Las 10 mejores acrobacias cinematográficas casi fatales

Desde los días del cine mudo, el público se ha agolpado en los cines para poder ver películas que van alén de la acción y el suspenso. Entre los mayores bienestares del público son las acrobacias pasmantes. Los expertos de Hollywood expertos hicieron carreras de poner en riesgo la vida y la integridad física todos los días, todo en nombre del diversión. Hubo muchas listas de enormes acrobacias … no obstante, esta lista se va a centrar en aquellas que prácticamente acaban en la desaparición. Aquí se recopilan diez de las acrobacias mucho más letales de siempre en orden cronológico:

ADVERTENCIA: Puede contener spoilers leves.

10. Harold Lloyd pasa el rato

Seguridad última (1923)

Harold Lloyd fue de los mejores comediantes sigilosos de siempre. Más allá de que desde ese momento fué eclipsado en popularidad por individuos como Charlie Chaplin y Buster Keaton, a lo largo de su mejor instante sus películas fueron las mucho más triunfantes a nivel económico y las mucho más vistas. Entre las primordiales causas fue que Lloyd exponía periódicamente su historia realizando acrobacias impresionantemente peligrosas. Entre los mucho más conocidos fue en su pieza maestra de 1923 Safety Last! La película prosigue a Lloyd, quien, tras una sucesión de acontecimientos poco afortunados, debe escalar un edificio de 12 pisos para ganar algo de dinero que se precisa desesperadamente y cortejar a su chavala preferida. En la escena mucho más conocida de la película, Lloyd sujeta un reloj enorme que lo cuelga a múltiples cientos y cientos de pies del suelo. La imagen de Lloyd colgando del reloj se encuentra dentro de las imágenes mucho más perdurables de toda la crónica de Hollywood. Después se descubrió que Lloyd se subió a la testera de un edificio falso que se edificó sobre la azotea de otro edificio para la toma. Esto se realizó a fin de que la cámara pudiese atrapar apropiadamente a Lloyd y prestar una vista de las calles bajo él. No obstante, Lloyd aún efectuó el truco a múltiples cientos y cientos de pies sobre el suelo con una pequeña interfaz bajo él que no lo habría detenido apropiadamente si se hubiese caído. El truco todavía era innovador para su temporada y hasta hoy todavía es entre los mucho más peligrosos en la historia del cine.

9. Yakima Canutt monta a Rex

El caballo del demonio (1926)

Para la multitud de la industria del truco, Yakima Canutt no es solo un héroe, es una historia de historia legendaria. Canutt, inicialmente una estrella del rodeo, empezó a trabajar en la industria del cine como doble de peligro en la década de 1920. El hombre subía al ámbito, dirigía y hacía ciertas acrobacias mucho más reconocidas y desafiantes de la historia del cine. Una de sus primeras hazañas sucedió a lo largo del rodaje de la película Devil Horse de 1926. A lo largo de una escena esencial, entre los individuos debió montar un arriesgado caballo negro. El caballo escogido para esta escena fue un semental negro mortal llamado Rex que era tan salvaje que de todos modos había matado a un hombre en una película diferente. Para montar a Rex, Canutt tenía sus muñecas y tobillos atados cerca del cuello y el torso de Rex. Pese a todas y cada una estas cautelas, el caballo furioso lo arrojó y prácticamente lo pisoteó hasta la desaparición. Pero aún de esta forma consiguieron conseguir las imágenes que precisaban de Canutt y Rex. El metraje era tan magnífico que de todos modos se usó como material del archivo para otros muchos westerns. Un hombre habitual lo habría dejado tras una experiencia tan desgarradora. Pero no Yakima Canutt. Se sostuvo en el negocio de las acrobacias, aun ganando 2 sitios mucho más en esta lista …

8. Dick Grace choca aeroplanos

Alas (1927)

Wings fue la primera película de la historia en ganar el Oscar a la Mejor Película. Tenía que ver con 2 pilotos de combate de la Primera Guerra Mundial que se enamoran de exactamente la misma mujer. La película se resaltó por sus excelentes valores de producción, dentro múltiples situaciones de combate aéreo que implican a decenas y decenas de aeroplanos y pilotos reales. La película usó a múltiples pilotos que habían luchado en la Primera Guerra Mundial. Uno de estos pilotos fue Dick Grace. Su especialidad era, verdaderamente, estrellar aeroplanos contra el suelo. A lo largo de las situaciones en las que debió estrellarse, usó aeroplanos que tenían alas serradas y partes desprendibles a fin de que el incidente no lo matase. Además de esto, llevaba un cinturón amortiguador con resorte. No obstante, sus técnicas no eran perfectas. Se rompió el cuello a lo largo de la producción de la película. Pero subsistió y pasó a ser útil en la Segunda Guerra Mundial y protagonizó múltiples otras películas.

7. La vivienda se desmorona

Steamboat Bill, Jr. (1928)

Entre los dobles mucho más respetados y también predominantes que nunca haya existido fue el legendario comediante discreto Buster Keaton. A lo largo de los años 20, Keaton dirigió y protagonizó una sucesión de comedias mudas que hasta hoy están entre las mucho más amenas nunca efectuadas. Era un profesor de la comedia física que fue la primordial inspiración de Jackie Chan. Sus hazañas son muchos amplias para mencionarlas en su integridad aquí, con lo que deberemos concentrarnos en únicamente una de sus acrobacias mucho más reconocidas de siempre. En Steamboat Bill, Jr, extensamente considerado como una de sus piezas maestras, Keaton efectuaría entre las acrobacias mucho más peligrosas en la historia del cine. A lo largo de una secuencia donde un ciclón golpea una pequeña localidad, Keaton se para en la mitad de una calle donde la testera de un edificio entero se desmorona sobre él. Prodigiosamente, se salva merced a una ventana del ático abierta que se ajusta a su cuerpo. Este truco no se efectuó con ningún truco de la cámara o FXs auxiliares; Keaton logró que un edificio real cayese encima de él. Se aseguró que si estuvo a centímetros de su propósito, lo habrían matado. El resultado escena tan popular que aun la gente que jamás vieron esta película o que jamás han oído charlar de Buster Keaton tienen la posibilidad de reconocerla si se la detallan.

6. Travesuras de la diligencia

Diligencia (1939)

Como mencioné anteriormente, Yakima Canutt tiene mucho más de una entrada en esta lista. Más allá de que trabajaría en una plétora de películas y crearía muchas de las acrobacias mucho más reconocidas nunca grabadas, su pieza maestra fue su trabajo en Stagecoach de John Ford, donde duplicó nada menos que para John Wayne. A lo largo de la escena culminante de la película donde una horda de indios agrede a una diligencia que escapa, Canutt brincó de un caballo a otro para regresar a poner un arnés que un indio inutilizó. Allí no hubo ningún truco de cámara. Canutt brincó verdaderamente, sin asistencia, de un caballo a otro mientras que una diligencia colosal divagaba tras él. Podría haberse caído de manera fácil y ser arrollado por la diligencia. Tal y como si esto no fuese bastante, Canutt efectuó un truco aún mucho más mortal. Realizando el doble de indio, brincó de un caballo a los caballos de la diligencia. El personaje de Wayne fue entonces planificado para dispararle, tras lo que Canutt cayó ENTRE los caballos, agarró por un tiempo el yugo y lo soltó, dejándose pasar POR DEBAJO de los caballos y la diligencia. Este truco fue tan legendario que aun Steven Spielberg le rindió homenaje en Raiders of the Lost Arc en el momento en que Indiana Jones se metió bajo un camión. Uno pensaría que entre su trabajo en The Devil Horse y Stagecoach, Canutt no podría superarse a sí mismo. Estarías equivocado.

5. La carrera de vehículos

Ben-Hur (1959)

Entre las acrobacias mucho más reconocidas nunca registradas sucedió a lo largo de la increíble escena de la carrera de vehículos en Ben-Hur. Pero lo asombroso es que ocurrió totalmente por incidente. Considerada como entre las piezas centrales de la película, la carrera de vehículos fue estructurada por Yakima Canutt. A lo largo de la secuencia, el hijo de Yakima, Joe Canutt, se encontraba doblando para Charlton Heston a lo largo de una escena especialmente dañina donde el carro de Ben-Hur rebotó sobre ciertos restos en la pista de carreras. Yakima le había dicho a Joe que debería engancharse al carro a fin de que no se cayese en el momento en que rebotara. Por alguna razón, Joe ignoró el consejo de su padre y también logró la escena desenganchada. Como resultado, Joe fue lanzado prácticamente completamente del carro en el momento en que rebotó. De todos modos, el incidente se sostuvo en el corte final de la película. Es posible que la escena no pareciese muy dañina. Pero tenga presente que Joe fue lanzado en oposición al carro. Si no hubiese podido sujetarse al carro, habría caído debajo y habría sido arrollado instantáneamente hasta la desaparición. Sencillamente revela que la ida bravuconería y la fortuna han de ser una parte de la familia Canutt.

4. La escena de Train Dynamite

Butch Cassidy y el niño de Sundance (1969)

El popular Butch Cassidy y el Sundance Kid presentaron un truco conocido de los 2 individuos primordiales saltando de un barranco a un río muy abajo. Ese es el truco que acostumbra rememorar el público y los historiadores del cine. No obstante, me agradaría llamar la atención sobre otro truco de la película, la escena de la dinamita del tren. En esta escena, los viles forajidos del Viejo Oeste Butch Cassidy y Sundance Kid hurtan un tren y organizan dinamita para abrir una caja fuerte. Evidentemente, emplean mucha dinamita y de manera accidental hacen explotar todo el tren mientras que están parados en frente de él. Esta escena de todos modos tenía a 2 expertos parados en frente de una explosión real. El tren para esta escena se edificó con madera de balsa a fin de que los expertos no saliesen lastimados. Pero aún de esta forma, la explosión fue impresionantemente dañina. Para poner las cosas en visión, las cámaras mucho más próximas a la explosión fueron fortificadas en búnkeres a fin de que no se dañen. No había forma de supervisar de manera perfecta la explosión. La bola de fuego podría haber disparado de forma fácil metralla o trozos dentados considerablemente más peligrosos.

3. Desplomarse de un puente

El hombre que podría ser rey (1975)

El hombre que podría ser rey de John Huston fue una aventura épica que prosiguió a 2 soldados británicos (interpretados por Sean Connery y Michael Caine) en la India que engañan a los originarios de Kafiristán a fin de que los adoren como dioses. No obstante, los 2 se vuelven bastante insolentes y rompen entre los mayores tabúes de la sociedad, revelándose como sencillos fatales. Como castigo, el personaje de Sean Connery es ejecutado al verse obligado a caminar hasta el medio de un puente de cuerda sobre un colosal desfiladero. Entonces se cortan las cuerdas, lo que provoca que Connery caiga en picado hasta la desaparición. Este fue un truco especialmente arriesgado debido al hecho de que requirió una caída de 80 pies sobre una masa de cajas de cartón. Oh, ¿menté que las cajas se pusieron al filo de un barranco? ¿Y que si el doble no alcanzaba las cajas, caería y moriría? Como mencioné anteriormente, este truco particularmente fue impresionantemente arriesgado. Diríase que todos y cada uno de los expertos contratados desarrollaron una “enigmática dolencia” que les impidió efectuar esta maniobra. Todos salvo el experto Joe Powell. Dio un paso adelante y efectuó el truco mortal, llevándolo a cabo de manera perfecta. Diríase que tras llenar el truco, Huston se volvió hacia Caine y le ha dicho: “Ese fue el truco mucho más audaz que he visto en mi vida”.

2. Caída libre de un hotel

La máquina de Sharky (1981)

Una de las considerables desgracias en el planeta de los expertos en acrobacias fue la desaparición prematura de Ofrecer Allen Robinson. Robinson fue entre los actores de acrobacias mucho más venerados y talentosos del negocio, rompiendo 19 récords mundiales y sustituyendo a actores como Steve McQueen y Clint Eastwood. Murió en un poco afortunado incidente de moto a lo largo del rodaje de Million Dollar Mystery a la edad de 39 años. Pero por fortuna para el resto de todo el mundo había dejado un legado de ciertas acrobacias mucho más increíbles y peligrosas nunca registradas. Entre los mucho más conocidos se efectuó para la producción de la película Sharky’s Machine de Burt Reynolds. Para el clímax de la película, Robinson logró una caída libre de 220 pies desde el Westin Peachtree Plaza de Atlanta. Hasta hoy, esta todavía es la caída libre mucho más alta efectuada sin cables nunca registrados para una película lanzada de manera comercial. ¡Mire bajo su peligro!

1. Vehículos de golf

Jackass: La película (2002)

La pandilla de Jackass siempre y en todo momento fué famosa por sus … acrobacias poco ortodoxas … y peligrosas. Su programa de televisión fue entre los mayores éxitos de MTV, eminentemente gracias a la absoluta indiferencia y desprecio que los competidores tenían por su seguridad personal. Para su primera película, eligieron subir la apuesta. No obstante, resultó que entre las acrobacias mucho más obedientes acabaría transformándose en la mucho más dañina. Para una escena, los chicos Jackass se apiñaron en pequeños carros de golf y condujeron a toda agilidad en un lote arriesgado y también irregular. El líder de Jackass, Johnny Knoxville, y el fallecido Ryan Dunn procuraron saltar con su carro sobre un cerdo de plástico. En cambio, voltearon el carro. Dunn salió despedido de los escombros. Knoxville tuvo menos de suerte. Continuó en el carro en todo momento, finalizando con una convulsión cerebral. No obstante, Knoxville tuvo bastante fortuna. En el momento en que el carro se volcó, se distanció a centímetros de machacar la cabeza de Knoxville en un montón de papilla. El truco fue puramente un incidente, pero fue tan bueno que lo dejaron en el corte final de la película.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *