Increíbles aviones comerciales que podríamos ver en el futuro

Por supuesto, cualquier producto que intente algo “futuro” es en parte importante una especulación. O sea doblemente cierto en una industria que, pese a haber visto varios avances en tecnología durante los años, verdaderamente no cambió bastante en todo ese tiempo por el hecho de que las revisiones esenciales raras veces merecen la pena el valor de implementación. Con independencia del género de motor o sistema de propulsión que tenga la aeronave, usted mira sus maletas, se mira, hace fila, se sienta en asientos de bus atestados con un TV, ventana redonda, bandeja plegable y cacahuetes, o consigue un tanto mucho más de espacio para las piernas y champagne en primera clase. Las compañías aéreas son compañías aéreas, ese es el punto, y lo fueron a lo largo de décadas.

Pero eso no ha impedido que la multitud sueñe a lo grande, desarrolle formas mejores y mucho más veloces de viajar en avión. Y con la era de los comburentes fósiles llegando a su fin, ¿quién puede decir que ciertas de estas ideas al final no van a ver la luz en el momento en que se examinen los diseños de aeroplanos? Hemos compendiado ciertas tendencias de compañías aéreas comerciales mucho más espectaculares del futuro. Conque inhabilita tu bandeja en situación vertical y despeguemos.

7. Todo eléctrico

seguramente no sea bastante asombroso que muy escasas de las ideas que adornarán esta lista, o alguna afín, giren cerca de la quema de comburentes fósiles. ¿Por qué razón lo harían? La quema de gas y carbón es eficaz pero sucia y anticuada, y el planeta está corriendo hacia fuentes de energía limpia y renovable. Y si los turismos eléctricos están ocasionando sensación, no hay razón para aguardar que no observemos aeroplanos electricos más adelante no lejanísimo, con suerte.

Los pequeños motores eléctricos, como los que se muestran en el prototipo X-57 de la NASA, dejarán que aun la propulsión de un avión grande se distribuya por la composición del avión. Esto no solo minimiza el encontronazo de una viable falla del motor, sino la reducción de los gastos operativos y los escenarios de estruendos ampliarán en buena medida la aptitud de las aeronaves para viajar cerca de sitios de negocios y vivienda. Eso puede parecer una optimización bastante interesante, pero en último término pequeña, sobre el status quo de la compañía aérea. Pero de todos modos, podría editar los viajes aéreos comerciales de lo que son fundamentalmente navíos de usuarios voladores a taxis aéreos modestos, que llevan mercancías y personas prácticamente hasta la puerta de su destino.

6. Aeroplanos de biocombustible

Como es la situacion de los vehículos, navíos, trenes o cualquier medio de transporte, de todos modos, la propulsión de aeroplanos eléctricos no es la solo opción que disponemos para batallar la dependencia de los comburentes fósiles transmisores de gases de efecto invernadero. Además de esto, dada la vida útil de décadas de la mayor parte de los aeroplanos de usuarios y múltiples otros componentes frustrantes, van a ser 2 o tres décadas antes que tengamos la posibilidad llevar a cabo una transición completa de los aeroplanos de gas a algo mucho más ambientalmente sostenible, aun si empezamos a crear aeroplanos eléctricos de forma exclusiva Comenzando mañana.

No obstante, mientras que aguardamos ese cambio y ponemos a nuestros patos en fila, sustituyendo los comburentes fósiles con biocombustibles (cultivos comburentes particulares o algas) reduciría las emisiones de carbono de las compañías aéreas en un 35-85%. Aún es esencial tener en consideración que la paridad de gastos de los biocombustibles con las fuentes recientes de comburentes fósiles aún falta una década o mucho más. Pero como afirmamos, eso es precisamente medio tiempo que va a tomar (por lo menos) llevar a cabo la transición completa a la energía eléctrica, y es imposible martillar con costes prohibitivos mientras que se protesta de ellos. El mundo no puede aguardar para toda la vida a que nos tomemos seriamente su salud, con lo que una mayor tecnología de aeroplanos ecológicos es un fin noble al que aspirar.

5. Automatización

Aquí hay otra inclinación que vemos en todas y cada una partes: el remplazo de humanos por máquinas. Los militares se percataron tiempo atrás de que mandar robots al campo de guerra es interminablemente mejor que poner las botas en el suelo, y en este momento disponemos drones de lanzamiento de misiles y pilotos a distancia que hacen el trabajo de los pilotos de aeroplanos de combate. Los pilotos de compañías aéreas comerciales no corren bastante riesgo, pero tampoco lo están los cajeros, abogados, camioneros, repartidores, almacenadores de estanterías o aun enfermeros de centros de salud, todos los que corren el riesgo de perder sus cargos laborales gracias a un algoritmo que no lo realiza. No sé que hay, pero aún puede desempeñarse mejor, mucho más económico y por mucho más tiempo que aun el más destacable humano para exactamente el mismo trabajo.

No hay razón para meditar que si los coches automatizados se aproximan velozmente, no observaremos equivalentes en el momento en que llegue. viajar en avión. Conforme aumenten los viajes, asimismo lo va a hacer la demanda de pilotos (los 200.000 globales recientes son precisamente una tercer parte de lo que los especialistas adivinan que necesitaremos en las próximas 2 décadas). En frente de tal escasez de personal que se aproxima, un nuevo servicio que no necesita capacitación, días de patología o talones de pago semeja verdaderamente atrayente.

4. “Alas voladoras” sin cola

Este diseño básico no es nuevo (piense en el SR-71 Blackbird), pero jamás despegó tan lejos para empleo comercial en el momento en que se ingresó por vez primera, en parte importante pues presentaba asientos estilo anfiteatro en los que los usuarios se sentaban en filas largas en vez de llevarlo a cabo. que las columnas que dejaron un movimiento mucho más simple. Piensa tener que utilizar el baño en el momento en que tienes a 25 personas a cada lado… “Disculpe. Perdóname. Lo siento bastante. No te vuelvas a reposar, volveré en un minuto. Disculpe, lo siento “. Pero eso se puede reparar si te lo planteas.

En este momento imagine que la enorme mayoría de los usuarios de aeroplanos no tienen ventanas en un diseño de este género. En este momento que podría ser un inconveniente, por el hecho de que la carencia de referencias visuales provocaría mareos y náuseas. Tal y como si la mayor parte de los aeroplanos comerciales no fuesen suficientemente desapacibles. Pero con la novedosa ingeniería eléctrica, las opciones de sustituir el interior monótono de un avión con pantallas destacadas son infinitas. Podrías proyectar prácticamente cualquier cosa sobre ellos. Lo mucho más simple sería sencillamente dejar que la multitud vea lo que hay afuera. Imagínese estar cubierto de nubes en el transcurso de un vuelo, en vez de tener que observarlas mediante una pequeña ventana. Eso puede parecer insignificante y también ineficazmente costoso, pero aeroplanos sin cola suprimiría la necesidad de los ascensores, timones y, bueno, colas que se necesitan en la actualidad, todo lo que asfixia la capacidad de maniobra y añade una resistencia importante que quema comburente.

3. Viajes supersónicos

Agilidad. Es la arena supuestamente básica de los vuelos comerciales que se fué hacia atrás en las últimas décadas, en vez de más adelante. El avión Concorde de nariz ganchuda dejaba viajar en aeroplanos de usuarios supersónicos desde la década de 1970 (su primer vuelo fue 1969), tras todo. Pero los costes superiores, los errores de desempeño usuales y la inaceptabilidad de los estallidos sónicos en las áreas metropolitanas forzaron a las compañías aéreas a suspender estas y otras naves afines de forma indefinida. Pero no todo el planeta abandonó el sueño.

Reconociendo que los costes son asimismo los responsables de la carencia de Jetsonssociedad de nivel como tecnología indebida, comienzo de Silicon Valley Boom supersónico estuvo haciendo un trabajo infatigablemente para reintroducir viajes aéreos comerciales mucho más veloces que el sonido a gastos mucho más bajos. Asimismo están apareciendo otros proyectos con ambiciones afines, como el aún desarrollandose Aerion AS2. Pero aun esos aeroplanos, verdaderamente, ensordecentemente veloces, estarían comiendo el polvo del suborbital del DLR. SpaceLiner hipersónico, que podría llevarlo (a velocidades superiores a Mach 25) de Londres a Sydney en una hora y media. La disponibilidad de viajes tan veloces revolucionaría el mundo de formas bien difíciles de imaginar.

2. Interiores revolucionados

Sólo algunas de las ideas que cambian las compañías aéreas tienen relación con la aerodinámica, la eficacia del comburente o los sistemas de propulsión. Un área que ha necesitado urgentemente una revisión a lo largo de décadas es la estrechez, interiores que causan gemidos de prácticamente todos los aeroplanos comerciales de usuarios. Existen algunas variantes en las adaptaciones, pero no muchas. La mayor parte son riffs en exactamente el mismo diseño de uno o 2 carriles que llena a los miserables pasajeros hombro con hombro con precisamente media pulgada de espacio para las piernas y una bolsa de cacahuetes secos.

Por suerte, los premios Crystal Cabin Awards de Hamburg Aviation tienen como propósito premiar a alguno, por favor, a alguno, que logre diseñar la próxima generación de tranquilidad para pasajeros en el aire. El link de arriba no posee escasez de ideas atractivas. Está la presentación ganadora de Airbus, con asientos espaciosos y una app que deja a los usuarios soliciar comida, estar comunicado con la tripulación y modificar la iluminación y la temperatura de sus asientos. AerQ asimismo tuvo un concepto que cambió las reglas del juego, remover las barreras de clase que apartan los asientos de primera clase de la clase económica y solo se usa para acrecentar las condiciones claustrofóbicas de pasar múltiples horas en un tubo de metal enorme. Aident tomó otra dirección completamente y añadió una cama a la sección económica. Las ideas están ahí afuera, compañías aéreas. Suponiendo que alguno de ustedes subsista a la crisis de Covid-19, piense en llevar a cabo uno o 2 de ellos. Por el bien de nuestras rodillas y cordura.

1. Espacio privado Vuelo

No espere estar en la Luna en los próximos años salvo que ahora esté haciendo un trabajo para la NASA. Pero en aumentos pequeños pero permanentes, las compañías privadas como SpaceX de Elon Musk y Virgin Galactic de Richard Branson están empezando a tomar las bridas de los vuelos exclusivas de los colosales financiados por el gobierno de todo el planeta. El valor, como es natural, es y siempre y en todo momento fué el inconveniente primordial. Pero solo si se distancia con diligencia de esas barreras, se van a poder achicar. Ahora mismo, el valor de llevar la carga a la órbita se está cayendo. De nuevo, no va a estar en los escenarios en los que podemos aguardar dirigirnos al puerto estelar para una asamblea de negocios el jueves por la tarde en una estación espacial a lo largo de mucho tiempo. Pero está precisamente en la trayectoria donde deseamos que esté.

Se realizaron otros adelantos hacia cohetes reutilizables (en contraste a los modelos recientes y de extendida data en los que debemos arrojar los propulsores gastados al océano) y en recorridos de reabastecimiento de bajo valor para sostener las naves en órbita absolutamente abastecidas en un largo plazo. La siembra de inversores y los contratos gubernativos son hoy en día la única forma de sostener financiados a los colosales privados con forma de pensar espacial. Pero, con suerte, antes de lo que pensamos, los benefactores ricos van a ser los primeros usuarios privados alén de la atmósfera del mundo. Su dinero va a facilitar el ingreso a nuevos desarrollos, lo que paralelamente reducirá aún mucho más los costes.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *