El ninja más famoso de la historia

Pese a ser un agente encubierto usado hace cientos y cientos de años en el El país nipón feudal, el ninja o shinobi ha penetrado en la civilización pop como entre los guerreros mucho más simbólicos de la historia. Su mirada es identificable al momento y asiste para trasmitir un aire de secreto, transformando al ninja en el arquetípico asesino discreto más allá de que, en la vida real, su papel primordial siempre y en todo momento había sido el espionaje.

El ninja se ha anunciado de manera frecuente como el contrapunto del samurái, un guerrero del mismo modo popular que procede del mismo tiempo y rincón. Más allá de que el samurai procedía de una familia noble y era popular por su lealtad y código de honor, el ninja acostumbraba a ser un plebeyo y con frecuencia ofrecía sus servicios como mesnadero. Tampoco se encontraba especialmente preocupado por el honor. Realizar el trabajo por todos y cada uno de los medios precisos era su credo y el sabotaje, el subterfugio, el incendio y el homicidio eran una parte de su armamento.

10. Hattori Hanzo

Bien podríamos empezar con el ninja mucho más popular de nuestra lista: Hattori Hanzo de la provincia de Iga, quien fue primordial para contribuir a Tokugawa Ieyasu a transformarse en shogun y unificar El país nipón. Lo que lo realiza especialmente atrayente es que Hattori asimismo había sido un samurái de renombre, lo que revela que los 2 permisos jamás fueron tan diferentes como cabría aguardar.

Tampoco jamás fue un mesnadero, sino sirvió al Clan Tokugawa a lo largo de la mayoría de su historia, esencialmente cumpliendo cualquier papel que fuera preciso de él. En el momento en que llegó el instante de la guerra, Hattori se distinguió como comandante de unidad en las Peleas de Mikatagahara y Anegawa y el Asedio de Odawara. En el momento en que se requirieron sus capacidades ninja, Hattori reunió a un conjunto de shinobi y salvado La vida de Tokugawa escoltándolo fuera del arriesgado territorio enemigo.

Apodado el Demon Hanzo, Hattori próximamente se transformó en una figura mitológica en el momento en que las historias de sus hazañas se propagaron por todo el país. Ciertos afirmaron que podía ver el futuro, otros que podía teletransportarse.

En el momento en que Tokugawa se transformó en shogun, Hattori y sus ninjas sirvieron como sus guardas privados en el castillo de Edo, y después se cambiaron en una suerte de agencia segrega feudal llamada el Oniwabanshu.

9. Fuma Kotaro

Opuestamente a la creencia habitual, los ninjas no eran omnipresentes en todo El país nipón. La práctica del ninjutsu se desarrolló primordialmente en 2 zonas, cada una con su escuela, que generaron ninjas expertos, en especial entrenados para este propósito. Eran Iga y Koka.

En este momento ignoremos lo que terminamos de decir y centrémonos en un conjunto ninja que no procedía de ninguna de esas zonas: el Clan Fuma de la provincia de Sagami, comandado por Fuma Kotaro. No fue el primer líder del clan, pero fue quien lo llevó a la cima de su poder. Al servicio del Clan Hojo a fines del siglo XVI, el Clan Fuma se encontraba compuesto por hasta 200 agentes enmascarados que actuaban como ladrones, delincuentes y piratas que interrumpían las operaciones de sus contrincantes.

Kotaro’s mucho más conocido El instante llegó en 1581, en el momento en que se le confió la labor de debilitar las fuerzas del Clan Takeda en previsión de la Guerra de Ukishimagahara. Empleó la guerra sicológica con enorme efecto. Múltiples noches consecutivas, él y sus hombres se infiltraban en el campamento de Takeda y ocasionaban el caos soltando los caballos, prendiendo fuego, secuestrando personas, todo mientras que vestían como soldados de Takeda y empleaban su grito de guerra a fin de que no tengan la posibilidad de distinguir entre amigos y contrincantes. Al final, esto desencadenó una riña furiosa donde los soldados mataron a varios de sus confederados.

Después, varios de los hombres de Takeda procuraron vengarse empleando exactamente el mismo truco con Kotaro y también infiltrándose en su clan. No obstante, él había premeditado este acontecimiento y antes había predeterminado señales segregas con sus hombres, con lo que los operativos enmascarados fueron de manera fácil determinados y ejecutados.

8. Ishikawa Goemon

De la misma Fuma Kotaro, Ishikawa Goemon no coincidía con la visión clásico del ninja. En verdad, las primeras mientes históricas de él etiquetan a Ishikawa sencillamente como un bandido, no un shinobi. No obstante, transcurrido el tiempo, su crónica se volvió formidablemente habitual y sus hazañas se exageraron hasta el punto en que Ishikawa alcanzó el rango de héroe habitual. Siglos después, se transformó en un personaje amado del kabuki y el teatro de marionetas, asegurando que Ishikawa Goemon se transformara en entre los ninjas mucho más renombrados del país, con independencia de si verdaderamente merecía ese alias o no.

La información que disponemos sobre la figura histórica real es escasa. Nació cerca de 1558, si bien la localización y su nombre real son dudosos. Según su historia de historia legendaria, el padre de Ishikawa fue ejecutado por los hombres del shogun, lo que lo llevó a adoptar una posición antiautoritaria y empezar su entrenamiento en ninjutsu. Desde ahí, se dedicó a varias hazañas, ciertos por su cuenta y otros con su banda de delincuentes.

El aspecto mucho más popular respecto al hurto de Ishikawa fue que robó a los señores ricos y mercaderes y se lo dio a los pobres plebeyos. Si esto fue verdaderamente cierto o no, no lo entendemos, pero, como era de aguardar, esta reputación le valió retroactivamente. comparaciones a Robin Hood.

Ishikawa procuró y no ha podido matar al conocido Oda Nobunaga. Se escapó, pero entonces sucedió lo mismo con el sustituto de Oda, Toyotomi Hideyoshi. La segunda vez, Ishikawa fue tomado y culpado a muerte en 1594 hiriéndolo vivo.

7. Sugitani Zenjubo

Sugitani Zenjubo es recordado primordialmente por su fracaso, que ocasionalmente lo llevó a una muerte increíblemente desapacible. Como una parte del Clan Koga, Rokkaku Yoshikata, jefe del Clan Rokkaku, le encargó en 1570 que matase a su enemigo mortal, el citado Oda Nobunaga. Sugitani fue escogido como el hombre para hacer el asesinato puesto que era un francotirador habilidoso, experto en la utilización del hinawa ju, un arma de chispa usada en El país nipón.

Sugitani viajó a la provincia de Omi, donde estaba Nobunaga, y halló un espacio apartado en el sendero de Chigusa donde se ocultó y aguardó a que llegaran el señor o daimyo y su séquito. En el momento en que por último pasaron al lado de él, el ninja disparó, pero su bala alcanzó el collar-armadura de Nobunaga, dejando al daimyo ileso. Sugitani debió escapar del rincón con su misión errada, y halló cobijo en un templo. No obstante, unos años después, la multitud lo traicionó mientras que procuraban ganarse el favor de Oda Nobunaga, quien se se encontraba transformando en el hombre mucho más poderoso del país.

Nobunaga tenía un castigo especialmente horrible guardado para el ninja. Sugitani fue decapitado … poco a poco, enterrándolo hasta el cuello y que los transeúntes le cortaran la cabeza de a poco con hojas de bambú desafiladas.

6. Mochizuki Chiyome

https://www.youtube.com/watch?v=Y también4NjkbMwl-c

Las ninjas femeninas son un tema atrayente, pero obscuro. Entendemos que aparecieron, basados ​​en el Bansenshukai, un libro del siglo XVII que tiene dentro la mayoría del conocimiento que disponemos sobre los ninjas, pero es bien difícil hallar información sobre personas concretas.

Las practicantes de ninjutsu se llamaban kunoichi y en la mayoría de los casos empleaban un grupo de capacidades diferente en comparación con sus contrapartes masculinas. Raras veces se involucrarían en un enfrentamiento abierto. En cambio, se usaron primordialmente para el espionaje y la supervisión al conseguir ingreso a sitios donde los hombres no podían, como ser contratados como sirvientas para sus propósitos. Ciertos asimismo confiarían en el sexo y la seducción para conseguir misterios.

Su armamento asimismo era tenuemente diferente, en tanto que kunoichi prefería armas mucho más pequeñas que eran mucho más simples de esconder, como el tessen, o el abanico de guerra japonés, y el neko-te, asimismo popular como “manos de gato”, que con frecuencia se sumergen en veneno.

En lo relativo a las kunoichi nombradas, conocemos ciertas, pero probablemente la mucho más conocida de todas y cada una fue Mochizuki Chiyome, más allá de que sus hazañas son en parte hechos, en parte historia de historia legendaria. En teoría, ella descendía de una línea de ninjas, con lo que en el momento en que la dejaron al precaución de Takeda Shingen, líder del Clan Takeda, él le encargó que organizara para él una la red de la mortal kunoichi.

Mochizuki reclutó y adiestró a cientos y cientos de pequeñas y mujeres jóvenes, la mayor parte de ellas huérfanas, rameras y víctimas de la guerra, que operaban en un cuartel general disfrazado de orfanato. Supuestamente desapareció del registro histórico tras la desaparición de Takeda en 1573.

5. Fujibayashi Nagato

Fujibayashi Nagato podría ser entre los ninjas mucho más esenciales de la historia, pero no entendemos prácticamente nada sobre su historia. Vivió a fines del siglo XVI y fue el líder del Iga-ryu, que era entre las 2 primordiales academias ninja al lado del Koga-ryu.

Fujibayashi y sus hombres acostumbraban a ser útil al Clan Rokkaku que controlaba la provincia de Omi. A lo largo de la década de 1570, esto significó confrontar a un enemigo muy poderoso: Oda Nobunaga, de nuevo. Nobunaga al final ganó esa guerra y, cuando el Clan Rokkaku por el momento no era una amenaza seria, decidió lidiar de forma permanente con los clanes ninja asimismo. En 1579, lanzó la Guerra Tensho Iga en el momento en que envió a su hijo, Oda Nobukatsu, en la provincia de Iga, para pacificar a todos y cada uno de los clanes de la región. Nobukatsu fracasó, con lo que en 1581, nuestro Nobunaga dirigió un ejército mucho mayor a la guerra y de manera exitosa puso la provincia bajo su control.

En lo relativo a Fujibayashi, se percató de que su antaño alarmante clan se había ido, pero asimismo entendió que la presencia misma del ninja se encontraba en riesgo si Nobunaga se salía con la suya. Decidió que este conocimiento debía escribirse para las generaciones futuras. Por último, fueron sus descendientes quienes completaron su trabajo como el antes citado Bansenshukai asimismo popular como el Libro del Ninja que contenía las filosofías, tácticas, tácticas y armas usadas en ninjutsu. Sin él, posiblemente los ninjas hubiesen estado condenados a ocultar en la obscuridad total.

4. Los diez valientes de Sanada

Sanada Ten Braves tiene relación a un conjunto de temibles ninjas activos a lo largo del último periodo Sengoku, primordialmente al servicio de un reconocido samurái llamado Sanada Yukimura. En los tiempos modernos, los Sanada Ten Braves se convirtieron en una parte de la civilización pop de Japón, mostrándose de forma sobresaliente en películas, juegos para videoconsolas, manga y anime. No obstante, solo hay un inconveniente: los Sanada Ten Braves eran falsos. Se dieron a conocer por vez primera en una novela llamada Sanada Sandaiki anunciado a lo largo del Periodo Edo.

Aun de este modo, hay poca prueba que sugiera que, cuando menos, se apoyaron en ninjas de la vida real. La situacion mucho más convincente puede ser el de Kirigakure Saizo, entre los líderes de los Bravos, que parecía ser la contraparte falsa de un shinobi histórico llamado Kirigakure. Shikaemon.

Su primordial reclamo a la popularidad fue un fallido intento de asesinato contra Toyotomi Hideyoshi, entre los “Enormes Uniformes” de El país nipón. Parece ser, Kirigakure se había escondido bajo las tablas del suelo del señor de la guerra, aguardando el instante oportuno para agredir, o puede estar allí sencillamente como un espía, según un historiador. De cualquier forma, su presencia empezó a llamar la atención de los mosquitos. Un guarda se percató de esto y atravesó con su lanza la tabla del piso, apuñalando al ninja en el hombro.

En una enorme coincidencia, toda la convulsión asistió a impedir un intento separadamente contra la vida de Toyotomi, este procedente de uno de sus sirvientes que era un agente doble. Por su servicio inadvertido, la vida de Kirigakure se salvó, mientras que juró lealtad a Toyotomi Hideyoshi.

3. Daisuke Togakure

Intentar saber los orígenes del ninjutsu con precisión es una labor prácticamente irrealizable gracias a la escasez de registros históricos de esa temporada, y por el hecho de que hay considerablemente más mitos y cuentos populares libres sobre el ninja misterio que hechos. Si bien esta historia probablemente asimismo sea histórica, hay una escuela llamada Togakure-ryu que remonta su estirpe a cientos y cientos de años antes de la edad de oro ninja de finales del Periodo Sengoku.

Todo empezó en la época del siglo XII, en el momento en que el Clan Genji procuró sublevarse contra el Clan Taira, entre los conjuntos mucho más poderosos de esa temporada. Entre los Genji había un samurái llamado Daisuke. Nishina, que procedía de un pequeño pueblo llamado Togakure. Una vez que su bando fuera intensamente derrotado en la guerra, Daisuke debió escapar y ocultarse en la próxima provincia de Iga. Allí, conoció a un monje guerrero yamabushi llamado Kain. Doshi, quien tomó al joven samurái bajo su protección y le enseñó sobre espiritualidad.

Esto llevó a Daisuke a hacer un nuevo arte marcial que combinaba la pelea con espadas samuráis de su temporada con técnicas de evasión, combate sin armas, espiritualidad, elaboración de pociones y otros elementos que formarían la base de todas y cada una de las tradiciones ninjutsu. De este modo nació el Togakure-ryu, que todavía se prosigue enseñando hoy en día.

2. Kato Danzo

Siempre y en todo momento hubo un aire de misticismo y magia cerca de los ninjas, y en ninguna parte eso es mucho más visible que Kato Danzo, un shinobi de principios del siglo XVI que se realizó popular por sus ilusiones. Existen muchas historias que cubren las capacidades y habilidades de Kato, lo que lo transforma en un hechicero que un artista marcial. Estos tienen dentro la aptitud de volar y poder brotar instantáneamente flores de las semillas que arrojó al suelo. En una ocasión, en teoría se tragó un toro entero en frente de una audiencia.

Semejantes historias fabulosas próximamente llegaron a oídos de un señor llamado Uesugi Kenshin, que deseaba poner a Kato en la prueba para poder ver si verdaderamente era tan talentoso como la multitud afirmaba que era. Encargó al ninja que robara una apreciada espada o naginata de uno de sus sirvientes que la guardaba en un castillo poderosamente custodiado. Supuestamente, el señor aun alertó a su criado que Kato se encontraba en sendero, pero esto no impidió que el ninja usara sus trucos de magia para huír con el arma.

Pese a pasar la prueba, Kato consideró a Uesugi poco fiable y pensó que el señor tenía la intención de ejecutarlo, con lo que abandonó a uno de sus contrincantes, Takeda Shingen. Lamentablemente para él, Takeda llegó a estimar al ninja como un agente doble. O eso, o consideraba a Kato bastante poderoso y arriesgado para dejarlo con vida. De cualquier forma, el ninja fue tomado y ejecutado por decapitación.

1. Jinichi Kawakami y Masaaki Hatsumi

Para finalizar, solo queda una cosa por preguntarse: ¿quedan todavía ninjas? Bueno, la contestación es “sí, aproximadamente”. Por el momento no vas a encontrar a absolutamente nadie que intente matar a los señores nipones o abrasar castillos, pero todavía hay uno o 2 que no solo enseñan el arte del ninjutsu, sino asimismo demandan el estirpe de los clanes shinobi de otrora.

Uno es Jinichi Kawakami, reconocido por el Museo Iga-Ryu Ninja como el “último ninja”. Es el enorme profesor o soke del Clan Ban que remonta su estirpe al Koga-ryu. Empezó a entrenar en ninjutsu en el momento en que tenía seis años y, en el momento en que cumplió los 18, heredó los viejos pergaminos que poseen los misterios y la narración de su clan.

No obstante, si está solo o no, es una manzana de la discordia con Masaaki Hatsumi, un enorme profesor de 88 años que asimismo asegura ser el líder de otro clan histórico, el citado Togakure-ryu.

Los dos hombres están en concordancia en uno puntoNo obstante, ninguno de los 2 tiene la intención de denominar un sustituto. Kawakami siente que no hay mucho más espacio para los ninjas en el planeta moderno, al paso que Hatsumi piensa que ser el enorme profesor de un clan es un destino con el que naces, uno que ninguno de sus alumnos tiene.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *