Hechos fascinantes sobre el desastre de Costa Concordia

El Costa Concordia fue entre los navíos mucho más suntuosos de todo el mundo. Construida a un valor de $ 570 millones de dólares estadounidenses, tenía nada menos que cinco sitios de comidas, 13 bares y 4 piscinas.

Era el buque insignia de su flota y entre los cruceros mucho más enormes de todo el mundo, pero en el mes de enero de 2012 embarrancó en entre los catastrofes marítimos mucho más viles de la historia.

32 personas perdieron la vida, el capitán del barco fue encarcelado y nuestra industria de cruceros de mucho lujo fue objeto de un profundo escrutinio.

Esta lista examina mucho más de cerca el desastre de Costa Concordia.

10. Costa Concordia era mucho más grande que el Titanic

En el momento en que el Titanic partió en su fatídico viaje inaugural en el mes de abril de 1912, era el barco de usuarios mucho más grande que nunca había visto el planeta. Medía 882 pies de largo, transportaba 2.224 usuarios y pesaba 114.000 toneladas.

En ese instante, esto era prácticamente tan enorme como podría ser cualquier barco, pero los métodos y tecnologías de ingeniería modernos significan que los navíos de usuarios modernos tienen la posibilidad de ser substancialmente mucho más enormes. Esto incluyó el Costa Concordia, que era mucho más largo, mucho más prominente, mucho más pesado y con la capacidad de transportar cerca del doble de personas que el Titanic.

En contraste al Titanic, el Costa Concordia vino pertrechado con un complemento terminado de botes salvavidas y las peculiaridades modernas de seguridad diseñadas para impedir catastrofes. El gran barco tenía tecnología que podía apuntar con precisión su localización en cualquier una parte del globo, sonar del fondo del mar y compartimentos estancos que podrían aislarse del puente.

Pese a parecer algo desequilibrado gracias a su impresionante altura, los cruceros modernos están diseñados y probados para ser capaces de caminar las olas aun en huracán condiciones.

Pese a todo lo mencionado, el Costa Concordia se perdió en condiciones distendidas en aguas poco profundas. El Titanic tardó 2 horas y 40 minutos desde el momento en que chocó contra el iceberg hasta el momento en que se deslizó bajo el helado Océano Atlántico. Pese a sus modernas técnicas de construcción y tecnología, el Costa Concordia se cayó en 2 horas. Solo las aguas poco profundas evitaron que se perdiese completamente bajo las olas.

9. El capitán desviado de la ruta oficial

A las 19:00 horas del 13 de enero de 2012, el Costa Concordia partió del puerto de Civitavecchia, cerca de Roma. Se encontraba haciendo un crucero de mucho lujo por el Mediterráneo planificado para perdurar siete días, con el próximo puerto de escala en el norte de Italia.

La ruta fue planeada por adelantado y trazada esmeradamente, y debería haber visto pasar el gran barco seguro por medio de aguas profundas entre la isla de Giglio y el conjunto de naciones italiano.

En lo que resultaría ser una resolución mortal, el capitán Francesco Schettino ordenó a su tripulación que trazara un nuevo rumbo. Tenía en mente efectuar lo que se conoce como andar por saludo, llevando el barco peligrosamente cerca de las costas pedregosas de la isla Giglio.

Se ha sugerido que el Capitán Schettino efectuó esta maniobra con el objetivo de impresionar a su apasionado, a quien había subido dentro sin billete.

No obstante, después se supo que estos nautas con saludos eran algo común y sancionado extraoficialmente por las líneas de cruceros, puesto que brindaban un espectáculo que impulsaba los negocios para los usuarios y quienes miraban desde tierra.

8. El barco chocó contra un afloramiento rocoso

El Costa Concordia había efectuado una candela por saludo bajo el mando del capitán Schettino en cuando menos una ocasión antes, pero en esta ocasión la resolución resultó ser catastrófica. Un fallo de navegación aproximó aún mucho más el Costa Concordia a Isla del Giglio de lo que se pretendía, y había poco margen de fallo.

A las 9:42 pm el Costa Concordia chocó con un afloramiento rocoso que abrió un colosal corte por medio de su casco de acero. El daño se había producido bajo la línea de flotación, lo que dejó que el agua anegó el barco.

El Costa Concordia había sido desarrollado para mantenerse a flote si se anegaban 2 de sus compartimentos estancos; con tres de estos compartimentos rotos y el agua de mar anegando la salón de máquinas, el Costa Concordia fue en arduos problemas.

Irónicamente, en el instante del encontronazo, entre los sitios de comidas del barco tocaba “My Heart Will Go On” de Celine Dion, el tema primordial de la película Titanic de 1997 de James Cameron.

7. La evacuación tardó mucho más de una hora en sonar

Absolutamente nadie sabía aún qué catastrófico era el daño, pero se realizó visible inmediatamente que algo andaba mal.

El sonido de la roca rasgando el metal había sido audible en toda la nave; en los sitios de comidas, las mesas, los vasos y las botellas se estrellaron contra el suelo y, instantes después, un corte de luz hundió el barco en la obscuridad. Poco tras esto, el barco empezó a agacharse mientras que tomaba agua.

Los requisitos legales establecen que los usuarios tienen que someterse a un simulacro de asamblea en las 24 horas siguientes al embarque. Esto aún no se había efectuado para los usuarios que se habían embarcado cerca de Roma poco mucho más de 2 horas antes.

Estas 696 personas no tenían iniciativa de dónde se suponía que se reunieran para sus botes salvavidas. No obstante, en el momento en que el capitán Schettino procuró valorar la gravedad de los daños, su tripulación aseguró a los usuarios que no había nada de qué preocuparse.

Ciertos usuarios se encargaron de ponerse los chalecos salvavidas y reunirse en las áreas de botes salvavidas. Se les señaló, supuestamente por orden del capitán, que regresaran a sus cabañas o áreas de lugar de comidas.

La guarda ribereña unicamente se enteró de que había un inconveniente en el momento en que los usuarios y sus familiares preocupados se comunicaron con ellos. En el momento en que solicitaron mucho más información al Costa Concordia a las 10:14 pm, les afirmaron que el barco había sufrido un corte de energía pero que no había ningún inconveniente grave.

Semeja que el capitán Schettino no deseó o no ha podido entender la enormidad de lo que había sucedido. Él no ordenó el evacuación del barco hasta las 10:55 pm, mucho más de una hora una vez que se hubiesen producido los daños.

6. El capitán Schettino aseveró haber subido a un bote salvavidas

Los catastrofes del Titanic y Costa Concordia están separados por un transcurso de prácticamente precisamente un siglo.

En la situacion del Titanic, capitán Edward John Smith contados entre las víctimas. Más allá de que tiene cuando menos alguna compromiso por el desastre, y se han planteado inquietudes sobre su efectividad después, semeja que no logró ningún esfuerzo por salvarse. Los cuentos de presentes presenciales lo sitúan en el puente en el momento en que el barco se deslizó bajo las olas.

El Capitán Smith prosiguió la tradición naval del capitán hundiéndose con su barco. Esto mantiene que el capitán es, en último término, responsable de la vida de todos dentro. Se estima que él o ella continúe en el barco hasta el momento en que todos los otros hayan sido salvados.

Esto no sucedió en la situacion del Costa Concordia capitán Francesco Schettino, quien se halló seguro dentro de un bote salvavidas aun mientras que proseguía la evacuación del crucero accidentado.

Después, el capitán Schettino logró la improbable afirmación de que había tropezado y caído en el bote salvavidas. Esto se contradijo por la aparición de imágenes de vídeo granuladas que parecían mostrarlo abandonando el Costa Concordia por su intención.

5. El capitán no ha podido regresar al barco.

En el caos de la evacuación, la guarda ribereña perdió contacto con el capitán Schettino. Se aceptó que todavía había de estar en el Costa Concordia perjudicado, tomando el control del esfuerzo de evacuación. Por ende, fue una sorpresa en el momento en que lo hallaron en un bote salvavidas apartándose del desastre.

Un oficial de la guarda ribereña llamado Gregorio De Falco explicó en sin términos dudosos precisamente lo que aguardaba que hiciese el capitán Schettino. Le ordenó regresar a su barco, subir la escalera de cuerda en su proa y también reportar sobre la situación y cuántas personas aún estaban aguardando el salve.

El capitán Schettino no se encontraba ansioso por cumplir. Se quejó de que se encontraba obscuro, que el barco se inclinaba y que había otros navíos bloqueando el sendero. No obstante, esto no había impedido que otros rescatistas, incluyendo el teniente de alcalde de la isla Giglio, abordaran el barco para asistir en la evacuación. Con lo que se conoce, el capitán no procuró regresar al Costa Concordia.

Más allá de que el capitán Schettino y su tripulación superior habían descuidado el barco, había cuando menos un oficial superior realizando todo lo que es posible para coordinar el ahínco de salve. No obstante, no fue entre los oficiales del Costa Concordia. Roberto Bosio era capitán de entre los navíos gemelos del Costa Concordia, el Sosiega, y había estado en el Costa Concordia de forma no oficial en el momento en que ocurrió el desastre.

Bosio entonces condenó las acciones de Schettino a causa del desastre como infames. Aun aseveró haber dado la primera orden de dejar el barco mientras que Schettino aún vacilaba.

4. Ciertos botes salvavidas no Lanzado

Los cruceros trabajan bajo estrictas reglas de seguridad. Entre los mucho más esenciales establece que todo barco debe zarpar con suficientes botes salvavidas para el 125% de la aptitud máxima del barco. El Costa Concordia no fue una salvedad y, hasta donde se conoce, cumplió totalmente con esta ley. Pese a esto, cientos y cientos de personas no lograron subir a los botes salvavidas.

El Costa Concordia se encontraba absorbiendo gigantes proporciones de agua, y en el momento en que al final se dio la orden de evacuar el barco, se encontraba inclinado de forma preocupante a estribor.

Más allá de que el capitán logró localizar el sendero hacia un bote salvavidas, varios de sus usuarios y tripulación no fueron tan agraciados. La botes salvavidas en el lado de babor no se ha podido publicar en el momento en que el Costa Concordia se inclinó alén de los 20 grados.

Varios de los usuarios encallados fueron llevados a un espacio seguro por helicópteros de la guarda ribereña, otros se vieron obligados a nadar hacia la orilla. En la mitad de la confusión, no todo el planeta había logrado hacerse con un chaleco salvavidas.

Una francesa llamada Nicole Servel y su marido, Francis, solo tenían uno entre ellos. Francis, que era un óptimo nadador, insistió en que su mujer se quitara el chaleco salvavidas antes de saltar del barco accidentado al agua.

Se las arregló para atravesar el agua hasta la isla Giglio, pero jamás volvió a conocer a su marido. Se contó entre aquéllos que perdieron la vida en el desastre.

3. El desastre costó mucho más de $ 2 mil millones y 32 personas perdieron la vida

El Capitán Schettino y múltiples integrantes de su tripulación entonces encararían cargos delincuentes por su participación en el desastre de Costa Concordia.

Su equipo de defensa aseveró que había eludido una catástrofe aún mayor. Arguyeron que si no hubiese tenido éxito en regentar el Costa Concordia hacia aguas poco profundas, donde llegó a reposar relativamente sumergida en el lecho marino, entonces el número de fallecidos habría sido considerablemente mayor.

La fiscalía argumentó que esto se debió a la fortuna mucho más que al juicio, y que las mareas y los vientos evitaron que la embarcación impotente se adentrara en aguas mucho más profundas en vez de una resolución especial tomada por el capitán.

Indudablemente, el buque se encontraba en una situación insuficiente. Mientras que una parte del barco continuaba fuera del agua, ella descansaba sobre un saliente rocoso solamente por un desnivel de cien metros. Si el Costa Concordia estuvo un tanto mucho más lejos del mar, se habría perdido completamente bajo las olas.

Más allá de que el desastre podría ser aún peor y la mayor parte de los usuarios llegaron a un espacio seguro, no todos fueron tan agraciados. Treinta y 2 personas perdieron la vida. Los buzos hallaron a múltiples de ellos atrapados en entre los elevadores del Costa Concordia. La remata victima no se recobró de los restos hasta noviembre de 2014.

2. Fue entre las operaciones de salvamento mucho más esenciales nunca emprendidas

El gran naufragio del Costa Concordia relativamente sumergido se cernió sobre la costa de la isla Giglio a lo largo de mucho más de un par de años. Recobrar la gran nave sería la misión de salvamento mucho más grande nunca emprendida en tiempos de paz, y quizás mucho más complicada que cualquier otra cosa que se haya intentado antes.

Un buque de 114.000 toneladas accidentado representa una esencial operación de salvamento bajo cualquier situación, pero la insuficiente situación del Costa Concordia magnificó de enorme manera las adversidades.

Los vientos intensos y las mareas, o aun un fallo en la operación de salvamento en sí, corrían el peligro de mover el Costa Concordia a aguas mucho más profundas. Si esto sucediese, podría haberse hundido completamente bajo las olas, lo que quizás la hubiese hecho irrealizable de volver como estaba.

Uno solución viable consistía en recortar el Costa Concordia en partes, todas las que podría eliminarse individualmente. Esto al final fue descartado debido al daño ambiental que ocasionaría.

Se edificaron gigantes interfaces de metal cerca del Costa Concordia, y en el mes de septiembre de 2013 fue enrollada en situación vertical. Entonces se extrajo agua de los restos y el barco estropeado al final fue remolcado en su último viaje para ser desmantelado en el puerto de Génova. El valor de la operación de salvamento unicamente se ha estimado en mucho más de $ 1 mil millones de dólares estadounidenses.

1. El capitán Schettino aseveró que lo habían transformado en chivo expiatorio

A causa del desastre, el capitán Schettino fue ridiculizado por la prensa, que lo apodó Capitán Cobarde y el hombre mucho más detestado de Italia.

El capitán fue acusado de homicidio involuntario, ocasionando un incidente marítimo y abandono del barco. Argumentó que, más allá de que no podía ser absuelto de toda culpa, se le había transformado en un chivo expiatorio de las fallas sistémicas de Costa Cruceros, los dueños de Costa Concordia.

Es posible que tuviese razón. Posiblemente jamás se sepa toda la realidad, en tanto que Costa Cruceros se las arregló para eludir el enjuiciamiento penal por pagando un miserable Multa de 1 millón de euros.

Los oficiales del Costa Concordia no tenían la opción de librarse de los inconvenientes. Múltiples fueron enjaulados por su participación en el desastre, exactamente la misma el operador de la línea de crisis Costa Cruceros por retardas en reportar el incidente a las autoridades.

En 2015, el capitán Schettino fue culpado a 16 años de prisión. No obstante, mientras que trabajaba en el desarrollo de apelaciones, no puso un pie en una celda hasta tan tarde como 2017, mucho más de cinco años tras el desastre.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *