Las batallas más injustas de la historia

El proverbio de John Lyly “Todo vale en el cariño y la guerra” no ha resonado tanto desde el instante en que lo escribió en su novela de 1578. Euphues sin razón. Un comandante estaría en una situación bastante bien difícil si tuviesen que argumentar que dejaron que un enemigo les infligiera pérdidas por algún abstruso sentido del juego limpio. Aún de esta manera, para bastante gente, hay una inclinación innata a ponerse del lado de los desprotegidos, con lo que el ejército mucho más pequeño y menos bien pertrechado en ocasiones siente simpatía solo por llevar a cabo en frente de las considerables posibilidades.

En contraste a las listas precedentes de TopTenz, esta no va a ser sencillamente historias de ejércitos que triunfan sobre adversidades supuestamente inmejorables. En ocasiones, el pequeño ejército lo conseguirá en el final. En ocasiones van a ser derrotados por una fuerza trascendente. Por lo menos eso provoca que las situaciones sean un tanto menos predecibles. Otro aspecto es que no se tratará sencillamente de que haya mucho más tropas de un lado que del otro: hay cuestiones como el lote, el equipo o la ética que complican las cosas.

10. Guerra de las puertas persas

En 330 a. C., la guerra de Alejandro el Grande contra Persia era todavía un juego de hombres. Los helenos habían derrotado al emperador persa Darío III en Issus, pero los persas aún podían alzar otro ejército y batallar nuevamente si tuviesen tiempo. Tiempo que sucedió Ariobarzanes, el comandante de la guarnición persa en el paso de montaña popular como Tang’y también Meyran, para otorgar. Con una fuerza de entre 700 y 2.000, se encaró a los mucho más de 40.000 de Alejandro, una suerte de revés de la Guerra de las Termópilas como se expone en 300. Pero no era únicamente una cuestión de números: los historiadores helenos afirmaron que las fuerzas persas se juntaron tan apuradamente que varios de ellos vinieron a la guerra. desarmado.

Conque los persas, que se dedicaron a arrojar piedras a las fuerzas de Alejandro, se armaron de una forma mucho más osado: corrieron hacia los helenos, los inmovilizaron y después incautaron sus armas. Era tal y como si los persas estuviesen respondiendo al popular desafío de “ven y tómalos” del rey Leónidas en las Termópilas con el estilo mucho más grandioso. Alejandro se encontraba tan desconcertado por la ferocidad de la resistencia que tardó un mes en derruir a las tropas persas. Según ciertos cuentos, la guerra se asemejó aún mucho más a la conocida guerra de las Termópilas pues Alejandro debió depender de guías locales para llegar a los flancos persas. Varios historiadores asimismo coinciden en que Ariobarizanes luchó hasta el desenlace, cargando en lo personal contra las filas griegas. Asimismo se mencionó que los persas en las puertas infligieron el mayor número de bajas a los helenos que cualquier fuerza a lo largo de la conquista de Persia. Más allá de que se vio ensombrecido por la subsiguiente victoria de Alejandro contra excelentes posibilidades en Gaugamela, debe existir contribuido en buena medida a subir la cree de los militares persas pese a las varias derrotas humillantes a manos de los helenos.

9. Guerra del río Fei

En el 383 d.C., la dinastía Qin y las dinastías Jin estaban implicadas en entre las muchas guerras civiles de la vieja China. Sus ejércitos no se parecían en nada, en tanto que las fuerzas de la dinastía Qin habían conquistado últimamente la localidad de Xiangyang y, por consiguiente, su fuerza se encontraba a la altura de que podían recurrir a tropas mesnaderas de una pluralidad de provincias, especialmente entidades de caballería de Xianbei y Xioungnu. . Los números reportados fueron que los Qin trajeron 870.000 soldados a las riberas del río Fei para un combate, al tiempo que el Jin trajo 80.000, lo que indudablemente exagera los números de Qin pero, sin embargo, da un concepto de la fuerza trascendente que se ejercita. Aún de esta manera, Jin envió un mensaje al comandante de Qin, Fu Jian, de que tenían la intención de atravesar el río y batallar.

Pese a su trascendente cantidad, Fu Jian recurrió al engaño. Para cerciorarse de que el ejército de Jin se comprometiese a atravesar la mayor parte, si no la integridad de su fuerza, a través del río en vez de una fuerza simbólica, el ejército de Jin retrocedería y después lanzaría un ataque que capturó por fuerza primordial de sus contrincantes contra el río. La estrategia resultó ser prácticamente la definición de “bastante capaz para su bien”. El ejército de Fu Jian se encontraba compuesto en parte importante por soldados extranjeros, hubo fallas extremas de comunicación en lo que se refiere a dónde se suponía que las entidades debían retirarse. Ciertos no sabían que tenía que ver con una retirada estratégica en vez de una capitulación. Como resultado, los caminos se atascaron, ciertos soldados abandonaron el campo completamente, y los Jin lograron explotar la posibilidad y agredir a sus contrincantes numéricamente superiores pero desesperadamente confundidos y transformar la debacle en una derrota. De esta manera se salvó la dinastía Jin en el momento en que la dinastía Qin colapsó en años de guerra civil, retrasando la unificación de China por siglos.

8. Guerra de Karbala

Desde el principio de su crónica, los soldados que marchaban bajo la bandera del Islam se han soñado a sí mismos como los desprotegidos. La primera guerra estructurada que libraron los seguidores de Mahoma fue el 624 d.C. Guerra de Badr, que triunfaron siendo superados en número por tres a uno. Conque, con un espíritu afín, en el año 680 d.C., los hijos del cuarto califa ejecutado viajaron a Al-Kufa con 72 soldados, liderados por Husayn ibn Ali, para ordenar una rebelión. Lamentablemente para ellos, se corrió la voz de su acercamiento y el usurpador acusado Yazid ha podido reunir un ejército de miles para encararlos. Lo que forzó a los fieles al cuarto califa a recurrir a un plan osado …

… que resultó estar tolerando una derrota tan aplastante y unilateral que historiadores como Sharon La Boda afirmaría que fue menos una guerra que una matanza. Todos y cada uno de los hombres fueron asesinados y todas y cada una de las mujeres que los acompañaban se transformaron en presas. La cabeza de Husayn fue entregada a Yazid. Aún de este modo, la historia fué amable con los seguidores del cuarto califa. Entre la red social chiíta se les considera santurrones mártires y tanto el sitio de la matanza como la tumba de Husayn son sitios de peregrinaje.

7. Peleas de Lacolle Mill

Ubicada como se encontraba en la línea de tiempo entre las tráficas guerras revolucionarias y civiles, la guerra de 1812 tiende a quedar eclipsada en la historia estadounidense. No obstante, fue entre los acontecimientos trascendentales en la narración de Canadá. El tono se estableció en el momento en que una columna de 650 soldados estadounidenses con originarios americanos de acompañamiento invadió como una parte de una campaña para apoderarse Montreal, Quebec. Los canadienses solo tenían 40 soldados para detenerlos y se retiraron del área de Lacolle, que más tarde los estadounidenses incendiaron. Entonces, los estadounidenses se trasladaron a la frontera para la invasión primordial, y la situación se volvió irremisiblemente confusa en el momento en que los en movimiento milicianos estadounidenses les dispararon.

Inusualmente para la historia militar, los estadounidenses llegaron a declarar que se había terminado. En 1814, Mayor general James Wilkinson Marchó sobre Lacolle, en esta ocasión con 4.000 soldados, una aceptable mezcla de infantería y caballería, y 11 piezas de artillería. En un inicio, unicamente se encaraban a 180 soldados, incluyendo un contingente de tropas de cohetes, un ensayo de las Guerras Napoleónicas. Aun con 650 soldados en refuerzo, los británicos fueron superados en número.

De la misma Fu Jian antes que él, Wilkinson procuró ser bastante capaz para su bien y envió una unidad de flanqueo de 1.200 hombres en torno a los británicos. Lamentablemente para ellos, el mal tiempo y la carencia de familiaridad con el lote significaron que el contingente solo ha podido poner una parte de su artillería en su sitio y dejó que los refuerzos británicos los rechazaran. Los canadienses presionaron su idea, y a pesar de que los números estadounidenses los hicieron retroceder en el final de la guerra, fue solo una vez que la artillería cayó en manos canadienses y padeció daños irreparables. Totalmente descorazonado, Wilkinson se retiró y Canadá se salvó.

6. Retirada de Kabul

Afganistán se conoce como el “cementerio de imperios”, y este acontecimiento empieza en 1839 en el momento en que se ganó ese alias. Temiendo que la nación montañosa cayese a cargo del Imperio ruso, el imperio británico envió precisamente 18.000 soldados a Kabul, varios de ellos desde la India. En dependencia de a quién le preguntaras, estaban invadiendo el país o apoyando al Sha. La población generalmente dejó visibles sus críticas en el momento en que el Sha fue ejecutado en 1841 como una parte de una rebelión. En la localidad periférica de Charikar, la guarnición fue totalmente masacrada. En Kabul la situación era tan agobiada que menos de 5.000 soldados lograron huír el 6 de enero de 1842 al invierno afgano. Tal y como si esa no fuese una situación bastante angustiosa, asimismo fueron acompañados durante más de 10.000 no combatientes con apariencia de familia y distintos asilados. Se confrontaron a un viaje de 90 millas por medio de un lote montañoso.

En un inicio perseguidores avanzados de la rebelión los acosaron, pero próximamente el mayor inconveniente en la caminata mediante las montañas fueron los delincuentes de las montañas que disparaban contra las columnas heladas y hambrientas. Eso fue hasta el momento en que una enorme unidad de tropas afganas los interceptó en el paso de Khurd Kabul y empezó a aniquilar al conjunto que escapaba sin piedad. A lo largo de un buen tiempo, el único superviviente popular fue el cirujano asistente William Brydon, quien montó en un caballo herido que se tambaleaba hacia Jalalabad y la seguridad. Indagaciones siguientes apuntaron que docenas de británicos oficiales y los integrantes de la familia, adjuntado con una cantidad enorme de tropas indias, ocasionalmente resultaron haber subsistido asimismo. No obstante, poco se ha podido denegar la impactante derrota, una señal ominosa para los proyectos del Imperio Británico en Afganistán.

5. Guerra de Lucas Bend

Con bastante, la guerra naval mucho más famosa de la Guerra Civil estadounidense fue el choque del USS Monitor y el CSS Virginia en Hampton Roads, en tanto que fue la primera oportunidad en la historia mundial que 2 navíos acorazados lucharon y en teoría dejaron obsoletas a todas las otras flotas. ” Más allá de que la guerra entre los acorazados fue técnicamente un empate, visto que el día antes de la Virginia había arruinado 2 enormes navíos de madera de la Unión y mutilado a un tercero, al paso que solamente se encontraba abollado mostraba lo superado que podía aguardar un barco de madera por un acorazado. Conque tomemos la primera guerra de la Guerra Civil Estadounidense, la Guerra de Lucas Bend del 11 de enero de 1862 en Missouri. Eso implicó a 2 acorazados de la Unión, particularmente el USS Essex y el USS San Louis. Los confederados tenían tres navíos, y lo destacado que podían realizar era “algodoncillo“Ellos, lo que equivalía a tener fardos de algodón amontonados en el barco. Lo que suena menos a una manera de armadura que a un riesgo de incendio.

Por suerte para los confederados, la guerra tenía menos de un año en ese instante y la mayor parte de las tripulaciones navales de la Unión todavía estaban bastante verdes. Entonces lograron huír. No obstante, en unas unas semanas los acorazados pasarían a papeles sobresalientes en las Peleas de Fort Henry y Fort Donelson, victorias de la Unión de escencial relevancia que atrajeron a mucho más de 12.000 presos y allanaron el sendero hacia el control de la Unión del río Mississippi. Los dos navíos padecieron graves daños en las peleas, pero absolutamente nadie mencionó que la gloria sea económica.

4. Guerra de Cherburgo

Este enfrentamiento no fue tan injusto debido por fuerza supuestamente desmedida, y entre las peleas navales de la Guerra Civil estadounidense fue excepcional. Se luchó entre el barco confederado Alabama y el barco de la Unión Kearsarge el 19 de junio de 1864, 2 navíos que en el papel tenían precisamente exactamente el mismo armamento. El Alabama se había hecho un nombre al asaltar los buques mercantes de la Unión, capturando o hundiendo mucho más de sesenta de ellos en sitios tan recónditos como Suráfrica. Pero en el momento en que el Kearsarge lo capturó fuera de Francia, había estado en el mar prácticamente un par de años y varios elementos estaban en estado deplorable, particularmente, medianamente las calderas que estaban tolerando daños por agua salobre.

Durante la guerra, los equipos de armas de Alabama aterrizaron golpes con tiros explosivos que deberían haber hundido el Kearsarge por sí solos, especialmente uno que aterrizó en la popa. Pero la pólvora en el AlabamaLos caparazones se habían deteriorado por estar bastante tiempo en el mar. Como ha dicho el Capitán Raphael Semmes, debería haber ganado la guerra en 10 minutos pero en cambio, su barco se hundió. Para acrecentar la frustración por lo injusto que fue, una multitud de 19.000 civiles franceses se había reunido en la costa para presenciar la guerra. Varios de ellos apostaron por el resultado de la guerra con el Alabama siendo el preferido.

3. Guerra de Acosta Ñu

https://www.youtube.com/watch?v=k3RgC7sI__g

La Guerra de la Triple Coalición fue indudablemente la guerra mucho más costosa para solo una nación del siglo XIX. Esa nación fue Paraguay, que tuvo la desgracia de ser apuntada por el demasiado insolente y belicoso Mariscal López. En el momento en que el Partido Blanco fue depuesto en Uruguay en parte por el acompañamiento de Brasil en 1864, López declaró la guerra a las dos naciones y después, ya que su gobierno no dejaría que el Ejército paraguayo pasara por su territorio, asimismo a Argentina. La disparidad de esto se realizó visible en el momento en que Paraguay 50.000 personas el ejército se vio superado en número por diez a uno. Más allá de que las tropas de López conseguirían ciertas victorias espectaculares, en el lapso de seis años fue en parte importante una cuestión de machacar a la nación desesperadamente superada.

En 1869, el ejército de López se vio obligado a realizar una situación en Acosta Ñu con solo entre 3.500 y 4.500 soldados. Se confrontaron con rudeza 20.000 soldados brasileiros, pero la situación era de todos modos considerablemente más horrible de lo que semeja. El ejército paraguayo se había achicado a depender en buena medida de los pequeños soldados 15 años o mucho más jóvenes, y según la historia de historia legendaria, múltiples de ellos habían pintado sobre pelo facial falso. El combate fue de nuevo considerado mucho más una matanza que una guerra. En el momento en que la guerra concluyó, había costado a los paraguayos mucho más de la mitad de su población y había achicado la demografía masculina a menos del 20% de la población. En parte importante, las pasmosas pérdidas se debieron a que López había torturado y ejecutado a un elevado número de su gente para sostener a la población a raya, aparte de todas y cada una de las hambrunas y patologías provocadas por los bloqueos. Raras veces una historia de los desvalidos tuvo un final menos inspirador.

2. Guerra de Jadotville

En 1960, la República Democrática del Congo declaró su independencia de Bélgica, y por año siguiente, la provincia de Katanga declaró su independencia de la novedosa nación. Las ONU mandaron personal de cuidado de la paz para intentar asistir al gobierno en la instalación de una infraestructura, que incluye 157 soldados irlandeses que fueron mandados a la localidad minera de Jadotville para resguardar a los colonos belgas. Sintiendo una victoria simple y la posibilidad de tomar decenas y decenas de presos, el 13 de septiembre una masa de 3.000 tropas de Katagan apoyadas por mesnaderos franceses y belgas atacaron. Alén de la impactante virtud numérica, los atacantes tenían piezas de artillería y un avión de entrenamiento de acompañamiento con armas muy reales que se usaron para hostigar la situación.

Con todo lo mencionado en oposición a ellos, las fuerzas de paz de la ONU fueron impresionantemente capaces de soportar a lo largo de días mientras que padecían cinco bajas, ninguna de las que fueron muertes en acción. Los atacantes padecieron en torno a 300. No obstante, los irlandeses se rindieron. Por fortuna, la ONU ha podido negociar su liberación y en el último mes del año estaban de regreso en el hogar. Lamentablemente y de forma increíblemente injusta, fueron extensamente denunciados por rendirse pese a las situaciones. Entre su trato y el valor psicológico de la pelea, cinco de los soldados se sacaron la vida, lo que quiere decir que las consecuencias fueron considerablemente más mortales que el combate. Aun honores tardíos como la película de 2016 El asedio de Jadotville no lo compensaría.

1. Colina 3234

En el hemisferio occidental, el foco de la nueve años La guerra afgana-soviética es que contribuyó a la caída de la Unión Soviética (nuevamente, Afganistán es el “cementerio de imperios”) y que el acompañamiento estadounidense a los muyahidines regresó para morder dificultosamente a los USA el 11 de septiembre de 2001. No obstante, por Los soviéticos vivieron instantes de enorme heroísmo contra adversidades excelentes, aun a lo largo de la retirada. Entre las sendas de suministro de escencial necesidad se encontraba fuera de Gardez, y el 7 de enero de 1988, 39 integrantes de la novena compañía del 345o Regimiento Aerotransportado de la Guarda se desplegaron en la colina 3234 a tiempo para ser atacados por precisamente 400 Luchadores muyahidines.

El tiroteo duraría la mayoría del día y dejaría a seis de los paracaidistas soviéticos fallecidos y veintiocho heridos. Pero infligieron muchas bajas y duraron hasta el momento en que fueron reforzados por un pelotón de reconocimiento y con la capacidad de contraatacar exitosamente. 2 de los caídos recibirían el honor de Héroe de la Unión Soviética. La guerra se conmemoraría con la película de 2005. Novena Compañía, que múltiples veteranos criticaron por ser imprecisa y “como Rambo. ” Si los veteranos serán tratados inmerecidamente tras una guerra, vimos que podría haber formas bastante peores.

Dustin Koski escribió Una historia de magia que salió mal.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *