Lanzamientos de cohetes que salieron terriblemente mal

Desde el momento en que se idearon los cohetes, múltiples una cantidad enorme de ellos se publicaron al espacio con diferentes grados de éxito. Ciertos de estos eran solo cohetes sonoros, y otros fueron máquinas masivas como el cohete Saturno V de 363 pies de altura. No obstante, la curva de estudio para llevar cohetes desde tierra al espacio fué empinada e inclusive en la actualidad pequeños fallos o situaciones imprevisibles tienen la posibilidad de ser en fallas aciagas y catastrofes.

10. La explosión de Alcantara

En el año 2003, un cohete brasileiro, un vehículo prototipo que se usaba para publicar satélites de observación, explotó en la interfaz de lanzamiento. matando a 21 personas. La explosión fue el resultado de uno de los más importantes motores de empuje que se encendió de forma involuntaria mientras que los profesionales aún trabajaban en él. En conjunto, 21 personas fallecieron en la explosión. Solo lograron conseguir los restos de 2 de ellos por la intensidad de la quemadura. En verdad, para saber el número exacto de personas que fallecieron, debieron pasar lista pues no quedaban suficientes restos para detectar.

El cohete fue el tercer prototipo de la serie que verdaderamente falló, pero de lejos fue el fallo mucho más catastrófico de los tres. El cohete de 62 pies pesaba 50 toneladas, se encontraba pertrechado con 40 toneladas de comburente y su producción costó $ 6.5 millones. Una vez que los intentos precedentes habían fracasado, se suponía que este cohete pondría a Brasil cada día con otros países que tenían aptitud de lanzamiento de satélites. Por supuesto ese no fue la situacion.

9. La catástrofe de Nedelin

Probablemente el peor desastre de cohetes de la historia, el Desastre de Nedelin sucedió en Rusia en 1960, pero la novedad no llegó a nuestra lugar de este mundo hasta 1989. Las autoridades rusas sostuvieron el desastre en misterio, lo que fue increíble teniendo en cuenta la llegada del mismo. Se notificó que 78 personas fallecieron, si bien ciertas otras fuentes aseguran que entre 90 y 126 personas fallecieron como resultado y otras 120 padecieron lesiones no fatales.

Se estima que un cortocircuito en el secuenciador primordial de un cohete prototipo AR-16 provocó el fallo de encendido que detonó un tanque de comburente demoliendo el misil. Increíblemente, una cámara se encontraba andando en ese instante, que captó la explosión en el momento en que sucedió. Todos y cada uno de los que estaban cerca fueron calcinados instantaneamente, pero los que estaban mucho más lejos padecieron la desaparición por quemaduras amplias o vapores tóxicos del propio comburente. Varios de los que estaban en el área procuraron huír, pero han quedado atrapados por la cerca de seguridad puesto que toda el área se encontraba cubierta en llamas. 2 sobrevivientes de la explosión se habían ido inmediatamente antes del incidente para fumar un cigarro tras un búnker, pero aún estaban dificultosamente quemados.

El gobierno soviético encubrió el desastre inmediatamente. Se mencionó que el oficial a cargo de la base murió en un incidente aéreo y se mencionó que todos los otros comprometidos asimismo corrieron exactamente la misma suerte. Pese a su encubrimiento, las novedades italianas detallaron que fue una explosión de cohete prácticamente inmediatamente y en 1965 un espía soviético asimismo confirmó los datos. No obstante, la Unión Soviética no reconoció el incidente en lo más mínimo hasta 1989.

8. Tuerca deficiente del Falcon 1

En ocasiones, las cosas mucho más pequeñas tienen la posibilidad de tener enormes secuelas, como fue la situacion de la publicación del cohete Falcon 1 en 2006. Una fuga de comburente en el cohete SpaceX provocó que el motor primordial se incendiara justo una vez que el cohete despejara la interfaz de lanzamiento. La causa de la fuga de comburente se remonta a un pequeña tuerca de aluminio que fue desarrollado para mantener un accesorio de tubería de comburente. Aparentemente había sufrido una corrosión que no era aparente a fácil vista, pero que fue bastante para ocasionar una fuga de comburente.

Una vez que el motor se encendió, la fuga de comburente se incendió y eso provocó una pérdida de presión neumática. Eso, por su parte, logró que se cerraran ciertas válvulas de comburente y oxígeno, lo que provocó que los motores se pararan tras solo 34 segundos. En ese instante, el Falcon 1 se estrelló contra la Tierra en un arrecife no lejísimos del rincón de lanzamiento. En el momento en que golpeó, la carga útil del satélite del cohete se lanzó al aire antes de arribar en un cobertizo en una isla próxima al costado del camión que lo había traído allí primeramente.

7. Puntal deficiente del Falcon 9

Nueve años tras la falla del cohete Falcon 1, Elon Musk y SpaceX volvieron a combatir inconvenientes con su Falcon 9. Se estima que un puntal imperfecto en la etapa superior del propulsor falló, lo que provocó que el cohete explotara poco tras su publicación.

El cohete tenía la misión de reabastecer la estación espacial representando a la NASA; no obstante, un puntal que sostenía una botella de helio a alta presión se rompió en el sendero. Entonces, la botella salió disparada como una bala de la parte de arriba del tanque de oxígeno líquido de refuerzo, lo que provocó lo que ellos llaman un sobrepresión acontecimiento. En términos fáciles, logró que el cohete explotara.

Comunmente, hay cientos y cientos de estos puntales en el cohete que tienen la capacidad de aguantar cuando menos 10,000 libras de fuerza. Se calcula que este puntal particularmente solo se encontraba sujeto a precisamente 2,000 libras en el momento en que se rompió, lo que quiere decir que hubo una falla en algún sitio de su diseño.

6. Cadena de inconvenientes de Proton-M

Los cohetes Proton-M de Rusia tienen la mala práctica de fallar en la publicación o poco después. De 53 lanzamientos, cinco de ellos fallaron entre 2008 y 2013. El 10% puede no parecer bastante, pero en el momento en que charlamos de cohetes multimillonarios que probablemente tienen la posibilidad de explotar con tanta crueldad que no quedan restos humanos después, es un inconveniente grave. inconveniente.

Lo malo de las continuas fallas de Proton-M, y hubo mucho más desde 2013, es que habrían de ser predecibles. Por poner un ejemplo, el 16 de mayo de 2015, la causa de la falla del cohete Proton-M fue una falla en la bomba turbo del motor de dirección de la tercera etapa. Esta el mismo inconveniente ocasionó que exactamente el mismo cohete se estrellase en 1988. En 1988 fue el satélite mexicano MexiSat-1 el que se encontraba designado a ser lanzado en el momento en que fallase la bomba turbo. El vehículo de lanzamiento fue el cohete Proton-M.

Ya que un cohete Proton-M cuesta cerca de $ 65 millones, y eso no incluye todos y cada uno de los gastos de infraestructura y configuración comprometidos en la organización de la publicación de un cohete antes que se estropee, uno pensaría que alguien verificaría para cerciorarse de que las cosas que llevar a cabo explotar cohetes precedentes por el momento no eran inconvenientes.

5. El fracaso de Vanguard televisión-3

A lo largo de la Guerra Fría, USA y la Unión Soviética siempre y en todo momento procuraron igualarse. La carrera espacial fue una de las maneras mucho más magníficas y altilocuentes en que un país podía abochornar al otro. Proceder a donde ningún hombre había ido antes parecía una manera clara de enseñar la habilidad de su país en lo relativo a la ciencia y la ingeniería. De esta manera es precisamente como Cohete Vanguard televisión-3 llegó a ser un enorme fracaso.

Tanto USA como la Unión Soviética competían para poner en órbita el primer satélite de todo el mundo. En el mes de octubre de 1957, la Unión Soviética ganó esa carrera al publicar el Sputnik. Prosiguieron con un segundo Sputnik antes que USA pudiese procurar llegar a la mesa con los suyos. Apresurar el desarrollo fue una mala iniciativa, puesto que su primer intento en el mes de diciembre de 1957, el Vanguard Test Vehicle 3, logró elevarse 4 pies del suelo antes de caer y explotar.

El primordial inconveniente con esta falla en la publicación fue pues EE. UU. Tenía 2 organizaciones rivalizando para ser las primeras en la mesa, lo que quería decir que los elementos se agotaban. Y, como es natural, combatir para hallar algo en el aire solo pues otro país te lo ha anunciado no es buena forma de llevar a cabo ciencia.

4. GOES-G no fue

En ocasiones, ninguna proporción de planificación puede eludir que ocurra un desastre. Ese fue la situacion con el Satélite GOES-G que la NASA aguardaba publicar en 1986. La publicación pareció ir sin inconvenientes y técnicamente no hubo una falla en el diseño que ocasionó que se estrellase, en cambio, la naturaleza parecía poseerlo en la NASA.

Tras 1 minuto de tiempo de vuelo, un rayo cayó sobre el cohete Delta que transportaba el satélite. Un cortocircuito apagó el motor primordial del cohete y con unos cuantos propulsores todavía encendidos, el cohete empezó a caer fuera de control.

Para reducir el daño, la NASA activó la autodestrucción del cohete a fin de que todo no se estrellase contra el suelo y causara aún mucho más daño. Técnicamente, el cohete debería haber podido aguantar un rayo directo, pero ciertos inconvenientes con el cableado provocaron el cortocircuito tras el rayo. El beneficio del incidente fue que los cohetes desde ese momento se han rediseñado para lograr conducir mejor las sobrecargas eléctricas.

3. El Cosmos 1 no ha podido andar

Los cirios solares fueron un factor básico de la ciencia ficción desde hace unos años. El término supuestamente extravagante supone la utilización de una candela de mylar masiva para apresar fotones del sol y utilizarlos como propulsión en el espacio. La ciencia tras o sea sólida, pero la iniciativa todavía les semeja extraña a bastante gente. Por fortuna, a personas como Carl Sagan les agradaba evaluar enfoques poco comunes de la ciencia y expandir nuestro cosmos.

los Misión Cosmos1 se encontraba designado a publicar un dispositivo de candela del sol al espacio. Como misión conjunta entre un conjunto llamado Planetary Society y la agencia espacial rusa, la viuda de Carl Sagan, Ann Druyan, trató de realizar situación el término de ciencia ficción en 2005.

El cohete en sí se lanzará desde un submarino en el mar de Barents, al tiempo que el control de la misión se encontraba de manera inexplicable situado en un granero en Pasadena. Con Bill Nye, el científico y la actriz Kirsten Dunst, por causas que no eran completamente importantes para la misión, se lanzó el cohete de 4 millones de dólares americanos. Logró realizar su trabajo a lo largo de 83 segundos antes de darse la vuelta y regresar a caer al mar. La razón del fallo del cohete jamás se ha preciso con precisión.

2. Mad Mike Hughes y el cohete de tierra plana

En la mayoría de los casos, en el momento en que piensas en la publicación de un cohete, imaginas mucha de la ciencia y la ingeniería que se usaron para hacer el cohete y dejaron que sucediera todo el acontecimiento. O sea precisamente lo opuesto de lo que sucedió con Desquiciado Mike Hughes y su cohete casero. No es que no hubiese ciencia implicada, y no que nuestro Mad Mike fuera un hombre por supuesto habilidoso para lograr siquiera procurar este esfuerzo. El inconveniente era que el cohete casero de Mad Mike se edificó a fin de que pudiese ver por sí solo si la Tierra era plana o no. Si ese es tu punto de inicio para lanzarte al espacio, tienes un inconveniente.

Lamentablemente para Mike, quien tuvo 2 intentos anteriores de lanzamiento de un cohete anteriormente, en el momento en que se lanzó en el mes de febrero de 2020 resultó ser su último intento. El cohete impulsado por vapor se encontraba designado a lograr los 5.000 pies, lo que dejaría a Hughes desde el criterio ver la curvatura de la Tierra por sí solo, o la carencia de ella. Lamentablemente, para entrar al cohete debió subir una escalera para ingresar. Esa escalera se encontraba en el sendero en el momento en que el cohete se lanzó y los 2 chocaron. Eso abrió la lata de paracaídas en la parte posterior del cohete. Eso, por su parte, quedó atrapado en el empuje y desvió todo el rumbo. El cohete alcanzó una altura suficientemente dañina antes de regresar a la Tierra. En el momento en que los equipos de salve llegaron a la escena, hallaron que Hughes probablemente había fallecido en el encontronazo.

1. El desastre del Challenger

Verdaderamente es imposible comprobar una lista de catastrofes de cohetes sin rememorar el Desastre Challenger del 28 de enero de 1986. El Challenger ahora había estado en el espacio en 1983 y en tres años ahora había pasado mucho más de 62 días en el espacio. La primera caminata espacial del programa del transbordador espacial de la NASA fue efectuada por la tripulación del Challenger y la primera mujer astronauta estadounidense y la primera astronauta afroamericana estaban dentro del Challenger. Fue en el décimo lanzamiento en el momento en que el transbordador explotó solamente 73 segundos después de la publicación, matando a los siete integrantes de la tripulación instantáneamente.

El Challenger había estado plagado de inconvenientes anteriormente, puesto que, para comenzar, la nave jamás tuvo la intención de ir al espacio. Fue construido como un vehículo de prueba pero actualizado con los elementos precisos a fin de que ocupase espacio. No obstante, esa no fue una transformación instantánea, en tanto que hubo inconvenientes con una fuga de hidrógeno en el motor primordial y otros sistemas.

El inconveniente que condujo al desastre se atribuyó al tiempo frío que degradó el sello de los propulsores de cohetes. El resultado de la explosión fue una amplia y extensa revisión del programa de transbordadores de la NASA que incluyó terminar a la oportunidad de dejar que no astronautas ingresen al espacio a lo largo de mucho más de 2 décadas.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *