Las 10 guerras de formato principales y quién ganó

Se genera una guerra de formatos en el momento en que 2 ediciones incompatibles de una tecnología afín empiezan a competir entre sí en el mercado. En prácticamente todos las situaciones, entre los 2 formatos gana en el final, así sea por una mejor estrategia de marketing o por un producto superior, dejando a conjuntos de usuarios poco afortunados con una tecnología obsoleta (Laserdisc, ¿alguien?). Las guerras de formatos son más frecuentes en el campo de la tecnología de audio y vídeo, pero asimismo han implicado PCs, almacenaje de medios digitales e inclusive (en un caso legendario) algo tan básico como la electricidad. Aquí tienes diez de los ejemplos mucho más conocidos:

10. DVD en frente de DIVX

A fines de los 90, reventó una guerra de formatos entre DVD y DIVX, 2 de los vanguardistas en el mercado del vídeo digital familiar. El DVD prosiguió los pasos de VHS y Laserdisc como formato de vídeo familiar dedicado, si bien con una calidad de imagen y sonido superior. DIVX, hasta entonces, fue un tanto más difícil. Las películas venían en un disco que se parecía a un DVD, pero unicamente se podían reproducir en una máquina DIVX enfocada. Los clientes del servicio podían obtener películas DIVX por $ 4, pero el disco unicamente se podría reproducir a lo largo de 48 horas. Tras eso, deberían abonar una pequeña cuota agregada mediante un servicio de suscripción para regresar a verlo, o una cuota aún mayor para entrar a vistas sin límites.

¿Quien ganó?

No sorprenderá a absolutamente nadie con una cuenta de Netflix que las cosas no funcionen realmente bien para la multitud de DIVX. Para comenzar, los usuarios jamás adoptaron verdaderamente el formato de pago por juego que la compañía trataba de diseñar. Los videófilos rechazaron la iniciativa de no poder catalogar de manera fácil películas en DIVX, y la iniciativa de un servicio de vídeo apoyado en suscripción incordió a la mayor parte de los usuarios: un tipo aun inició una solicitud de “prohibición de DIVX” on-line. Además de esto, las considerables tiendas y las tiendas de vídeos se opusieron a la iniciativa de que vendiendo DIVX solo podrían conseguir una ganancia irrelevante. Los discos de 4 dólares americanos eran considerablemente más económicos que los DVD, y las ganancias de los usuarios que adquirían visualizaciones infinitas o pagaban vistas auxiliares iban de manera directa al servicio de suscripción DIVX. El formato por último se desmoronó, perdiendo millones para la en este momento desaparecida Circuit City, que vendió los discos, y los pocos estudios esenciales que procuraron adoptarlo.

9. VHS-C vs. Vídeo 8

En los años 80 y 90, las videocámaras personales se transformaron en el campo de guerra de un combate entre 2 formatos de cinta oponentes: VHS-C y Vídeo-8. Vídeo-8 y su sustituto de más calidad, Hi8, fueron vanguardistas en Sony, que logró popular el formato con la publicación de Handycam en 1985. JVC creó el formato VHS-C en 1982, y velozmente se popularizó merced a su sencillez. de empleo. Las mucho más sencillos de todas y cada una eran las cintas de formato, que podían reproducirse de manera fácil poniendo la cinta VHS-C en un adaptador de cinta VHS. A fines de los 80, los 2 formatos se habían apoderado en buena medida del mercado de vídeo de consumo, y la guerra entre los 2 duraría una gran parte de los 90.

¿Quien ganó?

Este pertence a los extraños casos en los que los dos formatos consiguieron tener éxito. Merced a su mayor tiempo de grabación y su calidad tenuemente mejor, la mayor parte pensaba que vídeo-8 y Hi8 eran el más destacable formato. Aún de este modo, VHS-C se sostuvo habitual merced a una cosa: la reproducción. La mayor parte de la gente no empleaban las cámaras para solamente que grabar vacaciones y cumpleaños, y lo que mucho más importaba era poder ver de manera fácil los vídeos en los televisores de sus hogares. Con Vídeo 8 o Hi8, esto significaba grabar las cintas en VHS o conectar la cámara al TV. Con VHS-C, los individuos solo debían poner las cintas de la cámara en un adaptador VHS y estaban completados para empezar. Esta característica única sostuvo a los 2 formatos en guerra a lo largo de la mayoría de los años 90, y fue solo con la llegada del vídeo digital que por último han comenzado a desvanecerse.

8. Super Audio disco compacto en frente de DVD-Audio

Resultado de imagen para Super Audio CD vs.DVD-Audio

Tras el éxito de los DVD a fines de los 90, Sony y Phillips se combinaron para hacer Super Audio disco compacto, un nuevo formato de música en disco que empleaba la aptitud superior de la tecnología DVD para hacer discos de audio de alta definición. SACD fue seguido velozmente por la publicación del DVD-Audio de Toshiba en 2000, y no pasó un buen tiempo antes que comenzara una guerra de formatos. La guerra se centró en la compatibilidad. Los reproductores de música en DVD no solo eran costosos, sino los usuarios odiaban cambiar de formato tras haber tenido mucho más de diez años para comprar aparadores de disco compacto. Los dos sistemas contrarrestaron esto realizando que sus reproductores fuesen compatibles con ediciones anteriores: podían reproducir tanto discos DVD como discos sólidos viejos normales. Aparte de esto, los discos DVD-Audio fueron diseñados para ser compatibles con la mayor parte de los reproductores de DVD que hay en el mercado. Hasta entonces, SACD diseñó discos híbridos que tenían tanto un disco compacto como una cubierta SACD, a fin de que tengan la posibilidad de reproducirse en cualquier dispositivo.

¿Quien ganó?

Sólo algunas de las guerras de formatos tienen un ganador claro. En la situacion de SACD en frente de DVD-Audio, la confusión construída por la rivalidad de la marca prácticamente llevó a la quiebra a los dos formatos. El valor fue el primer inconveniente. Los primeros modelos SACD costaban de forma fácil unos pocos una cantidad enorme de dólares americanos, e inclusive actualmente los gadgets no son económicos. No solo eso, sino ámbas partes tenían tanta prisa por poner sus reproductores y discos en el mercado que se cometieron múltiples fallos en el sendero. Los inconvenientes de compresión y otras adversidades técnicas hicieron que al comienzo los dos formatos tuviesen inconvenientes para probar verdaderamente su superioridad sobre el disco compacto. Estos inconvenientes, adjuntado con la desconfianza de los usuarios sobre la viabilidad de la música en DVD, impidieron que los dos formatos se afianzaran en el mercado.

7. Sirius contra XM

Resultado de imagen para Sirius vs.XM

A inicios de la década de 2000, la guerra sobre “el futuro de la radio” empezó en el momento en que XM y Sirius han comenzado a competir por el control de la industria de la radio por satélite. Al comienzo, XM tenía de forma fácil el doble de suscriptores de Sirius, pero los pactos beligerantes de marketing y asociación de las dos compañías próximamente nivelaron el campo de juego. Para 2005, ámbas partes tenían una división prácticamente pareja en el mercado deportivo, y las dos habían hecho pactos con compañías automotrices independientes para tener sus receptores precargados en vehículos nuevos. Aun las celebridades se unieron, puesto que las dos compañías han comenzado a reclutar figuras esenciales como Martha Stewart, Bob Dylan y Oprah. El mayor de todos cayó en 2006, en el momento en que Sirius asestó un enorme golpe al captar la sensación de radio Howard Stern a su servicio.

¿Quien ganó?

Los dos, en dependencia de de qué manera se mire. No hay nada como un óptimo monopolio a la vieja, y eso es prácticamente lo que Sirius y XM consiguieron en 2008, en el momento en que ámbas compañías se fusionaron para conformar la radio Sirius XM, una gran compañía que en este momento tiene mucho más de 18 millones de suscriptores. La fusión fue mucho más que un tanto discutida: la FCC había concedido antes licencias a XM y Sirius con la estipulación de que no se dejaría que uno se tragara al otro, pero se realizó de todas maneras, lo que le dio a la compañía recién formada una gran participación de mercado de la industria de la radio por satélite. Pese a las intranquilidades de que la novedosa megacompañía se transforme en un monopolio, Sirius XM tuvo bastantes inconvenientes desde la fusión. Los inconvenientes en la industria del automóvil dañaron las ventas de sus receptores precargados, y el apogeo de la radio por Internet y los podcasts asimismo afectó su negocio.

6. 8 pistas en frente de casete

Resultado de imagen de 8 pistas frente a casete

Los años 60 y 70 trajeron otra guerra de formatos de audio en la manera de 8 pistas en frente de la cinta de casete. 8-track, o Stereo 8, comenzó en 1964 y al comienzo fue visto como el sustituto natural del vinilo. Con 8 pistas, los individuos podían seguir a canciones particulares con solo tocar un botón, una característica que no aparecería en ningún otro rincón hasta el momento en que se dieron a conocer los discos sólidos en los años 80. Además de esto, gracias a que los cartuchos utilizaban cinta imantada en vez de discos, tenían un nivel de portabilidad que antes no se había escuchado, y próximamente se instalaron como sistemas de alta lealtad en vehículos, en especial en los USA. La celebración de las 8 pistas por último llegó a su fin a inicios de la década de 1970, en el momento en que las cintas de cassette, que previamente unicamente se utilizaban para dictados en la oficina, han comenzado a comercializarse como formato de música para la vivienda.

¿Quien ganó?

Las cintas de 8 pistas prosiguieron de forma lenta el sendero del búfalo a inicios de los 80, y las cintas de casete se apoderaron del mercado de la música hasta el apogeo del disco compacto. Raramente, ya que funcionaban al doble de agilidad que las cintas de casete, las 8 pistas tenían técnicamente una calidad de sonido mucho más alta, pero los defectos de diseño inherentes significaban que era mucho más posible que tuviesen inconvenientes con el estruendos de fondo y los cambios de tono. Esto sin nombrar que el sistema de rastreo quería decir que las canciones de manera frecuente se reorganizaban y, en ocasiones, había largos periodos de silencio entre ellas. A inicios de los 80, las cintas de casete se habían apoderado y los reproductores de 8 pistas por el momento no se generaban, pero aún preservan un pequeño culto de seguidores hasta hoy.

5. Blu-Ray en frente de HD DVD

Resultado de imagen para Blu-Ray vs.HD DVD

Una amarga guerra de formatos se causó entre 2006 y 2008, en el momento en que el Blu-Ray de la empresa Sony y el HD DVD de Toshiba lucharon por el control del mercado de vídeo de alta definición. La tensión empezó inicialmente con la invención del diodo láser azul, que Sony defendió y desarrolló en un nuevo formato llamado Blu-Ray. Próximamente se formó un sindicato de compañías de electrónica en acompañamiento de la novedosa tecnología, pero Toshiba, adjuntado con con Microsoft y ciertos otros desarrolladores esenciales, desconfiaban del valor. Las negociaciones entre ámbas facciones se estancaron en el momento en que los incondicionales de Blu-Ray rechazaron la función de interactividad de Microsoft, HDi, a favor de una interfaz Java famosa como BD-J. Toshiba y Microsoft próximamente han comunicado que estaban intentando encontrar su sistema de vídeo de alta definición, que después se conocería como HD DVD. Esto fue seguido por una amarga guerra de expresiones y chillidos de juego sucio, y las dos partes próximamente formaron coaliciones con desarrolladores de artículos electrónicos y compañías cinematográficas.

¿Quien ganó?

Los dos formatos fueron lanzados al público en 2006. Blu-Ray consiguió un enorme éxito ese año, en el momento en que Sony anunció que se encontraba usando la tecnología como medio de almacenaje en su sistema de juego Playstation 3. Toshiba y Microsoft procuraron integrar un bulto afín en la Xbox 360, pero tardaron en lanzarlo y Blu-Ray próximamente dio un enorme salto en el mercado. El golpe mortal para HD DVD se causó en 2008, en el momento en que Warner Bros., uno de sus mayores vencedores, abandonó el barco y abandonó a Blu-Ray. Esto desencadenó una reacción en cadena de coaliciones alterables que hicieron que prácticamente todos los primordiales desarrolladores y minoristas abandonasen el HD-DVD en unas unas semanas. Derrotado, Toshiba descontinuó el formato en el mes de febrero de 2008.

4. Registros de disco en frente de tubos de cera

Resultado de imagen de Disk Records vs. Wax Cylinders

La guerra de formatos de audio mucho más conocida fue entre Thomas Edison y Emile Berliner, quienes idearon géneros de discos contendientes para el fonógrafo. Edison fue el vanguardista del tubo de cera en la década de 1880. Inicialmente lo pensó como un medio para grabar diálogos telefónicas, pero los tubos próximamente se transformaron en un formato habitual para grabaciones musicales. Berliner, hasta entonces, lanzó el disco como formato competitivo en 1894. Los discos se habían usado inicialmente únicamente en juguetes para pequeños y, al comienzo, su calidad de sonido era deficiente. Pero tras múltiples ediciones técnicas, lograron rivalizar con los tubos de Edison en calidad de sonido, lo que provocó una guerra de formatos que duraría prácticamente 20 años.

¿Quien ganó?

Hay una razón por la que los llaman tiendas de discos y no tiendas de tubos. Pese al dominio inicial del tubo, los discos de discos triunfaron en el final y, a fines de la década de 1920, aun Edison había empezado a comercializar su versión del producto de Berliner. Esto no significa que no haya problemas en el formato del disco. La calidad del sonido tendía a ser un tanto mucho más fina que la de un tubo, y los discos de disco podrían dañarse de forma fácil tras reproducirse suficientes ocasiones. Lamentablemente para Edison, la guerra al final se redujo a la sencillez de producción. Los registros en disco eran considerablemente más económicos y simples de llevar a cabo, en tanto que sencillamente podían estamparse en una prensa. Esto asistió a que los discos fuesen una opción alternativa mucho más económica y, en el momento en que han comenzado a grabarse en los dos lados, la multitud ha podido conseguir el doble de música por exactamente el mismo precio. No solo eso, sino los registros en disco eran mucho más simples de mandar y a los usuarios les agradó dado que se podían apilar y guardar de forma fácil en un estante tal y como si fuesen libros.

3. VHS en frente de Betamax

Resultado de imagen para VHS vs. Betamax

La guerra por los formatos de VCR brotó en la época de los 70, en el momento en que las cintas Betamax de la empresa Sony formaron parte de una rivalidad de 15 años con el VHS de JVC. Al comienzo, la guerra incluía cinco o seis formatos de cintas de vídeo distintas (Vídeo 2000, V-Cord, Umatic, VX), pero tras unos pocos años, VHS y Betamax se habían separado del conjunto. Con su resolución mucho más alta, reproducción mucho más fiable y especificaciones mucho más distinguidos, Betamax fue visto como la opción alternativa de más calidad, pero tenía un precio mucho más prominente para probarlo. VHS era un formato mucho más básico, salvo por un área clave: la aptitud. Al tiempo que los reproductores Betamax solo podían grabar a lo largo de 60 minutos, VHS podía copiar hasta 120 minutos de programación. Una vez que RCA ingresó las cintas de extendida duración, la aptitud se duplicó a 4 horas, y esto resultó ser un punto de cambio esencial en la guerra de formatos.

¿Quien ganó?

Pese a sus especificaciones superiores, Betamax al final perdió en oposición al VHS, y en 1993 los reproductores ahora no estaban libres en las tiendas de los EE. UU. Sony jamás ha podido conseguir que los desarrolladores aceptaran verdaderamente su producto, y esto significó que el valor jamás podría reducirse lo bastante para desafiar a VHS. Hasta entonces, el límite de grabación de 60 minutos por último resultó ser un aspecto definitivo para la mayor parte de los usuarios: los usuarios sencillamente no deseaban invertir en un formato que no podían modificar para grabar una película o un partido de fútbol sin la necesidad de cambiar de cinta. Un mito urbano de extendida data afirma que la destrucción de Beta se debió a la renuencia de la empresa Sony a difundir vídeos porno, pero desde ese momento se demostró que o sea en buena medida infundado. En último término, el fracaso dependió de la economía. El formato vivió en otros sitios (los reproductores de vídeo Beta todavía se generaban en El país nipón en 2002, y la tecnología Betacam y la cinta se utilizaban extensamente en la industria de producción de vídeo a lo largo de años antes del apogeo del vídeo digital), pero la versión de vídeo familiar de desde ese momento ha caído en la infamia como quizás el formato fallido mucho más popular de siempre.

2. La guerra de las PCs en el hogar

John Hodgman como PC y Justin Long como Mac.

Hoy día, la rivalidad se ha achicado a “Mac vs. PC”, pero a inicios de los 80, hubo una feroz guerra de formatos entre múltiples compañías distintas por el control de la floreciente industria de las PCs familiares. Mac y la IBM PC original fueron los vanguardistas en el certamen, pero asimismo hubo una sucesión de otros modelos de los que varias personas en la actualidad podrían no haber oído charlar, como Commodore 64, Amstrad CPC, Timex Sinclair 1000 y Atari 8. -un tanto. Estas distintas máquinas no solo compitieron para poder ver quién podía ser el mayor vendedor, sino asimismo estaban sacrificándose por detallar un formato fiable. Esto se debió a que al comienzo de la guerra de las PCs, la mayoría de la tecnología era absolutamente incompatible con otros formatos. Un joystick de una PC Atari no funcionaría con una Mac; un teclado de una Mac no funcionaría con una PC; y una impresora para PC no funcionaría con una Commodore 64. Aun los disquetes no eran universales, y esta falta de compatibilidad solo alimentó las llamas de lo que se transformó en una campaña de veloz avance y marketing belicoso.

¿Quien ganó?

No es asombroso que, en un largo plazo, fueron Apple y la PC de IBM quienes lograron subsistir a la rivalidad. Los 80, no obstante, fueron otra historia. Tanto IBM como Apple fueron superados con cierta frecuencia por sus contendientes, especialmente en la situacion de la Commodore 64, que movió unos 30 millones de entidades para transformarse en la PC mucho más vendida de siempre. Generalmente, no obstante, las compañías evitaron una auténtica guerra de formatos en el momento en que se eligieron por ciertas formas básicas de conectividad (conectores Atari 2600 para joysticks y ratones de PC, entidades de disquete DOS FAT-21), lo que logró que las entidades fuesen cuando menos sutilmente compatibles. De igual forma, las PC y las PCs Apple en la actualidad utilizan USB como un medio de compatibilidad, y la mayor parte de las PCs Mac en este momento aun tienen la posibilidad de ejecutarse en la interfaz Windows. La guerra de formatos entre los 2 aún prosigue, pero si las ventas permanentes de PC y MacBooks son prueba de algo, es que ninguno de los formatos va a ser proclamado ganador absoluto a corto plazo.

1. Corriente alterna en frente de corriente continua

Resultado de imagen para corriente alterna frente a corriente continua

La guerra de formatos mucho más amarga de la historia asimismo fue entre las primeras. En lo que se conoce como “la Guerra de las Corrientes”, la corriente continua de Thomas Edison luchó contra la corriente alterna de Nikola Tesla y George Westinghouse por el control de la red eléctrica estadounidense. En ese instante, la corriente continua de Edison era el estándar en los USA y se encontraba andando en múltiples ciudades esenciales. Pero hubo inconvenientes con la tecnología de distribución de DC. En un sistema de corriente continua, se conectó una planta de energía a conductores de distribución, que entonces se ramificaron a clientes del servicio particulares. Más allá de que era práctico, este sistema garantizaba que la electricidad solo pudiese transmitirse a un voltaje, sin importar lo más mínimo si se nutría con solo una lámpara o con un motor grande. Westinghouse y Tesla ofrecieron la contestación a este inconveniente con apariencia de corriente alterna. AC usó un transformador para dejar que se transmitieran niveles diferentes de voltaje a distintas áreas según la demanda. No solo eso, sino la utilización de un transformador deja que la corriente CA se transmita a velocidades considerablemente más veloces, lo que deja que menos plantas de energía sirvan a áreas mucho más enormes.

¿Quien ganó?

La tecnología superior de Westinghouse y Tesla por último ganó, pero solo tras una disputa importante. Siempre y en todo momento profesor de la manipulación de los medios, Edison efectuó muestras públicas en las que electrocutó animales con CA para enseñar lo arriesgado que era trasmitir electricidad a prominente voltaje. Aun usó aire acondicionado para desarrollar la primera silla eléctrica que, gracias a un voltaje inapropiado, mostró un display espantosa la primera oportunidad que se usó en un preso culpado a muerte. Pero pese a los intentos de Edison de despreciar el aire acondicionado, en 1893 Westinghouse ganó un contrato esencial para emplearlo para producir energía hidroeléctrica desde las Cataratas del Niágara. El ensayo fue un enorme éxito y resultó ser el punto de cambio en la Guerra de las Corrientes. La CA al final reemplazó a la CC en internet eléctrica central y, tras unos años, aun la compañía General Electric de Edison se encontraba generando máquinas de CA.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *