Isla Sable: El cementerio del Atlántico

Sable Island es una pequeña isla situada a unas 190 millas al sureste de Halifax, Novedosa Escocia. Esta localización recóndita y muy apartada se encuentra dentro de las islas ribereñas mucho más lejanas de Canadá. Si bien está a prácticamente 200 millas del conjunto de naciones, todavía es una parte de la zona de Halifax.

La isla es conocida por sus cientos y cientos de caballos salvajes que habitan en la isla, tal como por múltiples otros animales y aves que hacen que este sitio sea tan único. No obstante, hay una historia mucho más obscura que circunda la isla, particularmente los cientos y cientos de naufragios que se han producido allí durante los años. En verdad, la isla se conoce como el “Cementerio del Atlántico”.

Desde la increíble vida salvaje que habita en la isla, hasta los delincuentes franceses que vivieron allí hace siglos, hasta el tiempo horrorosamente arriesgado y cientos y cientos de naufragios, este producto especificará 10 de los hechos mucho más extraordinarios sobre la isla Sable.

10. La localización

El distante banco de arena con apariencia de media luna está a prácticamente 200 millas de Halifax en el Océano Atlántico. La isla Sable mide 26 millas de largo y es la vivienda de una cantidad notable de vida silvestre, como caballos salvajes, focas y varias aves extrañas. En verdad, la isla es la colonia reproductora de focas grises mucho más grande de todo el mundo. La vida vegetal extraordinariamente fuerte asimismo atrae a varios insectos que no están en ningún otro sitio de la Tierra.

El tiempo es muy impredecible y las mareas cambian de manera continua. Hay un enorme enfrentamiento sobre si Sable Island, en verdad, se mueve hacia el este. Ciertos científicos piensan que la parte occidental de la isla se está lavando, al paso que el lado este de la isla está juntando mucho más arena. Esto causa que la isla parezca desplazarse hacia el este; no obstante, otros sostienen que la isla no se mueve, pero de todos modos se hace mucho más pequeña y podría probablemente ocultar cualquier día.

9. Primeros colonos de la década de 1590

En la década de 1590, un francés con bastante nombre, Troilus de Mesgouez, marqués de La Roche-Helgomarche, virrey de Novedosa Francia, decidió colonos de cosecha a fin de que Sable Island gane dinero con pieles y pescado. Reunió a delincuentes, indigentes y mendigos de un puerto francés y les mencionó que irían a una isla donde trabajarían para la colonia. A fines de la década de 1590, entre 50 y 60 colonos, adjuntado con 10 soldados, vivían en la isla Sable. Asimismo tenían un almacén.

Como era de aguardar, los criminales cometieron delitos prácticamente todas las noches, primordialmente robándose entre sí. En el momento en que el marqués, que previamente se había ido para examinar el conjunto de naciones, procuró regresar a la isla después ese año, no ha podido hallarla y acabó explorando de regreso a Francia. Más allá de que los colonos recibían abastecimientos para vivir anualmente, en 1602 fueron apartados y debieron valerse por sí solos. En el momento en que un nuevo barco de recursos llegó a la isla en 1603, se dieron cuenta que solo 11 de los colonos aún estaban vivos. Habían recurrido a asesinarse unos a otros a lo largo de ese año solo en la isla. Los sobrevivientes retornaron a Francia, donde el rey Enrique IV los recompensó con monedas de plata. Y la isla, de nuevo, quedó desierta por humanos.

8. Fué nombrado Parque Nacional Canadiense

En el último mes del año de 2013, Sable Island fue nombrada 43o Parque Nacional de Canadá. La isla es la vivienda de una pluralidad de animales y plantas. Hay mucho más de 350 especies de aves que viven en la isla, y ciertas están en riesgo de extinción. La colonia reproductora de focas grises mucho más grande de todo el mundo está en la isla Sable, sin nombrar la innumerable proporción de caballos salvajes que viven allí.

Más allá de que hay prácticamente 200 especies distintas de plantas que están allí, raramente solo hay un árbol en la isla: un pequeño pino que mide solo tres pies de altura. Los vientos intensos hacen que sea prácticamente irrealizable que los árboles subsistan en la isla, adjuntado con visto que no está bastante suelo real allí.

Asimismo hay mucha historia y elementos culturales relacionados con la isla, como los varios naufragios que han ocurrido allí. En verdad, en ocasiones, en el momento en que la arena se desplaza, están restos de naufragios. Otros sitios esenciales de la isla tienen dentro las estaciones de salvamento, los faros y los postes de telégrafo.

7. El HMS Delight

En 1583 el HMS Delight, el primer naufragio registrado sucedió en la isla Sable. El Delight se encontraba explorando las aguas adjuntado con otro barco llamado HMS Squirrel en el momento en que los comandantes de cada barco tuvieron una disputa sobre el rumbo mucho más seguro para andar en sus navíos. Richard Clarke, que era el profesor del Delight, accedió a obedecer las órdenes de Sir Humphrey Gilbert (el comandante de la Ardilla).

El HMS Delight, que era el mucho más grande de los 2 navíos y transportaba la mayor proporción de recursos, acabó naufragando en entre los bancos de arena de Sable Island y se hundió. El HMS Squirrel no ha podido salvarlos pues el agua era bastante poco profunda para ingresar. La mayor parte de los integrantes de la tripulación de Clarke se ahogaron y solo 16 de ellos, adjuntado con nuestro Clarke, lograron subirse a un bote pequeño y andar por el agua a lo largo de días, aguardando que alguien los rescatara. Estuvieron en el barco en el transcurso de un total de siete días en el momento en que por último llegaron a la provincia nórdica de Terranova. Cinco días después, un barco ballenero vasco halló a los hombres y los salvó.

6. El Merrimac

El naufragio mucho más reciente en la isla Sable, y el primero desde 1947, ocurrió el 27 de julio de 1999, y fue el de el Merrimac. El yate de fibra de vidrio de 12 metros con motor ayudar era propiedad de Jean Rheault de Montreal, Quebec. En torno a las 2:00 am, una vez que el barco naufragó, se subieron a una balsa salvavidas, pero de manera rápida se percataron de que estaban a pocos metros de la isla Sable. Cuando la tripulación de tres hombres (incluyendo el propio Rheault) llegó a la isla, los trabajadores de exploración de gas natural los salvaron. Los integrantes de la tripulación volaron a Halifax al día después.

Si bien Rheault contrató a un pescador para procurar recobrar el yate, no lograron recobrarlo. Tras solo seis semanas, los restos del yate no eran mucho más que pequeños extractos de fibra de vidrio ocasionados ​​por la arena y las fuertes olas rompiendo sobre los restos. Parte de la candela Dacron del yate está en este momento en exhibición en el Museo Marítimo del Atlántico, que está en Halifax.

5. Es la vivienda de sobra de 350 especies de aves

Hay mucho más de 350 especies distintas de aves viviendo en Sable Island. Se estima que es el único rincón de anidación del gorrión de Ipswich en el planeta. Asimismo están en la isla 2000 parejas de gaviotas argénteas, mucho más de 2500 parejas de charranes y mucho más de 500 parejas de gaviotas de lomo negro. Otras aves tienen dentro patos negros americanos, chorlitos semipalmeados, pollos de agua de pecho colorado y playeros, solo por denominar ciertos. Además de esto, hubo múltiples aves migratorias, adjuntado con exóticos callejeros que se han encontrado allí.

Hay tres géneros de charranes: rosado, común y ártico. Más allá de que hay mucho más de 2500 parejas de charranes que viven en la isla, precisamente el 60% de ellos son charranes árticos. La Charranes rosados están clasificadas como especies en riesgo de extinción.

4. Condiciones climáticas horripilantes

Se conoce que la isla Sable tiene vientos increíblemente fuertes y mucha niebla. En verdad, hay un promedio períodico de por lo menos una hora de niebla en la isla a lo largo de precisamente una tercer parte del año (125 días). En el momento en que el aire caluroso de la Corriente del Golfo se mezcla con el aire frío de la Corriente de Labrador, crea niebla en toda la isla. Asimismo tiene los vientos mucho más fuertes de toda la provincia de Novedosa Escocia. Las temperaturas, no obstante, no son muchos severas, con un nivel por año que fluctúa entre 26 y 68 grados Fahrenheit.

Se estima que varios de los naufragios que han ocurrido en la isla Sable se ocasionaron ​​por tiempo arriesgado y severo. Antes de los equipos de navegación modernos mucho más avanzados, los instrumentos mucho más viejos dependían en buena medida del empleo del sol y las estrellas para la navegación, lo que hacía irrealizable que los integrantes de la tripulación los usaran en el momento en que llegaban a la densa niebla y las nubes cerca de la isla: una receta idónea para un naufragio. Aparte de las condiciones climáticas en ocasiones horripilantes, la isla Sable asimismo está de forma directa en el sendero de muchas tormentas (incluyendo los huracanes) que viajan por la costa atlántica.

3. Población humana: uno

Hablamos de la enorme población de vida silvestre en esta isla recóndita, pero asimismo hay una, y únicamente una, persona que vive allí todo el año. En verdad, transporta mucho más de 40 años viviendo allí sola. Zoe Lucas, quien es una científica de 68 años, visitó la isla por vez primera en 1971 en el momento en que tenía solo 21 años y estudiaba orfebrería. Más allá de que hay otros trabajadores y científicos que rotan turnos en la isla, Lucas es el único habitante persistente.

Más allá de que daría la sensación de que vivir en una isla sola sería horriblemente poco entretenido, Lucas asegura que jamás se siente sola y pasa su tiempo aprendiendo la ecología. Ella vive en una madera casa que está asentada en las dunas de arena, y ella tiene recursos en avión cada un par de semanas. Halló varias cosas extrañas que llegaron a la orilla, pero la mucho más extraña fue una pierna falsa. Más allá de que varios de nosotros no podíamos imaginarnos viviendo en soledad en una isla recóndita, está claro que Lucas verdaderamente lo goza, o en caso contrario no se habría quedado allí a lo largo de mucho más de 4 décadas.

2. Se le llama el “Cementerio del Atlántico”.

Con un tiempo severo que esconde la isla de la visión gracias a tormentas peligrosas, olas enormes y niebla densa, no es asombroso que varios navíos se hayan estrellado allí. Desde 1583, se han registrado mucho más de 350 naufragios en la isla Sable, razón por la que se le dió el ominoso alias de Cementerio del Atlántico.

Una de las razones por las cuales muchos navíos se han hundido en esa región es que es un caladero riquísimo, aparte de estar de manera directa en la ruta de navegación entre América del Norte y Europa, con lo que varios navíos pasan por allí de año en año.

En 1801, se desarrolló la primera estación de salvamento en la isla y en 1895 había un total de cinco estaciones. Este emprendimiento se llamó “Lugar humano. ” Había 2 faros en la isla, donde alguien siempre y en todo momento observaba a lo largo de las noches. Asimismo había cobijos en el sitio donde los sobrevivientes de naufragios podían ir para sostenerse calientes y comer. No obstante, tras 11 años sin informe de naufragios, el lugar humano acabó en 1958.

1. Caballos salvajes

En el momento en que la mayor parte de la multitud piensa en Sable Island, su primer pensamiento tiende a ser en los varios caballos salvajes que habitan la isla. Más allá de que no hay un recuento exacto de la proporción de caballos que viven en la isla, se estima que podría haber hasta 400.

Más allá de que varias personas aceptan que los caballos acabaron en la isla nadando allí desde entre los naufragios, los historiadores piensan que fueron puestos en la isla a propósito en el siglo XVIII. En la década de 1750 o 1760, un mercader y armador de Boston llamado Thomas Hancock transportó a los acadianos a las colonias estadounidenses a lo largo de su expulsión de Novedosa Escocia. Asimismo trajo caballos, vacas, cerdos, cabras y ovejas. En el final, solo los caballos lograron subsistir en la isla, y se estima que los caballos de el día de hoy son los descendientes de los introducidos allí hace siglos.

Y en el momento en que se estima que los caballos viven en una isla recóndita y jamás recibieron atención veterinaria ni antibióticos, es asombroso que estos animales hayan subsistido desde hace tiempo por su cuenta.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *