Hechos fascinantes sobre los guerreros amazónicos

Todos entendemos que se piensa que las Amazonas son una vieja raza de mujeres guerreras. La mayor parte de nosotros sabemos de su conexión con la mitología griega, pero no contamos una imagen mental considerablemente más descriptiva. No poseemos iniciativa de dónde se suponía que habían de estar, por poner un ejemplo. No conocemos sus peleas, hazañas ni nada parecido. Precisamente no hay semejante a Hércules o al Rey Leónidas entre las Amazonas en la conciencia cultural. (Y la mayoría de de qué manera los observamos se apoya en Wonder Woman, ¿verdad?)

Resulta que más allá de que los historiadores y arqueólogos tienen mucha prueba a su predisposición, tampoco tienen un retrato muy concluyente. Aún de esta forma, se tienen la posibilidad de hallar puntos significativos de este popular conjunto de mujeres guerreras. Echemos una ojeada a ellos y sus representaciones durante la historia.

10. Su inspiración en la vida real

A fines del siglo XX, se creía que los guerreros amazónicos no eran mucho más reales que la Hidra o Poseidón. Aun los historiadores helenos viejos serios se piensan poco fiables, como Herodoto, asimismo popular como el “padre de patrañas. ” Los arqueólogos debieron buscar bastante lejos de Grecia en pos de prueba fiable de algo similar a las Amazonas.

En 2014, el Neoyorquino notificó sobre los descubrimientos de una sucesión de excavaciones que se hicieron en Europa del Este entre los Balcanes y las montañas del Cáucaso cerca del Mar Negro. En este territorio, precisamente el 37 por ciento de las tumbas eran de mujeres que tenían pruebas forenses sólidas de que llevaban un modo de vida militar. Esta prueba incluyó piernas arqueadas de una vida de extenuantes equitación y ser sepultados con sus armas. Las comunidades de la región incluían a los escitas, que igualaron a las mujeres guerreras desenterradas en pasar una gran parte de sus vidas a caballo.

9. Fachada

Hay guerreros amazónicos representados en urnas y mosaicos por toda Grecia. Fueron representados regularmente con aspectos claramente helenos y con su atuendo clásico. Naturalmente, esto no fue muy exacto para un conjunto de nómadas del otro lado del Mar Negro de Grecia, a pesar de que los descriptores precisos son pocos.

En vez de utilizar túnicas y vestidos helenos, se especula que las guerreras amazonas fueron ciertas primeras personas en la Tierra en utilizar pantalones, que eran bastante menos propensos a estorbar mientras que montaban a caballo. El análisis de sus restos exhibe que, en promedio, cinco pies, seis pulgadas prominente. Eso fue altísimo para las mujeres a lo largo del período temporal, aun si no suena como las alturas que el descriptor “Amazonas” evoca estos días.

8. La conexión Hun

Ya que no hay una sociedad famosa hoy día que afirme ser descendiente de las Amazonas, existe el interrogante ineludible de qué terminó con los guerreros amazónicos o qué cultura los absorbió. La contestación semeja ser doble.

Primero, la civilización escita por norma general evolucionó a la sociedad sauromatiana, y de allí a la sármata. Se ha estimado precisamente que este desarrollo sucedió entre el 600 a. C. y el 400 a. C. La primordial diferencia aparentemente los sármatas estaban mucho más inclinados al comercio que a las incursiones. Aun habían hecho un comercio notable con nuestro Imperio De roma. Esta evolución parcialmente pacífica de los sármatas fue anulada alrededor 370 d.C. en el momento en que fueron conquistados por una civilización considerablemente más familiar: los hunos. Los entusiastas de los guerreros amazónicos tienen la posibilidad de cuando menos consolarse con visto que fue preciso entre los imperios mucho más poderosos de todo el mundo viejo para derrotarlos.

7. Representaciones menos que halagadoras en el mito heleno

Más allá de que la mitología y la historia griegas están repletas de representaciones de las amazonas como venerables luchadoras de élite, había algo muy congruente en los mitos sobre ellas: siempre y en todo momento perdían. Da igual qué noble o qué capaz sea, un viejo escritor heleno sencillamente no podía imaginar una guerra que terminara con las Amazonas en la cima.

Primeramente, nuestro Hércules debió proceder a llevarse un cinturón, un obsequio del dios de la guerra Labres, de la reina amazona. Hipólita. Lo ganó pues ella se lo dejó o por la fuerza de las armas. A esto le prosiguió el rey ateniense Teseo que raptó a la amazona Antíope, y en el momento en que las Amazonas mandaron un ejército para recobrarla, Teseo las derrotó en la guerra por la pérdida de la vida de Antíope. Entonces vino el héroe heleno Bellorophon, que fue a batallar de forma exitosa contra las Amazonas inmediatamente después de haber derrotado a un monstruo llamado Quimera. Por último, hubo Reina Penthesila, un guerrero tan excelente que Heroduto le atribuyó el mérito de haber inventado el hacha de guerra. Lamentablemente para ella, escogió proceder a la guerra contra los helenos a lo largo de su histórica guerra con Troya y fue asesinada por el popular insuperable Aquiles, y sus ojos se le sacaron de la cabeza por su inconveniente. Por buenísimos que los narradores helenos insistieran en que eran los guerreros amazónicos, hay que preguntarse si esos escritores verdaderamente lo creyeron.

6. Semejante chino

Los viejos helenos no tenían el monopolio de las cuentas de las amazonas. El semejante chino fue el Xiongnuy duraron precisamente desde el 300 a. C. hasta el 100 d. C. Los cuentos viejos coinciden en que eran eminentemente guerreros montados y, como semejantes, vivían estilos de vida nómadas. Asimismo comentan que las guerreras preferían el tiro con arco al combate cuerpo a cuerpo. Sabiendo de qué forma ese procedimiento dejó después a los mongoles forjarse el imperio mucho más grande de todo el mundo, fue un enfoque bastante sólido.

Las excavaciones de los cementerios de Xiongnu mostraron bastante sobre sus complementos. Las guerreras utilizaban joyas que incluían turquesa, jade e inclusive carbón pulimentado. Tenían una manera curiosa de coordinación de la tendencia donde los guerreros masculinos utilizaban hebillas de cinturón de hierro al paso que las mujeres utilizaban hebillas de bronce o carbón. Las hebillas, que podían tener hasta un pie de ancho, estaban decoradas con una sucesión de grabados de animales que incluían yaks y dragones.

5. El hallazgo iraní

los imperio Persa luchó contra los escitas como lo hicieron los helenos, pero tenían otro enemigo cuyas filas incluían mujeres guerreras. Fueron llamados Saka, y estaban en el lado contrario de su imperio de Grecia. Se estima que varios de los mitos helenos de las amazonas fueron influidos por los de los persas. Historias, como “Romance mediano”, charlan de la reina guerrera Zarina y se remontan a 625 a. C.. Diríase que Ciro el Grande, el emperador que transformó a Persia de una compilación de tribus en el (entonces) imperio mucho más poderoso de todo el mundo, libró una guerra contra la reina Tomyris.

La prueba de mujeres guerreras viejas brotó en el Van a ir moderno en 2004. A lo largo de las excavaciones de 109 esqueletos, Alizera Nobari halló uno que había sido sepultado con su espada, y se le hicieron pruebas de ADN para corroborar que el cadáver de todos modos era el de una mujer. Se planificaron pruebas para los otros cuerpos, pero como ahora había una mujer guerrera confirmada en su poder, se decidió que verdaderamente no era preciso efectuar ninguna otra.

4. Nombre de origen

Entonces, estimando que los guerreros amazónicos se inspiraron en tribus llamadas escitas y saka, al tiempo que no existía un espacio viejo en las cercanías llamado Amazonas, ¿de dónde vino el nombre Amazonas? En el transcurso de un tiempo, la teoría predominante fue presentada por Hellanikos, el historiador del siglo IV a. C. de la isla de Lesbos. En teoría se proviene de “Maston”, la palabra griega para “pecho”. La “A” se puso al comienzo pues las guerreras amazonas eran conocidas por cortarse uno de sus senos para prosperar su tiro con arco. Esto fué descartado pues sería absurdo que los auténticos guerreros escitas amputaran unas partes de su anatomía, en tanto que el peligro de infección habría sido increíblemente prominente para un viejo nómada.

Instructor Juan Caloruso de la Facultad McMaster tiene una teoría totalmente diferente. Apunta que los escitas tenían una tribu vecina en las montañas del Cáucaso llamada los circasianos. Los circasianos tenían una figura histórica llamada Lady Nart Sana y su título era “Madre del bosque”, que en su lengua se pronunciaba “A-maz-ahn”. Semeja improbable que sea únicamente una coincidencia.

3. El fallo de reconstrucción facial

En 2015, daba la sensación de que la multitud moderna podría tener nuestra primera mirada genuina al rostro de una vieja guerrera amazona. Entre las Montañas de Altai, una cordillera que se prolonga por Siberia, China y Mongolia, los restos de una tribu llamada Pazyryk eran estudiados por ser otra inspiración potencial para la historia de historia legendaria del guerrero amazónico. Un taxidermista suizo llamado Marcel Nyfenegger tomó los restos de un cuerpo que había sido sepultado con escudos, puntas de flecha, cabezas de hacha y joyas de concha de cauri (el indicio de que el cuerpo había sido femenino) y le dio a su cráneo una reconstrucción facial.

Nyfenegger supuestamente había elegido el cráneo equivocado para trabajar, o su técnica precisaba una reconsideración seria. Una prueba de ADN descubrió que la presunta mujer guerrera era de todos modos hombre. Hasta hoy, no hubo reportes de absolutamente nadie que haya intentado realizar reconstrucciones faciales con restos de guerreros viejos que hayan sido comprobados como mujeres.

2. Cannabis

En el momento en que la mayor parte de la multitud piensa a un alarmante guerrero viejo, probablemente entre las últimas cosas que imaginaría que gozaba la persona de hace un buen tiempo es una disparidad. Aún de esta forma, era entre los pasatiempos que Herodutus insistió en que los guerreros amazónicos se entregasen, con tiendas particulares que se utilizaban para este propósito. De todos modos, este fue el primer empleo registrado de cannabis para intoxicarse en la historia. seguramente a sus compañeros les hubiese semejante un procedimiento peculiar para intoxicarse, en tanto que los helenos en ese instante empleaban primordialmente plantas de cannabis para tratar malestar estomacal.

En un caso así, Herodoto tiene un estable acompañamiento a sus declaraciones de la arqueología. Los escitas no solo fumaban cáñamo, sino se hallaron muchas tumbas para los dos sexos que contenían kits para fumar cáñamo en ellos. Indudablemente, varios insistieron firmemente hasta el desenlace en que mejoraba su habilidad en el combate.

1. Cuenca del río Amazonas

Si en algún momento te has cuestionado qué tienen relación las mujeres guerreras en Eurasia con la vasta cuenca fluvial de América del Sur, eso es en Spanish explorer Francisco de Orellana. En 1542 se transformó en el primer europeo en regentar una exploración del río en pos de la Localidad del Oro. Insistió en que vio mujeres guerreras con los pechos amputados propios, y de este modo nombró al río en su honor más allá de que los españoles las combatieron en su mayor parte, con su capellán. Gaspar de Carjaval insistiendo en que en ocasiones peleaban como 10 hombres.

Aun antes que terminara el siglo XVI, se pusieron en duda las historias de Orellana. En 1595, Walter Raleigh exploró el río Amazonas y mencionó que, si bien escuchó charlar de mujeres guerreras, jamás vio una. Aun en ese entonces, rechazaba la iniciativa de que se cortaran unas partes de sus senos, si eran reales. Hasta hoy hubo no hay prueba concluyente de una tribu de mujeres en el Amazonas, con lo que entre las peculiaridades geológicas mucho más esenciales de todo el mundo se nombra en honor a un mito posible. En forma de comparación, imagínese si las Montañas Pedregosas de EE. UU. Se llamasen las “Montañas Sasquatch”.

Dustin Koski asimismo escribió Una historia de magia que salió mal, una novela sobre hadas que se transforman en monstruos.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *