Hechos fascinantes sobre la luna Europa de Júpiter

Europa se encuentra dentro de las 4 lunas galileanas de Júpiter, aparte de Io, Ganímedes y Calisto. Asimismo pertence a las lunas de las que mucho más se charla, en tanto que ha aparecido en múltiples sucesos durante los años por sus atrayentes peculiaridades, descubiertas por medio de la observación desde múltiples naves exclusivas.

En Europa se descubrió un ingrediente esencial de la sal de mesa, tal como la oportunidad real de que la vida logre subsistir allí; ciertos aun comentan que hay mucho más opciones de que esté vida en Europa que en Marte. Desde el tamaño y la localización de la luna, hasta quién la descubrió verdaderamente, echemos una ojeada a ciertos datos bien interesantes que quizás no sepas sobre Europa.

9. Edad, localización y tamaño

Europa tiene precisamente 4.500 millones de años, precisamente exactamente la misma edad que el mundo que orbita, Júpiter. Es la mucho más pequeña de las lunas galileanas con un diámetro de 1.900 millas. En comparación, Europa es mucho más pequeña que la luna de la Tierra, pero mucho más grande que Plutón.

En lo que se refiere a su localización en nuestro Sistema Del sol, la distancia promedio de Europa al sol es de en torno a 485 millones de millas. Ya que es la segunda mucho más interna de las lunas de Júpiter, orbita a una distancia de 414,000 millas. Para entender mejor la distancia de Europa a Júpiter, la luna de la Tierra tiene una distancia promedio de prácticamente 239,000 millas de nosotros. Y de la misma nuestra luna, Europa asimismo tiene un solo lado que mira de forma continua a Júpiter. Además de esto, Europa tarda tres días y medio terrestres en llenar una órbita completa en torno a Júpiter.

8. Galileo descubrió Europa en 1610

El 8 de enero de 1610, Galileo Galilei descubrió Europa. Por esa razón la luna, adjuntado con las otras tres, se nombran lunas galileanas. El popular astrónomo italiano usó un telescopio (que asimismo diseñó) para estudiar las “tres estrellas fijas, completamente invisibles por su pequeñez”.

Se percató de que las “estrellas” habían cambiado de situación y una de ellas había desaparecido completamente, puesto que estaba tras Júpiter. Solamente unos días después, se percató de que no eran estrellas, sino más bien lunas que estaban orbitando el mundo gaseoso enorme. Poco tiempo después, descubrió la cuarta de las lunas galileanas.

De las 79 lunas de Júpiter, las 4 lunas galileanas son las mucho más enormes. En verdad, Io, Europa, Ganímedes y Calisto son ciertas lunas mucho más enormes de nuestro sistema del sol, ocupando el cuarto, sexto, primer y tercer rincón, respectivamente. La luna de la Tierra ocupa el quinto rincón.

7. Orígenes del nombre de Europa

Según la mitología griega, Europa era una mujer noble fenicia y también hija del rey de Tiro. Acabó raptada por Zeus quien, para procurar cautivarla, se convirtió en un toro blanco inmaculado. Tras haber adornado al toro con flores, se subió a su lomo y se dirigieron a la isla de Creta. Zeus se convirtió de nuevo en sí cuando llegaron a Creta y atrajo a Europa. Se transformó en la reina de Creta y ella y Zeus tuvieron varios hijos juntos.

Fue el astrónomo alemán Simon Marius quien ha propuesto por vez primera que las lunas llevaran el nombre de los fanáticos de Zeus. Marius aseveró que descubrió las lunas antes de Galileo, si bien jamás se probó que fuera cierto. Galileo, por otra parte, llamó a las lunas planetas mediceanos en honor a la familia Medici. Las lunas han recibido de manera oficial sus nombres en el siglo XIX.

6. Ámbito increíblemente frío

Europa está llevada a cabo de roca de silicato con un núcleo de hierro y un mantón rocoso, bastante afín a la Tierra. Asimismo como la Tierra, se estima que Europa tiene placas tectónicas. O sea bastante asombroso, en tanto que previamente se creía que la Tierra era el único cuerpo planetario de nuestro sistema del sol que tenía una corteza activa, lo que los científicos comentan que es esencial en la evolución de la vida. Por otra parte, en contraste a la Tierra, se estima que el interior rocoso de Europa tiene agua líquida y / o hielo a su alrededor que podría tener entre 50 y 105 millas de espesor.

Europa tiene una corteza helada grosísima que crea una reflectividad de luz de 0,64, lo que la transforma en entre las superficies lunares mucho más reflectantes de todo nuestro sistema del sol. Y hace bastante frío, por decir lo menos, puesto que la temperatura en el ecuador de la luna no sobrepasa los -260 grados Fahrenheit. Es aun mucho más frío en los polos de la luna, puesto que las temperaturas no sobrepasan los -370 grados Fahrenheit.

5. Varios satélites han estudiado Europa

Basto naves exclusivas han volado por Europa para estudiar la impresionante luna. Las naves exclusivas que realizaron estudios en un corto plazo sobre la luna son la Pioneer 10 (pasó volando en 1973), la Pioneer 11 (pasó volando en 1974), la Voyager 1 (pasó volando en 1979) y la Voyager 2 (asimismo pasó volando en 1979). . La Voyager 2 descubrió rayas cobrizos, lo que señala que había fisuras en la área de la luna.

La nave espacial Galileo hizo una misión en un largo plazo de Júpiter y sus lunas de 1995 a 2003, realizando el hallazgo mucho más popular y mucho más grande en la narración de la luna de un potencial océano subterráneo bajo su corteza helada.

La NASA y la Agencia Espacial Europea planean regresar a estudiar Europa, tal como otras lunas, en la década de 2020. El Europa Clipper está planificado para efectuar entre 40 y 45 sobrevuelos de Europa en la década de 2020 para conseguir prueba de las columnas de agua que se detectaron previamente. Asimismo se estima que el JUpiter ICy moons Explorer (o JUICE) abandone la Tierra en algún instante de la década de 2020 (señalan por año 2022) y viaje a Europa para buscar moléculas orgánicas que logren señalar vida, tal como saber qué tan abultado es el la corteza es. Se estima que esa misión dure por lo menos tres años.

4. Escenarios de radiación increíblemente altos

Hay bastante radiación en Europa para matar a un humano en un solo día. Con el hallazgo de las columnas de agua, los científicos desean reunir mucho más prueba, pero es posible que no sea tan simple. Los altos escenarios de radiación que vienen de la magnetosfera de Júpiter podrían eliminar cualquier cosa que llegue a la área de Europa.

Tom Nordheim, que pertenece a un equipo del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en California, ha dicho: “En el momento en que analizamos materiales que han surgido del subsuelo, ¿qué nos encontramos viendo? ¿Esto nos comunica qué hay en el océano, o es esto lo que sucedió con los materiales después de ser irradiados? “

Posiblemente el módulo de aterrizaje deba excavar o perforar la corteza helada para conseguir una exhibe mejor y no radiada. Y en dependencia de dónde se hallen en la luna, las profundidades de perforación difieren. Por servirnos de un ejemplo, los escenarios de radiación mucho más altos están en el ecuador, con lo que si el módulo de aterrizaje escoge excavar una exhibe allí, debería perforar entre 4 y 8 pulgadas. Si horada en una región de menor radiación, como los polos de Europa, solo debería perforar 0.4 pulgadas para conseguir una exhibe novedosa. No obstante, esto asimismo expone una enorme preocupación para las naves exclusivas, en tanto que tienen la posibilidad de ser demolidas por la radiación extrema si se aproximan bastante a la luna.

3. Compuesto de sal de mesa descubierto en Europa

Al emplear el análisis fantasmal de luz aparente, los científicos descubrieron cloruro de sodio en la área de Europa. La sal de mesa está compuesta prácticamente en su integridad por cloruro de sodio y es el ingrediente primordial de la sal marina. Esto recomienda que el océano subterráneo de Europa puede ser afín a los océanos que están aquí en la Tierra.

Más allá de que se creyó por vez primera que el compuesto descubierto en la área de Europa era sulfato de magnesio, los datos de alta resolución fantasmal mostraron que no podía ser de este modo, en tanto que la mayor parte de las sales de sulfato tenían algunas absorciones que deberían haberse visto, pero las peculiaridades no eran visto.

Ya que el cloruro de sodio es imposible advertir en un fantasma infrarrojo, los científicos hicieron pruebas en sales oceánicas de la Tierra que se introdujeron en exactamente las mismas condiciones afines a las de Europa y se dieron cuenta que el compuesto se volvió amarillo, exactamente el mismo color que se observó en el fantasma aparente. . “El cloruro de sodio es un tanto como tinta invisible en la área de Europa. Antes de la irradiación es imposible entender si está ahí, pero tras la irradiación, el color brinca a la visión ”, explicó el científico Kevin Hand. Esto podría representar que el fondo del océano de la luna probablemente sea hidrotermalmente activo.

2. Océano subsuperficial

A fines de la década de 1970 y principios de la de 1980, las naves exclusivas Voyager 1 y 2 han tomado fotografías de Europa que daban a conocer datos significativos y bien interesantes. Su área era mucho más refulgente que la de nuestra luna. Había múltiples bandas y crestas en la área, y no había varios cráteres, montañas o barrancos altos. Con todo, tenía una área muy lisa en comparación con otras lunas heladas de nuestro sistema del sol.

Las imágenes mostraron material helado obscuro que venía mediante las fisuras abiertas en la área, lo que señala que había habido actividad en algún instante. Ya que la luna tiene 4.500 millones de años, debería tener toneladas de cráteres de encontronazo en su área, pero, increíblemente, solo unos pocos fueron detectados por las naves exclusivas. Esto recomienda que algo había eliminado los cráteres y que quizás había una cubierta de agua líquida o aun hielo mucho más ardiente entre la corteza y el interior mucho más profundo de la luna. Mencionado lo anterior, en este momento se estima que la área de la luna tiene solo entre 20 y 180 millones de años.

El interior de Europa aún puede ser caluroso aun hasta hoy, lo que recomienda una océano subsuperficial de agua salobre. Múltiples equipos de investigación distintas apreciaron probables columnas de agua que salían a chorros a la área de la zona del polo sur de la luna, lo que recomienda que realmente bien podría haber agua líquida bajo la área helada de Europa.

En verdad, la NASA descubrió que Europa tiene tres patentizas que apoyan poderosamente un océano subterráneo. Según estudios con magnetómetros completados por la nave espacial Galileo, un campo imantado inducido cerca de la área de la luna señala que hay una enorme masa de agua salobre a una hondura de 20 millas o menos. Seguidamente, las crestas, las bandas, las fracturas y las construcciones de encontronazo de múltiples anillos en la luna señalan que hay algo móvil inteligente bajo la área. Y por último, las fracturas y crestas de Europa son afines a las placas tectónicas que están en la Tierra, lo que recomienda que algo móvil inteligente está dando permiso que la corteza se mueva.

1. Probablemente halla vida en Europa

Dado que hay una oportunidad muy real de que logre haber un océano subsuperficial bajo la área, los científicos han clasificado a Europa como de las mejores áreas en nuestro sistema del sol para probablemente tener vida. Para tener vida, es requisito que haya tres componentes esenciales: agua líquida, elementos químicos y una fuente de energía; se estima que las tres cosas están presentes en Europa.

Se estima que hay un océano subsuperficial de hasta 100 km (o 62 millas) de hondura en Europa, que tiene dentro iones disueltos (particularmente magnesio, sodio, potasio y cloro) que varios organismos precisan para subsistir.

El hielo y otros materiales que están en la área de Europa, mezclados con la radiación de Júpiter, tienen la posibilidad de hacer elementos básicos para la vida, como oxígeno, peróxido de hidrógeno, dióxido de azufre y dióxido de carbono.

Ya que la atracción gravitacional de en el momento en que orbita en torno a Júpiter provoca que la luna tenga fuerzas mucho más fuertes y mucho más enclenques, crea fricción en la luna que resulta en un calentamiento. El incremento y la disminución de las fuerzas gravitacionales que hacen que el interior de la luna se ardiente podría ser la razón por la cual el océano subsuperficial continúa en formato líquido. Y ya que se han encontrado organismos en los lagos subglaciales de la Antártida, hay una oportunidad real de que asimismo logren subsistir en Europa.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *