Las 10 obras de arte más famosas robadas por los nazis

Antes del estallido de la Primera Guerra Mundial, Adolf Hitler era un artista practicante. En un par de ocasiones diferentes, a Hitler se le negó la admisión a la Academia de Estudios de Arte de Viena. Se tomó el arte muy seriamente y a lo largo de sus 12 años de reinado como Führer alemán, la industria del arte en todo el mundo fue destruida. Se ha estimado que Hitler robó mucho más de 750.000 maravillas artísticas a lo largo de la guerra. Los años entre 1933 y 1945 son un orificio negro en la red social artística, con una cantidad enorme de maravillas artísticas que cambian de manos y desaparecen.

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, los nazis hicieron estragos demoliendo y robando el arte europeo. Se subastaron piezas de arte incalculables a costos increíblemente bajos. Esto creó un inconveniente esencial en la red social artística que todavía es visible hoy en dia. La multitud adquirió arte robado y las familias de la víctima desean recobrar sus pertenencias. Habitualmente, probar los derechos legales sobre una obra de arte es un desarrollo bien difícil y que necesita bastante tiempo. Este producto examinará 10 maravillas artísticas reconocidas que fueron robadas por los nazis.

10. Santa Justa y Santa Rufina

Artista: Bartolome Esteban Murillo

Bartolomé Esteban Murillo se encuentra dentro de los pintores españoles mucho más esenciales de la historia. Estuvo vivo a lo largo del siglo XVII y es un pintor apreciado del periodo barroco del arte. Murillo es probablemente mucho más popular por sus proyectos religiosas, pero asimismo pintó varios retratos de la vida diaria. En 1943, los ejércitos socios formaron una coalición de hombres cuyo propósito era asistir en la protección de valiosas maravillas artísticas y monumentos nacionales. El conjunto se realizó popular como los Hombres Monumentos. Los Monuments Men fueron vitales en el desarrollo de recopilación de arte robado y devolviéndolo al dueño legítimo. En el momento en que las Fuerzas Aliadas liberaron los territorios ocupados por los nazis, los Hombres Monumentos estuvieron presentes en las líneas del frente. Solo en Alemania, las fuerzas estadounidenses hallaron precisamente 1.500 depósitos de arte y elementos culturales, con centenares de miles de artefactos. Ciertas maravillas artísticas mucho más reconocibles fueron devueltas en el instante a sus lícitos dueños. No obstante, una cantidad enorme de artefactos jamás fueron reclamados ni robados.

El día de hoy

Las organizaciones de Monument Men todavía hay hoy día, con la meta de seguir y devolver el arte robado. Últimamente, un integrante de la organización tropezó con una fotografía vieja tomada a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. Mostraba una fotografía de la conocida pareja de cuadros de Murillos llamada Santa Justa y Santa Rufina. Instantaneamente se realizó la conexión con el Museo Meadows

en Dallas, que aloja las pinturas. Museo de los prados tiene entre las mayores compilaciones de arte español fuera de España, con piezas maestras de varios de los mucho más enormes pintores de todo el mundo. Tras una intensa investigación, se confirmó que el museo tenía los 2 cuadros y, en verdad, fueron robados por los nazis a lo largo de la Segunda Guerra Mundial.

Esto se logró examinando la parte de atrás de los marcos de fotografías, que contenían un número R1171. Este número es consistente con el arte robado por Alemania y representa a Rothschild, 1171, que es el objeto 1.171 robado a los Rothschild. La familia Rothschild fue saqueada en Francia en 1941. Como todo arte robado, se ha librado una enorme guerra legal, puesto que el Museo Meadows adquirió legalmente los retratos en una subasta, pero el paradero de las pinturas antes de la subasta es raro. Los 2 retratos son estimado servir mucho más de $ 10 millones.

9. Pintor sendero de Tarascón

Artista: Vincent van Gogh

Resultado de imagen para Pintor en el camino a Tarascon

Vincent van Gogh fue un pintor holandés que murió en 1890 a la edad de 37 años. Pertence a los pintores mucho más reconocidos y populares de la historia del arte. El 31 de enero de 1933 Adolf Hitler se transformó en canciller de Alemania. Una de sus primeras acciones fue la “limpieza de la civilización alemana”, que incluyó la quema de libros y el etiquetado del arte degenerado. El arte degenerado incluía toda clase de expresión artística actualizada. Cualquier artista, pasado o presente, que no se consideraba con sangre aria se consideraba degenerado. Hitler dio alta prioridad a seguir todo el arte degenerado y hurtarlo. Si te etiquetaron como un artista degenerado, entonces no se te dejó colorear.

Los soldados nazis aun hacían visitas domiciliarias de rutina para cerciorarse de que ciertos artistas no estuviesen pintando. El abuso fue producido a varios pintores alemanes modernos, incluido Ernst Ludwig Kirchner, quien fue etiquetado como degenerado y vendió o destrozó sus mucho más de 600 proyectos. Kirchner se suicidaría en 1938. Los nazis destrozaron cientos y cientos de pinturas reconocidas y las que subsistieron se dieron a conocer en una “Exhibe de arte degenerado”. Se aseveró que este espectáculo se encontraba designado a incitar una mayor repulsión contra el “espíritu judío perverso”. Las reconocidas maravillas artísticas se agrupaban en pequeñas habitaciones y, con frecuencia, se exhibían con un cordón colgante. Según los libros de historia, la primera salón contenía maravillas artísticas consideradas degradantes para la religión, la segunda presentaba proyectos de artistas judíos particularmente y la tercera contenía proyectos consideradas insultantes para el pueblo de Alemania.

Varios de los artistas presentados en la exhibe fueron Alexander Archipenko, Marc Chagall, James Ensor, Henri Matisse, Pablo Picasso y Vincent van Gogh. Una vez terminada la exhibición, las reconocidas maravillas artísticas fueron demolidas o vendidas en subastas. Un sinnúmero de “arte degenerado” de Picasso, Dalí, Ernst, Klee, Léger y Miró fue destruido en una hoguera la noche del 27 de julio de 1942 en París. En 1939, un autorretrato robado de Vincent van Gogh fue subastado en Gallerie Fisher, Lucerna, por 40.000 dólares americanos. Entre las pinturas mucho más reconocidas que se quemaron a lo largo de la Segunda Guerra Mundial es El pintor en el sendero a Tarascon de Vincent van Gogh. No se conoce con seguridad de qué manera se quemó la pintura, pero se estima que murió en el momento en que las fuerzas aliadas bombardearon Magdeburgo y prendieron fuego al Museo Kaiser-Friedrich, que contenía maravillas artísticas robadas.

El día de hoy

El pintor en el sendero a Tarascón se perdió para toda la vida en el momento en que se transformó en una causalidad de la Segunda Guerra Mundial, pero el retrato dejó una impresión perdurable. Todavía es entre las maravillas artísticas mucho más apreciadas que se perdió en la guerra. La pintura exhibe un retrato solitario de Vincent van Gogh viajando. La pintura fue una enorme predominación para el artista Francis Bacon, quien la describió como una imagen inquietante de Van Gogh, mostrándolo como un forastero alienado. Vincent van Gogh fue mencionado diciendo: “Los auténticos pintores no pintan las cosas como son … Las pintan como ellos mismos sienten que son”.

8. Retrato del Dr. Gachet

Artista: Vincent van Gogh

Resultado de imagen para Retrato del Dr. Gachet

En 1933, el popular pintor holandés Vincent van Gogh fue incluido en la lista de Hitler de “artistas corrompidos”. Muchas de las maravillas artísticas mucho más reconocidas de Van Gogh fueron robadas a sus dueños y exhibidas en museos simulados. Una de estas pinturas fue el popular Retrato del Dr. Gachet. El mes antes que Vincent van Gogh se suicidara, pintó 2 copias distintas del Retrato del Dr. Gachet. Escribió una carta a su hermano sobre el cuadro, “He hecho el retrato de M. Gachet con una expresión melancólica, que bien podría parecer una mueca a quien lo ve… Triste pero despacio, pero claro y también capaz, que es la proporción de retratos que se tienen que realizar … Hay cabezas modernas que se tienen la posibilidad de ver a lo largo de un buen tiempo, y que quizás se logren ver hacia atrás con melancolia cien años después ”.

En la situacion del Retrato del Dr. Gachet, los nazis no se lo birlaron a un coleccionista privado, sino lo desposeyeron del museo Städel en Frankfort, Alemania. El Städel adquirió el retrato en 1911 y fue confiscado en 1937. El líder nazi Hermann Göring se percató del valor del arte, con lo que decidió venderlo y conseguir ganancias. El Retrato del Dr. Gachet fue subastado y comprado por un coleccionista alemán que vendió de forma rápida el arte a Siegfried Kramarsky. Kramarsky era un financiero judío que escapó a Novedosa York en 1938 para huír del Holocausto. Adquirió el arte por $ 53,000.

El día de hoy

El 15 de mayo de 1990, precisamente 100 años tras la creación de las pinturas, la familia de Siegfried Kramarsky vendió su copia del Retrato del Dr. Gachet por 82,5 millones de dólares estadounidenses. En ese instante de la historia, era la obra de arte mucho más cara nunca vendida. Fue comprado por Ryoei Saito, que era un hombre de negocios japonés. Tras la desaparición de Saito en 1996, se creyó que la pintura se había vendido, pero no se puso predisposición del público ninguna información. Múltiples reportes en 2007 aseguraron que la pintura se vendió al gestor de fondos de inversión nativo de Austria Wolfgang Flöttl, pero esto jamás se confirmó.

Quedan muchas cuestiones sobre la historia del Retrato del Dr. Gachet. En un caso así concreto, un judío ha podido conseguir el arte robado. Si un poderoso empresario alemán, ruso o estadounidense se hubiese beneficiado del arte, pienso que mucho más personas se habrían insultado. La segunda versión del Retrato del Dr. Gachet está hoy día en posesión del Musée d’Orsay, en París, Francia.

7. Retrato de Adele Bloch-Bauer I

Artista: Gustav Klimt

Resultado de imagen de Retrato de Adele Bloch-Bauer I

Gustav Klimt fue un pintor simbolista nativo de Austria. A lo largo de su historia, Klimt creó varios retratos, murales y bocetos. El tema primordial de su trabajo era en general el cuerpo femenino. En 1904, Ferdinand Bloch-Bauer contrató a Gustav Klimt para hacer un retrato de su mujer Adele. Klimt tardó tres años en llenar el trabajo y el retrato está hecho de óleo y oro sobre cuadro. Adele Bloch-Bauer murió de meningitis en 1925. En 1938, todas y cada una de las características de Ferdinand Block-Bauer fueron puestas bajo “custodia protectora” por el partido nacionalsocialista. A lo largo de la guerra, todo le fue quitado a Ferdinand y al final murió en Zürich, Suiza, en el mes de noviembre de 1945.

La intención de Ferdinand Block-Bauer no mentó la donación de su propiedad a un museo. Tras la guerra, los tres hermanos Bloch-Bauer vivos procuraron preservar ciertas reconocidas pinturas del gobierno austriaco, a quienes se les entregaron las maravillas artísticas tras la liberación de la Alemania nazi. No pasó nada a lo largo de décadas hasta 1998, en el momento en que el gobierno austriaco decidió que devolvería el arte que había sido incautado ilegalmente por los nazis. No obstante, a fin de que se devuelvan las pinturas, es requisito evaluar la propiedad lícita en un tribunal de justicia, lo que puede ser caro. En 2006, la corte austriaca decretó que la heredera de Block-Bauer, Maria Altmann, era la dueña lícita del Retrato de Adele Bloch-Bauer I y otras 4 pinturas de Gustav Klimt.

El día de hoy

Los retratos de Gustav Klimt son increíblemente extraños y importantes. Tras recobrar los derechos del Retrato de Adele Bloch-Bauer I, Maria Altmann decidió venderlo. En el mes de junio de 2006, el retrato se transformó en la obra de arte mucho más vendida hasta ese instante en la historia. El empresario estadounidense Ronald Lauder adquirió la pintura por $ 135 millones y la puso en su Neue Galerie, que está en la localidad de Novedosa York. La Neve Galerie está muy encargada de las piezas de arte judío que fueron robadas a los nazis y recuperadas. Se citó a Ronald Lauder diciendo que el Retrato de Adele Block-Bauer I es su museo “Mona Lisa”. En el mes de noviembre de 2006, la segunda pintura que Gustav Klimt logró de Adele Bloch-Bauer (Adele II) se vendió por prácticamente $ 88 millones. Al final, se vendieron los cinco retratos de Klimt de Block-Bauer, con un total de precisamente 325 millones de dólares americanos.

6. Fundación EG Bührle

Resultado de imagen de la Fundación EG Bührle

Al investigar la historia del arte popular, es deslumbrante la proporción de pinturas que tienen un enorme vacío en la documentación en la temporada de la Segunda Guerra Mundial. Cientos y cientos de retratos importantes modificaron de manos a lo largo de la guerra, pero no se saben los datos que cubren las ventas. Esta entrada no examinará una obra de arte concreta, sino más bien un hombre llamado Emil Georg Bührle. Bührle nació en Pforzheim, Alemania en 1890 y fue un oficial de caballería alemán en el ejército imperial de 1914 a 1919. En la década de 1920, Bührle se transformó en el directivo general de una destacada empresa y se trasladó a Zürich, Suiza. Bührle siempre y en todo momento estuvo entusiasmado en el arte y empezó una enorme compilación a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. Aprovechó la posibilidad de la guerra para crear entre las galerías de arte privadas mucho más reputadas de todo el mundo. El día de hoy, su museo se conoce como la Fundación EG Bührle y está en Zürich, Suiza.

La compilación de arte del museo es bastante increíble y tiene dentro muchas pinturas y estatuas reconocidas de los viejos profesores y Artistas modernos, que incluye proyectos de Paul Cézanne, Edgar Degas, Paul Gauguin, Édouard Manet, Claude Monet y Pierre-Auguste Renoir. Podría decirse que no hay pruebas de que ninguna de estas pinturas sea de víctimas robadas del Holocausto. No obstante, tras la Segunda Guerra Mundial, Emil Georg Bührle se vio obligado a devolver 13 pinturas a familias judías francesas a las que les sacaron sus características a lo largo de la guerra. Se realizó ​​un libro con una lista de maravillas artísticas denunciadas como robadas y Bührle tenía 13 de ellas. La proporción de maravillas artísticas valiosas que Bührle consiguió a bajo precio es impactante. La compilación de arte que está en la Fundación EG Bührle tiene un valor de cientos y cientos de millones de dólares americanos.

El día de hoy

La Fundación EG Bührle aloja Der Sämann de Vincent van Gogh, Der Selbstmörder de Edouard Manet, Junge Frau de Amedeo Modigliani y muchas otras proyectos reconocidas. El 10 de febrero de 2008, sucedió en el museo entre los robos de arte mucho más enormes de la historia. Un pistolero armado penetró en el museo antes de cerrar y robó 4 pinturas reconocidas valoradas en 162,5 millones de dólares americanos. El cuadro mucho más costoso que se tomó fue El niño del chaleco colorado de Paul Cézanne, valorado en unos 80 millones de dólares estadounidenses. Las otras tres pinturas robadas fueron El conde Lepic y sus hijas de Edgar Degas, Amapolas cerca de Vétheuil de Claude Monet y Ramas de castaño florecientes de Van Gogh. Hasta hoy, se han recuperado los retratos de Van Gogh y Monet, al tiempo que los otros 2 prosiguen desaparecidos.

5. Retablo de Veit Stoss

Escultor: Veit Stoss

Resultado de imagen para Retablo de Veit Stoss

Veit Stoss es un popular escultor alemán que murió en 1533. Su trayectoria englobó el periodo de transición entre el estilo arquitectónico del gótico tardío y el renacentista del norte. Stoss trabajó primordialmente como escultor de madera. En la sección primera de su trayectoria, la multitud de Cracovia, Polonia, se le aproximó y le solicitó que edificara un magnífico retablo. Estuvo en concordancia y desarrolló el Retablo de Veit Stoss, que es el retablo gótico mucho más grande de todo el mundo. Mide 13 m de prominente y 11 m de ancho en el momento en que los cuadros están libres. La parte está cubierta con excelentes figuras de esculturas, que miden mucho más de 12 pies de altura y están talladas en el leño de un árbol de tilo.

Antes de la invasión alemana de Polonia en 1939, Hitler conocía bien el retablo histórico y también inmerecidamente sintió que era de el pues Veit Stoss era un escultor alemán. Antes de la invasión de Polonia, el retablo fue desmontado y escondido en múltiples sitios. No obstante, todavía se descubrió por los nazis y robado. Una unidad alemana llamada Sonderkommando Paulsen encontró las cajas que contenían el retablo y envió las esculturas y los cuadros a Berlín. Se sostuvo en el castillo de Nuremberg.

El día de hoy

A lo largo de la guerra, varios integrantes de la resistencia polaca transmitieron el mensaje de que el retablo se llevaba a cabo en el castillo de Nuremberg. Por fortuna, no padeció daños esenciales a lo largo de la liberación de la Alemania nazi y fue recuperado por las fuerzas aliadas. El Tesoro Nacional Polaco fue devuelto inmediatamente y en 1957 se puso en la Iglesia de Santa María, Cracovia, Polonia, donde continúa el día de hoy. El retablo fue restaurado entre 1946 y 1949 para arreglar los daños estructurales ocasionados ​​por los nazis.

4. Place de la Concorde

Artista: Edgar Degas

Resultado de imagen de Place de la Concorde por Edgar Degas.

Edgar Degas se considera entre los creadores del movimiento artístico impresionista. Fue un artista francés habitual que vivió principalmente a lo largo del siglo XIX. Tras el colapso de la Alemania nazi, el Ejército Colorado fue el primero en irrumpir Berlín. A lo largo de este tiempo, los soviéticos descubrieron cientos y cientos de depósitos de arte ocultos. El gobierno soviético fué criticado a lo largo de años por no reportar sobre varios de estos descubrimientos. En 1991, se supo que ciertas pinturas saqueadas por el Ejército Colorado en Alemania habían sido exhibidas en el Museo del Hermitage situado en San Petersburgo, Rusia. Tras profundas presiones, el museo anunció en 1994 que había exhibido ciertas piezas de arte que habían sido saqueadas de compilaciones privadas alemanas.

Uno debe percatarse de que el arte tomado de los hogares alemanes y las instalaciones de almacenaje subterráneo en 1945 consistía en un sinnúmero de recursos robados. La exposición “Bienes ocultos revelados” se estrenó en 1995 en el museo. Consistió en 74 pinturas separadas que se exhibieron por vez primera, incluyendo la internacionalmente conocida Place de la Concorde de Edgar Degas. La Place de la Concorde fue pintada por Degas en 1875. Representa al vizconde Ludovic-Napoléon Lepic fumando puros, sus hijas y su perro. Asimismo exhibe a un hombre solitario en la Place de la Concorde en París.

El día de hoy

La Place de la Concorde siempre y en todo momento fué considerada entre los retratos propios de Degas. Se creyó que se había perdido tras la Segunda Guerra Mundial, pero apareció en el Museo del Hermitage en 1995. La conocida pintura continúa en exhibición en el Hermitage. Otro cuadro que apareció en el Hermitage en 1995 es la pieza maestra de Van Gogh La vivienda blanca a la noche. Asimismo se creía que la Casa Blanca de Noche se había perdido tras la guerra. Fue pintado seis semanas antes de la desaparición de Van Gogh. En el mes de diciembre de 2004, se descubrió otra obra saqueada en el museo, la Venus desarmando a Marte de Rubens. El profesor francés Henri Matisse asimismo exhibe muchas de sus primeras pinturas en el Hermitage. A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, las pinturas de Matisse fueron extensamente distribuidas y robadas. El día de hoy, se tienen la posibilidad de hallar en museos de todo el planeta. La crónica de de qué forma subsistió la Place de la Concorde no es documentado al público. Sencillamente hace aparición en el Hermitage como “procedencia ignota”.

3. El astrónomo

Artista: Johannes Vermeer

Resultado de imagen de The AstronomerArtist: Johannes Vermeer

Johannes Vermeer fue un pintor holandés que vivió entre 1632 y 1675. A lo largo de su historia, Vermeer tuvo un éxito moderado y desde ese momento se convirtió en entre los pintores mucho más populares del periodo barroco del arte. Acostumbraba a ​​colorear retratos de la vida doméstica de la clase media y muchas de las pinturas de Vermeer eran de científicos. Hitler era un enorme fan de Johannes Vermeer y su propósito final era tener sus pinturas. En 1940, entre las proyectos mucho más apreciadas de Vermeer, El astrónomo, era propiedad de un francés llamado Edouard de Rothschild. Tras la invasión alemana de Francia, el cuadro fue robado por los nazis. El Astrónomo se transformó en entre las pertenencias mucho más apreciadas de Hitler y se encontraba designado a ser el punto focal del Führermuseum. El Führermuseum era un enorme complejo de museos que Hitler tenía pensado hacer. Se encontraba designado a guardar y exhibir todo el arte europeo saqueado. Una esvástica negra fue estampada en la parte de atrás de The Astronomer, donde continúa el día de hoy.

El día de hoy

El astrónomo fue terminado por Vermeer cerca de 1668. El arte fue desarrollado con óleo sobre cuadro y mide 51 cm x 45 cm. La pintura está relacionada con otro popular retrato de Vermeer llamado The Geographer. Se estima que las dos pinturas retratan al mismo hombre, que podría ser Anton van Leeuwenhoek. El astrónomo exhibe un aspecto increíble. En la pintura, el libro situado en la mesa se pasa a una página concreta, que es una sección que recomienda al astrónomo que busque “inspiración de Dios”.

En el retrato, la imagen de la pared exhibe el descubrimiento de Moisés. Una vez que acabó la guerra, The Astronomer fue devuelto a los Rothschild. Entonces fue donado al popular museo francés del Louvre en 1982. Todavía es entre las pertenencias mucho más apreciadas del museo. El geógrafo de Vermeer tuvo un destino un tanto diferente. El Geógrafo está situado en Städel, que pertence a los museos de arte mucho más enormes de Alemania.

2. Salón de ámbar

Diseñador: Andreas Schlüter

Resultado de imagen de Amber Room

Andreas Schlüter fue un escultor y arquitecto barroco alemán que vivió a fines del siglo XVII. Adjuntado con Gottfried Wolfram, quien era un artesano de ámbar danés, Schlüter fue quien diseñó la Salón de Ámbar. La construcción de la Salón de Ámbar empezó en 1701 y la salón se instaló en el Palacio de Charlottenburg, hogar de Federico I, el primer rey de Prusia. Como su nombre lo señala, la Salón de Ámbar fue cincelada en ámbar, que es una piedra hermosa llevada a cabo de resina de árbol fosilizada. La habitación asimismo contenía muchas joyas, pinturas y oro. En 1716, Pedro el Grande recibió la Salón de Ámbar para festejar la paz entre Rusia y Prusia y una coalición contra Suecia. En 1755, la zarina Isabel de Rusia trasladó la habitación al Palacio de Catalina, donde Federico II el Grande envió mucho más ámbar para su reconstrucción. Se hicieron muchas renovaciones en la Salón de Ámbar en todo el siglo XVIII, que en último término mide 55 m2 y tiene dentro mucho más de seis tonos de ámbar.

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, Hitler se encontraba muy familiarizado con la Salón de Ámbar y sintió que habría de estar en posesión alemana. El ejército nazi llegó a la Salón de Ámbar tras tomar el control de Leningrado. Hitler envió a un conjunto de hombres a desmantelar la incalculable obra de arte. El ejército soviético no ha podido esconder apropiadamente la Salón de Ámbar pues se se encontraba derrumbando mientras que procuraban desmantelarla. El ejército nazi puso la Salón de Ámbar en 27 cajas separadas y la envió a Königsberg en Prusia Oriental. El 21 de enero de 1945, Hitler ordenó la reubicación de muchas maravillas artísticas. El líder alemán Erich Koch se encontraba al cargo de la Salón de Ámbar y ha podido haber decidido sacarla de la región. Mucho más adelante en la guerra, Königsberg fue poderosamente bombardeado por la Royal Air Force y el ejército soviético. Jamás mucho más se supo de The Amber Room.

El día de hoy

La desaparición de la Salón de Ámbar se encuentra dentro de los enormes secretos de la Segunda Guerra Mundial. Ciertos reportes aseguran que la habitación subsistió a la guerra, al tiempo que otros aseguran que fue destruida por los bombardeos o que se ocultó en un búnker perdido. Una teoría afirma que la Salón de Ámbar se está cargando en un barco o submarino alemán que fue hundido por las fuerzas soviéticas en el Mar Báltico. Se han ordenado varios conjuntos distintas durante los años con la promesa de conocer el tesoro perdido. En 2008, los cazadores de bienes alemanes aseguraron haber encontrado la Salón de Ámbar. Se realizó el hallazgo de precisamente 2 toneladas de oro y plata, pero fue bien difícil entrar al lugar gracias a las trampas fatales.

Jamás se confirmó que el descubrimiento fuera el de la Salón de Ámbar y ciertos reportes señalaron que se descubrieron pistas sobre el paradero de la Salón de Ámbar en el lugar. Últimamente, la Organización Amber Room anunció otro hallazgo que se efectuó en las montañas a unas 30 millas al este de Weimar. Un representante de ARO alemán llamado Henry Hatt ha proclamado que sabe dónde se encuentra oculta la Salón de Ámbar. Supuestamente, asegura que el tesoro fue transportado al condado de Saalfeld y escondido en una vieja cámara minera subterránea. Esta historia no fué confirmada.

1. Virgen de Brujas

Escultor: Miguel Ángel

Resultado de imagen para Madonna of Bruges

Miguel Ángel fue un pintor y escultor renacentista italiano. Vivió entre 1475 y 1564 y es mucho más popular por sus estatuas Pietà y David. A inicios del siglo XVI, Miguel Ángel creó la pieza maestra Madonna of Bruges. La estatua está llevada a cabo de mármol y tiene una dimensión de 128 cm. Madonna of Bruges es una representación de María con el niño Jesús. Se luce por ser en buena medida único en comparación con otras esculturas de María y Jesús construídas a lo largo de la temporada de Miguel Ángel. La mayor parte de las representaciones detallan a una María sonriente viendo a un niño Jesús. No obstante, en Madonna of Bruges, María no se aferra a Jesús no lo mira. Tiene una observación fija hacia abajo y lejos del niño. Semeja que María conoce el destino de su hijo.

La estatua asimismo se luce por ser la única obra de Miguel Ángel que salió de Italia a lo largo de su historia. Fue comprado por una familia de ricos mercaderes de lonas de Brujas. Brujas es una localidad situada en la esquina nordoeste de Bélgica. La Virgen de Brujas solo fué sacada de Bélgica en 2 accidentes separados en la historia. El primero llegó en 1794, una vez que los revolucionarios franceses conquistaran los Países Bajos austriacos. En ese instante, Napoleón ordenó a la multitud de Brujas que empacara el Madonn y lo enviara a Francia. La estatua fue devuelta tras la derrota de Napoleón. El segundo traslado ocurrió en 1944 en el momento en que los soldados alemanes se retiraban del área. Los soldados llevaron de contrabando a la Virgen a Alemania en un conjunto de jergones transportados por un camión de la Cruz Roja. Un par de años después, las fuerzas aliadas hallaron la estatua y la devolvieron a Brujas.

El día de hoy

La Virgen de Brujas está en la Iglesia de Nuestra Señora en Brujas, Bélgica. Se ha preservado en la Iglesia de Nuestra Señora desde 1514 y aquí es donde forma parte la estatua y, con suerte, se va a quedar para toda la vida. Es una obra de arte apreciada y se almacena tras una parte de vidrio a prueba de balas. Los visitantes asimismo tienen que mantenerse a 15 pies de distancia de la estatua. Estas medidas se han tomado tras el ataque de 1972 a la Piedad de Miguel Ángel. En 1972, un geólogo con trastornos mentales llamado Laszlo Toth atacó la estatua, que está en la Basílica de San Pedro en la Localidad del Vaticano. Toth tomó un martillo de geólogo y golpeó la Piedad mientras que chillaba “Yo soy Jesucristo”. Padeció daños esenciales y varios trozos de mármol se rompieron de la escultura. Para empeorar las cosas, la multitud robó estas piezas, que incluía la nariz de María.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *