Increíbles historias reales que deberían ser películas (Parte 4)

Conforme el COVID-19 prosigue acaparando la mayor parte de los sucesos en estos días, es una apuesta segura que observaremos un exceso de películas con temas de virus fatales más adelante próximo.

Pero para los entusiastas del cine que procuran algo mucho más que esta horrible pesadilla de la vida real, TopTenz muestra mucho más historias reales que meritan el régimen de la alfombra roja.

10. Escape de Papago

FUNDIRSE:

EXT. DESIERTO DE ARIZONA – NOCHE

Al amparo de la obscuridad, un conjunto de hombres avanza penosamente mediante un extendido desierto cubierto de cactus y plantas rodadoras. Pero estos no son campistas perdidos o Boy Scouts descuidados en pos de emblemas de mérito. De súbito, un HOMBRE ALTO, 40 años, con una presencia impresionante, detiene la marcha. En este momento oímos charlar alemán en un susurro enclenque pero mortalmente serio. Como se ordenó, las cargas obedientes se forman en equipos mucho más pequeños y desaparecen velozmente por medio de la indómita extensión del suroeste estadounidense….

La escena inicial de arriba detalla un acontecimiento que ocurrió en la víspera de Navidad de 1944. Veinticinco presos de guerra alemanes, incluidos comandantes de submarinos embrutecidos por la guerra, escapó del Campamento Papago, una instalación de alambre de púas situada a las afueras de Phoenix a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. Los hombres pasaron meses cavando un túnel elaborado y fabricando ropa y documentos de identificación. Varios de los exmarineros aun edificaron un bote plegable para utilizar en el caso de que llegaran a una vía fluvial hacia el océano.

El temor al sabotaje y la malicia próximamente se apoderaron de las autoridades federales y locales, lo que desencadenó la persecución mucho más grande en la historia del estado que incluyó al FBI, cazarrecompensas, vaqueros y navegadores originarios americanos. Los presos escapados asimismo se hallarían con una amenaza mortal inopinada que no está en la mayor parte de los campos de guerra: víboras de cascabel.

La mayor parte de los hombres serían apresados o se rendirían en unos días, salvo por una destacable salvedad: héroe de guerra nazi condecorado, Kapitan Jürgen Wattenberg. Como oficial superior del campamento y ex- comandante del U-162, Wattenburg logró sostenerse a la fuga a lo largo de 35 días antes de ser por último detenido por un policía de la región.

Epílogo: múltiples de los presos de guerra retornarían a la escena del delito años después para una asamblea, incluido Wattenberg. Como era de aguardar, el estoico oficial jamás descubrió sus ambiciosos proyectos mientras que escapaba a lo largo de mucho más de un mes.

9. Sin límites

La crónica de Alice cochero es un caso de muestra refulgente de de qué manera los deportes tienen la posibilidad de trascender tanto la raza como el género y también inspirar a una generación. Como entre los diez pequeños que medran a lo largo de la depresion en el sur segregado, Coachman tenía ingreso con limite a las instalaciones de entrenamiento y entrenamiento atlético. Resumiendo, las posibilidades de que se transforme en campeona olímpica y modelo a proseguir para millones eran, en el más destacable de las situaciones, pocas.

No obstante, improvisó corriendo descalza por caminos de tierra y empleando vallas de madera viejas para entrenar saltos de altura. Coachman dominó la rivalidad en la escuela secundaria como velocista y saltador, estableciendo un récord nacional en el salto de altura sin zapatos. En 1939, aceptó una beca para la Centro Tuskegee en Alabama, donde continuó sobresaliendo como entre las deportistas femeninas mucho más esenciales del país tanto en pista como en baloncesto.

Gracias a la Segunda Guerra Mundial, los Juegos Olímpicos fueron anulados tanto en 1940 como en 1944. Las ocasiones perdidas le birlaron al entrenador las probables medallas a lo largo de su mejor instante, que incluyeron diez torneos nacionales sucesivos de salto de altura sin precedentes. Su primera rivalidad en todo el mundo por último llegó a lo largo del Juegos Olímpicos de 1948 en Londres. Rivalizando en frente de una multitud de aptitud en el estadio de Wembley, estableció un récord olímpico para ganar el oro en el salto de altura. Asimismo se transformó en la primera mujer afroamericana de cualquier país en ganar un título olímpico.

Tras regresar a casa, se retiró de la rivalidad atlética para conformar una familia y empezar su extendida carrera como profesora de escuela. Coca Cola asimismo la escogió como representante, transformándola en la primera deportista afroamericana en conseguir un respaldo. Después creó la Fundación Alice Coachman Track and Field para respaldar a los deportistas jóvenes antes de fallecer en 2014 a la edad de 90 años.

8. Una banda llamada amor

En 1967, la banda de la vivienda en el infame Whisky para llevar club nocturno en Los Ángeles lanzó su álbum debut, que tiene dentro la canción de éxito, “Prende mi fuego.” Los trovadores psicodélicos, mucho más populares como Las puertas, ocasionalmente alcanzaría la inmortalidad del rock ‘n’ roll, eminentemente gracias a las locas travesuras de su atractivo líder, Jim Morrison.

Ese año, otra banda de rock de Los Ángeles lanzó su tercer álbum de estudio. El conjunto, Amor, infundieron una mezcla única de estilos, que tienen dentro folk-rock, blues, jazz e inclusive mariachi, pero jamás alcanzaron el éxito comercial de sus contemporáneos. No obstante, años después, “Cambios para toda la vida” sería comunicado como una pieza maestra de enorme predominación, y llegaría al puesto 40 en los más destacados álbumes de siempre de los Rolling Stones, 2 puestos por enfrente de The Doors.

Sexo, drogas y rock n roll definieron la década de 1960 en Los Ángeles. Estos elementos asimismo destrozaron de las mejores bandas de la temporada. El artista primordial afroamericano de la banda, Arthur Lee, tenía todos y cada uno de los elementos para el estrellato: fachada, actitud y talento creativo como artista y compositor.

No obstante, Love experimentaría una sección justa de los avatares socios con intentar ganarse la vida como músico. Parafrasear Hunter S. Thompson“El negocio de la música es una trinchera de dinero despiadado y superficial, un largo pasillo de plástico donde los ladrones y proxenetas corren libres y los hombres buenos mueren como perros. Asimismo hay un lado negativo “.

La banda vio incontables cambios en la capacitación, y Lee luchó contra la adicción a las drogas y estuvo en prisión. Tras matar a sus diablos, logró sostenerse activo con otras bandas y proyectos a solas. Antes de fallecer de cáncer en 2006, dio una visión honesta sobre la realización del tercer álbum seminal de Love. “En el momento en que hice ese álbum”, ha dicho Lee, “creí que iba a fallecer en ese instante particularmente, conque esas fueron mis últimas expresiones”.

7. Jamás afirmes fallecer

Hollywood quiere a los zombis. Aquí hay otra narración acerca de una pequeña que volvió de entre los fallecidos – pero la mejor parte es que verdaderamente sucedió.

Nativo de Chicago Elizabeth “Betty” Robinson podría escurrirse con seriedad. Primero llamó la atención de un entrenador de la escuela secundaria local mientras que corría tras un tren (que ella tomó) y pasaría a ser parte del Equipo Olímpico de los EE. UU. De 1928 como velocista. En los Juegos de Ámsterdam, Robinson, de 16 años, ganó la medalla de oro inaugural en los 100 metros femeninos y después recogió una plata en el relevo de 4 × 100 metros.

El fenómeno joven después establecería récords mundiales en 50, 60, 70 y 100 yardas y se ganó el título de “La mujer mucho más rápida de todo el mundo”. Pero en el momento en que todavía era un joven, un horrible incidente aéreo lo cambió todo.

El segundo acto de la mayor parte de los guiones es donde tiende a suceder un enorme drama en el que el personaje principal (en un caso así, “Betty”) halla óbices supuestamente inmejorables. Otro chato estándar recomienda: Acto uno: sube el personaje a un árbol. Segundo acto: tirar piedras a él oa ella. Tercer acto: derrumbar el carácter. En Jamás afirmes fallecer, aquí es donde se lanzan muchas rocas.

Tras ser sacado de los escombros, el cuerpo inerte de Robinson fue puesto en el maletero de un automóvil y llevado a una funeraria. Ella continuaría en estado crítico a lo largo de semanas mientras que entraba y salía del coma. Entonces, la deportista olímpica se sometió a múltiples cirugías, que requirieron que se insertaran alfileres de plata en el muslo. Como resultado, una pierna continuaría media pulgada mucho más corta que la otra por el resto de su historia.

Mientras que seguía con su extendida y dolorosa restauración, los médicos temían que en algún momento volviese a caminar, y bastante menos competir en un ámbito mundial. Por supuesto, estos charlatanes subestimaron la enorme determinación de Betty Robinson. Por último regresó a la pista mientras que se encontraba anotada en la Facultad Northwestern, donde de nuevo empezó a ganar carreras. En 1936, formó su segundo equipo olímpico de EE. UU. y compitió en Berlín. Si bien su lesión le impidió arrodillarse en una situación de salida habitual, ganó su segunda medalla de oro en el relevo femenino de 4 × 100 metros.

6. Hellfighter de Harlem

En papel, Henry Johnson no parecía tan intimidante. Su físico de 5 pies 4 pulgadas y 130 libras solamente lo hubiese calificado como un boxeador ligero. En el campo de guerra, no obstante, Johnson probó que podía pegar muy sobre su peso, transformándose en el primer soldado estadounidense en ganar la Croix de Guerre (el honor militar mucho más prominente de Francia) a lo largo de la Primera Guerra Mundial. Prácticamente un siglo después, nuestro país de Johnson le daría un título póstumo. Medalla de Honor.

Como un Joven negro sin educación, Johnson tomó todos y cada uno de los trabajos que ha podido localizar, haciendo un trabajo como chofer, obrero y joven de trenes. Después se alistó en el Ejército de los EE. UU. Y por último aterrizó en Francia con el 369 ° Regimiento de Infantería. La unidad, compuesta eminentemente por afroamericanos, se transformó en entre las primeras en llegar como una parte de la Fuerza expedicionaria estadounidense (AEF).

Exactamente la misma las condiciones en la vivienda, Johnson se encaró al racismo sistémico en la vida militar. La mayor parte de las tropas estadounidenses no blancas en Francia, incluyendo el número 369, hicieron trabajos de baja categoría como bajar navíos y cavar letrinas. No obstante, los hombres próximamente se transformarían en los primeros afroamericanos en ingresar en combate tras ser reasignados al achicado (y mucho más inclusivo) Cuarto Ejército francés, que los apodó los “Harlem Hellfighters”.

En la noche del 14 de mayo de 1918, cerca del bosque de Argonne, Johnson y su compañero Needham Roberts estaban de guarda en el momento en que los francotiradores alemanes han comenzado a dispararles. Johnson respondió lanzando granadas, pero el enemigo que se aproximaba de forma rápida rodeó a los 2 estadounidenses y también hirió dificultosamente a Roberts, de 17 años. Tras agotar sus municiones, Johnson continuó peleando, empleando la culata de su rifle, un cuchillo bolo y al final sus puños.

Por último mató a 4 soldados contrincantes y también hirió a mucho más de una docena antes que llegaran los refuerzos. Más esencial aún, Johnson impidió que los alemanes rompiesen la línea francesa pese a padecer 21 lesiones a lo largo de la colérica guerra de una hora. Por sus acciones, se ganó el alias de “Muerte Negra”.

En el momento en que los Hellfighters llegaron a casa en el mes de febrero de 1919, no se les dejó sumarse al desfile oficial de la victoria en la localidad de Novedosa York con las otras tropas estadounidenses que retornaban. No obstante, se hizo un desfile separado en su honor mientras que cientos de espectadores se alineaban en la ruta para poder ver a Johnson conducir a prácticamente 3.000 soldados en un automóvil abierto hacia Harlem. El gobierno asimismo usó su imagen en sellos de Victory War (“Henry Johnson lamió a doce alemanes. ¿Cuántos sellos ha relamido usted?”) Adjuntado con una pluralidad de materiales de reclutamiento del ejército.

Lamentablemente, no habría un final de Hollywood. Por lo menos no mientras que se encontraba vivo, de todas formas. Los documentos de baja de Johnson no mentaron ninguna de sus lesiones producidas en combate, dejándolo sin pago por discapacidad tras la guerra. Gradualmente se hundió en el alcoholismo y murió sin un centavo en 1929 a la edad de 32 años. Pero entonces, en 2015, El presidente Obama emitió la condecoración tan aguardada, en conmemoración de la conspicua valentía de Johnson.

5. Pink Lady

Los estudios no deberían tener inconvenientes para seleccionar a una personaje principal de la lista A para interpretar al espía y al súper detective de la vida real. Kate Warne.

La destacable historia de Warne empezó en 1856 en Chicago, donde salió de la calle y entró en la oficina de la Agencia Nacional de Detectives Pinkerton. Tras presentarse al jefe primordial, Alan Pinkerton, ella lo persuadió de que la contratara, no como asesora, sino más bien como la primera detective de todo el mundo.

Pinkerton recordó después el acercamiento inicial en sus memorias, en las que ella le ha dicho: “Las mujeres podrían ser mucho más útiles para desentrañar misterios en varios sitios que serían inviábles para un detective masculino”. Y a lo largo de los próximos 12 años, eso es precisamente lo que logró mientras que tenía un trabajo de agente enmascarada bajo múltiples nick y disfraces. Asimismo encabezaría una división de forma exclusiva femenina en la agencia que llegó a conocerse como “The Pinks”.

Warne aceptó la situacion más esencial de su trayectoria en 1861, que implicó nada menos que al gobernante del país elegido Abraham Lincoln. Mientras que el país se tambaleaba al filo de las hostilidades, Maryland se había transformado en un semillero de actividad secesionista que asimismo incluía una plan de asesinato temprano. Warne asistió a pasar de contrabando al amado decimosexto presidente de los USA de regreso a Washington, DC para ayudar a la toma de posesión del cargo.

Además de esto, Warne trabajó infatigablemente a lo largo de la Guerra Civil como espía. Logró infiltrarse en círculos confederados de prominente nivel y después dirigió el Servicio de Sabiduría de la Unión, un precursor de la Servicio Misterio. No es asombroso que Warne inspirara el lema de la Agencia de Detectives Pinkerton, “Jamás dormimos”.

4. Valor poco común

Billy Fiske vivió para la emoción, y experimentó bastante a lo largo de sus breves pero candentes 29 años. Se transformó en el medallista de oro olímpico de invierno mucho más joven a los 16 años mientras que competía en trineo en el Juegos de 1928 en St. Moritz. 4 años después, Fiske llevó al grupo de EE. UU. A otra victoria en Lake Placid mientras que se desempeñaba como portaestandarte de su país. Asimismo corrió turismos y gozó de un largo reinado como el rey de los trineos de la infame Cresta Run de Suiza. Pero entre sus hazañas cargadas de adrenalina, Fiske es preferible popular por su valor y sacrificio como el primer conduzco estadounidense fallecido en combate a lo largo de la Segunda Guerra Mundial.

Nativo de el seno de una familia rica con raíces que se remontan a la América colonial temprana, Fiske asistió a academias privadas en Europa, donde desarrolló una afinidad por los deportes alpinos. Se suponía que ganara una tercera medalla de oro olímpica, pero decidió no competir en los Juegos de 1936 en Garmisch-Partenkirchen, Alemania. Jamás dio públicamente sus causas, pero un amigo judío y compañero olímpico, Irving Jaffee, insistió en que Fiske se oponía al antisemitismo del régimen nazi de Hitler.

Conforme los tambores de guerra de Alemania se hicieron mucho más fuertes, Fiske aprendió a volar y consiguió un Certificado de Aviador con el Royal Aero Club de Enorme Bretaña. Entonces eludió la neutralidad estadounidense a lo largo de las primeras etapas de la guerra a través de la utilización de documentos canadienses falsificados para conseguir la aceptación en la Reserva de Voluntarios de la Royal Air Force. Próximamente puso en práctica sus capacidades naturales de coordinación ojo-mano en la cabina de un Hawker Hurricane a lo largo del Guerra de Enorme Bretaña.

En el mes de agosto de 1940, Fiske acompañó a su escuadrón en una secuencia de fieros riñas de perros en el sur de Inglaterra, lo que resultó en el derribo de ocho Junkers de la Luftwaffe. Pero mientras que el estadounidense perseguía a un bombardero en picado enemigo mar adentro, un artillero de cola alemán horadó el tanque de reserva de comburente del Hurricane, lo que provocó que estallase un incendio en la cabina del Hurricane. Impulsado por la terquedad y el ego de un vencedor, se negó a salvar y se las arregló para llevar al pájaro de guerra de regreso a casa con un aterrizaje de palo fallecido.

Fiske padeció quemaduras graves en las manos y los tobillos y el plantel de tierra debió sacarlo de manera cuidadosa del avión. Poco después, su tanque de comburente explotó. Recibió régimen en el próximo Hospital Royal West Sussex en Chichester, pero próximamente murió de un shock quirúrgico. Unos días después se realizó un funeral muy concurrido en la iglesia de St Mary y St Blaise en la localidad de Boxgrove. La inscripción en su lápida sencillamente afirma: Murió por Inglaterra.

3. Tren del mal

Los Gurkhas, una unidad de élite nepalesa de renombre mundial por su valor y especialidad, han producido varios de los guerreros mucho más fieros que nunca hayan pisado un campo de guerra. El mariscal de campo Sam Manekshaw ha dicho una vez: “Si un hombre afirma que no posee temor de fallecer, está mintiendo o es un gurkha”.

Cada guerrero asimismo transporta un arma clásico a la guerra llamada kukri. El icónico cuchillo de 18 pulgadas muestra una hoja curva propia con un mango hecho de madera, hueso o el cuerno de un búfalo de agua. Según la historia de historia legendaria apócrifa, cuando un kukri se dibuja en la guerra, debe evaluar la sangre antes de regresar a su vaina.

En la noche del 2 de septiembre de 2010, una banda de delincuentes armados que se hacían pasar por usuarios detuvo un tren abarrotado en el nordeste de India. Los atacantes, probablemente hasta 40 hombres, han comenzado a recorrer los corredores, asaltando y aterrorizando a los pasajeros. Pero sin el saber de los ladrones, un gurkha retirado de 35 años llamado Bishnu Shrestha sencillamente se encontraba dentro tomando una siesta sosegada en el momento en que el deber lo llamó.

Mientras que valoraba con tranquilidad el caos que se desarrollaba a su alrededor, los hombres sujetaron a una muchacha sentada a su lado y tenían la intención de violarla. Fue entonces en el momento en que Shrestha entró en acción y sacó su espada kukri. De manera rápida mató a tres de los ladrones y también hirió a otros ocho, lo que provocó que los hombres sobrantes saliesen corriendo. A lo largo del combate cuerpo a cuerpo, el Gurkha padeció un profundo corte en la mano, pero logró frustrar la emboscada de forma exitosa.

Tras la horrible experiencia, el gobierno indio le dio tres premios de galantería. “Combatir contra el enemigo en la guerra es mi deber como soldado. Combatir a los matones en el tren era mi deber como humano ”, ha dicho Shrestha.

2. Yo, Tarzán

Para los entusiastas del cine en las décadas de 1930 y 1940, Tarzán representaba el héroe definitivo. Sin la necesidad de depender de superpoderes falsos de los cómics, encarnaba el atletismo natural y la seguridad intrépida, viviendo según sus reglas mientras que se balanceaba de vid en vid. Los animales lo adoraban. Los hombres le temían. Las mujeres deseaban estar con él. Si bien varios actores interpretarían el papel durante los años, solo un hombre merece ser llamado “El señor de la jungla”.

Johnny Weissmuller nació el 2 de junio de 1904, en el pueblo de Freidorf del Imperio Austro-Húngaro (en este momento un distrito de Timisoara, Rumania). La familia Weissmuller entonces emigró a USA y se estableció en Chicago, donde el joven Johnny desarrolló su habilidad en la natación haciendo un trabajo como salvavidas en las playas del lago Michigan. Tras la escuela, trabajó como botones y ascensorista en el Plaza Hotel y adiestró con el equipo de natación del Illinois Athletic Club. Weissmuller ocasionalmente se transformaría en el nadador mucho más dominante durante la década de 1920, rompiendo múltiples récords nacionales y mundiales y ganando cinco medallas de oro olímpicas. Merece la pena indicar que se sostuvo invicto a lo largo de este periodo en todas y cada una de las disputas, sin perder solo una carrera. Siempre y en todo momento. Encima de eso, Michael Phelps.

Con 6 pies 3 pulgadas, musculoso y guapo, Weissmuller indudablemente halló su sendero hacia Hollywood. Próximamente llamó la atención del sleazeball head honcho de MGM, Louis B. Mayer, que deseaba cambiar el nombre de Weissmuller por algo “menos étnico”. Pero una vez que el magnate se enteró de que el recién llegado era un deportista popular y que el estudio podría favorecerse del reconocimiento del nombre del deportista olímpico, a Weissmuller se le ofreció un contrato de siete películas y también en el instante fue escogido para el papel primordial de Tarzán el hombre mono en 1932.

Después apareció en múltiples otras encarnaciones del mismo personaje de la jungla tanto en cine como en televisión. Pese a ser encasillado y tener guiones raídos, el ex- olímpico gozó de una extendida carrera de cinco décadas en Hollywood. Fuera de la pantalla, no obstante, es donde la historia toma un giro obscuro. Aguantó múltiples relaciones tormentosas que incluyeron el matrimonio con su segunda mujer, la actriz mexicana y también ídolo de la pantalla. Lupe Valez. Con el propósito de que esta historia reciba luz verde, el drama de prominente octanaje encaja realmente bien pues sin él, no hay un segundo acto (ver el n. ° 5).

En 1958, ocurrió un hecho realmente increíble, mucho más extraño que la ficción, que solo le ha podido haber sucedido a Johnny Weissmuller. Mientras que jugaba golf en Cuba a lo largo del Revolución cubana, se halló cubierto por un conjunto de soldados rebeldes enojados. Inútil de charlar español y también identificarse apropiadamente, Weissmuller salió de su carro de golf y se lanzó a su marca Tarzán llamada. La guerrilla entonces reconoció a la estrella de cine internacionalmente conocida, proclamando ‘”¡Es Tarzán! ¡Es Tarzán de la Selva! ” y alegremente lo acompañó a su hotel.

Weissmuller murió el 20 de enero de 1984 en Acapulco, México, gracias a un edema pulmonar que prosiguió a una secuencia de accidentes cerebrovasculares. Según su última solicitud, una grabación de su rugido característico se reprodujo en el funeral en el momento en que su ataúd fue bajado al suelo.

1. Desafío en Roma

El título de “mejor deportista de todo el mundo” se reserva comunmente para el ganador de la Decatlón olímpico, una rivalidad agotadora de 10 acontecimientos a lo largo de un par de días que necesita agilidad, fuerza y ​​resistencia. La rivalidad en el Juegos de 1960 en Roma contó con unos cuantos compañeros de equipo de UCLA y amigos próximos, Rafer Johnson y CK Yang. Sus estilos y antecedentes contrastantes, tal como la superación de la presión política y los prejuicios raciales, dieron bastante drama en el momento en que los 2 hombres lucharon hasta el último instante en el decatlón mucho más enternecedora de la historia olímpica.

Los talentos naturales de Johnson podrían haberlo llevado de manera fácil a una carrera triunfadora en la NFL o la NBA. Como estrella multideportiva en la escuela secundaria, el único problema que encara el afroamericano señalado sería qué deporte mostraba mejor sus capacidades atléticas.

Bajo la dirección del legendario entrenador de pista de UCLA, Elvin C. “Ducky” DrakeJohnson puso firmemente su mirada en transformarse en el más destacable decatleta de todo el mundo. Unos años después, asimismo se favorecería de la llegada de Yang Chuan-kwang (“CK” para sus amigos), un deportista taiwanés de talla mundial, en tanto que los 2 decatletas se empujaban todos los días como compañeros de entrenamiento como integrantes de la capacidad Bruin. equipo.

Yang y Johnson se erigieron como los primordiales oponentes por la medalla de oro en decatlón en los Juegos de la XVII Olimpiada. Sin embargo, los dos hombres prácticamente pierden la posibilidad de competir. Un grave incidente automovilístico había causado que Johnson se quedara fuera de juego a lo largo de toda la temporada de 1959. Además de esto, como activista abierta en el Movimiento de derechos civiles, se encaró a la presión de otros líderes negros a fin de que considerara boicotear los Juegos. Hasta entonces, Yang se vería envuelto en una guerra de la Guerra Fría entre De Mao Zedong régimen comunista en China y la nación isleña anticomunista de Taiwán.

Y de este modo, con múltiples historias en exhibición, el decatlón empezó el 5 de septiembre de 1960 en Roma. El veloz Yang, como se suponía, brincó a una virtud temprana con victorias en los 100 metros y salto de longitud. Johnson entonces volvió a adelantar tras una enorme virtud ganadora en la publicación de bala. Esto marcó la pauta para los próximos un par de días, en tanto que los oponentes amistosos sostuvieron su doble espíritu de cara al acontecimiento final: los 1500 metros. Según las tablas de puntuación que dan puntos para todos los diez acontecimientos, Yang debió vencer a Johnson por 10 segundos para ganar.

Con Drake adiestrando a los dos hombres desde las gradas, la obscuridad envolvió el Stadio Olympico mientras que los contendientes se aproximaban a la línea de salida. Yang brincó a una virtud temprana con la promesa de gastar a su compañero de equipo mucho más pesado. Pero en el final, Johnson corrió el más destacable de su historia y acabó a solo 1,2 segundos tras Yang en el sendero hacia un nuevo récord olímpico. Después, los hombres exhaustos se abrazaron, abrazándose unos a otros en un instante que capturaría para toda la vida el espíritu de la deportividad olímpica.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *