Hechos de la vida del siglo 28 (de alguien que supuestamente estuvo allí)

seguramente hayas oído charlar del Ensayo Filadelfia. Asimismo puede estar familiarizado con la extensión Mitos de Montauk que lo circunda. Tras todo, los dos dieron rincón a múltiples adaptaciones de la civilización pop, desde El Ensayo Filadelfia (1983) a Cosas extrañas (2016-presente).

Pero lo que quizás te hayas perdido son los datos.

Desde 1931, Como la historia prosigue, Nikola Tesla y otros estaban estudiando la invisibilidad representando a la Marina de los EE. UU., En teoría aplicando la teoría del campo unificado de Einstein de todo. (Hasta la actualidad, tan improbable). Su mayor avance se causó en 1940 en el momento en que, en el Brooklyn Navy Yard, Novedosa York, el equipo logró realizar ocultar un pequeño barco, sin personal dentro.

Animada, la Armada puso a Tesla a trabajar en un acorazado mucho mayor, en esta ocasión terminado con una tripulación. Si eso podía hacerse invisible, razonaron, cualquier cosa podría llevarlo a cabo. Pero conforme se aproximaba la prueba programada, Tesla empezó a tener serias inquietudes sobre si la tripulación subsistiría. Podía arreglar los inconvenientes, ha dicho, pero precisaba mucho más tiempo. Y, ya que esto era algo que la Marina no podía ofrecer, Tesla saboteó escrupulosamente el ensayo en su rincón, desafinando el equipo y arruinando su historial inigualable en el desarrollo.

En el momento en que murió poco tiempo después (o fue retirado del emprendimiento), otro genio se encargó: John von Neumann. Von Neumann rediseñó el ensayo para beneficiar la energía pulsada en oposición a las ondas continuas y aumentó de manera significativa la capacidad. Asimismo solicitó una nave en especial cambiada para la prueba y se le asignó el DE-173, o USS Eldridge, para realizar lo que quisiese. Esto Cañón-la escolta demoledora de clase se habría visto bastante extraña una vez completada; adjuntado con un mástil central alto para producir campos eléctricos, diríase que tenía 4 bobinas Tesla y cientos de cilindros de vacío en la cubierta.

Como su precursor, von Neumann vaciló de su seguridad y también procuró (resumidamente) compensar el peligro con un “contracampo asegurador”, o sea, un campo electromagnético aparte de los requeridos para la invisibilidad. No obstante, en el momento en que esto puso a un técnico en coma, abandonó la iniciativa completamente y, por alguna razón, prosiguió adelante con la prueba.

Prueba # 1

La prueba del acorazado por último duró 20 minutos el 22 de julio de 1942. A lo largo de este tiempo, el Eldridge y su tripulación de 15 voluntarios (poco informados) fueron prácticamente absolutamente eliminados de la visión y absolutamente indetectables por el radar. Todo cuanto quedaba era una suerte de neblina gaseosa, ozono, supuestamente, generado por nuestro equipo. Los campos asimismo resistieron la penetración desde el exterior, una virtud estratégica obvia.

Pero había un inconveniente. No solo el barco era invisible sino, gracias a la manera de los campos, asimismo lo era el agua bajo él. No es necesario decir que este colosal abismo con apariencia de casco se encontraba designado a descubrir la situación. (La tripulación asimismo se encontraba enferma y perdida en el momento en que el barco resurgió pero, con considerablemente más conejillos de indias en reserva, la Armada se encontraba bastante menos preocupada por ello). Von Neumann recibió una fecha límite, una orden enigmática desde arriba, para solucionar el inconveniente de la línea de flotación el 12 de agosto de 1943.

Pruebas n. ° 2 y n. ° 3

https://www.youtube.com/watch?v=mKn8gKwR8xc

La segunda prueba empezó de forma muy afín a la primera, escondiendo la nave de la visión y el radar a lo largo de T mucho más 70 segundos. Pero algo salió horriblemente mal. Tras un repentino destello azul, el barco físicamente desapareció sin dejar indicio. En esta ocasión no fue solo invisible; de alguna forma fue irremisiblemente desaparecido.

Y en el momento en que resurgió espontáneamente 4 horas después, había sufrido un enorme daño. Peor aún, múltiples integrantes de la tripulación habían fusionado con la cubierta del barco, engastados hasta la cintura en el acero y jadeando en agónica confusión. Otros se habían vuelto locos. Solo esos que continuaron bajo cubierta a lo largo de todo el ensayo parecieron estar parcialmente indemnes, pero hubo múltiples hombres desaparecidos.

No obstante, una tercera y última prueba sucedió durante la noche a fines de octubre, en esta ocasión sin tripulación dentro. De nuevo, el Eldridge desapareció y regresó con daños esenciales y también inadmisibles. Parece ser, ahora era bastante. La Marina decidió descartar el emprendimiento, arreglar el barco y, en último término, venderlo a los helenos, si bien con notables redacciones en el períodico de navegación.

Pero, ¿qué sucedió con los sobrevivientes?

En el mes de enero de 1956, el astrónomo-ufólogo Morris K. Jessup recibió una contestación a esa pregunta. Si bien semeja no haber tenido conocimiento previo del Ensayo Filadelfia, últimamente dado una charla realizando hincapié en la urgencia de la investigación sobre la teoría del campo unificado de Einstein como base para los vuelos exclusivas antigravedad. En una carta extraña y obsesivamente garabateada, Carlos Allende le escribió para informarle que no solamente se había completado esa investigación, sino sus desenlaces y app habían sido horripilantes. La “Completa invisibilidad de un barco, tipo Destructor, y su tripulación, mientras que está en el mar” en 1943, tal como su supuesta reaparición en Norfolk, Virginia, fue solo la menor de ellas.

Varios de los sobrevivientes, aseveró, en este momento estaban “locos como sombrereros”. Y ciertos siguieron ensayando consecuencias de la prueba, a entender, invisibilidad espontánea o “quedarse en blanco” / “quedarse atascado”, como lo llamaban. Exactamente la misma nuestro USS Eldridge, los traídos de este estado y del “Planeta Inferior” al que los transportó padecieron daños graves, lo que en un caso así significaba “Stark Raving, Gibbering, Running MAD”.

¿O era solo Allende?

Allende sabía todo lo mencionado, ha dicho, pues había visto el Ensayo Filadelfia de primera mano mientras que se encontraba designado como marinero en el barco de observación, el SS Andrew Furuseth. Su número de servicio se registró e inclusive se ofreció como voluntario para contestar cuestiones bajo hipnosis y los efectos del pentotal sódico.

No obstante, prácticamente al tiempo que Jessup recibió la carta, una copia anotada de su libro de 1955 La situacion del objeto volador no identificado fue mandada por correo de forma anónima al Contraalmirante Furth, el Jefe de Investigación Naval en ese instante. Incluido en un sobre manila etiquetado “FELICES PASCUAS,” contenía los garabatos de tres seres extraterrestres, o “gitanos”, como se consideraban a sí mismos, sobre un “enorme bombardeo” o guerra, “campos de fuerza”, “campos imantados y gravitatorios”, “desmaterialización” y otros temas relacionados. En el momento en que llamaron a Jessup a fin de que tuviese sentido, reconoció la letra de Allende. Pero la Marina todavía, en teoría, lo halló suficientemente convincente para repartir copias entre sus “personas primordiales” (y, hoy día, el público generalmente).

Lamentablemente, ya que el relato de Allende sobre el Ensayo Filadelfia fue asimismo (supuestamente) el primero, cualquier duda sobre su probabilidad lanza inquietudes sobre el ensayo en sí. Y no asistencia bastante que su incierta probabilidad sea tan consistente con un encubrimiento como con un desvarío psicótico, como con el “suicidio” de Jessup unos años después.

Pero no fue el único testigo

Entre finales de la década de 1980 y principios de la de 1990, otra figura entró en la refriega: Alfred “Al” Bielek. Si bien supuestamente no es mucho más creíble que Allende (o Jessup), Al Bielek no solo aseveró haber presenciado la desaparición del USS Eldridge, sino aseveró estar entre aquéllos que estaban dentro.

No obstante, esto fue en otra vida. Según él, nació Edward Cameron el 4 de agosto de 1916, al tiempo que Bielek nació en 1927. La esencia o alma de Cameron se trasfirió al cuerpo de Bielek como una parte de un encubrimiento del Emprendimiento Montauk en el momento en que se decidió que sabía bastante. .

Eso fue en 1953.

En 1940, Edward y su hermano Duncan, recién graduados de su doctorado en física, llegaron al Centro de Estudios Avanzados de Princeton. Esencialmente, estaban allí como espías de la Marina, presentando reportes clasificados sobre “matrices de tiempo”, “realidades de cinco dimensiones” y otros campos increíbles. Estuvieron comprometidos en el Ensayo Filadelfia desde el comienzo, en el momento en que se conocía de manera oficial como “Emprendimiento Invisibilidad” y antes que tuviese el nombre en código “Emprendimiento Arco Iris”. Vieron el primer éxito de Tesla, esto es, al encubrir la nave no tripulada, y fueron presentes de su “fracaso” posterior (que bien probablemente halla salvado sus vidas).

En 1941, tras haber vivido una gran parte del año en el mar, Ed y Duncan Cameron debían presentarse en Pearl Harbor, pocos días antes del inminente ataque. Pero fueron detenidos por un capitán naval y les detallaron que sus órdenes habían cambiado. Supuestamente, eran “bastante importantes” para fallecer. En el mes de enero de 1942, retornaron al emprendimiento y en el mes de julio fueron asignados al grupo de prueba. Ninguno de ellos se percató del riesgo, aun tras la desorientadora primera prueba.

Pero cada uno de ellos tuvo un mal sentimiento sobre el segundo.

Todo parecía “habitual” al comienzo, ha dicho Bielek; él y Duncan estaban entre aquéllos que estaban bajo la cubierta. Pero tras el primer minuto aproximadamente, “anillos de ondas extrañas” se dieron a conocer en los cilindros y los arcos eléctricos abrumaron la salón de control. Al no poder estar comunicado con absolutamente nadie por radio, procuraron apagar el equipo pero lo hallaron irrealizable aun por la fuerza. No tuvieron mucho más antídoto que dejar el barco.

Corriendo hacia la cubierta, los 2 hallaron a otros en un estado afín de pavor. Y no podían ver nada alén de la barandilla mucho más que una niebla gris y sin vida. Absolutamente nadie se había fusionado con la nave todavía, pero su situación no mejoraba. Sin perder tiempo, los hermanos brincaron por la borda con la intención de nadar hacia un espacio seguro. Pero jamás llegaron al agua.

En cambio, se hallaron cayendo por medio de una suerte de túnel, rodeados de extrañas luces parpadeantes mientras que gradualmente empezaban a perder el saber.

Aquí es donde las cosas se ponen extrañas

En el momento en que volvieron en sí, Ed y Duncan estaban recostados en camas de hospital lindantes siendo atendidos por personal médico. Se les mencionó que habían estado expuestos a radiaciones peligrosas y que sus cuerpos estaban dificultosamente quemados. Pero absolutamente nadie parecía comprender de qué forma habían llegado allí. En verdad, no se encontraba claro dónde se encontraba “allí”. Había algo extraño en este hospital, y no eran solo los televisores de pantalla plana.

De alguna forma, los hermanos habían aterrizado en el año 2137 d.C. y (según esos televisores de pantalla plana) el planeta cambió substancialmente. Por una parte, USA por el momento no existía. Florida se encontraba en su mayoría bajo el agua, la costa de Georgia se encontraba a km tierra adentro y Novedosa Orleans había sido borrada del mapa. Mucho más al norte, los Enormes Lagos se habían fusionado en uno y, en la costa oeste, Los Ángeles se encontraba cercada de agua.

No era solo América del Norte lo que había cambiado. En algún instante antes del año 2025, una secuencia de cambios aciagos en la Tierra habían devastado enorme lugar de este mundo. Y esto había llevado al surgimiento de un gobierno mundial autoritario, un llamado “Nuevo Orden Mundial”, y al sacrificio de una cantidad enorme de miles de individuos. Para 2137, escucharon los hermanos, solo quedaban 300 millones. Esto fue en parte el resultado de la “Tercera Guerra Mundial”, pero varios fueron devorados por extraterrestres, una obscura horda de humanívoros que por último fueron expulsados.

Tras 4 semanas de restauración, a Ed se le dejó levantarse de la cama y pasó otras un par de semanas explorando el hospital. A lo largo de este tiempo, aprendió mucho más sobre el pasado futuro de la raza humana, tal como su presente futuro. Particularmente, comentó sobre su enfoque tecno-holístico de la medicina, terminado con terapias “vibratorias”, cirugía fundamentada en la luz y (raramente) un deber con la atención médica universal.

Entonces salió nuevamente.

Sin Duncan, y “por medios extraños”, Ed se halló fuera del hospital y atrapado más adelante aún mucho más lejano:

2749 d.C., mediados del siglo 28

Si las cosas habían sido extrañas antes, en este momento estaban como es natural locas. Ed pasó un par de años viviendo entre nuestros descendientes lejanos en el siglo 28 y a lo largo de ese tiempo logró un trabajo como guía turístico. No es la decisión de carrera mucho más obvia para un marinero de 1943, como es natural, pero él olvidado que vino del pasado. En todo caso, aprendió bastante sobre el planeta del futuro y en el final sabía aun mucho más que la mayor parte de los lugareños.

Aquí existen algunas cosas que observó …

La multitud vive en ciudades-estado flotantes colosales

Bielek jamás entró en varios datos sobre el propósito de las ciudades que vuelan, salvo en lo relativo a decir que podían vagar donde les encantaría. No obstante, no parecía ser una medida de seguridad, puesto que bastante gente todavía vivían en el suelo. E inclusive la multitud del cielo podría regresar a la área, así sea para visita ruinas viejas como Manhattan o vacaciones dentro de trenes de crucero largos y anchos. Pero precisamente podía ver el atrayente.

Elevándose 2.200 pisos, o 2.5 millas de altura, estas vastas y aerodinámicas utopias fueron impulsadas por una vigorosa tecnología antigravedad, exactamente la misma tecnología que evitó el colapso. Los habitantes pasaban de un piso a otro y de un espacio a otro a través de cilindros de transporte veloz llamados “acelerones”, que, ha dicho Bielek, eran tan entretenidos como suenan. Asimismo tenían aceras móviles inteligentes y (descartando muchas afecciones del día a día) aun Replicadores al estilo de Star Trek por comida. En verdad, los ciudadanos tenían ingreso a prácticamente lo que les encantaría en el momento en que les encantaría, por el hecho de que, en este futuro:

La sociedad es justa

Cameron solo logró un trabajo como guía turístico por deber civil (semi-forzado). De todos modos, no precisaba ganarse la vida. En cambio, un sistema de crédito en toda la localidad les asignó a todos una extensa asignación, en otras expresiones, un ingreso básico universal. Además de ligeras variantes en el estatus popular, todo era aproximadamente igual. En verdad, la mayor parte de la multitud aun tenía exactamente el mismo aspecto; en la localidad de Cameron, por lo menos, todos y cada uno de los ciudadanos parecían ser caucásicos y la variación genética era mínima.

El delito asimismo era prácticamente inaudito, por el hecho de que la multitud podía llevar a cabo lo que quisiese, en lo lógico de todas formas. Según Bielek, no había tribunales de justicia ni ningún género de religión proscriptiva. La multitud sencillamente vivía y dejaba vivir. Como es natural, existían algunas reglas de accionar, pero se internalizaron desde el nacimiento. Y cualquier persona que quisiese vivir de forma diferente era libre de mudarse a los “boonies”, una suerte de región autónoma sin lujos donde la multitud podía valerse por sí sola.

Entonces, en el improbable en el caso de que alguien hiciese algo atroz, como matar a otra persona, su castigo fue veloz y severo, y lo entregó una inteligencia artificial que todo lo ve.

El gobierno es una PC flotante

Como se mentó, estas megalópolis flotantes no eran solo ciudades, sino más bien ciudades-estado—Naciones en sí mismas. Pero los humanos no estaban dirigiendo el espectáculo.

Bielek charló extensamente sobre los sistemas de IA (inteligencia artificial) a cargo, describiéndolos como enormes construcciones transparentes radiactivas con control sobre el espacio y el tiempo. Fueron apodados “lamas”, ha dicho, como los frailes tibetanos mayores, y eran especialmente inútiles de engañar (si bien en cuanto al resto conscientes y amorales).

Siendo una suerte de viajero en el tiempo interesante, Cameron se preguntó de qué forma y cuándo brotaron estos lamas. ¿Fueron construidos? Si es de este modo, ¿por quién? ¿Y cuánto duraron? A lo largo de un buen tiempo, no consiguió contestación. La mayor parte de la multitud no lo sabía y, de manera frecuente, verdaderamente no les importaba. No obstante, al final le presentaron a los propios constructores:

Los Wingmakers

Este conjunto de élite de humanos telepáticos, bioingeniería para la perfección genética, explicó el origen de los lamas como un ensayo en el socialismo utópico. El gobierno por PC, afirmaron, suprimió el interés personal humano. Y precisamente iba realmente bien.

Pero los Wingmakers tenían una labor bastante más esencial que cumplir, a entender, viajar a través del tiempo mudando la historia para eludir el apocalipsis en 3000 d.C. (Deberás saltar por la madriguera del conejo usted mismo para estudiar los entresijos de todo eso).

Ed Cameron regresa a Filadelfia

Cierto tiempo tras entender a los Wingmakers, Cameron regresó a 2137, recogió a Duncan y regresó al siglo XX, si bien con un desvío final. Al llegar a la Estación de la Fuerza Aérea de Montauk en 1983, se hallaron con un adulto mayor John von Neumann (que diríase que murió décadas antes). Según von Neumann, el Ensayo Filadelfia había desarrollado una “burbuja hiperespacial”, una situación artificial, que unicamente se hacía mucho más grande cada día. Los hermanos Cameron retornarían a 1943, destrozarían todo el equipo del Eldridge y evitarían que todo lo mencionado sucediese primeramente.

De esta forma lo hicieron. Mas o menos.

Si bien Ed y Duncan consiguieron parar el ensayo, ahora era tarde para varios integrantes de la tripulación. Y, trágicamente, entre los fallecidos y moribundos se encontraba su hermano (hasta la actualidad no citado) Jim, a quien hallaron sepultado hasta los hombros en acero. Esto fue bastante a fin de que Duncan lo soportara y brincó sobre la barandilla de nuevo. Pero Ed se quedó, viendo de qué manera los campos de invisibilidad colapsaban y el puerto volvía a estar a la visión.

En el momento en que llegó el instante, von Neumann (década de 1940) no creyó en su informe.

Y presumiblemente tú tampoco.

La historia se siente como un engaño, sonidos inventados, y probablemente no se tomarían seriamente el día de hoy. Aun en los 90, en el momento en que Bielek lo contó Costa a Costa AM, los oyentes eran incrédulos de su crónica, realizando cuestiones como:

  • ¿Qué va a impedir a los físicos apasionados a replicar el Ensayo Filadelfia en su sótano?
  • Si desarrollaron la invisibilidad en 1943, ¿por qué razón financian la investigación silenciosa hasta hoy?
  • Si el viaje en el tiempo es viable, y se encontraba libre en 1983, ¿por qué razón USA no rige el planeta?

Bielek tenía respuestas para todos, ciertas mucho más contundentes que otras:

  • El ingreso al hardware está limitado.
  • La invisibilidad es usada frecuentemente por militar, no solo para esconder aeroplanos, sino más bien asimismo para esconder a humanos particulares.
  • USA no es el que desplaza los hilos.

Raramente, la Marina de los EE. UU. Se ha molestado en contestar a las declaraciones. ¿Su veredicto? El Ensayo Filadelfia jamás sucedió. Pero ellos afirmarían eso, ¿no? Y todavía es una historia impresionante.

Irónicamente, si es verdad, asimismo habría de ser falso, y si es falso, aún podría ser cierto. Ed Cameron detuvo el Ensayo Filadelfia, tras todo (probablemente en varias oportunidades), que solo nos deja con los recuerdos fracturados de Bielek, de un futuro alterno, nada menos, comandado por personas que manipulan el tiempo. Entonces, si “verdaderamente sucedió” o no es una reflexión sin ningún sentido sobre nada.

No obstante, semeja que Bielek se divirtió y que el futuro suena bastante bien.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *