte que en verdad cambió el tiempo y bajó las temperaturas en el mundo entero.

4. Terremoto de Shaanxi

En 1556, la provincia de Shaanxi en China tuvo la extrema desgracia de albergar lo que se estima que es el terremoto mucho más mortífero en la historia registrada. El terremoto estuvo alrededor 8 en la escala de Richter, lo que quiere decir que fue un “enorme” terremoto que es completamente con la capacidad de terminar comunidades próximas al epicentro. El terremoto de Shaanxi tampoco se conformó con las comunidades; Los anales chinos reportan que duró solo unos segundos, pero fue tan impresionantemente fuerte que destrozó inmuebles, remodeló ríos, provocó crecidas de agua, encendió incendios masivos e inclusive “asoló montañas”.

Como probablemente puede aguardar, un desastre tan masivo fue una mala novedad para todos los humanos que sucedieron en su sendero. El terremoto de Shaanxi tuvo un estimado de 830.000 víctimas y de todos modos redujo la población del área en un absurdo 60 por ciento. Raramente, asimismo logró perjudicar las tendencias arquitectónicas de la región: ya que bastante gente habían fallecido por la caída de inmuebles de piedra, el desarrollo de reconstrucción vio la adaptación de madera, bambú y otros materiales mucho más resistentes a los terremotos.

3. Crecidas de agua del río Amarillo en China

Entre 1887 y 1938, el popular Huang He (Río Amarillo) de China pasó por las tres crecidas de agua mucho más destructoras en la historia registrada. El río de 3,395 millas está increíblemente sedimentado, lo que provoca que las llanuras de la llanura del norte de China estén en incesante peligro de crecidas de agua: desde el siglo II a. C., se ha inundado precisamente 1,500 ocasiones, y absolutamente nadie puede siquiera empezar a calcular la desaparición y destrucción que estas crecidas de agua han traído en conjunto.

No obstante, entendemos desapaciblemente bien los estragos que estas tres crecidas de agua ultradestructivas provocaron en la mal lista China. En la inundación que ocurrió en el mes de septiembre y octubre de 1887 (y la hambruna y las patologías que trajo a los sobrevivientes), el número de fallecidos se cree en algún sitio entre 900.000 y 2 miles de individuos. Uno aún mucho más destructivo en el mes de agosto de 1931 cubrió 34,000 millas cuadradas de tierra en el agua y también anegó “relativamente” otras 8,000. Hasta 4 miles de individuos fallecieron por la inundación y sus consecuencias, y unos asoladores 80 miles de individuos han quedado sin hogar. Esta inundación particularmente con frecuencia es considerado el desastre natural mucho más mortal de la historia registrada.

La última de las tres mega crecidas de agua se causó en el mes de junio de 1938, y de todos modos fue totalmente causada por el hombre. Merced a la destrucción de los diques cerca de Kaifeng por la parte de los militares en un esfuerzo por parar a las fuerzas niponas que se aproximaban en la batalla entre China y El país nipón, fallecieron hasta 900.000 personas.

2. La enorme hambruna europea

Si aun los hombres verdaderos tienen la posibilidad de llevar a cabo cosas horribles en el momento en que están agobiados, y la mejor forma de lograr que un individuo se desespere es hacerla horriblemente hambrienta, piensa lo que sucedería si hicieses pasar apetito a un conjunto de naciones. De todos modos, no es requisito, pues eso precisamente sucedió en la Europa del siglo XIV.

La Enorme hambruna europea Ocurrió en el momento en que las malas condiciones climáticas hicieron que las cosechas fracasaran en toda Europa desde 1315 hasta la cosecha de verano de 1317. Los desenlaces fueron nada menos que desastrosos. Los pocos años de apetito detuvieron por sí mismos un periodo de siglos de riqueza y desarrollo, y hundieron al conjunto de naciones en un pandemonio de anomalías de la salud, muerte, delito e inclusive los inenarrables horrores del infanticidio y el canibalismo. Miles de individuos fallecieron y Europa tardó hasta 1922 en volver como estaba del terror. En verdad, los efectos del desastre todavía se tienen la posibilidad de sentir el día de hoy: según se comunica, algunas unas partes de Francia están aún mucho más escasamente pobladas de lo que estaban inmediatamente antes de la Enorme Hambruna.

1. Plaga de Justitian

Descargo de compromiso: este tiene un número de fallecidos que va por las nubes, si bien técnicamente no es un desastre natural en el sentido de “la tierra se levanta para devorarnos a todos”, sino un brote de patología. Un brote masivo y masivo de anomalías de la salud.

Imagínese ser un emperador todopoderoso intentando de basar su legado, solo para conocer que lo primordial que los libros de historia recuerdan sobre usted es que un conjunto de roedores logró matar a incontables cientos de personas a lo largo de su reinado … y después provocó la epidemia subsiguiente. tu nombre. Tal fue el destino del emperador bizantino Justitian I, que se transformó en el homónimo del Plaga de Justitian (o la plaga de Justitian, pues ¿por qué razón incomodarse en ofrecerle solo uno versión del nombre del tipo?) solo pues él se encontraba a cargo en el momento en que golpeó.

La plaga de Justitian, que era esencialmente una desapacible versión de Black Plague antes que se generalizara, se había formado en China y / o India, y sus giras por último la llevaron a Egipto y a distintas sendas comerciales. Tuvo su enorme ocasión en el año 542, en el momento en que los roedores portadores de la patología llegaron por último a la vigorosa localidad de Constantinopla. Los reportes señalan que la localidad se vio perjudicada por prácticamente todas las maneras de peste al unísono: aparte de la peste bubónica tradicional de la peste negra, asimismo estuvieron presentes las clases neumónicos y septicémicos. Como tal, los ciudadanos han comenzado a desmoronarse por miles. Millones de personas fallecieron en un transcurso de tiempo increíblemente corto, y dado que las autoridades no lograron liberarse de las masas de cuerpos fallecidos y enfermos de forma oportuna no asistió a las cosas.

Una vez que la plaga acabó con la Constantinopla de Justiciano, dirigió su atención al Mediterráneo y después a la Persia. Su trayectoria activa duró precisamente medio siglo, si bien ciertos señalan que la plaga continuó su da un giro por el Mediterráneo a lo largo de unos buenos 225 años. En último término, se calcula que la plaga de Justitian mató hasta al 40% de los habitantes de Constantinopla, y todo el imperio bizantino perdió entre 25 y 50 miles de individuos. Buen legado, Justitian.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *