La vida en el frente: las cruzadas

Las cruzadas, supuestamente, fueron una sucesión de expediciones armadas lanzadas por estados cristianos contra las fuerzas musulmanas para tomar el control de un territorio considerado sagrado por las dos partes: AKA, la “Tierra Santa”. La pelea duró múltiples siglos y causó varios de los combates mucho más sanguinolentos de la historia militar, motivados tanto por la salvación celestial como por el saqueo terrenal.

Desde finales del siglo XI, los soldados soportarían incontables adversidades a lo largo de estos viajes largos, con frecuencia traicioneros. Estas fugadas sancionadas por la iglesia ocasionalmente llegarían a su fin, pero la amarga división entre Oriente y Occidente sigue el día de hoy en una gran parte del Medio Oriente con la oportunidad de paz tan posible como el Yanquis y Red Sox en algún momento jugando bien.

8. El alegato del Papa

El 27 de noviembre de 1095, Papa Urbano II se dirigió al Concilio de Clermont en Francia, donde se habían reunido múltiples cientos y cientos de clérigos y nobles. Lamentó con mucha pasión el padecimiento de los cristianos en el Imperio bizantino a manos de los poderosos turcos selyúcidas. El Pontífice entonces suplicó a todos y cada uno de los cristianos que se embarcaran en una misión para recobrar Jerusalén de las fuerzas musulmanas.

El enérgico alegato del Papa prometió la absolución y la remisión de los errores para cualquier persona que muriera mientras que hacía la obra del Señor y acabó con el grito de guerra: “¡Deus vult!” (“¡Dios lo desea!”) La campaña de reclutamiento resultó triunfadora y afianzó su legado por haber incitado las Guerras Santas. Si bien las cantidades precisas cambian, hasta 100.000 personas participarían en la misión inicial para salvar la vieja localidad.

A lo largo de este tiempo, Urbano aprovechó la posibilidad para acrecentar el poder del papado. Los nobles de europa asimismo se favorecerían de la adquisición de tierras y el saqueo, conquistando y matando a alguno en el sendero considerado contrincante de su causa.

7. Señal de la Cruz

El nombre dado a la Guerras santas proviene de la palabra francesa medieval para crois, que significa “cruz”. Los combatientes formados por nobles, caballeros y campesinos hicieron un voto eclesiástico vinculante público para sumarse a una cruzada que requería una cruz roja cosida en sus prendas como señal del deber. La cruz solo ha podido ser removida tras llenar su peregrinaje.

A pesar de que los soldados no han recibido salario mientras que luchaban al servicio de Cristo, han recibido algunos permisos de la Iglesia. Los soldados han recibido protección para su familia y propiedad, hospitalidad a lo largo del viaje, exención de peajes y también impuestos y también inmunidad de arresto.

Al regresar a casa, a los soldados que habían logrado eludir ser asesinados o hechos presos se les concedió una indulgencia plenaria por llenar la peregrinación. Cualquier botín conseguido se habría considerado un botín de guerra bien ganado, sin nombrar el orgullo de arremangarse para descubrir las cicatrices de la guerra en el abrevadero local.

6. The Lonnnnnnng Road

La Primera Cruzada se inició en Francia en 1096 con un ejército compuesto por soldados en toda Europa. Pese a la coalición internacional, las tropas serían llamadas “francos” por sus Contrincantes musulmanes. El viaje de ida y vuelta con frecuencia retardaba años en completarse, cubriendo hasta 2,500 millas en todos y cada sentido, o precisamente exactamente la misma distancia que ir de Los Ángeles a Pittsburgh caminando.

La cruzada adoptó muchas formas distintas, con cada expedición lanzada por diferentes causas con múltiples años entre las campañas. Aparte de los viajes mucho más largos contra las fuerzas musulmanas, las peleas asimismo implicaron a tribus paganas y herejes desperdigadas por todo el conjunto de naciones europeo.

Los contrincantes del Papa asimismo fueron atacados con cierta frecuencia. Aun el Emperador del Sacro Imperio De roma Germánico Federico II (un monarca católico devoto) no consiguió un pase y sería excomulgado tres ocasiones y marcado como el Anticristo por el Papa Gregorio XI.

5. Estrategia y táctica

Las guerras santas prácticamente acaban en el desastre para las fuerzas cristianas desde el comienzo. Dirigidos por una coalición de caballeros de europa, los cruzados se hallaron rodeados por el enemigo a cargo del comandante turco Kilij Arslan en Anatolia. Resumiendo, precisaban un milagro, que por fortuna para ellos, llegó con apariencia de un príncipe italiano de pensamiento veloz llamado Bohemundo de Tarento.

Tras haber librado múltiples reyertas inferiores, el Guerra de Dorylaeum ingresó el primer combate a enorme escala entre los ejércitos occidentales y las fuerzas musulmanas. Los cruzados se confrontaron no solo a un incesante torrente de flechas de los arqueros montados, sino más bien asimismo a los efectos del tiempo árido y abrasador en un lote irreconocible.

Bohemond se percató velozmente de que las cargas comúnes de infantería y caballería eran ineficaces contra un ejército mucho más móvil inteligente que dependía de tácticas de cuajo y fuga. Entonces ordenó a sus caballeros poderosamente armados que desmontaran y formaran un escudo asegurador en torno a los soldados de infantería, caballos y recursos. El cambio en la composición militar asimismo dejó que la línea de Bohemundo se sostuviera hasta el momento en que llegaron refuerzos en masa en el momento en que los turcos al final agotaron sus elementos.

En el final, los cruzados consiguieron una pasmante victoria con una exclusiva estrategia que influiría en futuras peleas en el sendero hacia Jerusalén. Además de esto, el triunfo asistió a perpetuar un mito de intervención divina y sirvió como una herramienta de reclutamiento, declarando que los cruzados estaban bajo la protección de Dios.

4. Arrodíllate y arrepiéntete si deseas

En la canción “Excitante”De los dioses del heavy metal Judas Priest, el tema de la salvación se transmite mediante voces chillonas y guitarras eléctricas de doble plomo atronadores. Los cruzados, no obstante, emplearon un enfoque mucho más físico al organizar que todos y cada uno de los pecadores debían transformarse al cristianismo o combatir una ejecución justa en el nombre de Dios. Hasta aquí las enseñanzas de Cristo sobre la tolerancia y el cariño fraternal.

Los castigadores del Papa asimismo han recibido luz verde para violar, saquear y saquear a intención, adjuntado con la profanación de monumentos religiosos solo por si las moscas. A pesar de que los enfrentamientos por norma general involucraban la subyugación de musulmanes, otras religiones asimismo fueron atacadas.

Como precursor de la Primera Cruzada, un movimiento popular como el Cruzada habitual comandado por un monje candente llamado Pedro el ermitaño resultó en un alboroto asesino contra la población judía en todo el río Rin en Francia y Alemania. Si bien no tenían la bendición oficial de la Iglesia, eso no los detuvo de su juerga de homicidos sin ningún sentido en el sendero a Tierra Santa.

Al final, el ejército heterogéneo compuesto en su mayor parte por campesinos mal pertrechados fue ejecutado por fuerzas turcas bien organizadas en la Guerra de Civetot en el nordoeste de Anatolia. Basta decir que la mayor parte de los eruditos bíblicos caracterizarían esto como ‘cosechar lo que siembras’.

3. Crusader Estates

Los folletos de recursos raíces refulgentes no existían en la Edad Media. Pero si lo hiciesen, podrían sonar algo de este modo: Imagínese una red social clausurada, donde los occidentales viven en una calma inexistente en tierras robadas y bañadas por el sol, y se despiertan cada día con amenazas de los pobladores auténticos que desean matarlos a golpes. Que disfrutes Crusader Estates, que no es tan accesible.

Los cruzados fueron estimulados por múltiples motivaciones y recompensas que incluyeron agarrar un lote al que podían llamar hogar. La mayor parte eran nobles o campesinos sin tierra en pos de un futuro mejor quitando tierras a sus contrincantes musulmanes. En consecuencia, estados cruzados nació.

Tras entablar el Reino de Jerusalén, brotaron otros desarrollos al ingresar la noción de distinciones de clase y feudalismo en todo el Medio Oriente. Varios de los asentamientos mucho más enormes incluyeron el condado de Edessa, el principado de Antioquía y el condado de Trípoli.

2. La venganza de los kurdos

Es popular por los musulmanes contemporáneos sencillamente como “Al Nassar” (“El Victorioso”). Para los cruzados de europa, no obstante, el nombre Saladino llegó a ser popular como un alarmante líder militar, que creó la dinastía Ayyubid y procuró nada menos que juntar a su pueblo contra un enemigo común.

Nativo de una familia musulmana kurda sunita en la presente Irak en 1137, Saladino pasó sus años de capacitación en Damasco, donde estudió filosofía griega, matemáticas, poesía, astronomía y derecho. Asimismo se transformaría en un ferviente estudiante del Corán mientras que se sumergía en todos y cada uno de los puntos de la guerra.

Después se transformó en el primer sultán de Egipto y Siria, patrón de La Meca y Medina y Señor de Arabia. Tras declarar una yihad contra los Estados cruzados, derrotó a los invasores en el Guerra de Hattin en 1187. La victoria asimismo le dejó reconquistar Jerusalén, adjuntado con un sinnúmero de territorio, conquistas que inspirarían la publicación de la Tercera Cruzada.

1. Saqueo de la piedad

Entre las conquistas horripilantes y brutales de la historia, el Saco de Constantinopla está en una categoría por sí misma. Antes de 1204, la localidad rica y vibrante en la bifurcación de Europa y Asia había sido la ciudad más importante del Imperio Bizantino. Pero una desapacible disputa alimentada por la avaricia, la corrupción, el nepotismo y el liderazgo deficiente (¿te suena familiar?) A lo largo de la Cuarta Cruzada acabó en el derramamiento de sangre frenético y el saqueo sistemático de la región mucho más grande de la cristiandad.

La podredumbre profunda en Constantinopla había estado enconado a lo largo de años, llegando por último a un punto de ebullición en el momento en que el príncipe bizantino exiliado Alejo sobornó a los cruzados a fin de que lo pusiesen en el trono en el mes de julio de 1203. No obstante, seis meses después, fue ejecutado por una facción contrincante. Naturalmente, los cruzados sintieron una ocasión (verdaderamente) dorada para abalanzarse y respondieron sitiando la localidad mientras que masacraban de forma aleatoria a cientos de sus ciudadanos.

La absoluta ruina y también inestabilidad ocasionada por los cruzados asistiría después a allanar el sendero para la invasión mongola en la época del siglo XIII, creando una mayor fragmentación y caos en la zona. La indulgencia de los delincuentes agradables al papa asimismo asistió después a publicar La reformacion y Contrarreforma del siglo XV.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *