Las 10 principales tecnologías perdidas que realmente podríamos usar hoy

El planeta jamás estuvo mucho más adelantado tecnológicamente que en este momento, pero eso no quiere decir que ciertas cosas no se hayan perdido en el sendero. Muchas de las tecnologías, invenciones y procesos de fabricación de la antigüedad sencillamente han desaparecido con el pasar de los años, al paso que otros aún no son absolutamente entendidos por los científicos de actualmente. Desde ese momento, se han redescubierto ciertas (fontanería interior, construcción de rutas), pero muchas de las tecnologías perdidas mucho más enigmáticas se convirtieron en historia de historia legendaria. Aquí hay diez ejemplos conocidos:

10. Violines Stradivari

Una tecnología perdida de la década de 1700 es el desarrollo a través de el que se edificaron los conocidos violines Stradivari y otros instrumentos de cuerda. Los violines, adjuntado con una pluralidad de violas, violonchelos y guitarras, fueron construidos por la familia Stradivari en Italia precisamente entre 1650-1750. Los violines fueron apreciados en su temporada, pero desde ese momento se han vuelto internacionalmente conocidos por tener una calidad de sonido inigualable y también irrealizable de reproducir. El día de hoy solo quedan cerca de 600 de los instrumentos, y la mayor parte valen múltiples centenares de miles de dólares americanos. En verdad, el nombre Stradivari se volvió tan homónimo de calidad que llegó a ser útil como término descriptivo para todo cuanto es considerado el mejor en su campo.

¿De qué manera se perdió?

La técnica para crear instrumentos Stradivari era un misterio de familia popular solo por el patriarca Antonio Stradivari y sus hijos, Omobono y Francesco. Cuando fallecieron, el desarrollo murió con ellos, pero esto no ha impedido que ciertos procuren reproducirlo. Los estudiosos han estudiado todo, desde los hongos en la madera que se usó hasta la manera única de los cuerpos para detallar la conocida resonancia conseguida por la compilación Stradivarius. La hipótesis primordial aparentemente la consistencia de la madera especial usada enseña el sonido. Aún de este modo, ciertos cuestionan la afirmación de que los instrumentos son particulares en lo más mínimo. En verdad, cuando menos una investigación concluyó que la mayor parte de la gente no aprecian una diferencia en la calidad del sonido entre un violín Stradivari y una contraparte actualizada.

9. Nepenthe

Resultado de imagen para antidepresivo Nepenthe

La pura sofisticación de la tecnología usada por los viejos helenos y romanos es de manera frecuente bastante impactante, singularmente en lo relativo a la medicina. Entre otras muchas cosas, se sabía que los helenos trataban a los afligidos con Nepenthe, un antidepresivo primitivo que era popular por su aptitud para “espantar el mal”. La sustancia se relata habitualmente en la literatura griega como Homer’s Odyssey. Ciertos aseguran que podría ser ficcional, pero otros han argumentado que la sustancia era real y se utilizaba extensamente en la vieja Grecia. Diríase que el Nepenthe se produjo en Egipto, y sus efectos como “sustancia del olvido” llevaron a varios a equipararlo con el opio o el láudano.

¿De qué forma se perdió?

Con frecuencia, estas tecnologías “perdidas” probablemente todavía hay hoy día, y es solo nuestra incapacidad para detectar su semejante moderno lo que las hace enigmáticas. Suponiendo que verdaderamente tenga existencia, este es probablemente la situacion de Nepenthe. Lo mucho más posible es que la sustancia todavía se use hoy día, pero los historiadores no tienen la posibilidad de determinar a qué substancia actualizada se referían los helenos. El opio es terminantemente la opción mucho más habitual, pero otros vanguardistas tienen dentro el extracto de ajenjo y la escopolamina.

8. El mecanismo de Antikythera

El mecanismo consta de un complejo sistema de 30 ruedas y placas con inscripciones relativas a los signos del zodíaco, meses, eclipses y juegos panhelénicos.  El estudio de los fragmentos sugiere que se trataba de una especie de astrolabio.  La interpretación ahora generalmente aceptada se remonta a los estudios del profesor w: en: Derek de Solla Price, quien fue el primero en sugerir que el mecanismo es una máquina para calcular el calendario solar y lunar, es decir, una máquina ingeniosa para determinar el tiempo basado en los movimientos del sol y la luna, su relación (eclipses) y los movimientos de otras estrellas y planetas conocidos en ese momento.  La investigación posterior del Proyecto de Investigación del Mecanismo de Antikythera y el académico Michael Wright ha contribuido y mejorado el trabajo de Price.

Entre los artefactos arqueológicos mucho más enigmáticos es lo que se conoce como el Mecanismo de Antikythera, una máquina de bronce que fue descubierta por buzos en la costa de la isla griega de Antikythera a inicios de 1900. El mecanismo se compone de una sucesión de mucho más de 30 engranajes, manivelas y diales que podrían manipularse para marcar las situaciones astronómicas del sol, la luna y otros planetas. El dispositivo fue encontrado entre los restos de un naufragio que los científicos han fechado en el siglo I o II a.C. Su auténtico propósito aún no se conoce completamente, y el secreto tras su construcción y empleo ha desconcertado a los estudiosos a lo largo de años. El consenso en este momento aparentemente el Mecanismo de Antikythera era una suerte de reloj primitivo que podía calcular las fases lunares y los años solares, lo que llevó a ciertos a referirse a él como el primer ejemplo de una “PC analógica”.

¿De qué manera se perdió?

La sofisticación y precisión evidentes en el diseño del mecanismo recomienda que no fue el único dispositivo de su tipo, y varios científicos han especulado que su empleo podría ser popularizado. Aún de esta manera, la presencia de otros gadgets como el mecanismo de Antikythera no hace aparición en el registro histórico hasta el siglo XIV, lo que querría decir que la tecnología se perdió a lo largo de prácticamente 1400 años. El motivo o de qué manera probablemente proseguirá siendo un secreto, singularmente pues el mecanismo todavía es el único hallazgo viejo de este género.

7. El Telharmonium

Archivo: Teleharmonium1897.jpg

Con frecuencia reconocido como el primer instrumento electrónico de todo el mundo, el Telharmonium era un enorme dispositivo afín a un órgano que empleaba ruedas de tono para hacer notas musicales sintéticas creativas que entonces se transmitían por cables a una sucesión de altífonos. El Telharmonium fue creado por el inventor Thaddeus Cahill en 1897, y en ese instante era entre los instrumentos mucho más enormes nunca construidos. Cahill ocasionalmente edificaría tres ediciones, entre las cuales se afirmaba que pesaba unas 200 toneladas y ocupaba bastante espacio para completar una habitación entera. Su configuración consistía en una compilación de teclados y pedales, que el usuario podía manejar para reproducir los sonidos de otros instrumentos, especialmente instrumentos de viento de madera como flautas, fagotes y clarinetes. Las primeras exposiciones públicas del Telharmonium tuvieron un enorme éxito. La multitud asistía en masa para percibir las actuaciones públicas del sintetizador primitivo, que se afirmaba que generaba un sonido claro y redondo que se parecía a una onda sinusoidal.

¿De qué forma se perdió?

Tras sus éxitos iniciales, Cahill desarrolló enormes proyectos para su Telharmonium. Gracias a su aptitud para trasmitir una señal mediante cables telefónicos, imaginó que la música Telharmonium se transmitirá de manera recóndita como sonido de fondo en sitios como sitios de comidas, hoteles y hogares privados. Lamentablemente, el dispositivo probó estar bastante adelantado a su tiempo. Su colosal consumo de energía ejercitó presión sobre las primeras redes eléctricas y, a un precio de la friolera de 200.000 dólares estadounidenses, el instrumento era bastante costoso para edificarlo a enorme escala. Es mucho más, los primeros ensayos en la transmisión de su música por teléfono resultaron catastróficos, puesto que su sonido de forma frecuente se filtraba en las diálogos telefónicas privadas. Tras un tiempo, la fascinación del público con el dispositivo se desvaneció y las distintas ediciones del mismo por último fueron descartadas. En la actualidad, no queda nada de los tres Telharmonium auténticos, no grabaciones de sonido.

6. La Biblioteca de Alejandría

Resultado de imagen de Biblioteca de Alejandría

Si bien no era una tecnología, la histórica Biblioteca de Alejandría merece un espacio en esta lista, si bien solo sea por el hecho de que su destrucción significó que una gran parte del conocimiento compendiado de la antigüedad se perdió para toda la vida. La biblioteca se creó en Alejandría, Egipto, precisamente en el año 300 a. C., probablemente a lo largo del reinado de Ptolomeo Soter. Fue el primer intento serio de reunir toda la información famosa sobre el planeta exterior en un solo sitio. No se sabe el tamaño de su compilación (más allá de que se ha estimado que el número ronda el millón de rollos), pero la biblioteca indudablemente atrajo a ciertas enormes psiques de su temporada, entre ellas Zenodotus y Aristófonos de Bizancio, los dos de quien pasó un tiempo notable realizando trabajos académicos en Alejandría. La biblioteca se volvió tan esencial que aun existe la historia de historia legendaria de que todos y cada uno de los visitantes de la región deberían dar sus libros al ingresar para lograr realizar una copia para guardarla en la enorme biblioteca.

¿De qué forma se perdió?

La Biblioteca de Alejandría y su contenido se quemó en algún instante cerca del siglo I o II d.C. Los académicos aún no están seguros de de qué forma se inició el incendio, pero existen algunas teorías en rivalidad. El primero, que está compuesto por documentos históricos, recomienda que Julio César quemó de manera accidental la biblioteca en el momento en que prendió fuego a ciertos de sus navíos para denegar el sendero de una flota contrincante que avanzaba. El fuego se extendió a los muelles y después envolvió la biblioteca. Otras teorías afirman que la biblioteca fue saqueada y también incendiada por invasores, con el emperador Aureliano, Teodosio I, y el conquistador árabe Amr ibn al ‘Aas sirvieron como los primordiales contricantes. No obstante, la Biblioteca de Alejandría fue destruida, no cabe duda de que varios de los misterios de la antigüedad se perdieron adjuntado con ella. Jamás entenderemos con seguridad qué se perdió, pero si hubiese continuado de pie, se puede argumentar que muchas de las tecnologías de la lista jamás se habrían perdido.

5. Acero de Damasco

Cuchillo de caza de acero de Damasco

El acero de Damasco era un género de metal impresionantemente fuerte que se usó extensamente en el Medio Oriente desde 1100-1700 d.C. Es mucho más popular asociado con espadas y cuchillos. Las hojas forjadas con acero de Damasco eran conocidas por su increíble fuerza y ​​aptitud de corte, y se afirmaba que podían recortar rocas y otros metales, incluyendo las hojas de espadas mucho más enclenques, limpiamente en el medio. Se estima que las hojas se hicieron con acero wootz, que probablemente fue importado de India y Sri Lanka y moldeado y mezclado para hacer una hoja estampada. Se estima que la calidad particular de las espadas se derivó de este desarrollo, que entrelazó cementita fuerte y hierro dulce para conformar un metal que era tan fuerte como maleable.

¿De qué manera se perdió?

El desarrollo especial para forjar el acero de Damasco semeja haber desaparecido en algún instante cerca del 1750 d.C. No se sabe la causa precisa de la pérdida de la técnica, pero hay múltiples teorías. El mucho más habitual es que el suministro de minerales precisos para la receta particular del acero de Damasco empezó a agotarse y los desarrolladores de espadas se vieron obligados a desarrollar otras técnicas. Otra es que toda la receta del acero de Damasco, particularmente la existencia de nanotubos de carbono, unicamente se descubrió por incidente, y que los herreros de espadas no conocían la técnica de memoria. En cambio, sencillamente forjarían las espadas en masa y las probarían para saber cuál cumplía con los estándares del acero de Damasco. Cualquier persona que sea la técnica, el acero de Damasco es una tecnología que los experimentadores modernos no pudieron reproducir completamente. Hay cuchillos soldados con patrón que se comercializan como hechos de “acero damasquinado”, pero si bien en general están bien hechos, son solo aproximaciones de la técnica perdida para el acero de Damasco real.

4. Tecnología del programa espacial Apollo / Gemini

Resultado de imagen para programa espacial apolo

No toda la tecnología perdida se remonta a la antigüedad, en ocasiones sencillamente se volvió tan obsoleta que no funciona. Los programas exclusivas Apollo y Gemini de los años 50, 60 y 70 fueron causantes de los mayores éxitos de la NASA, incluidos varios de los primeros vuelos exclusivas tripulados y el primer viaje a la Luna. Gemini, que se desarrolló entre 1965 y 1966, fue responsable de una gran parte de la investigación y el avance iniciales de la mecánica de los vuelos exclusivas tripulados. Apollo, que prosiguió poco después, fue publicado con la meta de arribar una tripulación en la área de la luna, lo que logró llevar a cabo en el mes de julio de 1969.

¿De qué manera se perdió?

Los programas Apollo y Gemini no están verdaderamente perdidos. Todavía hay uno o 2 cohetes Saturno V por ahí, y todavía existen muchas piezas de las cápsulas de la nave espacial libres. Pero dado que los científicos modernos tengan las partes no quiere decir que tengan el saber para entender de qué manera o por qué razón trabajaron de la forma en que lo hicieron. En verdad, todavía hay escasos esquemas o registros de los programas auténticos. Esta falta de cuidado de registros es un subproducto del ritmo frenético al que avanzaba el software espacial estadounidense. Dado a que la NASA se encontraba en una carrera espacial con la URSS, el desarrollo de planificación, diseño y construcción de los programas Apollo y Gemini siempre y en todo momento fue apresurado. No solo eso, sino en la mayor parte de las situaciones se contrató a contratistas privados a fin de que trabajaran en todos y cada parte individual de la nave espacial. Cuando acabaron los programas, estos ingenieros, adjuntado con sus registros, prosiguieron adelante. Nada de esto sería un inconveniente, pero en este momento que la NASA está planificando un viaje de regreso a la luna, mucha de la información sobre de qué manera los ingenieros de la década de 1960 hicieron que los viajes funcionen es incalculable. Increíblemente, los registros continúan tan desorganizados y también incompletos que la NASA ha recurrido a la ingeniería inversa de las piezas de naves exclusivas que ya están que tienen tiradas en depósitos de morralla como una manera de entender de qué manera los programas Gemini y Apollo consiguieron marchar tan bien.

3. Silfio

Las tecnologías perdidas no en todos los casos son el resultado de bastante misterio o de un cuidado deficiente de registros; en ocasiones, la naturaleza sencillamente no colabora. Este fue la situacion del Silphium, una sustancia prodigiosa a partir de yerbas que los romanos utilizaban como entre las primeras maneras de control de la natalidad. Se fundamentaba en el fruto de un género especial de la planta de hinojo, una yerba con flores que solo medraba durante una cierta costa en la presente Libia. Se sabía que la fruta con apariencia de corazón de la planta Silphium era una panacea y se utilizaba para tratar verrugas, fiebre, indigestión y un sinnúmero de otras enfermedades. Pero fueron los poderes del Silphium como anticonceptivo lo que lo transformó en entre las substancias mucho más valiosas de todo el mundo de roma, hasta el punto de que la planta hace aparición en múltiples piezas distintas de la vieja moneda romana. Las mujeres beberían jugo de Silphium cada unas semanas, y esto sería bastante para impedir el embarazo. La utilización de la yerba aun interrumpiría un embarazo que existe si se emplea adecuadamente, lo que transformaría al Silphium en entre los primeros métodos de aborto.

¿De qué forma se perdió?

El silfio era entre las drogas mucho más buscadas de todo el mundo viejo y su empleo se extendió de forma rápida por Europa y Asia. Pero pese a sus visibles efectos, el género especial de planta preciso solo medraría en un área en todo el Mediterráneo en el norte de África. Su escasez, combinada con una demanda trascendente, probablemente llevó a una cosecha excesiva, lo que llevó a la planta a la extinción. Dado a que la clase particularmente por el momento no existe, los científicos modernos no tienen la posibilidad de investigar Silphium para poder ver si sus poderes anticonceptivos eran verdaderamente tan efectivos como los historiadores y versistas romanos lo harían opinar, o si hubo resultados consecutivos desfavorables. Aún de este modo, merece la pena indicar que se demostró que otras yerbas que son químicamente afines al silphium tienen una tasa bastante alta de prevención del embarazo.

2. Cemento De roma

Bóveda de hormigón romana antigua en Roma.

El hormigón moderno se desarrolló en el siglo XVIII y, hoy en día, la fácil mezcla de cemento, agua, arena y rocas es el material de construcción mucho más empleado en el planeta. Pero la receta creada en el siglo XVIII no fue la primera oportunidad que se inventó el hormigón. En verdad, el hormigón fue extensamente empleado durante la antigüedad por los persas, egipcios, asirios y romanos. Los romanos particularmente hicieron un empleo extensivo del hormigón, y fueron los causantes de perfeccionar primero la receta mezclando cal quemada con rocas desmenuzadas y agua. Su dominio de su empleo les dejó crear muchas de sus construcciones mucho más reconocidas, entre ellas el Panteón, el Coliseo, los acueductos y las Termas Romanas.

¿De qué manera se perdió?

Como tantas tecnologías de los helenos y romanos, la receta del hormigón se perdió a lo largo del descenso a la Edad Media, pero el motivo todavía es un secreto. La teoría mucho más habitual es que la receta era algo tal como un misterio comercial entre los canteros, y que el procedimiento para llevar a cabo cemento y preciso murió adjuntado con esos que lo conocían. Quizás aun mucho más atrayentes que la desaparición del cemento de roma son las características particulares que lo apartan del cemento Portland mucho más moderno, que es el género de cemento mucho más empleado hoy en día. Las construcciones construidas con cemento de roma, como el Coliseo, han logrado soportar cientos de años de castigo de los elementos y continúan de pie, pero se conoce que las edificaciones construidos con cemento Portland se gastan considerablemente más veloz. Se ha teorizado que o sea el resultado de distintas artículos químicos que los romanos añadían a su cemento, entre ellos leche e inclusive sangre. Se afirmaba que creaban burbujas de aire en el hormigón que asistían al material a extenderse y contraerse con el calor y el frío sin dañarse.

1. Fuego heleno

Imagen de un manuscrito iluminado, los Skylitzes de Madrid, que muestra el fuego griego en uso contra la flota de los rebeldes en: Tomás el Eslavo El título sobre el barco de la izquierda dice, ??????  ???????  ????????  ???  ???  ????????  ??????, es decir,

Quizás la mucho más conocida de todas y cada una de las tecnologías perdidas es lo que se conoce como Fuego Heleno, un arma incendiaria que fue usada por los militares del Imperio Bizantino. Una manera primitiva de napalm, el fuego heleno era una suerte de “fuego pegajoso” que proseguiría ardiendo aun en el agua. Los bizantinos lo emplearon de forma mucho más conocida a lo largo del siglo XI, en el momento en que se le asigna haber ayudado a repeler 2 asedios de Constantinopla por invasores árabes. El fuego heleno se puede desplegar de muchas formas distintas. En su forma mucho más vieja, se vertía en frascos y se lanzaba a los contrincantes como una granada o un coctel Molotov. Después, se montaron cilindros de bronce colosales en los buques de guerra y se emplearon sifones para rociar el arma contra los buques contrincantes. Aun había una suerte de sifón portátil que se podía operar a mano al estilo de un lanzallamas moderno.

¿De qué manera se perdió?

La tecnología tras Greek Fire precisamente no es así totalmente extraño. Tras todo, los ejércitos modernos llevan años empleando armas afines. Aún de esta forma, la contraparte mucho más próxima al fuego heleno, el napalm, no se mejoró hasta principios de la década de 1940, lo que querría decir que la tecnología se perdió a lo largo de múltiples cientos y cientos de años. La utilización del arma semeja ocultar tras el ocaso del Imperio Bizantino, pero aún no se conoce por qué razón. Hasta entonces, historiadores y científicos han estudiado extensamente la viable composición química del fuego heleno. Entre las primeras teorías era que la mezcla incluía una enorme dosis de salitre, lo que la haría químicamente afín a la pólvora. Esta iniciativa fué rechazada desde ese momento, por el hecho de que el salitre no se quema en el agua. En cambio, las teorías modernas ofrecen que el arma era mucho más probablemente un coctel de petróleo y otros modelos químicos, que probablemente incluían cal viva, nitro o azufre.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *