Diez dictadores sorprendentemente benévolos

Dictador. Contamos connotaciones muy negativas de la palabra. Recuerda los regímenes opresivos, el padecimiento de las masas, el poder de uno sobre todos. Pero no hay nada intrínsecamente malo en las dictaduras; en verdad, varios sugerirán que el más destacable sistema político, para todos, es una dictadura. Eso es si, evidentemente, el dictador es benevolente; amable, cariñoso y haciendo un trabajo por el bien de la multitud.

En este momento, dada la naturaleza de las dictaduras, y dado que el poder de manera frecuente corrompe, los dictadores benevolentes son pocos y distantes entre sí, lo que provoca que esta teoría de que una dictadura es el más destacable sistema político sea principalmente imperfecta. No obstante, ocasionalmente el planeta ve un dictador benevolente, incluyendo los que se cuentan ahora.

10. Peisistratos

Peisistratos fue el benevolente dictador original. Su gobierno duró desde 561 hasta 527 a. C., tomando el poder en Atenas tres ocasiones. La primera oportunidad, fue reconocido como tirano (dictador) de Atenas por voto habitual de la reunión ateniense, pero sus contrincantes próximamente triunfaron el acompañamiento bastante para exiliarlo. La segunda vez marchó a Atenas con una mujer alta y bella de fuera de la región, aseverando que ella era la diosa Atenea misma, y ​​la multitud de Atenas lo recibió como su gobernante. No obstante, fue depuesto de nuevo, y a lo largo de sus diez años de exilio reunió un ejército privado y regresó de nuevo a Atenas, y con un enorme acompañamiento desde dentro de la región empezó su tercer y último gobierno.

A lo largo de sus reglas, Peisistratos fue un habitual y muy amado regla. Trabajó para la multitud: ofreció tierras y préstamos a los necesitados, por poner un ejemplo. Creó una temporada de paz y prosperidad para Atenas. No obstante, tras su muerte, los hijos de Peisistratos, Hipias y también Hiparco, se hicieron cargo. En el transcurso de un tiempo sostuvieron el acompañamiento habitual, pero tras el asesinato de Hiparco, Hipias empezó a gobernar con considerablemente más dureza y perdió el acompañamiento del pueblo. En el final, Hipias fue exiliado por los espartanos, que habían sido persuadidos de venir y dejar en libertad Atenas.

9. Ashoka

Sanchi King Ashoka con sus reinas, South Gate, Stupa no.  1

Ashoka el Grande Vivió desde 304 hasta 231 a. C. y rigió el Imperio Maurya indio, el mucho más grande del subcontinente indio y entre los imperios mucho más enormes de todo el mundo en ese instante. En el momento en que Ashoka ganó el poder por vez primera, rigió como lo había hecho su precursor. Era despiadado y eficaz: usó el poder de su ejército para supervisar y expandir su imperio, e inclusive edificó una prisión llamada acertadamente ‘El infierno de Ashoka’, donde todos y cada uno de los presos estaban sujetos a horripilantes torturas y ningún preso debía salir con vida.

A lo largo de la expansión de su imperio, Ashoka lideró una guerra contra un estado próximo llamado Kalinga, con la meta de tomar su tierra para agregarla a su Imperio. La guerra provocó unas 300.000 víctimas, lo que hasta la actualidad no suena muy benévolo, aceptamos. Pero tras esta guerra, Ashoka expresó públicamente su pesar por el padecimiento que produjo, renunció a la guerra y existe alguna prueba que recomienda que se transformó al budismo. Emitió proclamas declarando que sus gobernantes deberían contribuir a los pobres y jubilados, estableció instalaciones médicas y empezó proyectos de proyectos públicas, como plantar árboles para ofrecer sombra durante las rutas.

8. Marcus Aurelius

Marco Aurelio Louvre MR561 n01
Marco Aurelio Antonino, nació en Roma en 121 EC. Ascendió al poder en 161 EC y es reconocido como el último buen emperador de Roma (probablemente esté familiarizado con él, o cuando menos una versión falsa de él, de la película Gladiator). Marcus rigió al lado de su medio hermano Lucius Aurelius Verus, hasta la desaparición de Lucius en 169 EC. Tras la desaparición de Lucius, Marcus rigió solo hasta 177 EC. Marcus procuró gobernar con justicia, según con la filosofía de estoicismo que prosiguió, pero encaró varios inconvenientes a lo largo de su gobierno, incluyendo la guerra incesante con los principios de lo que entonces era una secta religiosa entusiasta famosa como cristianos.

El enjuiciamiento de los primeros cristianos por la parte de Marco puede parecer duro hoy día, pero el emperador lo consideró preciso para sostener la paz en Roma, que en verdad probablemente lo fue. Pese a esto, se cree que Marco es buen gobernante, gracias a su aptitud para anteponer las pretensiones del pueblo de Roma a sus pretensiones de gloria, algo que la mayor parte de los emperadores no consiguieron.

7. Khosrow I

El gobernante Lakhmid Al-Mundhir III ibn al-Nu'man pidiendo la ayuda de Khosrow I Anushirvan contra los bizantinos.Khosrow era un Rey persa, que rigió el Imperio Sasánida desde 531 hasta 579 EC. Hay poco mucho más que leyendas de su historia temprana, pero lo que sí entendemos es que en el momento en que Khosrow llegó al poder, empezó a reformar el imperio en ocaso. Su reforma más esencial fue su reforma tributaria, que creó un sistema que era mucho más justo y lanzaba mayores ganancias para el imperio, creando una economía mucho más permanente.

Khosrow asimismo fue un mecenas de la civilización: la astronomía floreció en su corte, y en el momento en que cerró la vieja academia de Atenas, múltiples pensadores helenos emigraron al Imperio Sasánida y fueron bien recibidos por Khosrow.

6. Federico el Grande

Friedrich ii campenhausen

Federico II fue el tercer género de Prusia, y se le asigna haber hecho de Prusia entre los enormes estados de europa de la temporada. Fue vital en la difusión y el fortalecimiento de las ideas del gobierno ilustrado, la era de la razón. Era religiosamente condescendiente y creía en la relevancia del estado sobre los intereses personales o dinásticos.

Frederick nuevo y estandarizado el sistema judicial de Prusia, incluyendo la prohibición de la tortura. Liberalizó el control de la prensa y rejuveneció el trabajo científico de la academia de Berlín. Fomentó el comercio a través de la construcción de canales y la promulgación de aranceles protectores, y redujo los aranceles internos, todo como una parte de su trabajo para hacer mas fuerte la economía de Prusia.

5. Simón Bolívar

Archivo: Simon-bolivar.jpg

Simon Bolivar fue un libertador, quizás el mucho más popular de su tierra natal, Venezuela. No obstante, no fue Venezuela donde se transformó en dictador, fue Perú.

Bolívar lanzó múltiples campañas para dejar en libertad a Venezuela del control verdadera español, y en su tercer intento tuvo éxito. Continuó haciendo un trabajo contra los realistas en América del Sur, lo que lo llevó a supervisar Perú.

La ideología política de Bolívar era poderosamente déspota: pensaba que un país requería un gobierno fuerte (o un dictador) para transformarse en lo destacado que podía resultar.

Bolívar gana un espacio en esta lista mucho más por su visión que por sus logros. Imaginó y también logró ciertos adelantos hacia la creación de una unión de los estados sudamericanos. Asistió a redactar y ha firmado tratados entre Colombia, Perú, México y las Provincias Unidas de Centroamérica, con proyectos para un ejército y una marina recurrentes, entre otras muchas cosas. No obstante, solo Colombia cumplió en último término su palabra.

4. Mustafa Kemal Atatürk

Mustafa Kemal Ataturk inició su trayectoria militar como comandante de la 19ª división del ejército otomano. Allí se realizó un nombre defendiendo los Dardanelos contra la invasión aliada en 1915, y recibió repetidos ascensos.

En el momento en que el Armisticio de Mudros puso fin a los combates en el Imperio Otomano, el tratado dio a los Socios el derecho a ocupar fuertes que controlaban las primordiales vías fluviales y algún otro territorio que pudiese representar una amenaza para la seguridad. Mustafa no se encontraba singularmente feliz por ello y organizó una resistencia. En el momento en que se firmó el tratado de Sèvres en el final de la Primera Guerra Mundial, dividiendo el Imperio Otomano, demandó la independencia total de Turquía. El nuevo parlamento turco debió combatir por su independencia contra las fuerzas griegas y armenias hasta el 29 de octubre de 1923, en el momento en que Mustafa firmó el tratado de Lausana. Esto estableció la República de Turquía, con Mustafa como el primer presidente del país.

Si bien técnicamente es un presidente, el nivel de control de Mustafa le da el estatus de un dictador, en retrospectiva. Sus primeros pasos como presidente fueron actualizar y secularizar el país, con una constitución que apartaba al gobierno de la religión. Emancipó a las mujeres y también industrializó la nación, estableciendo una red ferroviaria y factorías estatales.

Ciertas de sus políticas no fueron muy apreciadas, especialmente el secularismo estatal, pero en su mayor parte liberó a un pueblo y avanzó a su nación.

3. Douglas MacArthur

http://internetsano.do/wp-content/uploads/2021/06/1623044892_665_Diez-dictadores-sorprendentemente-benevolos.jpg

Douglas MacArthur no era un “dictador” como normalmente interpretamos la palabra. Tras todo, jamás rigió un país. No obstante, se le dio el control como el Comandante Supremo de las Potencias Aliadas (SCAP) y sostuvo la autoridad total sobre las fuerzas que ocuparon El país nipón tras la Segunda Guerra Mundial. Si bien múltiples países tenían funcionalidades de consejos, MacArthur tuvo la última palabra en todos y cada uno de los resoluciones, dándole, ciertamente, control total. Y en el momento en que tienes el control total sobre una nación, consideramos que eso define aproximadamente al “dictador”. Tras todo, su título real era el de Comandante Supremo, por el cariño de Dios.

A lo largo de La ocupación bajo MacArthur, sus fuerzas SCAP introdujeron una secuencia de reformas, incluyendo la supresión del poder político del Emperador y la colocación de sobra poder en el sistema parlamentario, y la promoción de mayores derechos para las mujeres. Asimismo estabilizó la economía de Japón, ingresó una reforma agraria que favoreció a la mayor parte de los labradores y redujo el poder de los terratenientes ricos. Estas reformas asistieron a hacer una economía realmente fuerte para El país nipón y, en último término, eso es lo que logró MacArthur a lo largo de la ocupación de El país nipón: su economía había sufrido a lo largo de la guerra y, bajo MacArthur, las fuerzas de SCAP la reconstruyeron.

2. Sir Seretse Khama

La razón Khama hace la lista como dictador es porque, debido al enorme acompañamiento habitual, fue presidente de Botswana hasta su muerte. Tenía un espectacular acompañamiento del resto del gobierno de Botswana, lo que le daba un prominente nivel de poder, y prácticamente con seguridad habría seguido rigiendo la nación mientras que viviese.

Khama fue quien presionó por la independencia de Bechuanalandia, que se transformó en la República de Botswana. El país logró la independencia en 1966 y Khama se transformó en su primer presidente.

A lo largo de su presidencia, Khama robusteció la economía, lo que lo transforma en el de sobra veloz desarrollo en el planeta (gracias a que empezó pequeñísimo). Usó los elementos del país para llevar a cabo medrar la economía y después invirtió el dinero ganado en infraestructura, salud y educación, lo que robusteció aún mucho más la economía, y logró la educación universal gratis en Botswana. Fue presidente hasta su muerte en 1980.

1. Abdullah II

El rey Abdullah II de Jordania (derecha) da la bienvenida al presidente palestino Mahmud Abbas antes de una reunión en el Palacio Real de AmmánAntes de asumir el trono en Jordania, Abdullah era comandante de las Fuerzas Particulares de Jordania. Abdullah no se encontraba inicialmente en la línea de subir al trono, pero en 1999 el rey Hussein, cuya salud se encontraba empeorando, nombró a Abdullah el nuevo heredero, puesto que el heredero de hoy se consideraba bastante joven para gobernar. Esta resolución fue recibida con críticas por la parte de varios, que creían que Abdullah no era capaz para este puesto de compromiso. No obstante, al asumir su cargo, Abdullah probó su aptitud para conducir la situación de poder.

Abdullah inspeccionó el mejoramiento de las fuerzas armadas de Jordania, lo que dejó a Jordania eludir la crueldad que arrasaba a sus vecinos.

Abdullah asimismo fomentó la reforma económica y popular, ingresando políticas y también ideas de libre mercado para progresar la condición de la mujer. Todavía rige el día de hoy.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *