Las 10 mejores formas locas de morir

¡Hola! Vas a fallecer. A la mayor parte de la multitud no le agrada meditar en la desaparición. Duele en el momento en que mueren amigos o familiares. La desaparición con frecuencia nos toma desprevenidos y nos abruma con tristeza, mal y trauma sensible. Ocasionalmente, no obstante, las situaciones de la desaparición de alguien son tan amenas o impredecibles que verdaderamente solo debemos ofrecer un paso atrás y reír. No obstante, ten precaución, pues esa risa podría sacarte lo destacado de ti. Caso en cuestión con la manera ida número 10 de fallecer.

10. Un ataque de risa ido

Como mencioné anteriormente, uno debe eludir reírse bastante o bastante tiempo. Quien le haya dicho a esta gente que la risa es la mejor medicina debería haberles advertido sobre una sobredosis.

Múltiples figuras históricas meritan mención. Según los reportes, el pensador estoico Crisipo emborrachó a su burro y después murió riéndose de sus intentos de comer higos. El dramaturgo y satírico italiano Pietro Aretino supuestamente se ahogó gracias a la alegría excesiva, y el aristócrata escocés Thomas Urquhart se rió entre dientes al darse cuenta de que Carlos II había tomado el trono.

Un caso moderno atrayente es el de Alex Mitchell (snopes.com), un albañil inglés. El 24 de marzo de 1975, Mitchell se rió a lo largo de 25 minutos seguidos tras ver un episodio de The Goodies que se titula “Kung Fu Kapers”. Su viuda entonces agradeció al programa por brindarle a su marido una experiencia de muerte tan exquisita. fuente de imagen: http://www.juhaszillustration.com/

9. Tirarse a una ventana para enseñar qué tan fuerte es el vidrio (n’t)

Andas en el piso veinticuatro. seguramente no deberías procurar probar qué fuerte es esa ventana cargando contra ella y lanzando tu cuerpo contra ella. Por el hecho de que entonces el conjunto de colegas que mira su demostración podría transformarse en presentes aterrados de su prematura muerte.

Presentando a Garry El día de hoy (Snopes.com), un letrado de Toronto que logró ese truco el 9 de julio de 1993. Supuestamente, el Sr. El día de hoy había efectuado exactamente la misma hazaña anteriormente sin accidentes: siempre y en todo momento rebotaba de manera directa en el cristal mientras que los espectadores se reían y se miraban nerviosamente.

Su demostración final precisamente tuvo un encontronazo, si bien no fue el género de encontronazo que aguardaba. En esta ocasión, en el momento en que el cuerpo acelerado de El día de hoy golpeó el vidrio, salió del marco y El día de hoy cayó y murió. Este poco afortunado acontecimiento fue en parte responsable del cierre de Holden Day Wilson, el bufete de abogados para el que trabajaba.

8. El ataúd de tu marido

En el momento en que esté en sendero de sepultar a su marido fallecido, probablemente no piensa que la desaparición volverá a pegar próximamente. Pero de esta forma era la vida de una brasileira llamada Marciana Silva Barcelos.

El 10 de noviembre de 2008, una procesión fúnebre se dirigía a un cementerio en Alvorada. Barcelos, de 67 años, viajaba en el turismo fúnebre que transportaba el cuerpo de su marido, Josi Silveira Coimbra, quien había fallecido el día previo. De súbito, un turismo a toda agilidad golpeó la parte posterior del vehículo fúnebre. Desalojado por el incidente, el ataúd de Josi se precipitó hacia adelante y se estrelló contra la nuca de Marciana, matándola instantáneamente (Producto de MSNBC).

Entonces, ¿qué haces en el momento en que pasa algo de esta manera? ¿Dile a los enterradores que comiencen otro hoyo en el momento en que acaben el de Josi?

7. Ascensor

Se piensa que le ahorrarán tiempo y energía que, de otra forma, se dedicaría a utilizar escaleras. No se piensa que te maten. Pero suceden accidentes. En verdad, un informe del Centro de Investigación y Capacitación en Construcción de 2006 señala que cerca de 30 personas mueren en los EE. UU. Todos los años por elevadores y escaleras mecánicas, y miles mucho más resultan lesiones.

Por servirnos de un ejemplo, tome el triste caso del Dr. Hitoshi Nikaidoh, médico del Hospital Christus St. Joseph en Houston, TX. Mientras que entraba en el ascensor de un hospital un sábado por la mañana, las puertas se cerraron bastante temprano y le inmovilizaron los hombros. El sistema de seguridad que impide que las puertas del ascensor atrapen a los usuarios falló, y mientras que el ascensor ascendía, el cuerpo del Dr. Nikaidoh se movía hacia un lado y su cabeza hacia el otro (Prensa de Houston).

Y evitaré los elevadores por el resto de mi vida.

6. Sexo

Espera, creí que se suponía que el sexo era entretenido, afirmas. ¿Puede matarte?

Si. Pregúntele a Sergey Tuganov, un ruso de 28 años que padeció un caso grave de muerte tras apostar a 2 mujeres a que podría tener relaciones íntimas con ellas a lo largo de 12 horas consecutivas. Ganó la apuesta de $ 4,300 y después murió de forma rápida. Los médicos concluyeron que su muerte fue ocasionada por todo el frasco de pastillas de Viagra que ingirió antes de procurar la hazaña de la resistencia sexual. Por lo menos las últimas 12 horas de su historia fueron horas contentos. (Fox News)

Asimismo puedes hacerle una pregunta a Kenneth Pinyon. Murió por las lesiones sufridas mientras que … umm … tenía sexo por el culo con un semental árabe. Pinyon participó de manera regular en la bestialidad y sus actuaciones fueron grabadas en vídeo y distribuidas bajo el nombre “Mr. Manos.” No obstante, el 2 de julio de 2005, el Sr. Hands logró el cariño con un último caballo antes de ceder a una “peritonitis aguda gracias a una perforación del colon”. Traducción: El Sr. Butt no ha podido con el Sr. Tú-Sabes-Qué. (Wikipedia)

Asimismo hay otras historias enfermas de muerte sexual por ahí. Ten precaución. Tener sexo podría ser lo último que hagas.

5. Juegos para videoconsolas

Se piensa que son entretenidos y amenos, pero seriamente personas. Hay un instante para reposar de los juegos para videoconsolas. Y ese instante es antes que te maten.

En 1981, un jugador de 19 años llamado Jeff Dailey se transformó en la primera víctima oficial de un juego de plataformas. Tras amontonar 16.660 puntos increíbles mientras que jugaba el juego “Berzerk”, Jeff se desmoronó y murió de un ataque al corazón. (Gamespy)

Menos de un par de años después, Peter Burkowski, de 18 años, asimismo murió de un ataque al corazón mientras que jugaba exactamente el mismo juego.

Agosto de 2005: el surcoreano Lee Seung Seop murió de agotamiento tras jugar a Starcraft online a lo largo de 50 horas consecutivas en un cibercafé.

Enero de 2007 – Una mujer de 28 años llamada Jennifer Strange murió de hiponatremia (intoxicación por agua) tras formar parte en un certamen en una estación de radio local. Para ganar una Nintendo Wii, los participantes compitieron para poder ver quién podía tomar mucho más agua sin la necesidad de ir al baño. Strange ingirió bastante agua para diluir seriamente los escenarios de sodio en su torrente sanguíneo y ocasionar su muerte.

4. Crecidas de agua, pero no del género de agua

En la mayoría de los casos, en el momento en que oímos “inundación”, pensamos en “agua” y, en la mayoría de los casos, contamos razón al meditar esto. No obstante, hay por lo menos 2 conocidos accidentes de crecidas de agua que no tienen relación con el agua.

La inundación de cerveza de Londres, octubre de 1814: nueve personas fallecieron una vez que una tina de cerveza de 22 pies de altura y 130.000 galones explotara en la cervecería Meux & Co. El gran volumen de cerveza asimismo provocó la separación de otras tinas, y mucho más de 300.000 galones de cerveza se abrieron paso por medio de las paredes de ladrillo y volaron hacia los distritos bajos de St. Giles, una parroquia de Londres. Según los reportes, el sonido de la explosión se escuchó hasta a cinco millas de distancia. (Producto de la BBC)

Puede imaginarse la reacción de los londinenses que no se sintieron apabullados inmediatamente por un sunami cervecero. Sí, precisamente lo que habrías hecho: salir corriendo con ollas, sartenes y cualquier otra cosa que logre contener cerveza. Bebe tanto como logres, almacena el resto. (Técnicamente comentando, solo ocho de las nueve víctimas se debieron a la inundación real. ¡El noveno hombre murió por intoxicación con alcohol unos días después!)

El desastre de la melaza de Boston, enero de 1919: 21 personas fallecieron en el momento en que un tanque de almacenaje de 50 pies de prominente lleno de melaza explotó y desató una ola desquiciada de muerte que se pega a través del North End de Boston. (Desgracias extrañas) El tiempo caluroso supuestamente asistió a producir presión en el tanque mal construido, lo que al final provocó una explosión. Múltiples cuadras de la región se anegaron, y la ola era suficientemente alta y fuerte para alzar un maldito tren de las vías del ferrocarril alto.

Comentan que todavía huele a melaza en los calurosos días de verano.

3. Tu pierna de madera

Este es probablemente un tanto menos común hoy en día. Lamentablemente para Sir Arthur Aston, un soldado inglés mucho más popular por respaldar al rey Carlos I a lo largo de la Guerra Civil inglesa, era el siglo XVII y era el orgulloso dueño de una pierna de palo.

En 1649, Aston se desempeñaba como gobernador de Drogheda, Irlanda. En un intento por contribuir a detallar Irlanda como una base de poder para la causa verdadera inglesa, había unido fuerzas con el marqués de Osmond, el comandante en jefe de las fuerzas realistas en Irlanda.

En el mes de septiembre de ese año, Oliver Cromwell y sus tropas asaltaron la localidad y continuaron a aniquilar a la mayor parte de sus pobladores. En el momento en que los soldados parlamentarios atraparon al gobernador, tenían 2 preferencias primordiales: 1) matar a esta clase y 2) buscar monedas de oro en su pata de palo. No había monedas, pero Aston fue verdaderamente golpeado sin cerebro con su pierna en el desarrollo de no localizar oro. (Historia de Berkshire)

2. Lagos explosivos

¿Y si te aniquila un lago que explota? No pasa con mucha continuidad, pero de esta forma es precisamente como el lago Nyos decidió espantar a prácticamente 1.800 personas en 1986. Merced a un charco de magma a 50 millas bajo la área, se habían estado juntando gases peligrosos en el fondo del lago del cráter. El 21 de agosto, un extraño fenómeno natural popular como erupción límnica desató una burbuja asesina de dióxido de carbono sobre las aldeas circundantes.

La mayor parte de los lagos tienen capas de agua que se intercalan o “voltean” habitualmente, dando permiso que los gases escapen de forma lenta a la atmósfera. La erupción límnica sucede en el momento en que una cubierta de agua profunda se sobresatura con gases disueltos en el transcurso de un largo período temporal. Entonces, estos gases son liberados por algún género de desencadenante, por servirnos de un ejemplo, un deslizamiento de tierra, precipitaciones intensas o un terremoto, que desplaza el agua sobresaturada y deja que los gases salgan de la solución. De súbito, el lago se vuelca con una enorme explosión. Es como agitar una lata de refresco y rociarla, salvo con considerablemente más muerte y destrucción.

En el momento en que el lago Nyos explotó, un géiser de gas y agua se disparó a mucho más de 250 pies en el aire, provocó un sunami de 80 pies y arrojó una nube asesina de dióxido de carbono que ahogó a personas a una distancia de hasta 15 millas.

1. La cabeza cortada de tu enemigo

Sigurd el Poderoso, el vikingo conde de Orkney del siglo IX, murió de manera especialmente irónica tras regresar de una guerra triunfadora. Tras vencer a su enemigo Máel Brigte, Sigurd anudó la cabeza cortada del picto a su silla de montar y se dirigió a casa. No obstante, mientras que montaba, el diente de Máel raspó la pierna de Sigurd y le provocó una llaga que entonces se inficionó de una forma mortal. (Orknewyjar)

Curiosidades entretenidas n. ° 1: Máel era popular como “el diente de gato”.

Curiosidades entretenidas n. ° 2: Sigurd y Máel habían acordado inicialmente luchar con 40 guerreros cada uno de ellos. Sigurd apareció con ochenta, razón por la que derrotó a Máel primeramente. Diría que merecía inficionarse y fallecer.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *