Las 10 ejecuciones más infames de guillotina

En los siglos precedentes a la Revolución Francesa, las autoridades francesas usaron una pluralidad de métodos de ejecución según la naturaleza del delito y el sitio del culpado en la sociedad. Ciertos de estos castigos adquirieron lo que varios considerarían dimensiones de brutalidad bastante extremas.

Por servirnos de un ejemplo, la asesina francesa Marie-Madeleine-Marguerite d’Aubray, marquesa de Brinvilliers (22 de julio de 1630 – 17 de julio de 1676), fue sentenciada a tomar dieciséis litros de agua antes de ser degollada y después quemada en la hoguera (asimismo puede ser ¡completo!). En el siglo siguiente, Robert-François Damiens (9 de enero de 1715-28 de marzo de 1757), tras ser torturado por procurar matar a su rey, le sostuvieron los brazos y las piernas a caballos para desmembrarlo en frente de una multitud que aplaudía. Los presentes aseguraron que su torso subsistió de alguna forma, con lo que fue quemado en la hoguera para terminar con él. La brutalidad de este castigo influyó en los contrarios a la pena capital. El popular aventurero Casanova fue testigo de la ejecución y aseveró que debía separar la cara y taparse los oídos a veces. Thomas Paine, popular por sus escritos cerca del comienzo de la Revolución De america, mentó la ejecución de Damiens como un caso de muestra de la tiranía del gobierno despótico.

Como tal, en el momento en que el furor innovador golpeó a Francia, hombres y mujeres ilustrados solicitaron una manera de ejecución mucho más humana y también igualitaria. La Revolución empezó el 14 de julio de 1789 con el ataque a la prisión de la Bastilla. El 10 de octubre de 1789, el doctor Joseph-Ignace Guillotin ha propuesto una reforma de la pena de muerte a la Reunión Nacional de Francia. El rey prohibió de manera rápida ciertas formas mucho más salvajes de tortura / ejecución y por último se formó un comité para efectuar las reformas proposiciones por Guillotin. El médico del rey, Antoine Louis, diseñó el dispositivo prototipo de una cuchilla mecánica que velozmente cortaría la cabeza de uno con un solo golpe. En 1792, demandaría su primera víctima …

10. Nicolas Jacques Pelletier (fallecido el 25 de abril de 1792).

Pelletier se asoció con múltiples delincuentes a lo largo de su historia parcialmente malvada. Sus crímenes incluyeron ataque, hurto y violación. Tras uno de sus asaltos, su víctima chilló pidiendo asistencia, lo que alertó a un guarda que entonces detuvo a Pelletier. El juez Jacob Augustin Moreau escuchó la situacion y sentenció a muerte a Pelletier. En este momento, varios salteadores de caminos fueron condenados a muerte, pero el histórico reclamo de popularidad de Pelletier es ser la primera persona ejecutada por la guillotina.

El verdugo público Converses Henri Sanson probó por vez primera la guillotina en cadáveres “donados” por un hospital. Cumplidas con la efectividad de la guillotina sobre la espada, las autoridades avanzaron con la ejecución. Por la tarde, Sanson puso a Pelletier en el dispositivo y lo decapitó instantáneamente al dejar caer la hemorragia. De forma impresionante, la multitud, habituada a ejecuciones mucho más divertidas colgándose o rompiéndose en la rueda, expresó su decepción por el espectáculo desilusionante que verdaderamente solicitaba el regreso de la horca. Para bien o para mal, esas peticiones no fueron admitidas.

9. Eugen Weidmann (5 de febrero de 1908 – 17 de junio de 1939).

¡Desde la primera guillotina pública hasta la última! Weidmann era un hombre nativo de Alemania que planeó raptar a turistas franceses adinerados como una manera de hurtar su dinero. Asimismo participó en crímenes mucho más aterradores, incluido el homicidio. Disparó por lo menos a tres hombres y una mujer en la nuca. El homicidio final probó su perdición en el momento en que la policía lo identificó en una tarjeta de presentación que se dejó en la oficina de la última víctima de Weidmann. Como una escena de una película de Hollywood, Weidmann en un inicio se resistió al arresto, tirando a la policía.

Sus sacrificios fueron ineficaces. La policía civil herida y desarmada luchó contra Weidmann y lo dejó inconsciente con un martillo. En este momento bajo custodia, Weidmann confesó sus crímenes. Un día de verano de 1939, el entonces actor de diecisiete años de Star Wars y El señor del anillo, Christopher Lee, fue entre los presentes de la decapitación de Weidmann. Con eso, Eugen Weidmann se transformó en la última persona en ser ejecutada públicamente mediante la guillotina.

8. Hamida Djandoubi (c. 1949 – 10 de septiembre de 1977).

Resultado de imagen de Hamida Djandoubi

Más allá de que Weidmann fue la última persona en ser ejecutada públicamente por guillotina, no fue la última persona en ser ejecutada de esa forma. La tunecina Maida Djandoubi se vanagloria de ser infamia. Djandoubi en teoría procuró forzar a su novia de 21 años, Elisabeth Bousquet, a prostituirse. Como era de aguardar, ella no se quedó con él. No obstante, logró reclutar a otras 2 chicas en su “empleo”. Estas chicas presenciaron el vil ataque de Djandoubi a Bousquet una vez que la secuestrara. En su casa, la golpeó y le puso un cigarro encendido en los senos y los genitales, antes de llevarla a un espacio mucho más apartado donde la asfixió y se deshizo de sus restos.

Un mes después, el tunecino volvió a procurar raptar a una mujer, pero esta mujer por suerte escapó y lo identificó frente a la policía. Fue acusado de violación, tortura y asesinato. Djandoubi se transformó en la última persona ejecutada por guillotina en el momento en que fue decapitado en el mes de septiembre de 1977. No obstante, no fue el último hombre culpado a la guillotina. No obstante, los últimos condenados han recibido una suerte de indulto en 1981 en el momento en que se derogó la pena de muerte en Francia.

7. Hans Fritz Scholl (22 de septiembre de 1918 – 22 de febrero de 1943) y Sophia Magdalena Scholl (9 de mayo de 1921 – 22 de febrero de 1943).

Sophie Scholl con su hermano Hans y su amigo y colaborador Christoph Probst en enero de 1943

Francia no es el único país que históricamente ha usado la guillotina. Alemania asimismo usó la guillotina desde cuando menos la temporada del Imperio Alemán (1871-1918) hasta la República Democrática Alemana hasta 1966; incluido en ese transcurso de tiempo se encontraba asimismo el conocido estado alemán nazi. Los registros nazis proponen que mucho más de 16.000 personas acabaron en la guillotina en la Enorme Alemania entre 1933 y 1945. 2 de las víctimas mucho más reconocidas son los hermanos Scholl. La pareja de hermanos asistió a fundar un movimiento de resistencia antinazi no violento llamado White Rose. La organización causó folletos pidiendo a la oposición alemana a la crueldad nazi. La Gestapo no aceptaría tal disidencia en tiempos de guerra mundial, con lo que detuvo a los líderes de la Rosa Blanca y los decapitó.

Las últimas expresiones de Sophie fueron: “¿De qué manera podemos aguardar que predomine la justicia en el momento en que prácticamente absolutamente nadie está presto a entregarse individualmente a una causa justa? Un día tan precioso y soleado, y debo irme, pero ¿qué importa mi muerte, si por medio de nosotros cientos de personas se despiertan y se ponen en acción? ” El comentario final de su hermano fue sencillamente: “¡Viva la independencia!” Desde ese momento, fueron honrados en sellos alemanes de la posguerra por su valentía. Tras todo, si bien posiblemente no hayan detenido a los nazis, los causantes de sus ejecuciones asimismo han recibido su castigo en el final. Quizás con razón entonces, el último alemán ejecutado por guillotina no fue otro que el integrante de las SS Horst Paul Silvester Fischer, nacido el 31 de diciembre de 1912. Por sus crímenes realizados en el campo de concentración de Auschwitz a lo largo de la Segunda Guerra Mundial, fue ejecutado por guillotina el 8 de julio de 1966.

6. Marie-Anne Charlotte de Corday d’Armont (27 de julio de 1768 – 17 de julio de 1793).

Charlotte Corday es sin ningún género de dudas entre las asesinas mucho más reconocidas de la historia mundial. La joven leyó las proyectos de los pensadores de la temporada de la Ilustración y se horrorizó frente a la carnicería liberada por la Revolución Francesa. Ella apoyó la Revolución, pero no el derramamiento de sangre que ocurrió. Por poner un ejemplo, no le pareció preciso que el rey fuera ejecutado. Culpó al extremista jacobino Jean-Paul Marat de una gran parte de este derramamiento de sangre y, como ha dicho en su juicio, “mató a un hombre para socorrer a cien mil”. Fue a conocer a Marat con la falsa afirmación de que tenía conocimiento de un alzamiento contra el gobierno innovador.

Marat, quien sufría una horrible patología de la piel, pasaba un buen tiempo en una bañera, le dejó verlo con su información. Mientras que escribía los nombres que ella le ha dicho, ella sacó un cuchillo y acuchilló su pecho, cortándole la aorta y el pulmón. Marat solicitó asistencia, pero murió de todas maneras, su muerte inmortalizada en la conocida pintura de Jacques-Louis David y asimismo recreada cinematográficamente para las películas Napoléon (1927) y Land of the Blind (2006). Corday fue culpado por el homicidio. Según se comunica, tras su decapitación, un hombre le levantó la cabeza de la canasta y la abofeteó. Los presentes aseguraron que ella logró una expresión de indignación como resultado. Entonces, el hombre fue encarcelado a lo largo de tres meses por su acción. Corday se transformó en una suerte de héroe para bastantes y recibió el alias de “ángel del asesinato”.

5. Alexandre François Marie de Beauharnais, vizconde de Beauharnais (28 de mayo de 1760 – 23 de julio de 1794).

Resultado de imagen para la guillotina Vicomte de Beauharnais

Beauharnais fue un noble francés que se desempeñó como diputado en los estados en general y después como presidente de la Reunión Nacional Constituyente antes de finalizar su trayectoria como general en jefe del Ejército del Rin. Él era detenido por carecer de éxito militar y sus conexiones aristocráticas y culpado a muerte a lo largo del Reinado del Terror. Por una parte, puede parecer un noble mucho más guillotinado a lo largo de este tiempo; no obstante, su rincón en la historia es importante en parte importante por el hecho de que en verdad fue ejecutado. Su mujer, Josephine, que fue presa en exactamente la misma prisión que su marido, le subsistió y fue liberada en el momento en que acabó el Reinado del Terror. Entonces se casó con Napoleón Bonaparte y se transformó en la primera emperatriz de los franceses. Su nieto, asimismo nieto de Alexandre de Beauharnais mediante su hija Hortense, después se transformó en emperador Napoleón III. Si Alexandre hubiese vivido, ¿Josephine se habría casado con Napoleón? ¿Y si Josephine asimismo fuera guillotina? La película de 1927 sobre Napoleón asimismo recrea el fatídico instante en que Alexandre es llevado para ser ejecutado por su angustiada mujer en prisión, exponiendo uno de los múltiples instantes trágicos en una revolución sanguinolenta.

4. Olympe de Gouges (7 de mayo de 1748 – 3 de noviembre de 1793).

Olympe de Gouges nació Marie Gouze. Ella es la autora feminista más especial de la Revolución Francesa. En 1791 respondió a la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de la Revolución con su Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana. Ella se lo dedicó a Reina María Antonieta, quien todavía se encontraba vivo en ese instante de la Revolución. En el archivo, De Gouges argumentó que “el propósito de cualquier asociación política es la conservación de los derechos naturales y también impresciptibles de la mujer y el hombre; estos derechos son la independencia, la propiedad, la seguridad y singularmente la resistencia a la opresión ”.

Aparte de soliciar la igualdad de género, asimismo abogó por el abolicionismo y fue conocida por otros que se oponían a la esclavitud. No obstante, sus ideas fueron bastante para los revolucionarios, el partido gobernante en Francia en 1793. Fue detenida por presunta simpatía monárquica y ejecutada poco después. Una de sus proyectos sobre la esclavitud asimismo se quemó tras su muerte. Sus primordiales causas, la igualdad de la mujer y la erradicación de la esclavitud llegarían cierto tiempo tras su muerte. La esclavitud fue al final derogada en las colonias francesas en 1848. Las mujeres han recibido el derecho al voto en Francia solo en 1945.

Dado el tiempo que tardó Francia en efectuar los sueños de De Gouges, uno debería tener un concepto de lo valeroso que fue por abrazar semejantes especiales en el momento en que lo logró. Una señalada política francesa y ex- aspirante presidencial en 2007 y 2012, Ségolène Royal, ha sugerido que los restos de De Gouges se trasladen al Panteón de París de forma ceremonial, puesto que su rincón de entierro real es dudoso. ¡La autora de esta lista, como contrincante de la esclavitud y protectora de los derechos de las mujeres, está según con la iniciativa de Royal!

3. Georges Jacques Danton (26 de octubre de 1759 – 5 de abril de 1794).

Resultado de imagen de Georges Jacques Danton

Según el creador Victor Hugo y el director Abel Gance, Danton se considera entre los “tres dioses” de la Revolución Francesa al lado de Marat y Robespierre. Un orador candente popular por decir: “Requerimos audacia, y aún mucho más audacia, y siempre y en todo momento audacia”, Danton desempeñó un papel primordial tanto en el derrocamiento de la monarquía francesa, una institución que había pervivido a lo largo de mucho más de mil años, como en el lugar en su sitio de la República Francesa. Este letrado y político perteneció al partido Cordeliers a lo largo de la Revolución y apoyó la ejecución de su rey.

En el momento en que Marat todavía se encontraba vivo, la Revolución se encontraba bajo un triunvirato prácticamente no oficial, por de esta forma decirlo, de Marat, Danton y Robespierre. Si estudias historia, recuerda lo que les pasa a los triunviratos en el momento en que entre los tres integrantes es eliminado. En la situacion del Primer Triunvirato en la temporada romana vieja, no pasó bastante tiempo tras la desaparición de Marco Indisculpable a fin de que los integrantes sobrevivientes Julio César y Pompeyo Magnus se involucraran en una guerra civil entre ellos. En el periodo posterior al asesinato de Marat, las facciones de Danton y Robespierre se apartaron. Los contrincantes de Danton lo acusaron de corrupción financiera y después lo detuvieron.

Antes de ser guillotinado, ha dicho a la multitud: “Lo único que lamento es ir antes que esa rata de Robespierre”, y después a su verdugo: “No olviden enseñar mi cabeza a la multitud. Merece la pena verlo “.

2. Maximilien François Marie Isidore de Robespierre (6 de mayo de 1758 – 28 de julio de 1794).

La ejecución de Robespierre.  El hombre decapitado no es Robespierre, sino Couthon;  el cuerpo de La Bas se muestra tendido en el suelo;  Robespierre  aparece sentado en el carro más cercano al andamio con un pañuelo en la boca.

La implicación de Danton de que sencillamente iba antes de Robespierre resultó profética. Pero meses tras la ejecución de Danton, Robespierre asimismo conseguiría sus justos postres. Robespierre es indudablemente el líder innovador francés mucho más popular del Reino del Terror. ¡Este letrado y político extremista jacobino se esmeró por purificar Francia a lo largo de la Revolución pese a haber compuesto una vez un alegato premiado para ofrecer la bienvenida al rey a su escuela en el momento en que Robespierre era estudiante! Conforme avanzaba la Revolución, se pronunció en contra o suprimió a sus probables oponentes como autoridades primordiales del nuevo gobierno consecutivamente. Argumentó que el rey “debe fallecer a fin de que la nación logre vivir” y continuó en el poder a lo largo de las ejecuciones de otras figuras resaltadas de la Revolución como Corday, de Gouges, Beauharnais y Danton, entre una cantidad enorme de otras víctimas del Reinado de Terror. ¡Robespierre continuó descartando a cualquier persona que se considerara una amenaza con dibujos animados que aun representaban a Robespierre guillotinando al verdugo!

Con el lugar de un Festival del Ser Supremo para sustituir las celebraciones cristianas, Robespierre se realizó representar a sí mismo de una forma que a los presentes les pareció una suerte de Moisés moderno, que era bastante para la población francesa. El 26 de julio de 1794, Robespierre pronunció un alegato que implicaba una conspiración sin denominar nombres. Temiendo que tengan la posibilidad de ser los próximos en ser blanco de Robespierre, múltiples integrantes de la Convención Nacional se levantaron contra Robespierre antes que pudiese acusarlos. En el momento en que Robespierre trató de charlar en su defensa, fue chillado y un hombre ha dicho: “¡La sangre de Danton lo ahoga!” La caída de Robespierre famosa como Thermidor se recrea fabulosamente de nuevo en la película de Abel Gance sobre los primeros años de Napoleón. La escena tiene el trueno “Marcha al andamio” de Berlioz de fondo mientras que la Convención se levanta contra Robespierre. Robespierre procuró eludir la degradación pública de una ejecución disparándose a sí mismo, pero falló su suicidio. Se rompió la mandíbula inferior, que sangró hasta el momento en que un médico se la envolvió. Antes de decapitarlo, el verdugo arrancó el vendaje de la mandíbula de Robespierre, ocasionando los hombres derrotados gritaran de agonía, en tanto que su búsqueda de hacer una “república de la virtud” había terminado con su historia.

No obstante, Robespierre no fue ejecutado solo. Además de esto, exactamente el mismo día que Robespierre fueron ejecutados sus distintos colegas, entre aquéllos que resalta su mano derecha: Louis de Saint-Just. Este hombre particularmente, que de todos modos es interpretado por nuestro Abel Gance en su señalada película de 1927, no se conoce como el “ángel del asesinato” como Corday, sino como el “ángel de la desaparición”. No obstante, hay unos cuantos víctimas de la guillotina que es aún más esencial para la historia que aun Robespierre y Saint-Just.

1. Luis XVI (23 de agosto de 1754 – 21 de enero de 1793) y María Antonieta (2 de noviembre de 1755 – 16 de octubre de 1793).

María Antonieta antes de su ejecución, acero grabado.

Luis y María no son el primer rey o reina en ser decapitado. El rey inglés Carlos I (19 de noviembre de 1600 – 30 de enero de 1649), la reina María de Escocia (8 de diciembre de 1542 – 8 de febrero de 1587), tal como las reinas inglesas Anne Boleyn (c. 1501 – 19 de mayo de 1536), Catherine Howard (c. 1518) –1524 – 13 de febrero de 1542) y Jane Gray (1536/1537 – 12 de febrero de 1554) están entre los conocidos integrantes de la realeza europea degollada antes de Luis y María. No obstante, estos monarcas franceses particularmente son el único dúo de marido y mujer en la historia real que los dos fueron ejecutados por decapitación. Llegaron al trono en 1774 tras el largo pero garrafal reinado de Luis XV, que había perdido muchas de las colonias de Francia, tal como el prestigio francés en la desastrosa Guerra de los Siete Años. Como un intento de venganza contra Inglaterra, Francia se unió a USA en su Guerra Revolucionaria por la Independencia de 1776 a 1783 con un enorme gasto financiero. Este gasto financiero se causó adjuntado con otros inconvenientes para el estado francés. A objetivos de la década de 1780, mientras que Francia experimentó ciertas condiciones climáticas desfavorables y, consecuentemente, malas cosechas, asimismo se propagaron las ideas ilustradas que retaban los derechos divinos de los reyes y el absolutismo.

Hasta entonces, la reina se transformó en un blanco de insatisfacción, en tanto que se la consideraba desconectada de su pueblo y vivía una vida de mucho lujo. Ella se escandalizó mucho más claramente a lo largo del tema del collar de diamantes en el que fue falsamente implicada en una conspiración para procurar defraudar a los joyeros de la corona con el objetivo de conseguir un collar extravagantemente costoso. Previamente había sido ridiculizada a lo largo del tiempo que les tomó a ella y a Louis generar un heredero. En 1789, las condiciones eran tan agobiadas que para el Por vez primera en mucho más de cien años, el monarca francés llamó a los Estados En general, una suerte de cuerpo legislativo, para emprender la crisis fiscal que afligía a Francia. En cambio, reventó una revolución. Louis y Marie tenían buenas pretenciones y pensaban que lo que hacían era justo, pero que estaban sobre sus cabezas y carecían de la personalidad para solucionar inconvenientes tan graves. Louis lo reconoció. En el momento en que se transformó en rey, aun ha dicho: “Protégenos, Señor, pues somos bastante jóvenes para reinar”. Procuró subsistir a lo largo de la Revolución como monarca constitucional, pero en el momento en que quedó claro lo mal que se ponían las cosas, él y su mujer asimismo procuraron escapar a la patria de su mujer, Austria, en el primer mes del verano de 1791. Fueron apresados antes de llegar a la frontera y Regresó a París, donde las cosas se pusieron bastante, bastante peor.

Más tarde, el intento de socorrer su monarquía pareció inútil. Solamente unos meses después, los revolucionarios votaron en pos de realizar al rey. Su alegato final fue interrumpido por un redoble de tambor y después fue decapitado con reportes contradictorios de si fue decapitado o no con una o 2 gotas de el papel. Marie Antoinette le subsistió a lo largo de múltiples meses mucho más. En el mes de octubre de 1793, le cortaron el pelo y la llevaron en un carro abierto hasta su rincón de ejecución. Ella se excusó con su verdugo por pisarle y después fue degollada. Se convirtió en una sección esencial de la civilización habitual. El semestre pasado, uno de mis alumnos aun me dio una tarjeta de cumpleaños con una versión de su línea apócrifa sobre comer pastel. Para poder ver divertidas representaciones cinematográficas de la vida de ella y su marido antes de su caída, vea Marie Antoinette de 2006 interpretada por Kirsten Dunst y The Affair of the Necklace de 2001, sabiendo que estas películas hacen mucho más para enseñar de qué manera recordamos a esta pareja real en vez de enseñar una descripción totalmente precisa. recreación histórica de sus vidas y muertes.

Mi pregunta final para ti, lector, es si crees o no que ciertas personas en esta lista merecía su destino. ¿Es en algún momento aceptable la ejecución y, de ser de esta manera, exactamente en qué casos? Particularmente, ¿es la guillotina una manera correcta de castigo? ¿La multitud tiene derecho no solo a deponer a sus líderes, sino más bien aun a ejecutarlos en casos extremos? Y al final, ¿cuáles habrían sido las secuelas si alguno de estos hombres y mujeres no podría haber sido ejecutado?

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *