Descubrimientos arqueológicos sombríos y horribles (Parte 3)

Como hemos predeterminado antes, nuestro pasado está repleto de instantes sombríos, brutales y repugnantes y es dependiente de los arqueólogos dar la vida a ese lado mucho más obscuro de la historia. El día de hoy tiraremos una ojeada a otros diez descubrimientos arqueológicos de esta clase que conmovieron, disgustaron y horrorizaron.

10. Las manos cortadas de Avaris

Hace unos años, los arqueólogos estaban excavando las ruinas de Avaris y hallaron, por vez primera, prueba específica de una práctica del viejo Egipto que, hasta ese instante, unicamente se había leído en los contenidos escritos: recortar las manos de los contrincantes vencidos.

Esta prueba vino con apariencia de 16 manos cortadas, todas y cada una ellas derecho unos, sepultados en 4 fosas durante la vieja capital egipcia. 2 de los pozos, cada uno de ellos con solo una mano, se hallaron en lo que se pensaba que era el salón del trono, lo que señala que la presentación de los trofeos fue una parte de una liturgia considerablemente más magnífica.

Las manecillas tenían cerca de 3.600 años y procedían de una sección con frecuencia olvidada de la narración de Egipto llamada Segundo Periodo Intermedio o Periodo Hyksos. Se definió por la llegada de un nuevo conjunto de individuos llamadas Hyksos que conquistaron el Bajo Egipto y también instalaron a entre los suyos como rey. Por ende, Salitis de los hicsos se transformó en el primer faraón de la dinastía XV y, en el desarrollo, asimismo trasladó la ciudad más importante a la localidad de Avaris.

Hasta este hallazgo, esta práctica solo había sido referenciado en el arte y la escritura viejos. No obstante, un punto que aún se está discutiendo es si esta práctica fue introducida por los hicsos o ahora se encontraba que se encuentra en la sociedad egipcia antes de su llegada.

9. Los esqueletos en el sótano de Benjamin Franklin

Si vas a Craven Street en Londres, lograras conocer la Casa de Benjamin Franklin, un museo que se dedica al Padre Principal creador situado en la única de sus viejas viviendas que aún está de pie. Franklin vivió aquí a lo largo de 16 años mientras que se desempeñaba como embajador de las colonias.

Antes de la apertura del museo, la vivienda de 4 pisos se sometió a renovaciones en 1998, tiempo a lo largo del como los trabajadores hicieron un hallazgo inesperado y alucinante: restos humanos sepultados en un pozo en el sótano. Siguiente excavaciones, desenterraron mucho más de 1.200 huesos correspondientes a entre 10 y 15 personas distintas, ciertas de ellas pequeños. Las pruebas enseñaron que todos y cada uno de los huesos tenían en torno a 200 años, sepultados en el sótano mientras que Franklin vivía allí.

Entonces, ¿cuál fue el trato? ¿Podría ser que el amado Padre Principal creador fuera un maniaco asesino que desmembró a sus víctimas en su sótano? Bueno no. Por suerte, la realidad era bastante deprimente, pero no tanto. Los académicos apuntaron por unanimidad a William Hewson, un cirujano amigo de Franklin que vivió allí a lo largo de ciertos años.

Varios de los huesos presentaban cortes de sierras médicas o bisturíes o aun orificios horadados por un dispositivo de trepanación. Actualmente, se podría realizar referencia a Hewson como el “padre de la hematología”, pero en ese entonces, como otros muchos cirujanos, parecía tener el hábito de efectuar operaciones segregas. necropsias sobre cadáveres robados de cementerios para estudiar la anatomía humana. En el momento en que acabó, para reducir el peligro de ser atrapado, Hewson sencillamente sepultó los restos en el sótano.

8. El longobardo armado con cuchillo

En 1985, los arqueólogos italianos estaban excavando una necrópolis construida en algún instante entre los siglos VI y VIII d.C. por una tribu germánica llamada longobardos. Tras años de excavación, hallaron los restos óseos de 222 individuos.

Investigar estos varios restos transporta tiempo. No fue hasta 2018 que han comenzado a estudiar entre los esqueletos correspondientes a un hombre de mediana edad que había sido designado T US 380. Lo que próximamente se percataron fue que el brazo derecho del hombre había sido amputado y puesto con una prótesis de cuchillo de hierro.

Los estudiosos no están seguros de de qué forma el hombre perdió el brazo. Se lo había quitado mediante un traumatismo contundente, pero podría ser un incidente, en el transcurso de un combate o aun como una manera de castigo. ¿Qué quedó claro de la cicatrización del hueso fue que el hombre vivió un buen tiempo tras perder su extremidad. En sí, o sea bastante increíble, pero la adición de la prótesis de hoja lo realiza único.

Mencionado lo anterior, todavía hablamos de hace 1.400 años, con lo que la utilización de una prótesis ejercitó una enorme presión sobre el cuerpo. Los dientes del hombre estaban increíblemente gastados, especialmente en su lado derecho, donde la cavidad pulpar se había abierto y también infectado. Los estudiosos piensan que T US 380 usó de manera regular sus dientes para apretar las correas que sostenían su prótesis en su sitio. Además de esto, su hombro había creado una cresta con apariencia de C gracias a la situación antinatural donde mantenía su brazo. Generalmente, el esqueleto mostró signos extremos de recurrente “fuerza biomecánica”.

7. La cabeza de un rey

Ciertos descubrimientos excelentes se hacen en tumbas o pirámides viejas … otros se hacen en áticos sucios. En 2008, el recaudador de impuestos francés retirado Jacques Bellanger se encontraba mirando el desván de la vivienda que había tenido desde la década de 1950. En un viejo guardarropa, había una caja; y en la caja, había una cabeza humana momificada. Pero no cualquier cabeza humana momificada, pues esta cabeza humana momificada en teoría pertenecía a Enrique IV, rey de Francia.

Normalmente popular como el “buen rey Enrique”, este integrante de la Casa de Borbón rigió Francia a fines del siglo XVI y principios del XVII. Si bien el día de hoy se le recuerda con cariño, sus contemporáneos lo detestaban por el hecho de que trató de comunicar la tolerancia religiosa en una temporada donde católicos y protestantes no se deseaban bastante. Al final, esto logró que lo matasen en 1610. Padeció mucho más insultos a lo largo de la Revolución Francesa en el momento en que su cuerpo fue desenterrado adjuntado con otros integrantes de la realeza y lanzado a un pozo.

Desde entonces, la narración de los restos de Henry se regresa un tanto incierta. Terminantemente perdió la cabeza en algún instante y, según la historia, fue a lo largo de la Revolución Francesa, en el momento en que un admirador deseó socorrer la cabeza del rey. O quizás solo deseaban un recuerdo, quién sabe …

De cualquier forma, la cabeza intercambió dueños un número impreciso de ocasiones hasta el momento en que fue comprada en una subasta en 1919 por Joseph Bourdais, el dueño de la vivienda antes que Bellanger y el que la dejó en el ático.

Un equipo comandado por el antropólogo y nosólogo forense Philippe Charlier examinó la cabeza y concluido que terminantemente pertenecía a Enrique IV. Hallaron prueba como un pequeño lunar exactamente en el mismo sitio que Henry tenía y una puñalada curada de un intento de asesinato previo, sin nombrar que la reconstrucción facial coincidía con sus retratos y su máscara mortuoria. No obstante, un equipo posterior mencionó que las pruebas de ADN enseñaron que el dueño de la cabeza no era un borbón y, por consiguiente, no podía ser Henry. El equipo inicial y otros muchos arguyeron que la cabeza se encontraba bastante degradada y contaminada para conseguir una exhibe de ADN precisa y el enfrentamiento ha continuado desde ese momento.

6. La llegada de la peste negra

Mientras que el planeta pelea por realizar en frente de un nuevo brote, los arqueólogos han recibido un triste recordatorio de la pandemia mucho más mortal que golpeó Europa en el momento en que desenterraron una fosa común en la campiña inglesa llena de víctimas de la peste negra.

Esta tumba contenía cuando menos 48 hombres, mujeres y pequeños, la mayor parte de ellos entre las edades de uno y 17 años. No obstante, ya que mostraba signos de ser perturbado antes de la excavación actualizada, los estudiosos piensan que podría ser una parte de una tumba mucho más grande. como tiene dentro aun mucho más víctimas.

No hay ningún secreto en lo que se refiere a qué mató a estas personas. Los restos datan de mediados del siglo XIV, precisamente al tiempo que Inglaterra estaba en la mitad de su brote de plaga mucho más mortal que terminó con la vida de prácticamente media población del país. Además de esto, las pruebas de ADN mostraron la existencia de Yersinia pestis, la bacteria que causa la patología mortal.

Lo que provoca que esta fosa común se destaque es su localización: está en el campo de Lincolnshire, cerca de las ruinas de Thornton Abbey. Era descubierto por al azar en 2013 a lo largo de una encuesta de la región y los desenlaces se han publicado a inicios de 2020.

Semejantes ejemplos de los estragos de la peste negra fueron bastante más frecuentes en ciudades mucho más enormes y otros sitios con una mayor consistencia de población. Como era de aguardar, en Inglaterra, la mayor parte de las fosas recurrentes de peste se hallaron en Londres o sus aledaños. No obstante, este hallazgo exhibe que aun las comunidades rurales pequeñas se vieron abrumadas por la Peste Negra hasta el punto en que no lograron realizar frente y debieron sepultar a todos en una tumba enorme.

5. El destino del hombre Lindow

Las turberas demostraron ser ámbitos expepcionales para la preservación de restos humanos desde hace tiempo, aun milenios. Estos cadáveres momificados de manera natural de forma frecuente están con sus órganos internos íntegros e inclusive con la piel íntegra. En verdad, el hombre de Tollund, probablemente el mucho más popular de los los llamados “cuerpos de pantano”, fue tratado en un inicio como una víctima de asesinato reciente antes que se estableciese que murió a lo largo de la Edad del Hierro.

El día de hoy no nos nos encontramos centrando en el Hombre de Tollund, sino más bien en otro ejemplo que se realizó popular por su muerte espantosa y excesiva que todavía desconcierta a los investigadores: el Hombre de Lindow de 2.000 años.

Descubierto por al azar en 1984 en Lindow Moss, fue entre los primeros cuerpos de pantano de Inglaterra. Tenía una estatura promedio y una constitución mediana y murió en la época de los 20 más allá de que disfrutaba de buena salud. Su desaparición fue un caso de muestra de libro de artículo de exagerar – primero, fue golpeado en la cabeza un par de veces con un elemento pesado; entonces recibió un fuerte golpe en la espalda que le rompió una costilla; entonces, se usó una cuerda para estrangularlo y después romperle el cuello; tras eso, le cortaron la garganta y, al final, lo lanzaron primero a la piscina. Baste decir que alguien verdaderamente lo deseaba fallecido.

Quién era precisamente ese “alguien” todavía es un secreto, en tanto que se han anunciado muchas hipótesis en las décadas transcurridas desde su hallazgo. Lindow Man tenía las uñas bien cuidadas y el pelo facial recortado, lo que llevó a ciertos investigadores a elucubrar que era un hombre de prominente estatus y que su muerte fue ritualizada como una parte de un sacrificio humano. Ciertos aun proponen que ha podido haber recibido de manera voluntaria.

4. Las momias de Frankenstein

En 2001, los arqueólogos que excavaban un ubicación llamado Cladh Encuentran en Escocia hallaron 2 cuerpos viejos, un hombre y una mujer. Mientras que proseguían aprendiendo estos restos, su intriga se transformó en sorpresa y después convulsión en el momento en que el hallazgo empezó a producir mucho más cuestiones que respuestas.

Al comienzo, parecían ser 2 funerales regulares, a pesar de que los esqueletos estaban inusualmente puestos en situación fetal. El hombre murió en algún instante cerca del 1600 aC, al paso que la mujer murió 300 años después. No obstante, los estudiosos próximamente se dieron cuenta que los cuerpos habían sido sepultados. siglos después, hacia finales del siglo XII a. C. Habían sido mantenidos intencionalmente en turberas para contribuir a los cuerpos a momificarse y después fueron recuperados y sepultados. Esto por sí mismo fue una tremenda revelación para los investigadores, puesto que la momificación intencional raras veces se vió en Europa.

Entonces se puso extraño. Al evaluar todos y cada uno de los huesos que formaban el esqueleto masculino, los científicos se sorprendieron al conocer que no todos pertenecían al mismo humano. El esqueleto era un compuesto llevada a cabo de los restos de tres hombres distintas que vivieron con siglos de diferencia. Entonces probaron el cuerpo femenino y hallaron lo mismo: se encontraba hecho de unas partes de tres personas, tanto hombres como mujeres.

El propósito de estas viejas momias de Frankenstein todavía es un secreto. Ciertos investigadores sostienen que fue puramente práctico: la gente que manejaron la momificación no lograron recobrar los cuerpos enteros del pantano, con lo que sencillamente pegaron el cráneo o el brazo de otra persona para llenar el grupo. Otros piensan que la práctica fue deliberada y simbólica y tuvo la intención de representar la fusión de múltiples estirpes.

3. La matanza de los Usipetes y los Tencteri

Los Usipetes y los Tencteri eran 2 tribus viejas que fueron masacradas por las legiones de Julio César en el 55 a. C. Entendemos de su matanza a lo largo de cientos de años por los contenidos escritos viejos, incluyendo el propio relato de César de su libro sobre las guerras de las Galias. No obstante, jamás estuvimos seguros de dónde sucedió precisamente, hasta 2015, en el momento en que los arqueólogos holandeses aseguraron haber encontrado el lugar del matanza cerca de Kessel.

Según fuentes viejas, el enfrentamiento empezó en el invierno del 56 a. C. en el momento en que ámbas tribus (a las que se hacía referencia como germánicas pero que de todos modos eran celtas) cruzaron el Rin hacia la Galia tras ser expulsadas de su tierra natal por los suevos. Los Usipete y los Tencteri solicitaron a César permiso para establecerse en la Galia, que fue rechazado. Una vez que las negociaciones fracasaran, las legiones romanas lanzaron un ataque contra su campamento y mataron a todos y cada uno de los que estaban a la visión. Exactamente el mismo César detalla El ataque: “Asimismo había una enorme multitud de mujeres y pequeños y estos en este momento han comenzado a escapar en todas y cada una direcciones. Envié a la caballería para proporcionarles caza … En el momento en que llegaron a la confluencia del Mosa y el Rin, vieron que no tenían esperanzas de huír mucho más lejos. Varios de ellos fallecieron y el resto se arrojó al río, donde fallecieron apabullados por el pavor, el cansancio y la fuerza de la corriente ”.

En su relato personal, César mencionó que había cerca de 430.000 personas y que los mató a todos. Los eruditos modernos ubican el número entre 150.000 y 200.000, y ciertos de ellos terminantemente subsistieron puesto que las tribus todavía se mentaron en el siglo siguiente. Ellos consideran que el número inflado se debió a que César deseaba retratarlos como una enorme amenaza y él mismo como un asegurador de Roma.

2. El sarcófago negro

Esta fue la enorme historia arqueológica del verano de 2018. Mientras que excavaban en la vieja localidad de Alejandría, los arqueólogos egipcios hallaron un sarcófago enorme de 30 toneladas hecho de grano negro. Instantaneamente, la imaginación se volvió desquiciada especulando sobre qué (o quién) podría haber dentro. Ciertos aun soñado que aun podría ser el sitio de reposo final de Alejandro Magno. En el final, se abrió el sarcófago y el contenido fue algo desilusionante, si bien dieron una satisfactorio combinación de morbosidad, disgusto y también intriga.

En el sarcófago había tres esqueletos: 2 hombres y una mujer. Y no, tristemente, ninguno de ellos era Alejandro Magno, en tanto que los esqueletos masculinos eran considerablemente más viejos. Tampoco estaban en muy estupendas condiciones, por el hecho de que los restos flotaban en las aguas residuales rojas. En el final resultó que, el sarcófago no se había sellado adecuadamente y el líquido se había filtrado y empapado los esqueletos, creando de esta forma el consomé mucho más repugnante de todo el mundo. Esto, no obstante, no impidió que la multitud lanzase una solicitud en pos de permiso para tomar el vil líquido colorado. Sí, seriamente…

En lo que se refiere a la identidad de los esqueletos, todavía es una cuestión abierta. No hay un cartucho en el sarcófago para marcarlos como realeza. Podrían ser oficiales militares, pero las mujeres en el ejército del viejo Egipto eran increíblemente extrañas, con lo que, si ese es la situacion, este es verdaderamente un descubrimiento único. Aun de esta forma, el esqueleto que atrajo la mayor atención fue el del hombre mayor, de unos 40 años. Su cráneo tenía un orificio, una señal de entre los métodos médicos mucho más viejos de todo el mundo: la trepanación. La herida se había curado, con lo que el hombre había subsistido a la cirugía, si bien es realmente difícil comprender qué se pretendía tratar.

1. La guerra de Jebel Sahaba

Para finalizar, pero no menos esencial, nos remontamos al comienzo, a eso que puede ser el mucho más viejo popular a enorme escala. enfrentamiento en la historia humana. Sucedió en el norte de África, en el presente Sudán, en un ubicación llamado Jebel Sahaba en el valle del Nilo, que tiene dentro un cementerio de 13.000 años de antigüedad. Excavado desde la década de 1960, el ubicación descubrió los restos de hombres, mujeres y pequeños que habían sido asesinados por arqueros.

Según la prueba, las relaciones violentas en medio de estos 2 lados no fueron inusuales. Se realizaron a lo largo de meses o aun años. Varios de los restos presentaban fabricantes de lesiones mucho más viejas que tuvieron tiempo de curarse, lo que señala que las riñas eran una práctica común.

El fundamento del enfrentamiento es dudoso, si bien 2 niveles son los mucho más plausibles. Podría ser una guerra racial: un lado se encontraba compuesto por africanos subsaharianos al tiempo que el otro era un conjunto étnico diferente que puede haberse producido en la cuenca del Mediterráneo. O podría ser un agua guerra: la zona experimentaba una sequía severa y el agua bebible era un recurso hermoso que estos conjuntos probablemente no deseaban comunicar.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *