Las 10 celebridades principales que leen su propio obituario

Es una práctica periodística para los principiantes empezar a redactar obituarios como sus primeras asignaciones en el momento en que se sumergen por vez primera en el planeta de los jornales. En ocasiones, estos escritores se adelantan a sí mismos y ciertas celebridades descubrirán que sus obituarios se escribieron antes de su fallecimiento. Y eso quiere decir que ciertas de aquellas personas tienen la desgracia de ver esos obituarios impresos antes que hayan pasado alén del reino de los fatales.

Para ser incluido en esta lista, la celebridad o figura histórica debía ser de alguna relevancia, así sea conocida o infame y declarada fallecida en un considerable mercado de medios como un periódico, radio, televisión o Internet. Imagínese su sorpresa en el momento en que se enteraron de que estaban fallecidos: ¡hable de una curiosidad mórbida!

10. Daniel Boone

Explorador del oeste americano y héroe habitual, Daniel Boone se transformó en un héroe habitual gracias a la publicación de sus hazañas en series de diez centavos del día. El “primer” habitante de Kentucky, el obituario de Boone se imprimió equivocadamente unos años antes de fallecer a la edad de 86 años en 1820. Quién sabe, el jornal que publicó su obituario temprano podría haber planeado que se encontraba explorando un territorio verdaderamente nuevo, ¡alén de la tumba! ?

9. Bertrand Russell

????: Bertrand Russell photo.jpg

El pensador y matemático galés Bertrand Russell se encontraba enfermo de neumonía en el momento en que un periódico japonés notificó de su muerte en 1920, unos 50 años antes de fallecer. En teoría, el New York Times recogió la historia y la publicó. Esto provocó una disculpa al redactar su obituario, pero en teoría ese obituario escrito para su diversión fue mencionado en 1970 en el momento en que murió.

8. PT Barnum

Vida del frontispicio de PT Barnum 1855

Quizás el único integrante de esta lista que verdaderamente desea ver impreso su obituario antes de su muerte, PT Barnum, el genio tras Ringling Brothers y Barnum & Bailey Circus, solicitó verlo impreso en el New York Evening Sun. Consiguió su deseo el 24 de marzo de 1891; el obituario se imprimió en la primera plana. ¿Qué tal eso para la facturación superior? Murió un par de semanas después.

7. Alfred Nobel

Nobel introducirá

Más allá de que la mayor parte de la multitud reconoce el nombre de Nobel por los premios que entrega de año en año, Alfred Nobel era popular en su día como el “Comerciante de la Muerte” puesto que había inventado tanto la nitroglicerina como la dinamita. En el momento en que un periódico publicó su obituario, 13 años antes de su muerte en 1896, y le dio ese horrible alias, decidió llevar a cabo algo sobre esto creando las estipulaciones para los premios en su último testamento. Qué irónico, el Premio Nobel fué popular por ofrecer palmaditas en la espalda a la multitud por la paz, ¡pero está respaldado por varios de los descubrimientos mucho más explosivos de la historia!

6. Paul McCartney

Sir Paul McCartney, entre los 2 Beatles que aún prosiguen pateando, fue proclamado fallecido por un individuo que llamó al DJ Russ Gibb de Detroit en 1966. En un caso separado, un DJ de Novedosa York charló de su muerte unos días después. Los dos casos provocaron muchas referencias a su muerte en futuras canciones de los Beatles.

5. Ernest Hemingway

Ernest Hemingway en la Finca Vigia, Cuba - NARA - 192663

Ernest Hemingway y su mujer Mary Welsh Hemingway padecieron un incidente aéreo en 1954, lo que provocó que el diario los declarase fallecidos. Para disgusto de los servicios de novedades, el creador ganador del Premio Nobel de “El viejo y el mar” resultó dificultosamente herido, pero continuó vivo hasta 1961, siete años tras el desgastante incidente.

4. Ronald Reagan / Queen Elizabeth

Walter Knott y Ronald Reagan, 1969 (recortado)

Estos 2 relevantes líderes mundiales fueron víctimas del obituario prematuro de 2003 de CNN.com. La Reina Madre Isabel asimismo fue declarada fallecida tras un simulacro de rutina presenciado por un novato en Sky News. En el momento en que el novato llamó a su madre en Australia, se corrió la voz y no lograron contrastar antes de difundir la historia. En lo que se refiere a Reagan, es bastante asombroso que no fuese proclamado fallecido tras el fallido intento de asesinato de su historia a inicios de los 80. Reagan se conoce como entre los presidentes estadounidenses mucho más populares de la segunda mitad del siglo XX.

3. Mark Twain

Llamado el padre de la literatura estadounidense, Samuel Langhorne Clemens, o Mark Twain, como lo reconocen mejor fue informado como fallecido en 1897, unos 13 años antes de fallecer. Al leer su obituario, dio la conocida cita: “Los reportes de mi muerte son muy exagerados”. Semeja que en vida o muerte aún podría apresar al público con sus expresiones.

2. Bob Hope

Bob Hope Lacalandia afb.jpg

Dominio publico, Link

El atractivo vodevil Bob Hope murió hace solamente unos años, pero es la segunda celebridad fallecida de nuestra lista que ha leído su obituario no una, sino más bien 2. En las dos oportunidades, su muerte se notificó en un portal de internet antes que fuera retirado. Hope es un increíble ejemplo de la práctica periodística de redactar obituarios para individuos conocidos; había estado en el Celebrity Dead Pool a lo largo de años antes de su muerte real.

1. Papa Juan Pablo II

Juan Pablo II Brasil 1997 3

Popular como entre los papas mucho más enormes que nunca haya servido en el Vaticano, el Papa Juan Pablo II es la única persona que ha leído su obituario en tres oportunidades distintas. Y exactamente la misma Hope, desafió las esperanzas de la multitud a lo largo de años antes de atravesar las puertas de perlas. El pontífice fue comunicado fallecido en 1981 tras un intento de asesinato, en la sección de obituario prematuro de CNN.com y una vez horas antes de su muerte.

Mención de Honor

James Earl Jones, George HW Bush, Rudyard Kipling, James Whistler, Steve Jobs, Joe DiMaggio, Arthur C. Clarke, Alice Cooper, Fidel Castro y Margaret Thatcher.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *