Hechos fascinantes sobre la colonización de las Américas

A lo largo de su viaje de 1492 para hallar lo que él pensaba que sería una ruta marítima mucho más favorable a las Indias, el marinero genovés Cristóbal Colón sostuvo un períodico designado a ser útil como registro para los financistas de su viaje, Rey Fernando y Reina Isabel de España. Redacta que logró puerto en “los países mucho más fértiles, tibios, nivelados y bellos de todo el planeta”.

En este momento, evidentemente, entendemos que Colón no había llegado a las Indias. Sus “países” eran de todos modos continentes, donde los originarios americanos habitaban tierras que él pretendía reclamar para España. En esta lista, revisaremos la colonización de las Américas para saber por qué razón inspira tanta fascinación … y disputa.

10. El primer mapa que exhibe América debe su precisión a los franceses

Como se mentó en una lista previo, el cartógrafo alemán del siglo XVI Martin Waldseemuller fue el primer cartógrafo en integrar América (que entonces llamaríamos América del Sur) y el Océano Pacífico en un mapa. Merece el mérito único de generar el mapa. No obstante, los eruditos del pueblo francés de Saint Dié-des-Voges (generalmente llamado Saint Dié) merecer algo de crédito por su precisión.

En la primera década del siglo XVI, estos eruditos completaron un esfuerzo ambicioso. Recopilaron, registraron y compartieron toda la información geográfica y topográfica mucho más reciente que los navegadores de europa descubrieron a lo largo de sus viajes. El mapa de Waldeseemueller, que en este momento está colgado en la Biblioteca del Congreso de los USA de América, fue el mapa mucho más exacto producido como producto de este emprendimiento.

9. Cristóbal Colón “descubrió” América del Norte por incidente

Hablamos antes de de qué manera Cristóbal Colón sabía que la Tierra era redonda. Si bien llevaba razón sobre la manera de la Tierra, se encontraba equivocado sobre la circunferencia del globo. Apoyado en sus (incorrectas) medidas, Colón pensó que había descubierto una ruta comercial marítima favorable a Asia. En el momento en que aterrizó en América del Norte en 1492, pensaba que Haití era El país nipón y Cuba era China. En su producto de 2009 para Gaceta Smithsonian, “La confusión de Colón sobre el nuevo planeta”, Edward S. Morgan arguye que Colón se negó a opinar que había descubierto una exclusiva tierra, en contraste a una ruta a las Indias, por el hecho de que la realidad redujo su triunfo.

Colón se fundamentó en los cuentos de otros navegadores, tanto contemporáneos como viejos, en el momento en que se encontraba dejando claro su curso de navegación. La admisión de que no había llegado a las Indias asimismo podría interpretarse como una admisión de que Colón, un hombre autodidacta, ha podido haber interpretado incorrectamente los cuentos de esos navegadores. Más esencial aún, el rey Fernando y la reina Isabel de España se sintieron desilusionados de que Colón no trajese tanto oro como había sosprechado. Quizás no deseaba reducir aún mucho más su logro aceptando que no era el que inicialmente aguardaba poder.

8. Los navegadores españoles estaban apasionados ​​primordialmente en los elementos para España

Podría decirse que los conquistadores españoles mucho más populares son Hernán Cortés, que diezmó a la población azteca cerca de 1521, y Francisco Pizarro, que logró lo mismo con la población inca cerca de 1533. Aun si los españoles no supieron interpretarlos, los aztecas y los incas habían construcciones socioculturales complicadas. Los aztecas, que edificaron su imperio en el Valle de México, eran fieros guerreros y hábiles labradores. Desarrollaron una versión temprana de la hidroponía, un procedimiento de cultivo de plantas que usa resoluciones de nutrientes minerales en agua en vez de tierra. Su localidad capital, Tenochtitlán, se resaltó por su diseño de simple navegación y su próspero mercado. (Una vez que Cortés sitió la ciudad más importante de los aztecas, los españoles edificaron la Localidad de México sobre parte de sus ruinas.) Los incas, que vivieron en Perú, Bolivia y Ecuador, fueron consumados conquistadores y también increíbles arquitectos. Ellos construido su localidad capital, Cuzco, y en verdad su imperio, sin la utilización de ruedas, herramientas de hierro o trabajo animal.

No obstante, solo había un activo que interesaba a los conquistadores españoles: el oro. Cortés y Pizarro se adhirieron al sistema de opiniones que los historiadores describen concisamente como “oro, dios y gloria. ” Los conquistadores pensaban que Dios los había ordenado para reclamar el oro de los originarios para la corona de españa, y cualquier gloria personal que lograran como producto de realizar la obra de Dios se ganaba con justicia. Los conquistadores podrían interpretar las situaciones del avance geográfico, sociopolítico y social y cultural de la España del siglo XVI como un acompañamiento a su cosmovisión. España se encara al Océano Atlántico y al norte de África, lo que la transforma en una localización perfecto para viajes marítimos. Ya que muchas de las comunidades de la España medieval eran comunidades de pescadores, varios españoles eran marineros expertos, y España tenía navíos y herramientas de navegación que probablemente eran las mejores de Europa.

En el momento en que Colón se halló por vez primera con las ciudades nativas de América del Norte mientras que emprendía una expedición sustentada económicamente por España, los conquistadores españoles que viajaron a América del Sur estaban poderosamente motivados para “civilizar” a los originarios que hallaban obligándolos a transformarse al cristianismo. Los historiadores contemporáneos tienen la posibilidad de discutir si es viable empatizar con las acciones de los españoles, aun mientras que se niegan a condonarlas. No obstante, las acciones de los conquistadores son entendibles en el momento en que se contextualizan en las ideologías socioculturales del siglo XVI, aun si esas acciones no se tienen la posibilidad de perdonar de manera fácil.

7. Los colonos franceses comerciaron con originarios americanos en matrimonio ​​y comerciaron con ellos

En contraste a los ingleses y españoles, los franceses estaban mucho más apasionados ​​en comerciar con los originarios americanos que en colonizarlos. Desde mediados del siglo XVI, los mercaderes de pieles franceses modificar puestos comerciales cerca del río San Lorenzo y el río Saguenay, donde intercambiaban recursos con tribus nativas americanas que vivían en lo que el día de hoy es Canadá. (Antes de ofrecer bastante crédito a los franceses por respaldar la autonomía social y cultural y social y política de los no de europa, debemos indicar que Francia estableció un imperio colonial englobando África, Asia y el Medio Oriente desde el siglo XVIII).

Ya que se fundamentó en pactos comerciales mutuos, la asociación entre los franceses y los originarios americanos en ocasiones podría ser ventajosa para las dos partes. A pesar de que los británicos triunfaron el Guerra de los Siete Años (1756-1763), una guerra librada por el hecho de que los británicos y los franceses disputaron la propiedad de la Valle del río Ohio, la mayor parte de las tribus nativas americanas cuyos integrantes no escogieron mantenerse neutrales luchó por los franceses. Las coaliciones entre los franceses y los originarios americanos no se limitaron a tiempos de guerra. Los originarios americanos eran mucho más propensos casarse con los franceses que con algún otro europeo. Como apunta Ann McGrath, maestra de historia en la Facultad Nacional de Australia, en su producto de 2016 “Making Love – And Nations”, los matrimonios mixtos dejan intercambios interculturales que tienen la posibilidad de hacer respeto mutuo entre naciones. No obstante, en la situacion de los mercaderes franceses y las tribus nativas americanas, los matrimonios mixtos asimismo desgastado la aptitud de los originarios americanos para proteger la independencia social y cultural y social y política de los de europa.

6. Los ingleses consideraban que América del Norte era el primordial territorio de establecimiento

En contraste a los conquistadores españoles, que estaban apasionados ​​primordialmente en saquear el Nuevo Planeta en pos de oro, los ingleses viajaron a América del Norte para establecerse. Familias enteras navegaron hacia el Nuevo Planeta. En ocasiones, procuraron huír de la persecución religiosa, como fue la situacion de los peregrinos que desembarcó en Plymouth Rock, Massachusetts en 1620. En ocasiones, crearon un establecimiento designado a enriquecer Inglaterra a través del comercio. El primer establecimiento estadounidense predeterminado con el acompañamiento del monarca inglés, Jamestown, Virginia (nombrado para Rey James I) fue encontrado por la Compañía de Virginia en 1606. La compañía estableció un próspero comercio de tabaco en Jamestown, pero las relaciones entre los ingleses y las tribus nativas americanas cuyas vidas interrumpían la necesidad cada vez mayor de recursos, tierras y mano de obra de los colonos no prosperaron del mismo modo bien. Por servirnos de un ejemplo, en 1675, la en un inicio espléndida tribu Wampanoag, indignada por la inexorable invasión de los peregrinos en el territorio originario americano, inició Guerra del Rey Felipe. 5.000 pobladores de Novedosa Inglaterra fallecieron en esa guerra, incluyendo las bajas tanto de ingleses como de originarios americanos.

Podría decirse que los colonos de Jamestown fueron mucho más deliberados en su movimiento de la tribu Powhatan. Tras todo, los colonos ingleses de Jamestown habían venido a Virginia para reclamar tierras, cultivar tabaco y favorecerse del comercio de ese tabaco. En 1622, el acuerdo de paz se solidificó con la conversión cristiana y (posterior al secuestro) de Powhatan Pocahontas en 1614. matrimonio para el plantador de tabaco inglés, John Rolfe, por el momento no se realizó cumplir. Ese año, el jefe de Powhatan, Opechancanough, reguló de manera exitosa un ataque de Powhatan en Jamestown. El Powhatan mató precisamente a 400 colonos de Jamestown. Los ingleses han tomado represalias y los colonos ingleses y la tribu Powhatan combatieron ocasionalmente hasta 1632. En 1644, Opechancanough planeó otro ataque, pero no tuvo exactamente el mismo éxito. En 1646, fue tomado y tiroteado por la espalda por un guarda de Jamestown que actuaba en oposición a las órdenes de su superior. Tras la desaparición de Opechancanough, su sustituto firmó tratados con el gobernador de Jamestown que ciertamente transformó a los Powhatan en súbditos ingleses.

5. Los originarios americanos fueron llamados “indios” por el hecho de que Colón se perdió

Los marineros de europa del siglo XV usaron el término “las Indias Orientales” para referirse colectivamente a China, El país nipón y también India. Colón murió pensando que había aterrizado no en un conjunto de naciones nuevo para los de europa, sino más bien en las Indias. Consecuentemente, se refirió a las tribus nativas que vivían allí como “indios”, la palabra que emplean los españoles para referirse a los originarios de la India. (La utilización contemporáneo de la oración “indio americano” para referirse a los originarios americanos asimismo deshumaniza Americanos de India [as in, from India] descendencia.)

Si los originarios americanos contemporáneos piensan el término “indio” denigrante, hay que en parte a que, con una palabra errónea, Colón borró las distintas etnias de las distintas tribus que halló en América del Norte. El eliminado simbólico de Colón de las identidades de los originarios americanos se volvió así conforme mucho más colonos de europa invadían los territorios tribales. Además de esto, cualquier marcador de identidad empleado por Colón transporta la connotación de su supremacía eurocéntrica. Colón escribió de El Arawak, la tribu que mucho más admiraba, “Serían buenos sirvientes […W]Con cincuenta hombres podríamos subyugarlos y lograr que hagan lo que deseamos “.

4. Bartolomé de las Viviendas no pensaba que los originarios sudamericanos fuesen tan capaces para la esclavitud como los africanos

El historiador y misionero dominicano, fray Bartolomé de las Viviendas, se encuentra dentro de las escasas figuras colonialistas cuya cosmovisión probablemente sea familiar para los estadounidenses contemporáneos en los dos continentes. Desde 1515 hasta su muerte en 1566, las Viviendas pedido el gobierno español, pidiendo al monarca que no permita que los conquistadores esclavicen y maten a los originarios americanos. Las Viviendas fue un escritor prolífico. Causó historias, tratados religiosos y tratados humanitarios sobre el trato a los originarios. En uno de sus ensayos, “Corto relato de la destrucción de las Indias”, las Viviendas dicho los españoles “desmembran, matan, perturban, inquietan, torturan y destrozan a los indios con todo tipo de crueldad”, y rogaban a su rey que demandara que fuesen tratados con humanidad.

En sus primeros escritos, Las Viviendas argumentó que los africanos serían esclavos mucho más idóneas que los originarios americanos. Como la mayor parte de los de europa, pensaba que los africanos estaban naturalmente hechos para el trabajo físico duro. La promesa de vida media de un africano esclavizado fue mucho más largo que la de un originario americano esclavizado. En contraste a los originarios americanos, los africanos habían estado expuestos antes a anomalías de la salud de europa, como la malaria y la viruela. Varios de europa aseguraron que la inmunidad de los africanos probaba que Dios los había desarrollado para la esclavitud. Las Viviendas, no obstante, no prosiguió siendo uno de esos de europa. Por último, logró campaña por la abolición de la esclavitud. Si bien su campaña no tuvo éxito, ganó a los esclavos originarios americanos el derecho a arbitrar sus discusiones utilizando sus leyes y prácticas.

3. Las Américas fueron nombradas por un alemán y un alsaciano

Como se apuntó previamente, Martin Waldseemuller fue la primera persona en redactar el nombre “América” ​​en un mapa. El mapa se incluyó en un libro de 1507, Introducción a la cosmografía con algunos principios de geometría y astronomía precisos para esta materia. Además de esto, los 4 viajes de Amerigo Vespucci, un título que la mayor parte de los eruditos acortan a Introducción a la cosmografía. El libro no incluye el nombre de un creador.

No obstante, el creador mucho más posible es Matthias Ringmann, un erudito y poeta alsaciano que había cooperado antes con Waldseemuller para generar un mapa de todo el mundo como lo comprendía el pensador heleno Ptolomeo. Como deja claro el título íntegro del libro, tiene dentro 4 cartas en teoría escritas por el mercader florentino Amerigo Vespucci, de las que los eruditos contemporáneos piensan que solo una es genuina. En la carta genuina, Vespucci afirma que pasó por una “novedosa tierra”, un término que los navegadores del siglo XVI utilizaban generalmente para referirse a sitios sin nombre por los que no habían pasado antes. Vespucci afirma en su carta que pasó por un espacio nuevo, pero jamás asegura de manera directa que la tierra no es una parte de Asia. Ringmann y Waldseemuller (probablemente eminentemente Ringmann) nombraron lo que en este momento es América del Sur, “América”, en honor a Vespucci, pero son ellos quienes meritan crédito por percatarse de que era un conjunto de naciones totalmente nuevo.

Si bien puede ser bien difícil imaginar los 2 continentes occidentales con otro nombre, “América” no era universalmente habitual. En 1538, el cartógrafo Gerardus Mercator publicó un mapa en el que nombraba tanto el conjunto de naciones norte como el sur; es Mercator quien dio a los continentes sus nombres contemporáneos, América del Norte y del Sur. A los españoles, por su lado, no les importaba en lo más mínimo el nombre “América”. Pensando que Vespucci trataba de usurpar una gloria que legítimamente pertenecía a Cristóbal Colón, cuyo hallazgo había sido respaldado por los monarcas españoles, al denominar la tierra con su nombre, los españoles se negaron a poner “América” ​​en sus mapas hasta 2 siglos una vez que Ringmann y Waldseemuller publicaran. su libro de 1507. En verdad, Vespucci jamás fue siendo consciente del honor. El libro no llegó a la Península Ibérica hasta tras su muerte en 1512.

2. La utilización del término “estadounidense” es contencioso

La gente que viven en los USA, entre los tres países de América del Norte, se los conoce como a sí mismos “estadounidenses”. Técnicamente, el término podría referirse con precisión a cualquier persona que radique en América del Norte o del Sur, como lo logró en el siglo XVI. En el contexto de la historia estadounidense, “estadounidense” se proviene de “Británico Americano, ”Un término empleado para distinguir a los británicos que viven en Inglaterra de los colonos británicos.

La distinción se volvió sin importancia tras la guerra revolucionaria acabó en 1783, pues las colonias se apartaron de Inglaterra, pero “americano” continuó en el léxico. En su producto de 2013 para El Atlántico, “¿Qué es lo que significa verdaderamente ‘estadounidense’?” Karina Martínez-Carter afirma que ciertos latinos y sudamericanos perciben el monopolio estadounidense sobre el término como una extensión simbólica del colonialismo estadounidense.

1. Los de europa trajeron a los originarios americanos a Europa para mostrarlos como curiosidades

Una estudiosa llamada Nancy Egan estimados 25.000 originarios americanos fueron llevados a ferias mundiales estadounidenses y de europa entre 1880 y 1930. En 1891, los integrantes de las tribus Creek juntaron mucho más de 100 firmas para pedir al gobierno de los USA que dejara exhibiciones dirigidas por originarios americanos. La solicitud fue rechazada. En cambio, las exhibiciones eurocéntricas enseñaron el “salvajismo” de los originarios americanos o los efectos “civilizadores” del imperialismo europeo o estadounidense.

En su 1992 parte de arte de performance, Pareja en una jaula: 2 amerindios extraños visitan el oeste, Los artistas de performance Coco Fusco y Guillermo Gómez Peña interpretaron a 2 originarios americanos puestos en una exhibición. Si bien la parte tenía la intención de ser una sátira, el público, que pensaba que Fusco y Peña eran integrantes auténticos de una tribu ignota, participaron de manera voluntaria en la humillación de los presuntos amerindios.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *