Las 10 versiones más extrañas del infierno

Actualmente, aun la gente de exactamente la misma religión de manera frecuente tienen opiniones distintas sobre el infierno. ¿Existe? ¿Es un espacio así de castigo o sencillamente un símbolo de padecimiento espiritual? Pero esas cuestiones son de todos modos solo el comienzo. Durante la historia, la multitud ha soñado niveles muy dispares para esos que no hicieron las cosas totalmente bien a lo largo de la vida. Estos son solo ciertos:

10. La vivienda de las patrañas

En la vieja religión persa del zoroastrismo, las ánimas tras la desaparición primero cruzan un puente y están con una mujer joven que representa la personificación de sus acciones en la vida. Si la persona fallecida tuvo una aceptable vida, se ve bella, al tiempo que para el pecador es horrible.

Tampoco es preferible para ellos: los pecadores son lanzados a la Casa de las Patrañas, donde los condenados comen de manera continua ‘comida repugnante’. Esto incluye cadáveres, comida podrida y múltiples fluidos anatómicos bastante desapacibles. Asimismo es obscuro, huele mal y, por muy concurrido que esté, sus pobladores suponen que están solos.

9. Irkalla

Resultado de imagen para hortus deliciarum hell

Para llegar a este inframundo de la mitología babilónica, los fallecidos primero atraviesan siete puertas, sobornando al portero de cada una con una parte de su ropa o joyas. Por qué razón precisamente están tan deseoso por venir allí es un secreto, puesto que el interior es una extensión obscura y lúgubre donde todos se ven forzados a comer y tomar solo polvo, y no hay considerablemente más que realizar. Además de esto, todos llevan plumas por alguna razón.

No obstante, lo mucho más deprimente de este infierno babilónico fue que de todos modos no fue un castigo por una falta esencial; con la salvedad de ciertos héroes, todos fueron allí.

8. Helheim

Resultado de imagen para pintura Helheim

Este fue el destino final de los vikingos que tuvieron la desgracia de no padecer una muerte gloriosa. En contraste a la mayor parte de las ediciones modernas del Infierno, Helheim era muy frío. La entrada se encontraba protegida por un perro de 4 ojos empapado en sangre llamado Garmr, y según ciertos cuentos, todo el sitio se encontraba observado por un águila enorme llamada ‘devoradora de cadáveres’ cuyas alas creaban el viento helado.

Tal y como si eso no fuese suficientemente malo, los vikingos cuyas acciones fueron singularmente malas fueron a un área bajo Helheim llamada Niflhel, que era aún mucho más obscura y fría.

7. Avici, o el infierno del no intervalo

En el caso de que seas un fan del Budismo de la Tierra Pura, este es el peor género de infierno en el que puedes finalizar. Es tan malo que solo puedes llegar cometiendo entre los cinco ‘errores graves’: esencialmente, tienes que matar a un persona increíblemente santa, un Buda o tus progenitores.

Si bien Avici técnicamente no es eterno, dura billones de años, lo que debe parecer aún mucho más en el momento en que te encaras a sus inacabables castigos. Está cubierto por muros de hierro y asimismo tiene víboras de hierro y perros de hierro que respiran fuego. Los pobladores de este infierno tienen la posibilidad de fallecer allí, pero renacen en exactamente el mismo infierno, lo que ha de ser un tanto desilusionante.

6. Narak

Según las escrituras hindúes, este infierno está dividido en por lo menos veinticinco reinos según con los actos pecaminosos que llevaron a la multitud allí. Para tener un concepto de lo que ocurre en todos estos sitios, uno de estos reinos infernales tiene por nombre “Diarrea” y otro lleva por nombre “Bosque de espadas”.

En varias ediciones del infierno hindú, los que padecen se ven forzados de alguna forma a efectuar sus castigos, como escalar y bajar árboles espinosos que los hacen trozos.

5. Kasyrgan

Resultado de imagen para Kasyrgan

En el chamanismo mongol, las ánimas difuntas son juzgadas frente Erkil Khan, el príncipe del inframundo. Si sus malas acciones son mucho más varias que las buenas, son mandados a un infierno popular como Kasyrgan, donde se hierven en alquitrán negro en un caldero enorme.

Los peores pecadores están atrapados allí para toda la vida, pero un individuo que haya hecho cuando menos algo positivo en la vida podría elevarse gradualmente hacia la área del alquitrán, hasta el momento en que la coronilla de su cabeza llegue a la área. La gente en el cielo que se favorecieron de sus buenas proyectos en la vida tienen la posibilidad de mandar un espíritu particular para agarrar al pecador por el pelo y llevarlo hacia el paraíso.

4. Infierno del hilo negro

Resultado de imagen para Black Thread Hell

En el budismo tibetano, “Black Thread Hell” está guardado para calumniadores, mentirosos y personas que maltratan a sus progenitores. Los pecadores son marcados con líneas negras y después cortados durante estas líneas con sierras candentes. Pero si pecaste de otro modo, ¡despreocúpate!

El libro en el que hace aparición este infierno detalla un total de dieciséis avernos, ocho “fríos” y ocho “calientes”. Las otras ediciones tienen nombres del mismo modo gráficos, como ‘Crushing Hell’ (castigo por crueldad hacia los animales) y ‘Loud Screaming Hell’ (la pena por hurto).

3. El infierno de Swedenborg

Emanuel Swedenborg, pensador sueco nativo de 1688, tuvo una secuencia de visiones a los 53 años en las que ‘visitó’ el cielo y el infierno. Su visión del infierno católico fue única: según Swedenborg, semeja una localidad sucia y en ruinas.

Los condenados tienen la posibilidad de irse cualquier ocasión, pero no desean. Su padecimiento no se apoya en un castigo de afuera, sino más bien en dado que están llenos de deseos atroces. Las iglesias fundamentadas en la visión y la filosofía de Swedenborg hay hasta hoy.

2. Mictlan

Resultado de imagen para mictlan

Tras la desaparición, los aztecas en ruta a este inframundo emprendieron un viaje épico de 4 años, enfrentándose a montañas fatales que procuraron aplastarlos, diablos y vientos helados que los cortaron como cuchillos. De nuevo, es bien difícil decir por qué razón se esmeraron tanto, pues el sitio al que por último llegaron fue un reino sombrío gobernado por el dios Mictlantecuhtli, un esqueleto salpicado de sangre que llevaba un collar de globos oculares humanos. Su alegre hogar se encontraba cubierto de murceguillos, arañas y búhos.

Peor aún, Mictlan era un tanto como Helheim y también Irkalla, en el sentido de que no debías ser maligno para ir aquí. Los guerreros y las mujeres que morían al ofrecer a luz iban a una versión azteca del paraíso, de la misma los que morían ahogados o ahorcados. En otras expresiones, si eras un azteca preocupado por tu otra vida, probablemente no era sensato estudiar a nadar.

1. Tártaro

Resultado de imagen para Tartarus

Según los viejos helenos, el Tártaro se encontraba tan bajo el inframundo heleno “habitual”, Hades, como el cielo de la Tierra. En el Tártaro, la gente que habían cometido errores singularmente horripilantes han recibido el castigo conveniente. Un caso de muestra popular es Tántalo, quien en el momento en que se encontraba vivo mató a su hijo y lo sirvió a los dioses, entre otros muchos crímenes. Como castigo, se vio obligado a sentarse al lado de apetecibles alimentos y agua que no podía comer ni tomar.

Este infierno no era eterno para todos: a propósito, la gente cuyos errores eran pésimos, pero no tan pésimos, eran castigados en el transcurso de un año y después se lavaban del Tártaro en entre los enormes ríos que lo atraviesan. Acabarían en el lago Akheronian, cuyas riberas llegaban a otras partes menos infernales del inframundo, y desde sus aguas suplicaban a la gente a las que habían hecho daño en sus vidas que les dejaran partir. Si sus víctimas estaban en concordancia, los pecadores se les unían en la orilla; en caso contrario, fueron arrastrados de regreso al Tártaro, y la situación se repitió hasta el momento en que sus víctimas al final cedieron y los dejaron salir. Algo tal como una audiencia de independencia condicional.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *