Las 10 características principales de las mujeres mayores de 1000 años

Salvo que esté fascinado por las momias, la hermosura de sus cuerpos bien preservados puede perderse en usted. Pero indudablemente se puede ver la pierna bien formada de una mujer de la Edad del Bronce, la piel maleable de una mujer de la Dinastía Han Occidental y la sonrisa misteriosa en la cara de la abuela del rey Tutankamón. El truco para contemplar la carne de estas mujeres, todas las que tiene por lo menos un milenio de antigüedad, es equipararlas con sus viejas compañeras y ver que debería haberse derrumbado hace bastante tiempo …

10. Pómulos de la reina Anhapu

La reina Anhapu había sido momificada a lo largo de mucho más de 1.000 años en el momento en que fue encontrada con otros integrantes de la realeza del viejo Egipto en el refugio de Deir al-Bahri en 1881. Tenía una guirnalda de flores cerca del cuello y lucía un intrincado peinado. Sus dientes blancos, pestañitas largas, frente baja, ojos enormes y pómulos sobresalientes son vestigios de su hermosura.

.

9. Manos de Hatshepsut

Resultado de imagen para manos Hatshepsut

Fue solo en 2007 que esta momia de 3.500 años de antigüedad enterrada en el Valle de los Reyes de Egipto fue identificada como la próspera faraona Hatshepsut. Esculturas idealizadas representaban a la gobernante con una barba postiza y oscurecían sus pechos. El análisis de sus restos señala que tenía diabetes y artrosis, y probablemente murió de cáncer de huesos. En fachada, era obesa y tenía mala dentadura. Mientras que su sucesora procuraba eliminar todos y cada uno de los registros de su reinado, su momia real se encontraba esconde y cuidada. La habían envuelto esmeradamente y las uñas de su mano izquierda rizada estaban pintadas de colorado y delineadas en negro.

8. Hombros de la doncella de hielo siberiana

Dama de Altai (La doncella de hielo)

Asimismo famosa como la “Princesa de Altai”, esta mujer de 2.500 años fue descubierta en Siberia en 1993. Si bien el concepto de los tatuajes que se alargan por sus brazos es dudoso, el tema de los corzos se reitera en el ataúd del leño de su árbol. El tocado que llevaba y el ajuar funerario enterrado con ella comprometen un prominente estatus. Las frías estepas rusas preservaban su frágil piel y sus huesos.

7. Piel de la Dama de Dai

Resultado de imagen de Lady of Dai

Como mujer del gobernante de Dai a lo largo de la dinastía Han, Xin Zhui llevó una vida de mucho lujo hace 2.000 años en China. En el momento en que esa vida acabó a la edad de 50 años, el privilegio no lo logró. Se encontraba cubierta en 20 capas de seda fina, sumergida en un “elixir de la inmortalidad”, encerrada en 4 ataúdes, cercada de cinco toneladas de carbón y sepultada a quince metros bajo tierra. El resultado es asombroso. El cuerpo de la “Dama de Dai” fué proclamado como la momia mejor preservada nunca vista, con sangre aún licuefactada, órganos aún íntegros y integrantes aún flexibles.

6. Seno de Lady Rai

Resultado de imagen de Lady Rai

En el momento en que desenvolvió su bien embalsamada momia en 1909, el egiptólogo GE Smith le logró un cumplido a Lady Rai, llamándola “la menos desapacible” de las momias femeninas que ya están. Ella tuvo bastante precaución en su fachada, como lo señala su pelo elaboradamente peinado y un resto de las joyas con las que se encontraba adornada. En este momento comprensiblemente aplastados, sus senos por supuesto ofrecieron un extenso escote a lo largo de su historia parcialmente corto hace 3.600 años.

5. Piernas de mujer Borremose

Resultado de imagen de Borremose Woman

Trabajadores que excavaban turba en Dinamarca descubrieron este cuerpo de 2.700 años en 1947. Le dañaron la cabeza con sus zapas, lo que nos privó de mirarla a la cara, y los estudiosos no pudieron saber la causa de su muerte. Como otros cuerpos del pantano, la Mujer Borremose (llamada de esta manera por el pantano en el que fue encontrada) ha podido ser una víctima de sacrificio. Si es de esta manera, fue tratada de manera cuidadosa tras la desaparición y cubierta en una enorme manta de lana. Pero fue la acción del tanino en la turba, no sus contemporáneos de la Edad del Bronce, lo que preservó (y obscureció) su piel tan bien que todavía tiene huellas digitales.

4. Cuello de Nesitanebetashrua A

Resultado de imagen para Nesitanebetashrua A

El cuerpo de esta mujer egipcia de 3.000 años recibió el más destacable trato que la dinastía XXI ha podido prestar, incluyendo la pintura con el color típicamente femenino de ocre amarillo. La preservación tenía la intención de dejarla luciendo lo mucho más verdadera viable, y su calidad refleja su prominente estatus como sacerdotisa. Sus embalsamadores habrían tenido bastante precaución al eliminar y sustituir sus órganos mediante una incisión cubierta en su abdomen, al paso que otros cortes dejaron que su abdomen, espalda, brazos y piernas estuviesen esmeradamente acolchados. Se prestó particular atención a el aspecto de sus ojos, y su cuello se encontraba envuelto en lino de tal forma que todavía es escultural hasta hoy.

3. Perfil de la hermosura de Xiaohe

Resultado de imagen de Beauty of Xiaohe

Esta mujer, excavada en la Zona Autónoma Uygur de Xinjiang de China, todavía llama la atención tras 3.800 años. Ella es una de múltiples momias enigmáticas que recorren una exhibición llamada “Los misterios de la ruta de la seda” que tienen especificaciones occidentales incomprensibles. Si bien no se saben su origen y también identidad, su nariz extendida adorna un perfil especialmente bien preservado.

2. Pelo de la Reina Tiye, asimismo famosa como la Dama Mayor

La llamada “Dama Mayor” ha subsistido mucho más de tres milenios con una cabeza llena de pelo castaño rojizo cayendo sobre sus hombros. Un mechón de este pelo se emparejó con un mechón de pelo que se había descubierto en la tumba del rey Tutankamón. El recuerdo se había guardado en un pequeño ataúd con la inscripción de su querida abuela, la reina Tiye, y el ADN del pelo y la momia probó la relación en 2010.

1. Sonrisa de Thuya

Resultado de imagen para smile Thuya

La pareja de jubilados Yuya y Thuya fueron cortesanos en Egipto hace 3.800 años. Thuya todavía luce una sonrisa misteriosa que recrea al espectador hasta hoy y no afirma sus misterios. Pese al saqueo del ajuar funerario de la pareja, sus momias continuaron claramente bien preservadas. Y diríase que su tumba pertence a las mucho más sensacionales nunca encontradas en el Valle de los Reyes, hasta el hallazgo de la tumba de su bisnieto, el rey Tutankamón.

por Christine Quigley de quigleyscabinet.blogspot.com

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *