Diez países con sanciones por drogas increíblemente severas

Con el movimiento en pos de la legalización ganando lote en USA y América Latina, es posible que parezca que la guerra contra las drogas está prácticamente llegando a su fin. Y quizás lo sea … si vives en Uruguay o Rojo. No obstante, si mira a otras unas partes del planeta, no cabe duda de que las drogas todavía no son bienvenidas. Si te capturan consumiendo en alguno de estos países, tu castigo va a ser menos una palmada en la muñeca y mucho más un golpe de karate en la cara.

10. El país nipón

Golden Gai, Shinjuku

El país nipón es rico, urbanizado, tecnológicamente pasmante y ciervo de la civilización occidental. Eso no quiere decir que estén según con nuestras cruzadas hippy-liberales en pos de la mariguana. La actitud de El país nipón hacia las drogas basta para explotar al límite republicano fanático enclenque.

Para comenzar, la lista de cosas que El país nipón considera “drogas recreativas” es considerablemente más extendida que la nuestra. Los fármacos antialérgicos, los descongestionantes y los calmantes de venta libre se piensan tan inmorales como el éxtasis y la heroína. Si traes ciertos de manera accidental al país, te enfrentarás a una extendida pena de prisión. La detección azarosa asimismo es una situación, y no solo en el trabajo. Se conoce que la policía detiene a los turistas fuera de los bares y pide una exhibe de orina instantánea. Dado lo espantosa que es la policía de El país nipón, probablemente de todas maneras te orines.

El país nipón puede ser educado y satisfactorio, pero su policía es despiadado. Los sospechosos tienen la posibilidad de ser detenidos sin derecho a fianza, sin una llamada telefónica o un letrado a lo largo de 30 días, y habitualmente son torturados mediante la privación del sueño y el abuso verbal a fin de que firmen confesiones. En el momento en que firmas una confesión, si bien sea falsa, eso es todo. La tasa de condenas de El país nipón es de cerca del 99,9 por ciento. Llegas a un tribunal por un cargo de drogas y vas a estar culpado a lo largo de años.

9. Vietnam

Desde fuera, las políticas de drogas de Vietnam semejan prácticamente progresistas. Al paso que sus vecinos de gatillo simple ejecutan con cierta frecuencia a los infractores de drogas, Vietnam los manda a centros de rehabilitación. Suena un tanto relajante, ¿no? Como el género de rincón en el que podrías hallarte con Charlie Sheen. Bueno, aférrate a esa imagen, pues nos encontramos a puntito de tirar salvajemente de la alfombra bajo ti.

En Vietnam, ‘centro de rehabilitación’ es esencialmente una keyword para ‘campo de trabajos forzados ‘. Los adeptos son detenidos en estos orificios del infierno sin datas de lanzamiento, y nada que llevar a cabo, salvo un trabajo paralizante en la fabricación de modelos para compañías de todo el mundo. Si se niega a trabajar gratis, va a recibir una paliza tan severa por los derechos laborales que las organizaciones beneficiosas han calificado como semejante a tortura. Eso es antes que pasemos a sus compañeros detenidos. Es comprensible que estar encerrado en un sórdido orificio del infierno haciendo un trabajo por rejas libres ponga de los nervios a varias personas. Como resultado, los altercados violentos en estos campamentos cada vez son más recurrentes.

8. China

No hace bastante, China lideró el planeta en la ejecución de criminales relacionados con las drogas. Todavía dispara todos los días a los distribuidores, pero su actitud hacia los individuos se está volviendo de forma lenta mucho más progresiva … hasta un punto. Hoy día, Beijing semeja estar siguiendo el modelo de Vietnam a un nivel aún mucho más orate.

Si bien la posesión es técnicamente un delito menor, el estado aún escoge por sí solo si usted es dependiente o no. Si no pasa la ‘prueba’ no médica, completamente arbitraria, prepárese para un planeta de mal. Los adeptos reciben tres años en un “centro de desintoxicación” obligación que equivale a poco mucho más que una prisión. Tras eso, reciben otros tres años de “rehabilitación social” obligatoria. Para en el momento en que por último se le deje regresar a las calles sin supervisión, va a haber perdido mucho más de media década de su historia.

Este tampoco es un resultado improbable de un arresto relacionado con las drogas. A lo largo de una operación particular en la provincia de Guangdong en 2013, prácticamente 100.000 individuos fueron detenidos. De ellos, prácticamente la mitad fueron mandados a centros de desintoxicación.

7. Singapur

Singapur se encuentra dentro de los estados mucho más limpios, seguros y ricos de la Tierra. El inconveniente es que estos desenlaces positivos tienen un precio muy negativo. Las leyes de la región-estado son legendariamente estrictas, hasta el punto de la disparidad. Esto se duplica para las drogas.

Singapur ejecuta habitualmente a traficantes de drogas. No obstante, a quién clasifican como ‘distribuidor’ con frecuencia está en conflicto con el resto de todo el mundo y situación básica. Usted figura en la lista ya establecida como vendedor si lo capturan llevando solo media onza de yerba o una décima una parte de una onza de coca. La policía no debe probar que verdaderamente trataste las cosas o aun tu intención, andas bajo una viable amenaza de pena capital independientemente. Aun si escapas de la ejecución, vas a tener una extendida, extendida estancia en prisión.

Asimismo está el difícil inconveniente de la carga de la prueba. Si están drogas en su propiedad, usted figura legalmente como dueño, salvo que logre evaluar alén de toda duda razonable que no le forman parte. Eso es algo impresionantemente bien difícil de llevar a cabo.

6. Dubai

Resultado de imagen para dubai

El Emirato de Dubai tiene leyes increíblemente severas respecto a la posesión de drogas. Más allá de que probablemente no lo ejecuten, puede hallarse de forma fácil encerrado a lo largo de años en una prisión despiadado. Entonces, la contestación simple es sencillamente no llevar drogas, ¿verdad? Lamentablemente, las cosas no son tan sencillos. Lo que Dubai considera “posesión” es extenso hasta el punto de la disparidad.

Llegar al país con drogas en la sangre es clasificado como posesión, y las sanciones se promulgan consecuentemente. Esto puede capturar a los ciudadanos respetuosos de la ley en una red de disparidad. Dubai considera todo, desde calmantes recurrentes hasta fármacos de semillas de amapola, lo que quiere decir que podría machacar 2 paracetamol en su vuelo para calmar su cefalea y después finalizar en la prisión en el momento en que aterrice. La multitud fué verdaderamente presa por tener tres semillas de amapola en la ropa, por haber comido un panificado sin semillas en el campo de aviación de salida.

En el lado positivo, Dubai por norma general libera a los extranjeros antes que cumplan una sentencia completa. En el lado negativo, esto aún puede representar que va a pasar de siete meses a un año en una prisión muy incómoda.

5. Corea del Norte

El Reino Ermitaño ocasionó sensación últimamente en el momento en que Vice notificó que la mariguana es esencialmente legal en Pyongyang. Asombroso como es meditar que la disparidad de Kim Jong Un puede detallarse por ser lapidado, la verdad es algo nuevo. The Guardian afirma que fumar sustancia públicamente en Corea del Norte técnicamente puede hallar que te ejecuten – si bien esta política se incorpora solo en extrañas oportunidades.

No obstante, esto no ha impedido que el Norte tenga una extraña historia amorosa con las drogas. Hasta recientemente, el gobierno fabricaba, mandaba y vendía su marca de metanfetamina cristalina.

De esta manera es. Kim Jong Il era esencialmente Walter White, solo que mucho más gordito y sin la explicación del cáncer o la ficción. Bajo su dirección, el Norte causó tanta metanfetamina que ofrecerla a los visitantes en su hogar se transformó en algo tan estándar como ofertando té o café. Esos días quedaron atrás, probablemente por el hecho de que China disintió con la cantidad considerable de traficantes de metanfetamina norcoreanos que proseguía arrestando en la frontera.

4. Indonesia

Resultado de imagen para Indonesia

En el momento en que vuele a Yakarta, un letrero le comunica felizmente que tener drogas en el torrente sanguíneo podría conducir a su ejecución. Ese es el género de país que es Indonesia tratándose de leyes sobre drogas, uno con una política de tolerancia que cae bajo cero y intensamente en los menos.

Los usuarios de drogas, y bastante menos los traficantes, tienen la posibilidad de combatir décadas en prisión o en el pelotón de fusilamiento. Locamente, no debes tomar drogas para meterte en inconvenientes. Una ley difundida en 2009 forzó a los progenitores a reportar si su hijo consumía substancias ilegales. No llevarlo a cabo resultó en castigos brutales para toda la familia.

Entonces está la manera en que el país trata la adicción. La adicción en sí es un delito que en ciertos casos puede conducir a la pena capital. Es preferible que piensa que Indonesia no vacilará en realizar a extranjeros o personas consideradas no capaces para ser juzgadas. En 2015, el país envió 2 australianos y un brasileiro mentalmente enfermo frente al pelotón de fusilamiento. Las súplicas de los gobiernos de sus propios países no hicieron nada para asistirlos.

3. Van a ir

Como varias cosas en Van a ir, las leyes de drogas del país consiguen ser impresionantemente duras y de manera extraña progresistas al unísono. Van a ir ejecuta a un número asombroso de narcotraficantes todos los años. Entre el 60 y el 70 por ciento de su vasta población carcelaria está acusada de drogas. No obstante, asimismo administra mucho más centros de régimen que prácticamente algún otro país de la Tierra, en un caso así no es un eufemismo para campos de trabajos forzados. Distribuye agujas limpias a los clientes. Oh, y están teniendo en cuenta con seriedad legalizar todas y cada una de las drogas.

No bromeamos. El muy influyente Consejo de Conveniencia sugirió últimamente que el país debería liberarse de la guerra contra las drogas y empezar a cultivar mariguana y opio y cobrar a la ciudadanía por emplearlos. Esto prácticamente terminaría con las ejecuciones cada un año de Van a ir y reduciría drásticamente la población carcelaria. O sea esencial, puesto que el Consejo de conveniencia no debe someterse al parlamento iraní. Tiene control total sobre las leyes de drogas en el estado. Si deciden legalizar, la policía religiosa no puede realizar nada sobre esto.

Entonces, más allá de que Van a ir hoy en día merece un espacio (muy) prominente en esta lista, posiblemente no esté allí por un buen tiempo. En unos pocos años, podría aun encabezar las listas de “mejores sitios para conocer para los usuarios de drogas”.

2. Estado Islámico

No debería asombrar que el territorio tomado por el Estado Islámico (ISIS) sea la vivienda de ciertas leyes de drogas mucho más estrictas de la Tierra. El califato pervertido es tan duro en oposición a todo que debes preguntarte de qué manera se entretienen. Cualquier persona que sea asombrado en posesión de una pequeña proporción de drogas puede aguardar combatir de manera significativa mucho más de 100 latigazos públicos.

Eso es todo al unísono, una proporción de crueldad salvajemente temible para llevar a cabo pasar a otro humano. Como los idiotas que son, ISIS tampoco discrimina entre diversos tipos de drogas. Puede ser golpeado por consumir opio, pero asimismo puede ser golpeado dificultosamente por tomar alcohol o aun fumando cigarros.

Salvo que sea un yihadista. Los reportes han encontrado que los combatientes de ISIS fuman, toman, consumen y venden drogas frecuentemente, aun esos imbéciles. quien atacó Paris por su ética ‘suelta’. Varios entran en combate bajo el efecto de psicotrópicos y cocaína. Vaya, ¿quién hubiese adivinado que los primordiales cabrones asesinos de todo el mundo asimismo serían sus primordiales hipócritas?

1. Arabia Saudí

Resultado de imagen para Arabia Saudita

Más allá de que no es muy probable que en algún momento vayas al Estado Islámico (aguardamos), no está descartado que visites Arabia Saudí. De ahí que encabeza nuestra lista. En lo relativo a las drogas, Arabia Saudí es al unísono completamente malévola y totalmente ida.

La sanción estándar si lo capturan con drogas es ejecución pública. No en el sentido de que Texas logre dejar ingresar a las víctimas para poder ver fallecer a un asesino, sino más bien en el sentido de que lo arrastrarán al filo de la carretera, lo rodearán una multitud que se broma y después lo decapitarán en frente de los pequeños. Si tiene mucha mala suerte, posiblemente su cuerpo se muestre públicamente como una observación a el resto.

Entonces, la conclusión de o sea ‘no consumas drogas’, ¿verdad? Tristemente, no eso va a ayudar. Los oficiales sauditas lo torturarán para conseguir una confesión, con independencia de la realidad. Asimismo está absolutamente a merced del juez. Aun en el momento en que haya inquietudes razonables sobre su responsabilidad, un juez saudita puede sentenciarlo a muerte si tiene un mal día. Solo en los primeros seis meses de 2015, el Reino Wahabí ejecutó a 100 ‘delincuentes’. Prácticamente la mitad de ellos estaban en delitos de drogas no violentos.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *