Hechos locos que quizás no conozcas sobre la antigua Roma

Los romanos hicieron entre los imperios mucho más enormes de siempre, mezclando el poder militar con una extensa selección de avances en tecnología, prácticas y leyes que todavía están en empleo hoy en día.

Conectaron las etnias del este y el oeste, edificaron rutas, atravesaron puentes e inclusive edificaron arenas deportivas que presentaban combates de luchadores y peleas navales. Emperador Augusto unicamente se le asigna la fundación del principado, el lugar de un ejército persistente y una fuerza policial y de extinción de incendios persistente.

Pero empezando con esa loba amamantando a esos horribles gemelos, Rómulo y Remo, los romanos asimismo dejaron un legado extraño que sencillamente confunde la imaginación. Aquí hay solo un pequeño vistazo al desquiciado planeta que brotó de Roma.

Dragulius Caesar

Cambió Roma para toda la vida. Su legado está firmemente cimentado como entre los mucho más enormes en general de siempre. Conquistó a sus contrincantes en la guerra y atrajo a decenas y decenas de mujeres, dentro Cleopatra. Pero el tiempo que pasó como un supuesto travesti todavía es un aspecto pasado por prominente de La excepcional vida de Julio César.

Nativo de una familia patricia bien conectada, César mostró ambición política a una edad temprana. Su padre rigió la provincia romana de Asia (la presente Turquía), y su tío, Cayo Mario, se transformaría en un poderoso general y estadista, y popular responsable de la reforma del ejército de roma.

Entonces, con este pedigrí, César se embarcó en una misión diplomática a Bitinia a la edad de 20 para seducir al rey Nicomedes IV de ofrecer acompañamiento naval a la República. Las negociaciones se alargaron (lo siento, juego con las palabras económico) considerablemente más de lo que se espera, nutriendo los comentarios de un con pasión romance entre los 2 hombres en el que la joven romana aceptó un papel femenino.

En su último libro, En cama con los romanos, El historiador y colaborador recurrente de la BBC Paul Chrystal redacta que César “se disfrazó de mujer y se entregó, me imagino, a un sexo atrayente con el rey de Bitinia. Eso lo movió políticamente; fue bueno para su CV “.

César negaría con vehemencia la acusación durante su historia, pero sus varios contrincantes se burlaron de él, no obstante, lo apodaron ‘Reina de Bitinia’. Según el viejo escriba Suetonio, otros líderes romanos como el emperador Tiberio se vistieron de mujer por sus libertinajes en la isla de Capri, y conocido juerguista Calígula gozaba disfrazarse de Venus en los fastuosos banquetes estatales.

Pata y orden

Los romanos respetaban a los gatos por su independencia y independencia, tal como por sus capacidades para apresar fieras. Si bien felinos en la vieja Roma carecían de exactamente la misma deificación que está en la civilización egipcia, los gatos acostumbraban a acompañar a los ejércitos romanos para resguardar los guardes de cereales y al tiempo ser mascotas militares.

Los historiadores acostumbran a indicar a los mercaderes fenicios por ingresar gatos en Europa ahora en el siglo V a. C. Los romanos en un inicio emplearon hurones para supervisar su población de roedores, pero entonces reconocieron que los gatos no solo tenían mejores hábitos de higiene, sino asimismo eran cazadores superiores.

Tener gatos como mascotas se volvería gradualmente mucho más recurrente en los hogares de todo el Imperio. Una muy conocida panel de mosaico desde el Casa del Fauno, entre las viviendas aristocráticas mucho más suntuosas de Pompeya, representa a un gato manteniendo un pájaro de caza fallecido.

El día de hoy en Roma, se calcula que 300.000 gatos habitan la localidad como una parte del programa Bio Heritage del gobierno local. La predisposición resguarda a los felinos venerados, permitiéndoles vagar por exactamente los mismos monumentos desde hace tiempo, como el Coliseo y el Foro de discusión.

Veneno

Pensador alemán Friedrich NietzscheEl aforismo muchas veces mencionado “Lo que no te aniquila te hace mucho más fuerte” se emplea por norma general como una afirmación de resiliencia. No obstante, varios emperadores romanos se expusieron activamente a fallecer consumiendo pequeñas proporciones de veneno para frustrar un asesinato.

Popular como Mitridatismo, Los líderes de Roma se implicaron en la dañina práctica de desarrollar inmunidad contra algunas toxinas. Si bien la microdosificación puede ser eficiente contra ciertos géneros de venenos como el arsénico, mucha podría ocasionar la desaparición. No obstante, sin tener en cuenta la plaga, la amenaza mucho más mortal que encaraban los poderosos de Roma era la de otros romanos hambrientos de poder.

En el 54 d.C., el veneno se cobró la vida de Emperador Claudio por su mujer (y sobrina) Agrippina la Joven. No obstante, para tomar prestada otra oración famosa, “la venganza es una mierda”, Agrippina sería envenenada hasta la desaparición por su hijo de un matrimonio previo, Lucius Domitius Ahenobarbus, mejor popular como Nerón.

El culto al cristianismo

Para los ciudadanos romanos, las religiones fuera del panteón de dioses sancionado por el estado se caracterizaron como “Cultos enigmáticos. ” Por definición, estos conjuntos paganos involucraban ritos de iniciación misterios y rituales comunales y también incluían seguidores del cristianismo primitivo.

Conforme el Imperio medraba, asimismo lo hacía una pluralidad de influencias en su reino. Los cultos adoptados de otras etnias, como los secretos de Isis (egipcia) y los secretos de Mitra (persa), dieron una sensación de tranquilidad en un planeta en cuanto al resto obscuro marcado por el mal y el padecimiento.

La comunión cristiana extendió una recompensa aún mayor con la promesa de liberación del mal y salvación eterna en el Cielo. Pero para esos que procuran un tanto mucho más de entusiasmo en su fe, la adoración de Baco da una enorme virtud: orgías de borracheras.

bacanal los festivales triunfaron de manera rápida popularidad desde el siglo II d.C. Siguiendo el modelo de Dioniso, el dios heleno del vino, se incitó a los competidores a que soltasen sus inhibiciones sexuales al recibir golpes mientras que bailaban al son de la música. Como era de aguardar, la celebración jamás se detuvo más allá de que la religión salió hace un buen tiempo.

Reinado púrpura

Los metales hermosos, las gemas extrañas y las pieles exóticas se han asociado a lo largo de un buen tiempo con la realeza y la riqueza. En la vieja Roma, no obstante, el estatus popular dependía de la secreción mucosa de los predadores caracoles marinos, una mercancía que no solo igualaba el valor de la plata, sino la ley romana dictaminó quién podía emplearla.

Los mercaderes de la región fenicia de Tiro en el Líbano de hoy fabricaron un extraño tinte púrpura extraído de moluscos que están en el mar Mediterráneo. Entonces, el extracto se utilizaría para tratar algunas lonas, generando colores vibrantes y resistentes a la decoloración.

El elaborado desarrollo requería tanto mano de obra como enormes cubas de las criaturas viscosas que asimismo generaban un hedor abrumador. Según el historiador David Jacoby, “12 mil caracoles de Murex brandaris no generan mucho más de 1,4 gramos de tinte puro, bastante para pintar solo el borde de solo una prenda”.

Como resultado, Roma aprobó una ley suntuaria, declarando que solo la élite podía utilizar el tono extraño y decadente. Togas distinguidos presentaban bordes morados, y diríase que Julio César fue el primero en emplear una toga completamente morada.

Impuesto sobre la orina

Los romanos recogían pipí todos los días de meaderos públicos y privados situado en toda la localidad. El contenido se emplearía como un agente de limpieza natural para una pluralidad de apps, como lavar ropa, curtir cuero, blanquear textiles e inclusive cepillarse los dientes.

Si se ha preguntado por qué razón huele la orina, la responsabilidad es de una fácil reacción química. En el momento en que se muestra al nitrógeno en la atmósfera, la orina padece una transformación donde las proteínas se metabolizan para generar amoníaco, un producto de enorme demanda a lo largo del siglo I d.C.

Naturalmente, los gobernantes procuraron capitalizar el fluído de elementos a través de la imposición de lo que llegó a conocerse como el orina vectigal o “impuesto a la orina”. En el momento en que los mingitorios públicos y los inodoros privados se llenaron, se le cobraría al colector una cuota por estas ollas de oro líquido. Como resultado, popularizó la oración, pecunia no olet (“El dinero no huele mal”).

Juego de papel

Los eunucos desempeñaron un papel único en la sociedad romana, sirviendo como cómplices de seguridad y compañeros íntimos. La palabra eunuco proviene de la traducción griega de eunoukhos, que significa “guarda de la cama”, una descripción correcta de los hombres capados alerta de los chimentos palaciegos y del desempeño mucho más íntimo del Imperio.

A lo largo del conocido reinado de Nerón, un joven ciervo llamado Sporus emergería como quizás el eunuco mucho más popular de Roma. No hay escasez de historias sobre el emperador sádico, incluyendo la historia inventada de tocar el violín tras aprender fuego a la Localidad Eterna. Nerón, no obstante, mató a patadas a su mujer embarazada y la reemplazó con Sporus, quien en teoría tenía un semejante asombroso con la ex- mujer del tirano. Y gracias a que Nero va a ser Nero, entonces se casó con el niño en una suntuosa liturgia, vistiéndolo como una emperatriz.

En contraste a la mayor parte de El círculo íntimo del Emperador, Sporus jamás cayó en desgracia y se quedó con él hasta el amargo final. Sustituto de Nerón, Otho, asimismo dio la bienvenida a Sporus a su corte, pero ese gobernante poco afortunado próximamente asimismo sería ejecutado. Al final, Emperador Vitelio planeó humillar al eunuco real sacrificándolo en una recreación del cuento mitológico, la Violación de Proserpina, en un espectáculo de luchadores. Sporus, no obstante, escapó de la trama rencorosa matándose a sí mismo.

Un día en las carreras

Desde libros de historia hasta películas de enorme éxito, los luchadores salpicados de sangre en el Coliseo reciben mucha atención. Pero la primordial atracción de Roma sucedió a 500 pasos de distancia (precisamente media milla) en el Circo Máximo, donde las carreras de vehículos rigieron supremamente para el deleite de 250.000 entusiastas furiosos.

El deporte presentaba un carro de 2 ruedas tirado por un equipo de caballos (por norma general 4) cerca de una pista ovalada. Un total de 12 vehículos compitieron por equipos codificados por colores (llamados facciones) determinados por azul, verde, colorado y blanco. Las carreras fueron veloces, apasionantes y peligrosas. Los contendientes, armados con látigos y cuchillos, podrían ser lanzados del vehículo, pisados o arrastrados hasta la desaparición. Si bien la historia es muy falsa, las acrobacias realistas en Ben Hur son de primera categoría y dan un excelente ejemplo del caos.

Los más destacados conductores gozaron del estatus de estrella de rock de un público que lo adoraba. Un temerario, no obstante, era el mucho más prominente. Cayo Appuleius Diocles llegó a ser popular como “El vencedor de los aurigas” y amasó una fortuna de sobra de $ 15 mil millones, lo que lo transformó en el deportista mejor comprado de siempre.

A lo largo de una ilustre carrera de 24 años, Diocles ganó o se situó en cerca del 70% de sus carreras. Anotó la mayor parte de sus triunfos con los Colorados, emocionando a los espectadores con su movimiento propio de venir desde atrás para ganar. El célebre conductor se mezcló con las categorías superiores de la sociedad romana mientras que los versistas lo inmortalizaban, nada mal para un inmigrante de Lusitania (la presente Portugal), lo que hacía que personas como Lebron James, Tiger Woods y Ronaldo pareciesen indigentes.

Etiquetado y embolsado

Las leyes romanas llevaban una amplia y extensa pluralidad de castigos extraños, introduciendo una tortura ritual famosa como la Poena Cullei (“Pena del saco”). Los responsables de matar a determinados integrantes de la familia (normalmente un padre o una madre) fueron cosidos en una bolsa grande adjuntado con un mono, una serpiente, un perro y un gallo, y después lanzados al mar.

Si bien el primer caso documentado se remonta por año 100 a. C., la práctica asimismo ha podido ser usada por los etruscos. Tras ser culpado, el parricida llegó a la prisión con zuecos de madera y un gorro de piel de lobo. Entonces, los guardas golpearon al preso con virgis sanguinis (“Encallas de color sangre”) antes de poner al criminal en un saco de cuero con los animales.

El elaborado desarrollo aseguró que absolutamente nadie escapase del útero simbólico y fuera despedazado por las bestias enfurecidas o ahogado. Las variantes incluían la utilización de víboras únicamente y la publicación de los perpetradores a los leones en el Coliseo. Cerca del 530 d.C., Emperador Justiniano revivió la pena original, que se sostuvo en empleo a lo largo de otros 400 años.

Ceja wow wow

Las tendencias de hermosura van y vienen. Y exactamente la misma las inyecciones de Botox de el día de hoy, las mujeres de Roma hicieron todo lo que resulta posible en búsqueda del encanto. Una inclinación pilosa especial aun incluyó la utilización de pelo de cabra, alquitrán y grasa para hacer una fachada seductora que en este momento llamamos la uniceja.

Bastante antes Frida Kahlo En el momento en que llegó, tanto los helenos como los romanos vieron el abundante pelo facial como un signo de hermosura, sofisticación y también sabiduría. Se incitó a las mujeres a que dejaran medrar sus cejas hasta el punto de prácticamente fusionarse en una fila traje, o sencillamente hacer una falsa.

Las mujeres se oscurecían las cejas con negro lámpara y hollín, pero precisaban asistencia agregada para una fachada mucho más gruesa y completa. Por poner un ejemplo, aplicaron pelo de cabra utilizando resina de árbol como adhesivo para el efecto de oruga esperado. Por último, el aspecto indómita dio paso a la depilación solo para llenar el círculo con la novedosa “ceja vigorosa” merced a la supermodelo del día, Cara Delevigne.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *