Diez formas radicalmente diferentes en que los animales ven el mundo

Opuestamente a la creencia habitual (y típicamente insolente), varios animales ven el planeta por lo menos tan bien como, y muy con frecuencia mejor, que los humanos. Como es natural, la “situación” es siempre y en todo momento subjetiva; pero en lo relativo a la información sensorial, nuestra imagen de todo el mundo es de todos modos bastante “menos completa” que varios animales que observamos como inferiores.

Ahora se detallan 10 formas radicalmente distintas en que otros terrícolas ven la Tierra.

10. Las almejas colosales viven en un planeta de máculas de colores.

Posiblemente no los haya visto, pero los caracoles de todos modos tienen ojos, uno en todos sus tentáculos superiores o “antenas”. Los utilizan para distinguir formas desde una distancia corta, entonces, conforme se aproximan, extenderán sus “palpadores” (los tentáculos inferiores cortos) para estudiar mucho más sobre lo que descubrieron. En verdad, la visión es tan esencial para desplazarse que los caracoles tienen células sensibles a la luz en todo el cuerpo, lo que les deja “ver” sombras que caen desde prácticamente cualquier ángulo.

Por contra, las almejas colosales adultas, otro género de molusco, están totalmente inmóviles. Conque podríamos aguardar que no vean nada en lo más mínimo. No obstante, resulta que están pertrechados con cientos y cientos de ojos enanos “estenopeicos”: cavidades con apariencia de copa con aberturas angostas y sin lentes. No tienen la posibilidad de detectar formas, pero las almejas colosales tienen una virtud atrayente sobre los caracoles: semejan tener visión de los colores. Solo tenemos la posibilidad de imaginar lo que ven en sus Mucho más de 100 años bajo el agua, pero los estudiosos piensan que puede ser una panoplia de luces psicodélicas–Máculas de colores que indican un movimiento probablemente depredador y avisan a la almeja que arroje agua en defensa.

9. Los tiburones ven mucho más de lo que pensamos

A lo largo de bastante tiempo se aceptó que los tiburones tienen inconvenientes de vista, pero solo por el hecho de que sus otros sentidos son tan buenos. Tienen la posibilidad de, por servirnos de un ejemplo, advertir cambios químicos sutiles (equivalentes a solo una gota de sangre en un millón de gotas de agua) y oír sonidos de bajísima continuidad (infrasónicos), como los de un pez herido. Asimismo tienen sensores de presión asombrosamente complejos–Fundamentalmente poros que mapean su ambiente. E inclusive tienen la posibilidad de sentir campos eléctricos, lo que probablemente les deje migrar apoyado en líneas de campo geomagnético, y precisamente les deja sentir señales bioeléctricas de sus presas.

No obstante, resulta que su vista asimismo es increíble; sencillamente no es un sentido tan esencial. Los tiburones no solo tienen la posibilidad de ver en prácticamente todas las direcciones al unísono (merced a la colocación de sus ojos en sus cabezas), asimismo tienen la posibilidad de ver hasta 10 ocasiones mejor que nosotros en agua clara. El agua obscura o turbia tampoco es un inconveniente; todavía ven bastante bien, aun sin tomar en consideración los otros sentidos, todo lo que se combina para transformar a los tiburones en predadores tan efectivos.

8. Las arañas saltarinas ven mejor que nosotros

Pese a tener hasta ocho ojos, la mayor parte de las arañas no ven realmente bien. De manera frecuente, solo tienen la capacidad de distinguir entre la luz y la obscuridad, confiando en cambio en el tacto (por servirnos de un ejemplo, las vibraciones) y el gusto para desplazarse. Aun esos que tienen la posibilidad de (presumiblemente) distinguir formas se estima que ven solo impresiones de baja resolución de lo que están viendo gracias a la “Mosaicos de células receptoras de grano parcialmente abultado” que conforman sus retinas.

Pero hay por lo menos una salvedad destacable: la araña saltarina. No solo ve en alta resolución, por medio de su par de ojos mucho más grande, destinado hacia adelante (los otros son para visión periférica y detección de movimiento), sino de todos modos puede ver mucho más colores de los que tenemos la posibilidad de, incluyendo los del rango ultravioleta.

Asimismo semejan tener ciertos aspectos de sabiduría de animales mucho más enormes, como la planificación adelantada y el pensamiento abstracto, los que importan para un depredador que se nutre de otros predadores. Particularmente, las arañas saltarinas tienen la posibilidad de ver y retener una imagen mental de dónde podría estar oculta su presa para planear una ruta y sorprenderla. De forma bastante desconcertante, los estudiosos que probaron esta capacidad tuvieron precaución de sostenerse ocultos de los arácnidos por el hecho de que, como apuntaron, las arañas saltarinas se sienten atraídas por parpadear.

7. Serpientes, pitones y boas ven calor

Generalmente, se estima que las víboras ven composiciones de solo 2 colores, verde y azul, si bien ciertas son nocturnas /crepuscular las especies asimismo ven ultravioleta. No obstante, las especies que cazan a lo largo del día con frecuencia filtran la luz azul y ultravioleta, tal y como si llevaran lentes de sol, que es por qué razón sus ojos tienen la posibilidad de parecer amarillos. De cualquier forma, con la viable salvedad de la cobra (que puede apuntar con precisión a nuestros ojos con su veneno justo fuera de la cáscara), Se estima que la visión de la serpiente es turbia..

Para compensar esto, muchas víboras, singularmente las especies nocturnas, tienen la posibilidad de “ver” infrarrojos. Los humanos y otros animales tienen la posibilidad de sentir este rango del fantasma, pero la mayor parte de las ocasiones solo como calor. Por contra, las víboras tienen la posibilidad de de todos modos representar imágenes mentales de su ambiente fundamentadas en la radiación infrarroja: firmas de calor, en otras expresiones, de riesgos y presas. Serpientes, pitones y boas reciben estas señales desde hasta un metro de distancia por medio de sus ‘órganos de pozo’–Orificios entre las fosas nasales y los ojos activados por temperaturas superiores a 28 ° C.

No es necesario decir que la visión de todo el mundo que tiene una serpiente está lejísimos de la que conocemos, y es simple ver por qué razón son tan buenos cazando. En verdad, se estima que esta detección infrarroja natural es la mejor del mundo, hasta la actualidad mejor que aun nuestras imitaciones tecnológicas mucho más destacadas.

6. Box medusas ver todo

La mayor parte de las medusas tienen una visión bastante básica, normalmente limitada a células sensibles a la luz que asisten a orientarlas con relación a el cielo. La medusa de caja, no obstante, tiene 24 ojos, todos los que se utiliza para uno de 4 propósitos distintas (y cerebros) para prestar una vista de 360 ​​° sin precedentes de su planeta. O sea quizás poco afortunado para otras especies dada su reputación como “La criatura mucho más venenosa de todo el mundo”.

Unos cuantos ojos descubre óbices, lo que asiste para las medusas a nadar tan bien como lo hacen. realizando giros veloces de 180 ° mientras que atraviesan el fondo del océano. Otros ojos advierten las características visuales de todo cuanto hallan. Más allá de que la mayor parte de estos ojos cuelgan a niveles diferentes del cuerpo, 4 están todo el tiempo fijos no solo hacia arriba sino más bien de todos modos en un punto alén de la área del agua, como el dosel de sus hábitats de manglares. unos ocho o mucho más metros sobre ellos. Da igual exactamente en qué dirección esté “viendo” la medusa, tallos de cristal asegúrese de que estos 4 ojos siempre y en todo momento miren hacia arriba, algo escencial para andar hacia y desde sus hogares entre las raíces de los manglares.

5. Las abejas ven patrones ocultos en los pétalos

Hay varias cosas visibles sobre las abejas, más que nada sobre su visión particularmente. Por una parte, navegan según la situación del sol sin la necesidad de verlo. Siempre y cuando la luz del sol atraviese las nubes, aun en un día anubarrado, las abejas tienen la posibilidad de calcular un vector de retorno por la distancia transitada en todos y cada dirección con relación a el diseño de los rayos polarizados (pilares de luz ciertamente verticales). Esto les deja contemplar enormes distancias y siempre y en todo momento vuelve a sus colmenas. Y en el momento en que lleguen, quizás comuniquen la ruta que han tomado por medio de sus conocidos “Baile de meneo”.

Las abejas asimismo tienen la posibilidad de ver en color, lo que puede ser asombroso al comienzo, hasta el momento en que se estima que las flores evolucionaron para ser lo mucho más interesantes viable para sus polinizadores. En verdad, las abejas están alerta de una hermosura en las flores que los humanos no tienen la posibilidad de ver. Como nosotros, perciben tres colores básicos; pero en vez de colorado, verde y azul, ven azul, verde y ultravioleta, lo que les deja ver interesantes patrones de rayos ultravioleta en los pétalos. Estos patrones evolucionaron para contribuir a las abejas a conseguir el néctar inmediatamente y, en consecuencia, podrían organizarse como objetivos en círculos concéntricos o como puntos puestos con precisión que le dicen a la abeja dónde meter la lengua.

Las abejas de todos modos tienen cinco ojos: tres sencillos u ocelos en la parte de arriba de la cabeza y 2 ojos mucho más enormes, cada uno de ellos con una cantidad enorme de lentes (o ‘facetas’, como gemas impresionantemente incalculables), a los lados. Como producto de su increíble visión, la percepción del color de las abejas es la mucho más rápida de todas y cada una de las especies del mundo, y tienen la posibilidad de distinguir de manera fácil entre flores particulares en un conjunto sin importar un mínimo qué apretadas estén juntas.

Hasta aquí la llamada “abeja humilde”; La supremacía evolutiva de vanguardia de este animal refleja su relevancia central para el confort de otros muchos.

4. Las aves migratorias ven el campo imantado del mundo

Las aves asimismo tienen la posibilidad de ver la luz ultravioleta, pero no a la Expensas de luz roja. Al paso que los humanos tienen solo tres géneros de células cónicas, lo que nos deja ver el planeta en colorado, verde y azul, muchas aves tienen 4 tipos: colorado, verde, azul y ultravioleta. Como tetracromáticos, ven hasta 99 millones mucho más de colores de los que tenemos la posibilidad dey, merced a un filtro de gotas de aceite particular en todos y cada celda de cono, son considerablemente más veloces para distinguir entre ellos. Naturalmente, esto contribuye a las aves a buscar semillas, bayas, frutas y también insectos. Asimismo contribuye a ciertas aves, como el cernícalo europeo cazador de ratones, a advertir reflejos UV de indicios de orina.

Pero la percepción superior del color está lejos del alcance de su habilidad; muchas aves asimismo ven el campo imantado del mundo. Con base en estudios de petirrojos y pinzones zebra, los estudiosos piensan que los criptocromos (una clase de proteínas oculares sensibles a la luz azul) emiten una sensación de magnetorrecepción a estas y otras aves migratorias. No se sabe de qué forma hace aparición precisamente el campo imantado, pero puede ser como una banda de luz o camino azul–Una suerte de filtro en su visión frecuente que les asiste para andar por el planeta.

3. Los burros tienen una visión de prácticamente 360 grados

Al paso que los “ predadores de emboscada ” como gatos, zorros y cocodrilos (esto es, esos que avizoran a sus presas y atacan a corta distancia en vez de perseguirlas) tienden a tener pupilas de hendidura verticales, animales de presa que pastan como burros, caballos, cabras y ovejas. tienen ranuras horizontales en su rincón. Las ranuras verticales asisten a evaluar la distancia con un mínimo de maniobras de la cabeza, al paso que las ranuras horizontales reciben luz de un campo de visión considerablemente más extenso, lo que deja a los pastores ver (prácticamente) todo el sendero cerca de ellos al unísono, o hasta 350 °. Los humanos, hasta entonces, son forzado a conformarse con 120 °.

Para poner esto en visión, piensa que eres un burro de playa (que resulta ser una cosa en Enorme Bretaña) viendo hacia el mar. Con un Campo de visión de 350 ° desde los ojos a los lados de la cabeza, podría ver no solo el horizonte en frente de usted, sino más bien asimismo el sendero durante la playa a los dos lados y una gran parte de la escena del interior tras usted. Sus únicos puntos ciegos serían 2 zonas bastante insignificantes de forma directa en frente y tras su cabeza. Además de esto, al inclinar la cabeza hacia el suelo, la visión proseguirá siendo exactamente la misma merced a una mutación llamada ciclovergencia: la rotación de los ojos en sus órbitas para sostener las pupilas siempre y en todo momento paralelo al suelo.

No es necesario decir que pupilas horizontales contribuir a advertir predadores en la naturaleza. En verdad, son tan útiles para los animales de presa que evolucionó de manera sin dependencia en una sucesión de especies no similares, introduciendo mangostas, ranas voladoras y pulpos.

Nuestras pupilas circulares, hasta entonces, ayúdanos a conocer los datos con luz refulgente, que es útil para buscar comida (de esta forma para emplear PCs) y enseña por qué razón las ardillas y los pájaros asimismo las tienen. Pero asimismo asisten a perseguir (en vez de acechar) presas, que es por qué razón asimismo están en los perros. La sepia, a propósito, tiene Pupilas con apariencia de W, que se estima que equilibran los campos de luz verticalmente dispares en su hábitat.

2. Los murceguillos y los delfines ven el sonido

Se cree popularmente que los murceguillos son ciegos, pero de todos modos ven bastante bien. En condiciones de poca luz, como al amanecer o al anochecer, posiblemente aun vean mejor que nosotros. Es solo que la ecolocalización es más esencial para la caza. Al rebotar chillidos de alta continuidad en sus aledaños y presas, los murceguillos examinan los ecos en ms, midiendo el tiempo, la dirección y la continuidad de las señales de retorno a mapear su ambiente en aspecto y se abalanzan sobre su presa con precisión.

A pesar de que los ‘micro murceguillos’ ecolocalizadores no dependen tanto de sus ojos como los ‘megamurciélagos’ no ecolocalizadores (por servirnos de un ejemplo, murceguillos frugívoros y zorros voladores), los usan para la interacción popular, para controlar a los predadores y para asistir con la navegación. En verdad, desde su rango de ecolocalización es de precisamente 33-66 pies, precisan sus ojos para poder ver cualquier cosa fuera de eso.

Los delfines asimismo emplean la ecolocalización, naturalmente. Y, como el sonido viaja mucho más veloz en el agua, se estima que son mucho más eficaces que los murceguillos. Ciertos estudiosos aun piensan que los delfines utilizan la ecolocalización para estar comunicado en un forma de lenguaje ‘sono-pictórica’–El trueque de “Imágenes acústicas holográficas” (en contraste a los sonidos únicamente simbólicos) para referirse a elementos, sitios y quizás aun ideas abstractas.

1. El tiempo es absolutamente relativo

Es de conocimiento común que la promesa de vida de los animales cambia, pero asimismo lo realiza su percepción del tiempo. Todo es dependiente de la velocidad con que procesen la información sensorial. Los estudiosos probaron esto realizando parpadear una luz a distintas frecuencias y midiendo la actividad cerebral de distintas animales con electrodos. Ciertos animales fueron capaces de ver la luz parpadeando a frecuencias tan altas que los humanos solo la ven como incesante. En otras expresiones, estos animales ven el planeta en lo que llamaríamos cámara lenta, o aun “tiempo de bala”. O sea esencial tanto para los predadores para las presas en la naturaleza pero, lo que es más esencial, no es un truco que despliegan en el momento en que se les ordena antes de regresar al mismo tiempo como lo conocemos; mucho más bien, tiempo de todos modos pasa a un ritmo diferente, y ninguna cuota es menos válida que otra.

Las implicaciones de esto son bien interesantes. Los perros, por servirnos de un ejemplo, captan información visual un 25% mucho más veloz que los humanos, lo que provoca que la televisión se muestre como una sucesión de imágenes parpadeantes. Las moscas captan información visual un 400% mucho más veloz, con lo que les resulta tan simple eludir ser aplastadas; en lo que a ellos respecta, el matamoscas desciende al paso de un caracol (o por lo menos al paso de un caracol como nos semeja a los humanos).

En términos en general, cuanto mucho más pequeño es un animal, mucho más veloz es su metabolismo y mucho más retardado pasa el tiempo (por lo menos relativo a alguna incesante imaginaria). Raramente, esto semeja ser cierto aun para animales de exactamente la misma clase, como pequeños y humanos mayores. ¿En algún momento se preguntó por qué razón el tiempo pasa considerablemente más veloz conforme avejenta? ¡Bien en este momento lo sabes!

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *