Las 10 especies invasoras más extrañas de Florida

Los Everglades de Florida han ganado mucha notoriedad durante los años como un cobijo de mascotas exóticas que se escapó, como lo ilustran inconvenientes como la gran pitón birmana. Lamentablemente para los habitantes de Florida, las víboras colosales no son las únicas criaturas extranjeras que se sueltan en su bello estado, y muchas son aún mucho más peligrosas. Como …

10. Pez león

Precisamente, entre las especies invasoras de aspecto mucho más extraño que se aproxima a las costas de Florida es el pez león, un pez depredador de arrecife de espléndidos colores adornado con complicadas rayas y púas venenosas en el radical de sus largas aletas con apariencia de abanico. En el momento en que ciertos de ellos fueron dejados por sus dueños en la década de 1980, no se pensó bastante en ellos; no obstante, desde 2000, han predeterminado una presencia asombroso en todo el Caribe.

Desde el momento en que colonizaron el área, estuvieron aterrorizando el ecosistema: el pez león se nutre eminentemente (y vorazmente) de pequeños peces herbívoros (reduciendo sus opciones de supervivencia en un 80%) y los estudiosos se temen que, sin ellos, las algas marinas abrumarán varios arrecifes. La última propagación del pez león transporta a los estudiosos a opinar que estos refulgentes peces exóticos verdaderamente podrían diezmar el ecosistema local.

9. Tegu

Blanco y negro argentino Tegu-Tupinambis merianae

La tegu es un lagarto corpulento de 4 pies de largo de América del Sur. Su naturaleza dócil la transforma en una clase habitual para los fanáticos de las mascotas exóticas en Florida, pero no se deje mentir: los tegus son populares por su insaciable apetito omnívoro. En Brasil, se usan para supervisar las ciudades de ratas y lucen unas garras enormes y desapacibles para contribuir a llevar a cabo el trabajo. En el momento en que entre los horripilantes lagartos fue divisado en el Bosque Nacional de Ocala, brotó una obvia preocupación por las especies nativas de la región.

La afición del tegu por los huevos de tortuga topo nativa es especialmente alarmante, en tanto que la clase ahora conminada encara otros óbices como excavadoras de construcción. Unicamente se vieron un puñado de tegus en la naturaleza y, en la mayoría de los casos, en reservas naturales muy frecuentadas. No obstante, su popularidad, combinada con el conocido hábito de Florida de dejar en libertad a sus mascotas, quiere decir que podrían transformarse en una amenaza muy real más adelante próximo.

8. Rana arborícola cubana

Resultado de imagen de rana arborícola cubana

Introducido por vez primera en Florida viajando en contenedores desde el Caribe, el Rana arborícola cubana se está transformando en un invasor veterano. En la década de 1970, ahora había empezado a establecerse en el sur de Florida y, desde 2010, semeja haber ciudades reproductoras saludables tan al norte como Gainsville.

Pese a su pequeño tamaño (las hembras enormes solo alcanzan cerca de 6 pulgadas), están superando a ámbas especies nativas de ranas arborícolas de Florida e inclusive se las comen de forma directa. Asimismo prosperan en áreas residenciales, invadiendo hogares en pos de sombra a lo largo del día. Durante la noche, no es extraño observarlos colgados de ventanas y paredes atrapando insectos … y defecando por todos lados, dentro esas ventanas y paredes. Las ranas asimismo se tienen la posibilidad de localizar en el inodoro, donde en general acaban tras colarse por medio de los sistemas de ventilación o plomería de una vivienda.

Para colmo, tienen llamadas impresionantemente fuertes y desapacibles, y su piel segrega un moco tóxico que puede ser realmente molesto para los ojos y la nariz. Entonces, más allá de que no es siempre una enorme amenaza ambiental, las ranas arborícolas cubanas son una gran molestia en prácticamente todos los sitios a los que van.

7. Bagre caminante

Resultado de imagen de Walking Catfish

Ciertos peces nadan; otros, como el bagre caminando, quiero (¡lo adivinaste!) caminar. Es originaria del sureste de Asia, pero estableció una presencia en Florida en la década de 1970, tras ser liberada en los Everglades. Desde ese momento, se estuvo moviendo hacia el norte mediante canales y sistemas de alcantarillado. Y esporádicamente, existen algunos avistamientos completamente extraños, como habitantes caminando afuera y observando bagres en las calles, sencillamente caminando y gozando del día. Si un banco de bagres merodeando por la calle tras una noche de tormenta no es inquietante, no nos encontramos seguros de qué es.

6. Monitor del Nilo

Originario de África, Monitores del Nilo puede medrar mucho más que el dragón de Komodo. Como era de aguardar, tienen un poderoso encanto con los entusiastas de las mascotas exóticas de Florida, pero su inmenso tamaño quiere decir que son impresionantemente bien difíciles de proteger. Son animales notoriamente malhumorados y no se preocupan meterse con la multitud, no ingresar a las viviendas mediante puertas para perros. Para igualar su mala actitud, tienen una boca llena de dientes afilados, garras enormes y una cola colosal que utilizan como un látigo.

Por supuesto, los lagartos colosales son percibidos como una amenaza para las familias con pequeños pequeños y mascotas, y con razón: los monitores del Nilo tienen la posibilidad de lograr 10 pies de largo y tienen apetito por prácticamente cualquier cosa, tanto la flora como la fauna. Aparte de su aptitud para correr cerca de 20 mph en tierra, asimismo son poderosos bañistas que tienen la posibilidad de mantenerse sumergidos a lo largo de una hora al unísono, lo que provoca que sea realmente difícil contener su propagación a través del riguroso sistema de canales de Florida. Los monitores del Nilo están prosperando en las condiciones húmedas de Florida, cuanto mucho más calurosos y húmedos, mejor, y es seguro decir que, sin un nuevo plan de acción, no van a ir a parte alguna.

5. Sapo de caña

Sapos de caña son gigantes, feos y venenosos. Su introducción en Florida es producto de un mal desempeño de un vendedor de mascotas en 1955, en el que 100 de ellos fueron liberados en un campo de aviación de Miami. Los lanzamientos siguientes a lo largo de las próximas décadas les brindaron un óptimo punto de inicio para alcanzar por toda Florida, y eso es precisamente lo que hacen. Son muy predadores, se nutren de todo género de ranas y sapos originarios, e inclusive comen comida para mascotas.

Y, para colmo de males, se conoce que sus secreciones tóxicas matan a las mascotas familiares, si se ingieren. Y si no es mortal, la toxina causa una condición clínica llamada intoxicación por sapo enorme; los síntomas tienen dentro babeo, llanto, pérdida de coordinación e inclusive conmociones. La primordial amenaza que representan los sapos de caña para su nuevo hogar es que, aparte de comer todo cuanto les cabe en la boca, tienen la posibilidad de dañar dificultosamente o matar cualquier cosa que intente comérselos. Ya que los predadores originarios de Florida no están amoldados a sus poderosos toxinas, tienen poca resistencia a las defensas químicas del sapo.

4. Caimán de anteojos

Resultado de imagen de caimán de anteojos

El primordial depredador de cocodrilos de Florida es el cocodrilo americano, que consigue entre 15 y 20 pies de largo. No obstante, un nuevo invasor llega a la escena: el caimán de anteojos. Los caimanes, endémicos de América del Sur y Central, no son tan enormes como sus contrapartes de América del Norte, solo alcanzan cerca de 6 pies de largo. No obstante, son criadores muy eficaces y tienen la posibilidad de entablar una población de forma rápida. Su aptitud para tolerar tanto el agua salobre como el agua dulce les deja progresar en toda clase de áreas marinas y pantanosas, singularmente en los ricos Everglades de Florida, donde fueron liberados en la década de 1960.

Se han encontrado especies que se reproducen activamente en sitios tan al norte como Palm Beach. La dieta del caimán de anteojos puede amoldarse a prácticamente cualquier cosa, y su apetito es igualmente entusiasta, lo que los hace conflictivos para las ciudades nativas de vertebrados y peces.

3. Cerdos salvajes

Resultado de imagen para cerdos salvajes

Cerdos salvajes son la clase animal invasora mucho más destructora estadounidense, con un valor de forma anual de millones en daños a la propiedad. Tampoco se limitan a las tierras de cultivo del sur como se pensaba previamente: están aterrorizando los vecindarios urbanos de Florida, excavando jardines, céspedes y cosas por el estilo durante la noche en pos de comida. La destrucción que ocasionan fué bastante para involucrar al gobierno federal, haciendo cacerías de perros y entregando recompensas en efectivo por los cerdos fallecidos. Confrontar a estos horripilantes cerdos no es una labor simple, en tanto que hacen la mayoría de su trabajo durante la noche. Aparte de eso, tienen la posibilidad de llegar más allá 300 libras y, con cierta frecuencia, son mucho más taimados que los tramperos y cazadores.

2. Pitón de roca africana

Resultado de imagen para African Rock Python

La creciente población de pitones birmanas en Florida ha causado una infestación de los Everglades y la desaparición de cientos de animales originarios. No obstante, posiblemente no sean el tema más esencial de la agenda. Pitones de roca africana son las víboras mucho más enormes de África, alcanzando los 20 pies de largo. Se nutren de animales del tamaño de un antílope y, en ocasiones, aun de cocodrilos.

Y sí, en este momento están en Florida. Múltiples especímenes, incluyendo una hembra embarazada y 2 crías jóvenes, señalan que las pitones no solamente se estuvieron reproduciendo, sino se están asentando para el largo período. Las pitones se conocen comúnmente por su admirable ambición tratándose de comer animales del tamaño de ellas, y las pitones africanas no son una salvedad. Los científicos de Florida suponen que las pitones van a comer prácticamente cualquier cosa de sangre ardiente, siempre y cuando logre caber en su boca … lo que quiere decir que no es tan bien difícil imaginar una constrictor de 20 pies cazando caimanes, corzos, mascotas familiares y quizás aun pequeños. .

1. Gatos salvajes

Gato salvaje

De esta forma es; entre las fuerzas mucho más destructoras en el suelo de Florida es la gato salvaje. Se calcula que entre 60 y 100 millones de gatos familiares inmorales tienen la posibilidad de estar aterrorizando a la naturaleza, lo que tiene varios efectos negativos en la biología nativa. Gracias a que no son una sección natural del ecosistema, son de forma fácil capaces de apresar aves involuntarias, quizás hasta 8 millones por año, con un solo gato con la capacidad de terminar con 100 en un año. Asimismo compiten con los predadores originarios y extienden patologías, mientras que se nutren de comederos para pájaros para alimentarse e inclusive defecan en los jardines de los habitantes.

Más allá de que estos felinos tienen la posibilidad de no parecer una clase “invasora” a primer aspecto, precisamente no son originarios; Aun los gatos domados eran inicialmente originarios de áreas como Egipto, y jamás se creyó que fuesen incorporados al ecosistema de Florida. Varios se sienten tentados a procurar regresar a domesticar a los gatos fugitivos, para intentar socorrer a los pájaros y roedores locales. No obstante, como le afirmará cualquier dueño de gato, cazarán y matarán ratones y pájaros aun si están bien alimentados. Es lo que hacen los gatos.

Escrito por Cameron Kesel

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *