El cambio climático está trayendo de vuelta estas enfermedades mortales

El encontronazo del calentamiento global, en este momento extensamente reconocido y llamado “Cambio climático”, se puede observar y sentir en todas y cada una unas partes de la tierra. Desde fenómenos meteorológicos extremos hasta el incremento del nivel del mar, el inconveniente se volvió muy real y múltiples naciones de todo el planeta se han puesto en compromiso a achicar sus emisiones de gases de efecto invernadero.

El mucho más dramático de estos impactos se puede presenciar en el Ártico. Calentamiento al doble de la agilidad promedio global, el hielo del mar Ártico se disminuye anualmente y la cubierta de hielo de Groenlandia se volvió desequilibrado. Quizás entre los cambios mucho más inquietantes en el área ocurre bajo tierra en el permafrost, una cubierta congelada de suelo que cubre mucho más del 25% del hemisferio norte. Descongelando poco a poco desde la década de 1980, los microbios latentes a lo largo de un buen tiempo, los agentes infecciosos, los virus viejos y las esporas se en este momento despertando, finalizando en abastecimientos de agua, suelo y alimentos próximos.

10. Ántrax

A inicios del siglo XX, mucho más de un millón de renos cedieron al “Plaga siberiana, ”Popular como ántrax en el planeta occidental. Solo en el este de Siberia, se calcula que hay 285 cementerios de renos de los que se conoce la localización precisa de solo 77. Según ciertos estudiosos, el permafrost ártico, el preservador especial de microbios y virus gracias a sus condiciones frías, oscuras y sin oxígeno, tiene dentro hasta 1,5 millones de cadáveres de renos plagados con ántrax, cuyas esporas tienen la posibilidad de subsistir a lo largo de mucho más de 100 años.

En 2016 se causó un brote una vez que un individuo de 75 años cadáver de reno descongelado, liberando esporas infecciosas en el agua, el suelo y el suministro de alimentos próximos. Mucho más de 2 300 renos fallecieron y 72 pastores, incluidos 41 pequeños, debieron ser hospitalizados. Un niño de 12 años perdió la vida. Los científicos se temen que esto no sea un caso apartado.

9. Peste bubónica

El ántrax no es el único riesgo que avizora en el permafrost. UNA Estudio 2011 Asimismo advirtió la secuencia del ADN de la peste bubónica, patología que mató a mucho más de 20 miles de individuos a lo largo de la Edad Media, en la zona. Dando sitio a miedos de que los gérmenes virulentos de los siglos XVIII y XIX, liberados por el derretimiento del permafrost, logren regresar, en especial en áreas donde las víctimas de estas infecciones fueron sepultadas.

Los brotes de peste bubónica enormemente infecciosa todavía suceden ocasionalmente en 35 países de todo el planeta y las situaciones van en incremento. En Mongolia, cuando menos un individuo muere gracias a la peste todos los años, al paso que un niño de 10 años contrajo la peste bubónica en 2016 mientras que cazaba con su abuelo en las montañas de Altai en Siberia. Se mandaron vacunas para mucho más de 15.000 personas al área y se establecieron cuarentenas para frenar nuevos brotes. A pesar de que los científicos coinciden en que la relación entre la plaga y el cambio climático aún es no comprendido totalmente, su incremento puede atribuirse al hecho de que la bacteria de la plaga sigue con vida y se multiplica en microbios en el suelo y el agua (y el permafrost fundido = lodo fangoso). En el momento en que los roedores se asientan, cavan o habitan en el suelo, están con la bacteria y después la extienden por medio de las pulgas.

8. Gripe de españa

La gripe de españa mató a precisamente 50 miles de individuos en el mundo entero entre 1917 y 1918. Se calcula que cerca de 500 miles de individuos o una tercer parte de la población mundial se infectaron con este virus. Con la promesa de hallar un espécimen hibernando del virus, un científico de San Francisco llamado Johan Hultin viajó a Alaska en 1997 y regresó a casa con muestras excavadas conseguidas de un cementerio que se conoce que tiene múltiples Víctimas de la gripe de españa. Con la asistencia del Dr. Jeffery Taubenberger, decodificaron la secuencia completa de ADN del virus y volvieron a cultivar exitosamente un virus activo, lo que revela que las cepas del virus pandémico tienen la posibilidad de hibernar a lo largo de largos periodos de tiempo y regresar a emerger por medio de una pluralidad de vías, una vez descongelado, eso debería perjudicar los sacrificios de prevención.

Según ciertos científicos, el día de hoy somos tan atacables a un brote pandémico como lo éramos en 1918, si no mas. La población mundial se ha multiplicado y el hacinamiento en las ubicaciones urbanizadas puede ser un aspecto esencial. Con un virus que prosigue mutando y también canjeando genes, tenemos la posibilidad de hallarnos en una epidemia que podría matar entre 200 y 400 miles de individuos en un abrir y cerrar de ojos.

7. Viruela

En la década de 1890, Siberia vio un brote masivo de viruela. Cientos y cientos de cadáveres inficionados fueron sepultados bajo la cubierta superior del permafrost al lado del río Kolyma. Tras mucho más de cien años, las crecidas del río, aceleradas por el derretimiento del permafrost, en este momento comenzaron a erosionar las riberas donde el los cuerpos están sepultados. Para complicar un tema que era desapacible, un equipo de investigación adquirió y reensambló la secuencia completa de ADN del genoma del cuerpo de un niño que murió en el siglo XVII en 2016, lo que asegura los miedos de que la viruela no haya sido erradicada del mundo, solo de su área.

En 1980, pocos meses tras la última muerte accidental famosa relacionada con la patología, la Organización Mundial de la Salud declaró que la viruela, o el virus de la variola, había sido erradicado. El día de hoy, el único “oficial” que queda depósito del virus se puede hallar en solo 2 sitios: el Centro para el Control y la Prevención de Patologías (CDC) de EE. UU. en Atlanta, Georgia, y en VECTOR cerca de Novosibirsk, Rusia. No obstante, en 2014 se descubrieron acciones en directo olvidadas en Bethesda, Maryland, lo que produjo miedos de que otras instituciones asimismo tengan la posibilidad de haber perdido ciertas de sus acciones.

Ya que el virus se considera un agente de bioterrorismo, probablemente sea bueno que la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) aprobó el primer fármaco para tratarlo en 2018. El fármaco no se probó en humanos, pero tuvo un 90% de éxito. tasa en el régimen de animales inficionados.

6. Lepra y tuberculosis

La lepra y la tuberculosis eran recurrentes en el siglo primero. Si bien las dos patologías todavía hay actualmente, sus largos periodos de incubación (en ocasiones hasta 20 años) y la disminución de las campañas / ocupaciones de investigación y supresión dieron rincón a casos recién diagnosticados que son cerca del doble de las proyecciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que provoca que la opinión de que la supresión global se volvió irrealizable de conseguir.

Los agentes causantes de la tuberculosis y la lepra, las micobacterias, son increíblemente resistentes y de desarrollo retardado y no se conocen reservorio ambiental. La mayoría del ADN recuperado hasta hoy procede de cementerios medievales en Europa. Pero, últimamente, se ha recuperado prueba de ADN de micobacterias tuberculosas del cadáver de un bisonte encontrado en el permafrost que es mucho más de 17.000 años. Como estas células tienen la posibilidad de mantenerse in situ, su amenaza para la población mundial y nuestra economía todavía es una enorme amenaza.

5. Mercurio

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al mercurio como entre las 10 substancias químicas mucho más peligrosas de todo el mundo. La exposición al mercurio puede ocasionar una pluralidad de problemas médicos graves, entre aquéllos que resaltan los efectos tóxicos en la piel, la sangre, los ojos, los pulmones y el sistema digestivo. sistema inquieto y también inmunológico. Sucede naturalmente en minerales y comburentes fósiles: los escenarios peligrosos de mercurio que están en el pescado y los mariscos, incluidos sus predadores naturales, han incrementado gracias a la actividad humana y en la actualidad se tienen la posibilidad de hallar altos escenarios de mercurio en hasta el 10% de todos y cada uno de los estadounidenses.

En la mitad de los pedidos de energía mucho más limpia y mejores regulaciones de emisiones, los científicos descubrieron últimamente que la proporción de mercurio hoy día en el permafrost es 10 ocasiones más que nada el mercurio que mandamos a la atmósfera. las últimas tres décadas. Los 15 millones de galones en la actualidad atacables al cambio climático son de manera oficial la mayor reserva de mercurio del mundo y van a ser liberados a lo largo del próximo siglo (lo leíste adecuadamente) con secuelas ignotas para el medioambiente. En resumen, deberíamos gozar de la playa, las ostras y el sushi mientras que todavía tenemos la posibilidad de, amigos.

4. Botulismo

El botulismo es una patología extraña ocasionada por las toxinas botulínicas, entre los agentes mucho más fatales populares por la raza humana. La toxina causa parálisis muscular y normalmente se muestra con adversidades para charlar y tragar antes de transformarse en parálisis severa de todo el cuerpo. La intervención médica no garantiza la supervivencia, pero sin régimen, la patología tiene una tasa de mortalidad del 50%.

Exactamente la misma la bacteria del ántrax, el botulinum forma esporas que tienen la posibilidad de y han subsistido en el permafrost a lo largo de mucho más de un siglo, lo que forma una amenaza muy real una vez descongeladas. Las esporas tienen la posibilidad de finalizar en suelos, polvo y sedimentos marinos y de agua dulce donde un brote se puede entablar. A lo largo de los brotes de aves y peces, los cadáveres de los animales fallecidos se transforman en una sección autosuficiente del período alimenticio, en tanto que son alimentados por vermes o peces buitres y las esporas tienen la posibilidad de finalizar en sistemas de agua dulce o en novedosas áreas antes no perjudicadas.

Desde 1998, el lago Erie ha experimentado brotes cada un año de botulismo y en este momento se están volviendo más habituales en los otros Enormes Lagos.

3. Bacterias viejas

La NASA no solo utiliza ingenieros y astronautas; asimismo tienen múltiples programas de investigación donde los astrobiólogos exploran el potencial de la vida en Marte y las opciones de congelación criogénica y de qué manera tenemos la posibilidad de conseguir (y subsistir) viajes exclusivas de extendida duración. A lo largo de una búsqueda en el permafrost de “psicrófilos”, organismos que unicamente se tienen la posibilidad de hallar en temperaturas increíblemente bajas, el astrobiólogo de la NASA, Dr. Richard Hoover, descubrió una bacteria que había sido congelada a lo largo de 32.000 años. Tras retirarla del permafrost y de un régimen azucarado, la bacteria volvió a la vida, tal y como si jamás se hubiese congelado. Tras mucho más pruebas, la NASA concluyó que habían encontrado una exclusiva forma de vida.

En 2017, los científicos asimismo descubrieron bacterias en una mina mexicana que tienen la posibilidad de ser bastante, considerablemente más viejas. Atrapados en las bolsas de líquido de los cristales recuperados, estos microbios asimismo revivieron y han comenzado a multiplicarse tras ser retirados de sus viejas envolturas. A lo largo de mucho más pruebas, los científicos se sorprendieron al conocer que la bacteria era fuerte a 18 géneros de antibióticos. Además de esto, las bacterias consiguieron inactivar cerca del 50% de ellas.

2. Virus colosales

A lo largo de 2013 y 2014, los científicos descubrieron 2 virus colosales en el permafrost siberiano. Estos virus, Pithovirus sibericum y Mollivirus sibericum, son tan enormes que se tienen la posibilidad de ver con un microscopio habitual. Una vez descongelados, estos virus se volvieron infecciosos inmediatamente, lo que provocó observaciones de que los virus de las viejas comunidades siberianas asimismo podrían rememorar conforme se funde el permafrost.

Lamentablemente para nosotros, el derretimiento del permafrost no es la única amenaza. De momento, la mayoría de la zona está desierta y las capas mucho más profundas de permafrost no son perjudicadas. No obstante, debido al derretimiento del hielo marino, la costa norte de Siberia se está volviendo mucho más alcanzable, lo que transporta a expansión industrial – con las ocupaciones de minería y perforación volviéndose muy rentables.

1. Un sinnúmero de patógenos viejos extraños

Los miedos recientes sobre probables brotes no solamente se alargan a patologías conocidas y patógenos últimamente descubiertos. Los estudiosos estuvieron examinando el contenido de ADN del permafrost a lo largo de años y han encontrado las secuencias de ADN de varias bacterias ignotas que podrían infectar a los humanos en el permafrost. Los restos de neandertales y denisovanos, ciudades que se asentaron en Siberia y estaban infestadas de anomalías de la salud, son descubiertas. como la nieve se funde. Es posible que no seamos inmunes a los patógenos de estos restos.

Los adelantos en la investigación del ADN viejo demostraron que las patologías estuvieron co-evolucionando con nosotros a lo largo de una cantidad enorme de años. Dado que tengamos la posibilidad contagiarnos de anomalías de la salud de homínidos ancestrales es espantoso por el hecho de que no lo entendemos, ni tenemos la posibilidad de proyectar su ferocidad y medida.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *