Las fiestas más salvajes jamás organizadas

En el momento en que pensamos en la historia, pensamos en periodos inacabables de plagas, guerras y pobreza generalmente. Más allá de que es una suposición completamente correcta, en tanto que nuestra clase pasó por su buena cuota de horrores anteriormente, olvidamos que entre todos esos pésimos tiempos, asimismo tuvimos ciertos enormes, si bien extraños, instantes de celebración y alegría

Como es natural, sería irrealizable enumerar aquí todos de ellos, si bien sí tenemos la posibilidad de seleccionar los más destacados. Con el ánimo de rememorar al mundo entero que el hombre es tan bueno para entretenerse y pasárselo bien como todo lo malo, hacemos un recuento de las 10 mejores fiestas festejadas en la historia

10. Inauguración de Andrew Jackson

La destitución de John Quincy Adams como presidente de los USA fue una ocasión trascendental en la historia política del país, dadas las discutidas situaciones que rodearon su victoria en 1824, asimismo llamada la ‘pacto corrupto‘por historiadores y investigadores

Eso fue corregido por los votantes en las selecciones de 1929 votando apabulladoramente por Jackson. Para conmemorarlo, invitó al mundo entero a una día de puertas abiertas en la Casa Blanca y, antes que absolutamente nadie se diese cuenta, se transformó en entre las mayores fiestas de la historia.

Según ciertas estimaciones, cerca de 20.000 personas asistieron a eso que podría describirse como un triunfo de la democracia sobre la corrupción política, puesto que los plebeyos se emborracharon adjuntado con otros políticos y burócratas en los terrenos de la Casa Blanca. Como era de aguardar, las cosas próximamente se desmandaron, como es frecuente en cualquier enorme celebración, a pesar de que los historiadores han aclarado desde ese momento que solo se debió a que todo el planeta se encontraba borracho y se lo pasaba realmente bien, y no a que Jackson hubiese animado a la celebración a regresar en un multitud y, por consiguiente, no era capaz para gobernar, como aseveraban entonces varios de sus contrincantes políticos.

9. El Congreso de Viena

Si bien bastante gente que lean esto tengan sentimientos encontrados sobre la derrota y el exilio de Napoleón Bonaparte a manos de una coalición de otras potencias de europa a lo largo de las Guerras Napoleónicas, la aristocracia y la nobleza de esos países fueron unánimes en su aprobación. Para elegir qué realizar ahora, organizaron el Congreso de Viena en el mes de octubre de 1814. No obstante, antes de llegar a eso, era hora de festejar.

Claramente, fue una celebración para los ojos. Esta congregación de ciertas personas mucho más ricas de toda Europa aumentó la población de Viena en un terceroque incluía a 2 emperadores, tres reyes, 11 príncipes y 90 embajadores, adjuntado con su personal. Más allá de que se suponía que iba a ser un tema corto, la celebración se extendió a lo largo de prácticamente nueve meses, en los que los convidados viajaron por la localidad en unos 300 suntuosos carruajes organizados por el emperador austriaco, mientras que asistían a una lista supuestamente interminable de acontecimientos, como banquetes, justas y cacerías de cerdos salvajes. El creador y también historiador David King llegó a llamarlo el “el mayor y mucho más fastuoso festín de la historia…“, En lo que debió opinar en el momento en que escribió un libro entero sobre el tema llamado Viena, 1814

8. Celebración del 50º aniversario del Sultán de Brunei

Si bien la mayor parte de nosotros no conozca a Hassanal Bolkiah (el presente sultán de Brunei; entre los últimos sobrevivientes monarquías absolutas de todo el mundo), su 50º cumpleaños todavía es entre las mayores y mucho más caras fiestas nunca festejadas. Con una duración de prácticamente un par de semanas y repartida por todo el país, la celebración costó a las arcas reales en torno a 27 millones de dólares estadounidenses, lo que es bastante aun en compañía de otras fiestas absurdamente caras de esta lista.

De esos 27 millones de dólares estadounidenses, 17 se pagaron por Michael Jackson para un concierto único en un estadio construido al efecto, al que fueron unas 60.000 personas. Asimismo incluyó una enorme cena final, por decir algo, en su palacio de 1.778 habitaciones, a la que fueron en torno a 3.000 de sus convidados mucho más estimados. Michael Jackson asimismo tocó otro equipo mucho más íntimo esta vez, y todos y cada uno de los convidados se fueron a casa con sus medallas de oro fabricadas a la medida como obsequio de vuelta

A esta gigantesca celebración nacional fueron celebridades y integrantes de la realeza de todo el planeta, si bien todavía no poseemos la lista completa de quiénes estuvieron allí precisamente, en tanto que la mayor parte de los actos fueron rigurosamente privados.

7. El baile de invierno de 1903

La Revolución Rusa fue un hecho sin lugar a dudas despiadado, puesto que terminó ferozmente con entre los estirpes reales mucho más longevos de Europa. Asimismo fue bastante comprensible. A lo largo de décadas, mientras que el resto del país pasaba por guerras, pobreza y otras dificultades, el zar y su familia llevaban una vida de excesiva extravagancia, por decirlo delicadamente

Un enorme ejemplo de esto sería el Baile de Invierno de 1903, justo un par de años antes de la revolución de 1905. Si bien fue terminantemente inoportuno, no fue precisamente monótono. El baile, al que con frecuencia se se refiere como entre las fiestas de disfraces mucho más opulentas nunca festejadas, se encontraba designado a conmemorar el 300º aniversario de la dinastía Romanov. El tema era el siglo XVII, para recrear los años de gloria de Alexei Mikhailovich, el segundo zar de Rusia

Para los 390 convidados de las mucho más categorías superiores de la aristocracia rusa que asistieron al acontecimiento, los trajes, que en su instante costaron mucho más de diez millones de dólares americanos, fueron diseñados por el artista Sergey Solomkoadjuntado con los historiadores contratados solo para cerciorarse de que eran precisos para el período temporal

Los festejos se extendieron durante un par de días, empezando el 11 de febrero con representaciones de ópera y ballet en el Teatro del Hermitage por varios de los mejores artistas de la Rusia de entonces. Acabó con una magnífica cena y el día después se dedicó completamente a elaborar el baile del 13 de febrero, día de la celebración de disfraces. Como se puede acertar, fue un acontecimiento del mismo modo extravagante, claro está que la realeza de manera escandalosa vestida se vio en el fotografías que todavía el día de hoy inspiran a artistas y escenógrafos

Lo que ninguno de ellos sabía, no obstante, era que esta sería la última celebración estructurada, o aun asistida, por el Zar y la Zarina. Rusia se vería cubierta en una guerra con El país nipón solo el año siguiente, lo que desencadenó una revuelta masiva de los trabajadores y la contestación despiadado de las fuerzas imperiales en 1905. Más allá de que consiguieron sofocar la rebelión aprobando ciertas reformas, no serviría de bastante para cambiar el curso de la historia. El zar, su familia y prácticamente todos los ayudantes a la celebración terminarían siendo asesinados o enjaulados en la revolución bolchevique de 1917.

6. El Oktoberfest original

La Oktoberfest es quizá la mayor celebración de la cerveza de todo el mundo. Se festeja todos los años en la localidad de Múnich y atrae a millones de entusiastas de todo el planeta para gozar de un par de semanas de celebración y bebida, si bien la mayor parte ignora su origen exacto.

La primera Oktoberfest se festejó de todos modos para conmemorar la boda del príncipe heredero de Baviera, Luis, que después Rey Luis I – con la princesa Teresa de Sajonia-Hildburghausen en 1810. Según los cuentos de la temporada, toda la localidad de Múnich se alumbró para la ocasión y todos y cada uno de los pobladores de Baviera fueron convidados

Desde el 12 de octubre, los festejos incluyeron cinco días en los que unas 40.000 personas de todas y cada una de las provincias bávaras, adjuntado con la nobleza, celebraron en sitios delegados por toda la localidad. La organización llevó meses de preparación anterior, en tanto que los hombres de negocios de todo Múnich se apuraron a montar las instalaciones mucho más suntuosas en sus viviendas para conmemorar el acontecimiento. Los 6.000 mejores convidados fueron agasajados en 4 de los más destacados sitios de comidas de la región y, en suma, se consumieron a lo largo de cinco días unos 32.000 bollos, 3.992 libras de queso, 900 libras de cordero y 13.000 pares de salchichas ahumadas, aparte de unas 23.000 litros de cerveza.

La celebración concluía con una carrera de caballos y tuvo tanto éxito que, desde ese momento, se organiza anualmente en exactamente la misma temporada, pero a una escala considerablemente mayor, a lo largo de un par de semanas en vez de solo cinco días, y con considerablemente más elementos añadidos a las festividades durante los siglos

5. El baile surrealista de Rothschild

Si bien la familia Rothschild sea quizá la mucho más rica de la historia, el baile surrealista de 1972 revela que no solo se fundamentaba en eso a fin de que sus fiestas fuesen un éxito. Ordenado por Marie-Hélène de Rothschild y su marido en el Chateau de Ferrières, entre los castillos mucho más magníficos de Francia del siglo XIX, la celebración ha conseguido desde ese momento un estatus prácticamente mítico gracias a su larga preparación, sus extrañas instalaciones y su atención al aspecto

Realizando honor a su nombre, el baile tenía todo cuanto se puede aguardar de una celebración “surrealista”. Se festejó en el Chateau de Ferrières, entre las características mucho más enormes y mejor decoradas de Francia en aquella temporada. La lista de convidados incluía un quién es quién de de europa y americanos eliteintroduciendo a Salvadore Dali, que lo diseñaba todo, y a Audrey Hepburn.

Para la ocasión, todo el castillo se alumbró de colorado de manera que se ve que se encontraba en llamas. Se solicitó a todos y cada uno de los convidados que se vistiesen con “corbata negra, vestidos largos y cabezas surrealistas”, lo que probablemente enseña toda la extrañeza tocados que se ven en el grupo de fotografías del acontecimiento últimamente publicadas. Todo el planeta era recibido por maestresalas disfrazados de gatos y que a veces se comportaban como semejantes. Por si acaso esto no fuese bastante surrealista, los platos estaban cubiertos de pieles, los tenedores se reemplazaban por esqueletos de pescado y la comida se servía en un maniquí de un cadáver para llenar el look.

Si bien logre parecer un tanto extraño, y lo fue, la celebración en sí fue un éxito y todavía se recuerda como de los mejores acontecimientos organizados por Marie-Hélène, lo que es bastante decir, puesto que era famosa por sus imaginativas fiestas

4. El baile de máscaras de Truman Capote

Si bien el baile de máscaras que organizó Truman Capote en 1966 no fue singularmente costoso, especialmente si lo equiparamos con otras fiestas de esta lista, va a pasar a la historia como entre las mucho más triunfantes. Inmediatamente después de la publicación de su última novela a inicios de ese año A Sangre Fríaque se transformaría en un tradicional de la literatura: al baile asistió una lista rigurosamente elegida de 540 convidados. Entre ellos había gente de todo género, desde la Primera Dama “Lady Bird” Johnson, el artista plástico Andy Warhol y Frank Sinatra con su mujer Mia Farrow, hasta gente corriente del pequeño pueblo de Kansas donde estudió su libro, pasando por entre los porteros del hotel

Todo ello le costó unos 16.000 dólares americanos, en torno a $ 120 000 en dólares estadounidenses de el día de hoy, pero eso se debió a su gusto parcialmente simple por la decoración. En todo caso, probó que no se precisan instalaciones suntuosas ni un menú exageradamente grande a fin de que una celebración sea un éxito. El baile de máscaras fue cubierto por prácticamente todos los jornales y gacetas esenciales del país en aquella temporada, y asimismo inspiró otras incontables fiestas con un tema afín en Novedosa York en los años y décadas siguientes

3. Día VJ (Victoria sobre El país nipón)

No hay duda de que la Segunda Guerra Mundial fue, con bastante, la mucho más grande y mucho más destructora enfrentamiento de la crónica de la raza humana. En el momento en que llegó a su fin en 1945, se encontraba claro que el sendero para reconstruir el nuevo planeta más adelante sería bien difícil, si bien prácticamente todos en el bando vencedor tenían clara una cosa: era el instante de la celebración.

Tras la rendición de El país nipón el 14 de agosto de 1945, las primordiales naciones aliadas, USA, Reino Unido y Australia, han comunicado un par de días de celebración nacional para conmemorar el hecho. Como era de aguardar, miles de individuos salieron a la calle a lo largo de 48 horas prácticamente continuas de baile y bebida, aun La reina Isabel fue vista mezclándose con la multitud fuera del Palacio de Buckingham

2. El 2.500 aniversario del Primer Imperio Persa

Los primeros años de la década de 1970 no fueron una aceptable temporada para los iraníes de caminando. La gran riqueza generada por el boom del petróleo de los años 70 no sirvió prácticamente para calmar los inconvenientes rutinarios de los ciudadanos, en tanto que la mayoría fue a parar de manera directa al Shah – Mohammad Reza Shah Inflación y pobreza estaban en incremento, y con ellos, la primeros vientos de la revolución que al final lo destronaría en 1979.

No obstante, eso no impidió que el Sha organizara la que quizá sea la celebración mucho más extravagante de la historia. Estructurada en 1971 para conmemorar el 2500 aniversario del primer imperio persa, se festejó en una gran localidad de tiendas de campaña en el desierto construida singularmente para él. Si bien costó a los impositores un total de 165 millones de dólares americanos, la lista de convidados no incluía a la mayor parte de los iraníes. En verdad, no se dejó a los ciudadanos de caminando arrimarse a la localidad, en tanto que solo se encontraba destinada a los amos de Estado, las celebridades, los jeques y otros ricos hombres de negocios favorecidos por el Sha.

Todo fue desarrollado por la Maison Jansen, entre las viviendas de diseño de interiores mucho más elitistas de Francia, en tanto que todas las 50 tiendas de campaña tenía sus baños con azulejos de mármol y alfombras persas de gama alta para la decoración. La organización de la cena corrió al cargo de Maxim’s en París, considerado de los mejores sitios de comidas de todo el mundo en su instante, y cuyo menú incluía mucho más de dieciocho toneladas de comida de todo el planeta

1. La celebración del ponche de Edward Russell

Edward Russell fue un almirante de la flota británica popular por sus operaciones contra la piratería en los siglos XVII y XVIII, si bien no nos encontramos aquí para charlar de sus logros militares. Se ganó su rincón en la cima de esta lista por ser el anfitrión de la que quizá sea la mejor celebración de cócteles de la historia, aparte de la mejor celebración de cócteles.

Conmemorada en Alicante, España, con mucho más de 6.000 personas, donde se encontraba designado en ese instante, entre los convidados estaban sus oficiales subalternos y otros integrantes de la tripulación, adjuntado con los habitantes de la región que tuvieron la fortuna de colarse en ella. Los preparativos incluyeron en torno a 800 servidores y 150 platos distintas, si bien la primordial atracción fue una fuente local que se anegó con una mezcla alcohólica de épica y también histórica dimensiones – en torno a 250 galones de brandy125 galones de vino, 1.400 libras de azúcar, 2.500 limones, 20 galones de jugo de limón y cinco libras de nuez moscada, lo que lo transforma en el coctel mucho más grande nunca elaborado. Era tan enorme que los camareros contratados para servirlo debieron usar una canoa para remar y ser útil, haciendo un trabajo en turnos de 15 minutos para no desmayarse por los gases. La celebración duró de manera oficial prácticamente una semana, si bien técnicamente las celebraciones no acabaron hasta el momento en que la fuente se vació completamente

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *