Las 10 influencias más sorprendentes en los íconos de la cultura pop

La mayor parte de las ocasiones la inspiración procede de las fuentes comunes: las estrellas del pop desean ser The Beatles. Los actores desean ser Brando. Y todo el planeta desea ser rico.

Pero en el momento en que los raperos incondicionales hallan inspiración en locutores de deportes judíos de mediana edad, o los iconos del punk rock emplean a los actores de Shakespeare como modelos a continuar, las cosas tienen la posibilidad de volverse locas de manera rápida. Aquí les dejamos diez de las sorpresas mucho más locas de todo el mundo de la predominación artística.

10. Marv Albert inspira a una historia de historia legendaria del hip-hop

Chuck D de Public Enemy tiene entre las voces mucho más propias del hip hop: fuerte, inflexible y siempre y en todo momento problemática. ¿Y de dónde sacó Chuck esa distribución dura y entrecortada? ¿Le creerías a Marv Albert? Sí, apasionados al deporte, que Marv Albert.

Tiene bastante sentido que un joven fanático de los Knicks que medra en Queens admire el poderoso barítono de Albert. Tiene menos sentido que “La voz de los Knicks” influya de manera directa en la voz del hip-hop políticamente cargado de los 80. Las cosas se ponen aún mucho más extrañas en el momento en que se estima que un conjunto de rap cuyo rapero primordial se inspiró en un comentarista deportivo judío se vería envuelto en una discutida acusación de antisemitismo, una vez que uno de sus integrantes (el “Ministro de Información”, el instructor Griff) fuera mencionado diciendo “Los judíos son causantes de la mayoría de la maldad que sucede en el mundo entero”. Griff próximamente fue despedido del conjunto, pero veinticuatro años después, la predominación de Albert es tan observable como siempre y en todo momento en Distribución de Chuck D.

9. Prince encauza su Seger interior

Un ícono del rock de cuello azul de los años 70 y 80, el éxito de Bob Seger desconcertó a bastante gente, incluido Prince. En el momento en que el fanático de Minnesota deseó comprender por qué razón Seger llenó muchos estadios, su teclista Matt “Dr.” Fink le ha dicho sencillamente que Seger tocaba pop-rock usual. Aconsejó que Prince intentara algo En un sentido afín.

Él logró, y el resultado fue “Purple Rain”, un himno de rock abrasador que sirvió como parte central de un álbum, una película y una da un giro nacional que elevó al rockero de cinco pies y 2 a alturas que Bob Seger, y prácticamente todos los otros, podrían solo admiro desde una distancia respetuosa.

8. Pink Floyd halló inspiración en músicos de blues de los que jamás ha oído charlar

Podrías ganar una pregunta de trivia a sabiendas de que los iconos del rock psicodélico Pink Floyd logró su nombre de unos cuantos oscuros profesores del blues que los inspiraron, Pink Anderson y Floyd Council. Pero eso todavía no responde a de qué forma un conjunto de británicos, conmovidos por el blues y el R&B estadounidenses, se desvían hacia una dirección tan de forma extraña inidentificable como, bueno, prácticamente todo cuanto hicieron.

7. Johnny Rotten recibe la predominación de Sir Lawrence Olivier

Lawrence Olivier fue un hombre de varios logros. Actor icónico, cineasta, ganador del Oscar, rockero punk seminal. Está bien, esa última parte no es rigurosamente alguna, pero Olivier fue una enorme predominación en un joven británico que podría describirse como un rockero punk seminal, por lo menos por alguien que se sienta cómodo empleando una oración tan irritantemente presuntuosa como “rockero punk seminal”.

En el momento en que Johnny Rotten subió al ámbito por vez primera como líder de los Sex Pistols, procuró encarnar todo lo feo, siniestro y crudo. ¿Quién mejor entonces para modelarse a sí mismo tras la interpretación de Olivier, nominada al Oscar, como la demacrada bola de limo de Shakespeare? Ricardo el tercero? Merced a Rotten, las payasadas excesivas de Olivier –su gruñido, sus r trinadas, su expresión mocosa– son en este momento una sección tan esencial de la identidad perdurable del punk rock como la heroína y escupir.

6. Sylvester Stallone inspira a los Fonz

En retrospectiva, debería ser evidente dónde el actor Henry Winkler consiguió el estilo básico que sería el modelo de su personaje de enorme manera habitual “The Fonz”. La sensación de lozanía imperturbable. El espeso gruñido de la Costa Este. ¿Quién mucho más podría haber inspirado a este matón vestido de cuero que nuestro Rocky, Sylvester Stallone?

Pero no fue evidente en ese instante por el hecho de que, en el momento en que el creador Fonzarelli logró su debut en Happy Days en 1974, absolutamente nadie sabía quién era Sylvester Stallone. Absolutamente nadie salvo Henry Winkler, que había trabajado con el actor nativo de Novedosa York en la película. Los señores de Flatbush. Stallone luchó a lo largo de sus primeros años como actor, mostrándose en películas que no deseábamos ver (una película porno llamada A Party at Kitten and Studs) o películas en las que no lo apreciamos pues parpadeó en el instante equivocado (Klute, Plátanos). Entonces, en el momento en que alcanzó la popularidad con Rocky, el público ahora recibía una dosis semanal de las fabulosas payasadas de Stallone, por medio de su amigo The Fonz.

5. El padrino de Soul Cops una lamida del Thin White Duke

En 1975 James Brown había alcanzado su cenit en el funk. Había subido la montaña en camello y en este momento precisaba inspiración para llevar el funk mucho más prominente. Entonces, ¿qué hermano del alma supermal y funky sirvió como su musa? ¿Qué hay de David Bowie? Tras todo, el riff de guitarra que respalda la canción de Brown “Hot (I Need To Be Loved, Loved, Loved, Loved)” debería suena familiar a cualquier persona que haya escuchado la canción de Bowie Popularidad (lanzado a inicios del mismo año).

Si el acto de hurto sutil de Brown (o “muestreo” temprano) fue un intento de anotar un golpe, fracasó. Al tiempo que la canción de Bowie (coescrita por Carlos Alomar y exactamente el mismo The Smart Beatle John Lennon) se elevó a la cima de las listas de éxitos, “Hot (I Need To Be Loved, Loved, Loved, Loved)” fue ignorada, ignorada, ignorada en su mayor parte. .

4. La musa de David Lynch es una conocida víctima del napalm

El director David Lynch no se conoce como un sujeto singularmente ilusionado y emotivamente equilibrado, por lo menos no por absolutamente nadie que haya visto sus películas. Pero la inspiración para las imágenes mucho más reconocidas que se le atribuyen es bastante extraña, aun para Lynch.

Una escena memorablemente perturbadora de su película de 1986 Blue Velvet, que muestra a Isabella Rossellini desviste que está desviste en el césped del personaje principal, se inspiró en parte en otro imagen memorablemente perturbadora: la infame fotografía de una muchacha vietnamita que había sido víctima de un bombardeo con napalm. Solo David Lynch podía lograr que este género de escalofríos pareciese claramente asombroso.

3. La danza de la desaparición de Bonnie y Clyde fue coreografiada por Zapruder

Bonnie and Clyde, del creador Penn, era, en el instante de su estreno en 1967, una película renovadora en formas que el público contemporáneo tiene la posibilidad de tener adversidades para comprender. Se suponía que las películas sobre matones asesinos no debían hacernos sentir empatía hacia los matones, pero Bonnie y Clyde sí lo hicieron. sin miedo. Aun el lema de la película – “Son jóvenes, están enamorados … y matan gente” – era rudo en una manera en que las películas de estudio comúnes no estaban toleradas previamente.

Una innovación fue la increíble desaparición de los individuos en el final de la película. Apodado “La danza de la desaparición, ”Nuestros antihéroes fueron rociados con una lluvia de balas de una forma que no se parecía a nada visto en una película antes. Bueno, no precisamente de todas formas. El desenlace ultraviolento de Warren Beatty y Faye Dunaway tuvo un similitud no coincidente a 1963 del presidente John F.Kennedy muerte a balazos, tomado por el ciudadano privado Abraham Zapruder.

2. El Hombre de Acero fue inspirado por El Hijo del Hombre

El luchador contra el delito con ropa extravagante preferido de todos semeja recibir un cambio de imagen del Mesías a tiempo para su último reinicio, Man of Steel. Ciertos integrantes del rebaño leal de Superman han insistido en que los paralelos entre ámbas figuras sagradas siempre y en todo momento han existido. Tras todo, los dos hombres son “salvadores”, el enemigo de Superman (Lex Luthor) tiene un nombre sospechosamente próximo al nombre del enemigo de Jesús (Lucifer) y el nombre de Superman en Krypton era Kal-el, que en hebreo significa “voz de Dios”. “

Pero el directivo de Zack Snyder Man of Steel acepta que el último capítulo pone énfasis plus sobre las semejanzas. Y el estudio de la película, Warner Brothers, ha cortejado activamente a la audiencia que quiere a Jesús al divulgar un archivo descargable de nueve páginas llamado “Jesús – El superhéroe original. ” ¡Observemos a The Dark Knight sobrepasar eso!

1. Joe Pesci y Frank Vincent Do Abbott y Costello

En el caso de que seas un fanático del cine entre los veinticinco años y la desaparición, probablemente recuerdes el infame de Goodfellas “Billy BattsEscena mejor de lo que recuerdas tus votos maritales. Asimismo puede rememorar que los 2 actores, Joe Pesci y Frank Vincent, tuvieron una escena memorablemente beligerante en Raging Bull de 1980. Y quizás asimismo sepa que Vincent se vengaría después pegando a Pesci en Casino.

Pero lo que probablemente no recuerdes es que Pesci y Vincent empezaron sus carreras en el planeta del espectáculo hace décadas como una comedia afín a Abbott y Costello. dúo, tocando en sitios del norte de Novedosa Jersey con el nombre de “Vincent and Pesci”. En 1975, llegaron a Broadway con un espectáculo llamado The New Vaudevillians. Cerró en una semana, pues resulta que, tras todo, no eran chistosos como un payaso.

El planeta del cine sería mucho más amable con los dos hombres. Con la publicación de Goodfellas de 1990, el dúo había paseo un largo sendero desde la imitación de Bud y Lou. Pero aún quedaba un indicio de su caos rudo original en la costa este.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *