Las 10 ranas más geniales y extrañas

Mientras que charlamos, las ranas y los sapos (términos remplazables para múltiples integrantes del orden Anura) experimentan descensos masivos de población en el mundo entero, y la mayor parte de las especies están en vías de extinción merced al mortal hongo Chytrid (expandido por todo el planeta por nuestras ocupaciones), pérdida de hábitat, cambios climáticos y mucho más. Más allá de que las especies más habituales y resistentes corren poco riesgo, muchas de las extrañas criaturas que nos encontramos a puntito de examinar tienen la posibilidad de haber desaparecido a lo largo de nuestras vidas, y ciertas de ellas ahora se fueron. Estos comedores de insectos que saltan, saltan y tienen dedos pegajosos tienen la posibilidad de presentarse en formas espectaculares y tener ciclos de vida aún mucho más espectaculares.

10.Rana cubierta de musgo vietnamita

Theloderma corticale exhibe varios de los camuflajes mucho más efectivos y elaborados de todo el mundo de los anfibios, su piel tiene un patrón irregular de protuberancias y crestas de diferentes colores que se semejan a un enorme conjunto de líquenes. Para llenar su disfraz de vegetación inanimada, se pliega entre sus integrantes y se “hace el fallecido” en el momento en que se amedrenta. Como puede ver en las fotografías, no hay 2 ranas repletas de musgo que se vean precisamente iguales.

9. Las ranas marsupiales

Resultado de imagen para Marsupial Frogs

No contentas con dejar a sus renacuajos dejados en un estanque y aguardar lo destacado, las ranas de la familia Hemiphractidae se conocen comúnmente por llevar sus huevos y crías en la espalda, en ocasiones aun protegidas en sacos o bolsas particulares a lo largo de todo el sendero hasta la etapa de renacuajo.

8.El sapo de Surinam

He hablado antes de Pipa pipa por sus extraños hábitos de crianza, en los que los huevos se resguardan y se incuban bajo el exceso de carne que cubre la espalda de la hembra, una adaptación que a bastante gente puede resultarles inquietante presenciar, conque aquí hay un vídeo. Tener bebés en su piel no es lo único que provoca que estas ranas sean tan poco comunes, naturalmente. Aplastadas, moteadas y nudosas, estas criaturas se intercalan con perfección con las hojas podridas, usando órganos sensoriales únicos con apariencia de estrella en la punta de los dedos para advertir presas que pasan. Absolutamente acuáticos, solamente tienen la posibilidad de desplazarse en tierra.

7. La rana morada

Resultado de imagen de Purple Frog

Descubierta de manera oficial en 2003, Nasikabatrachus sahyadrensis es una rana india tan excepcional que semeja haber tomado una ruta evolutiva absolutamente diferente a la de la mayor parte del resto Anura, de la misma las diferencias entre los marsupiales de Australia y los mamíferos placentarios de otros continentes. Pasando la mayoría del año bajo tierra, la rana púrpura se nutre de insectos subterráneos hasta el momento en que surge para un frenesí de apareamiento masivo a lo largo del corto monzón estacional.

6. El sapo dorado

Andas observando entre las escasas fotografías nunca tomadas de Bufo periglenes, el sapo dorado de Costa Rica, y entre las únicas fotografías que se van a tomar, desde el momento en que la clase se extinguió ásperamente en la década de 1980. Descubiertos en 1966, los sapos dorados todavía parecían seguros en 1987, en el momento en que un biólogo contó mucho más de mil quinientos de ellos apareándose en charcos de agua de lluvia. Solo un año después, exactamente el mismo estudioso halló un solo macho solitario en exactamente el mismo ubicación. Los estudios han atribuido este repentino final a una combinación del hongo Chytrid y las condiciones climáticas mucho más secas provocadas por El Niño. Esos que tuvieron la fortuna de haber visto los sapos dorados en persona han descrito sus colores como considerablemente más refulgentes de lo que cualquier fotografía podría reproducir en ese instante. Solo los machos lucían el color naranja dorado sólido, al paso que las hembras mucho más enormes eran de varios colores.

5. Ranas dardo “come huevos”

Resultado de imagen para ranas dardo comiendo huevos

Como todas y cada una de las ranas “dardo” o “flecha”, los colores vivos del género Oophaga son una señal de observación para los predadores de que su carne tiene dentro un veneno prácticamente invariablemente mortal, si bien aun los animales de sangre fría mucho más venenosos tienen su lado dulce: los machos y las hembras de este género se ocupan al precaución parental riguroso, y “comer huevos” no es lo que podría meditar. Las hembras van a poner solo de tres a cinco huevos fértiles tras el apareamiento, y transportarán cada renacuajo individual (aferrándose a su espalda por un lechón) a su piscina de agua separada, con frecuencia en la base con apariencia de copa de una planta de bromelia. Mamá de manera continua va a hacer sus rondas, mirando a cada renacuajo y poniendo huevos sin fertilizar en sus piscinas como su primordial fuente de alimento. Hasta entonces, los machos tienen la capacidad de llevar agua en sus cloacas (tanto la abertura anal como la reproductiva) para eludir que los huevos y las larvas se sequen.

4. Rana tortuga

Resultado de imagen de rana tortuga

La única clase en su género único, el Myobatrachus gouldii de Australia es aun mucho más discordante que la rana púrpura, habiéndose amoldado a una vida afín a un topo de realizar túneles subterráneos y romper nidos de termitas, meter sus cabezas graciosamente pequeñas en las madrigueras de los insectos y sorberlas. . En vez de reproducirse en el agua como la mayor parte del resto Anura, las ranas tortuga se reproducen en sus madrigueras y las crías pasan de la etapa de renacuajo, continuando en sus huevos hasta el momento en que se convirtieron en madrigueras con cabeza de alfiler.

3. La rana incubadora gástrica

Resultado de imagen de rana incubadora gástrica

Otro que debe acabar con una nota triste, el género Rheobatrachus incluyó solo 2 especies nativas de una pequeña una parte del este de Australia, desapareciendo de nuestro planeta en exactamente la misma década que el sapo dorado. Anatómicamente excepcional para las ranas australianas en prácticamente todos los sentidos, ámbas especies supuestamente evolucionaron durante su sendero único desde algún otro anfibio popular, habiendo creado prácticas de reproducción que no se observan en ningún otro sitio de la naturaleza. A lo largo de hasta seis semanas, una rana incubadora gástrica hembra llevaba sus huevos y renacuajos de manera directa en su estómago, sus funcionalidades digestibles y su accionar de nutrición cesaron y sus pulmones aun se encogían para amoldarse a la rápida expansión de su estómago. La liberación de las ranas jóvenes fue un desarrollo gradual que con frecuencia se extendió a lo largo de varios días, si bien en la situacion de un ataque repentino de un depredador, ella podría fundamentalmente proyectar el vómito de sus pequeños en un último esfuerzo atormentado por socorrer sus vidas. La causa precisa de su extinción aún es dudosa.

2. La rana pilosa

Resultado de imagen para The Hairy Frog

Trichobatrachus robustus lleva por nombre de este modo por un desarrollo único de filamentos afines a pelos desarrollados por los machos solo a lo largo de la temporada de reproducción. Llenos de pequeños vasos sanguíneos, se estima que estos “pelos” asisten al macho a obtener oxígeno del agua, puesto que va a pasar largos periodos de tiempo resguardando los huevos sumergidos. Esto por sí mismo es bastante excepcional, pero la clase tiene una adaptación protectora bastante espantosa que no se aprecia en ningún otro sitio del reino animal; en el momento en que es agarrada por algún otro animal, la rana fundamentalmente rompe los huesos de sus dedos y los empuja hacia afuera mediante la piel, exponiendo puntos afilados correctos para utilizar como garras enanas. Como el del mismo modo peludo Wolverine, estas “garras” ocasionalmente se retraen hacia adentro y se curan velozmente.

1. El sapo demonio prehistórico enorme

Resultado de imagen de The Giant Prehistoric Devil Toad

Mientras que el Tyrannosaurus rex mordía los huesos de colosales a fines del periodo Cretácico, otro depredador masivo aterraba los pantanos y las marismas de lo que el día de hoy es Madagascar. Con dieciséis pulgadas espantosas de largo, el nombre humorístico Beelzebufo ampinga (derivado de “Beelzebub”, un nombre en ocasiones atribuido a satanás, y “bufo” o “sapo”) era mucho más grande que cualquier rana o sapo vivo hoy día, si bien en cuanto al resto afín a la actualizada integrantes de Ceratophryinae, las ranas cornudas o “pac-man”. De la misma sus familiares vivos, Beelzebufo tenía pequeñas proyecciones óseas en su mandíbula superior que funcionaban como dientes, y probablemente se sentó inmóvil durante bancos fangosos y cubiertos de musgo hasta el momento en que una presa extraña se aproximó bastante … presa que de forma fácil podría haber incluido pequeños dinosaurios recién nacidos.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *