Las mayores formas en que el coronavirus está cambiando el mundo

La pandemia de Covid-19 se está transformando en un acontecimiento sin precedentes en la crónica de la raza humana. Más allá de que pasamos desde nuestro lugar de plagas viejas, esta es la primera oportunidad que le pasa a una población humana tan enorme. Los humanos sobran considerablemente más en este momento que jamás, lo que posibilita que el virus mute y evolucione, puesto que en este momento tiene ingreso a mucho más sujetos que algún otro virus en la historia.

Es alarmante que asimismo sea un virus que sabe lo que hace. Más allá de que no nos molestaremos con los números, en tanto que se actualizan cada hora ahora mismo, tenemos la posibilidad de decir que ha paralizado el planeta. Varios de los países mucho más enormes de todo el mundo están peleando por contener el desastre, y absolutamente nadie puede acertar de qué forma podríamos regresar a la normalidad en el momento en que todo lo mencionado concluya.

No obstante, lo que tenemos la posibilidad de decir con seguridad es que la pandemia de Covid-19 podría finalizar mudando de forma permanente el planeta de muchas formas, de la misma la mayor parte de las otras pandemias esenciales de la historia.

7. Por el momento no hay tráfico

Varios puntos de nuestra vida diaria se han transformado completamente desde el momento en que la pandemia tomó su peor forma, si bien el cambio mucho más drástico fué la manera en que nos movemos. Personas de todo el planeta están mudando sus hábitos de tráfico por vez primera desde la revolución del automóvil, y de formas mucho más complejas de lo que piensa.

Lo asombroso es que no todo hay que a limitaciones de bloqueo. El tráfico ha disminuido en prácticamente todas las ciudades esenciales de todo el mundo, con independencia de la escala de la pandemia entre sus habitantes. En varios estadounidenses ciudades con parcialmente menos limitaciones, las horas pico son en este momento las mejores y mucho más agradables para conducir.

Más allá de que la mayoría podría atribuirse a personas que no tienen nada que realizar y, por ende, no tienen a dónde ir en la pandemia, una parte de esto asimismo debe ver con la mayor entendimiento entre las masas de que los vehículos verdaderamente no son tan precisos y extraordinarios como las compañías automotrices siempre y en todo momento los hacen pasar por prominente. Si una pandemia global puede obligarnos a cambiar nuestros patrones de conducción y achicar la polución del tráfico en ciertas ciudades mucho más congestionadas de todo el mundo al mínimo absoluto, quizás deberíamos seguir haciéndolo una vez que concluya asimismo.

6. Está acelerando la adopción de tecnología sin conductor

La tecnología sin conductor es una sección determinante de cualquier futuro que imaginemos. Es realmente difícil soñar con apoderarse las estrellas si todavía debemos conducir de forma manual nuestros turismos para ir al trabajo. Es una conclusión ineludible que en algún instante más adelante, los coches automatizados gobernarán las rutas.

No obstante, todavía hay muchas intranquilidades auténticas cerca de la tecnología. El primordial es que todavía no entendemos si los automóviles completamente automatizados son seguros. Hubo bastantes lesiones, tal como una muerte – provocado por automóviles automatizados, lo que revela que la tecnología aún está en su niñez. Esa es la razón por la cual numerosos países de todo el planeta tienen controles y regulaciones contra la fabricación de automóviles sin conductor realmente autónomos.

Lamentablemente, o a dios gracias para la gente que tienen esas compañías, la pandemia de Covid-19 está forzando a los gobiernos y las agencias reguladoras a estimar relajar ciertas de esas regulaciones, en tanto que no semeja haber otra forma de reiniciar las cadenas de suministro sin poner bajo riesgo a personas reales. Muchas compañías en cerámica ahora comenzaron a usar automóviles totalmente automatizados para las entregas, y se estima que países como EE. UU. próximamente prosigan su ejemplo. Más allá de que terminantemente aceleraría la adopción de una tecnología que acabaría prestando asistencia a muchas personas, todavía está en su incipiente etapas en este punto, repletas de lagunas y también imprecisiones que tienen la posibilidad de ser peligrosas si no se administran.

5. El objetivo de la globalización

La segunda mitad del siglo XX fue nada menos que una temporada dorada de cooperación humana, puesto que el planeta se conectó mucho más que jamás. Por vez primera en nuestra historia, el comercio y la diplomacia fueron considerablemente más rentables para los mandatarios que el saqueo y el saqueo. Prácticamente todos los países son en este momento una sección conectada (con ciertas diferencias aquí y allí) de un mercado global floreciente. O cuando menos lo fue, hasta el momento en que la pandemia golpeó y deshizo prácticamente todo eso.

Donde la segunda mitad del siglo XX sería famosa por su colosal globalización drive, el planeta posterior a Covid-19 podría ser su inversión total. Tampoco está más adelante. Ahora vemos la lenta aniquilación de la industria petrolera global (como discutiremos en aspecto en un instante), que se encuentra dentro de los pilares mucho más enormes de este mercado global y también interconectado. Otro es la industria de las compañías aéreas, que estuvo atravesando caídas del mercado de valores y desinversión de esenciales capitalistas desde el principio de la pandemia.

Además de esto, los bloqueos y el pavor general debido al virus nos han obligado a meditar inconscientemente en el planeta en espacios pequeños y protegidos, en vez del patio de recreo global en el que medramos para verlo. Aun si todo lo demás regresa a la normalidad, eso sería bien difícil de cambiar.

4. Los animales salvajes pasan el más destacable instante de sus vidas

Con prácticamente todo el planeta encerrado, autoimpuesto o no, hubo un cambio primordial en nuestro modo de vida períodico. Por vez primera en la historia, prácticamente toda la población humana pasa su tiempo en interiores.

Es un cambio que no pasó inadvertido para el planeta animal, puesto que los animales salvajes están mostrándose en una pluralidad de sitios en este momento desprovistos de actividad humana. Toma la cachemira salvaje cabras que se hallaron merodeando despreocupadamente por las rutas vacías de Gales, o coyotes en San Francisco, o el canto de los pájaros en ciudades que en cuanto al resto son estruendosas y están densamente pobladas. Los animales que en general se sostienen apartados de los asentamientos humanos en este momento se sienten engallados por nuestra inmediata salida de los sitios públicos, lo que puede finalizar resolviendo el inconveniente. inconveniente de la disminución de los hábitats naturales en el mundo entero.

3. Visitas al hospital reducidas por otras patologías

La pandemia de Covid-19 demostró ser un desafío para varios de los mejores sistemas de salud de todo el mundo. La mayor parte de los países damnificados de manera negativa por ella son naciones desarrolladas, tecnológicamente destacadas, lo que revela al fin y al cabo que la atención médica actualizada todavía no puede solucionar pandemias globales que nuestro sistema inmunológico jamás vió antes.

Entre todo lo mencionado, sucede algo mucho más. Al paso que los centros de salud y los trabajadores de la salud se estiran para atender casos de coronavirus, visitas pues otras urgencias han disminuido drásticamente, hasta el punto de que la multitud no podría comunicarlo sencillamente eludiendo hacerse un examen. Es prácticamente tal y como si la mayor parte de las otras anomalías de la salud, incluyendo el virus de la influenza, que tiende a ser un inconveniente esencial en numerosos países, hubiesen desaparecido tan rápido como apareció el nuevo coronavirus. Naturalmente, sería precavido al conocer un hospital por una tos suave en la mitad de una pandemia mundial, pero las visitas han disminuido para prácticamente todas las anomalías de la salud y enfermedades por norma general, incluyendo las mucho más esenciales, y no nos encontramos seguros. por qué razón.

2. No mucho más aceite

El valor del petróleo ha caído todo el tiempo desde el momento en que empezó la pandemia. Los países mucho más damnificados asimismo son ciertas naciones mucho más industrializadas y desarrolladas de todo el mundo que normalmente necesitan bastante petróleo para mantener sus economías masivas. Sin actividad económica, la demanda de petróleo solo reducirá aún mucho más. Si aún no lo hizo, esto es, en tanto que los costes del petróleo ahora han tocado escenarios negativos en las últimas semanas (más allá de que se han recuperado un tanto últimamente). Sí, eso quiere decir que los productores de petróleo estaban pagando a otra gente a fin de que se quitaran el petróleo de las manos debido al almacenaje con limite.

En un giro de acontecimientos sin precedentes, es seguro decir que este podría ser el final de las economías fundamentadas en el petróleo. La pandemia se genera justo después de movimientos masivos de cambio climático en el mundo entero, y numerosos países ahora buscan maneras de achicar su dependencia del petróleo. Solo acabaría catalizando el movimiento contra la industria petrolera, algo que ningún activista del cambio climático pudo conseguir.

No obstante, eso no quiere decir que sea bueno para todos. La industria petrolera todavía utiliza a millones de usados verdaderos y trabajadores que probablemente no tendrían bastante tiempo para amoldarse al nuevo orden de cosas. Independientemente, para bien o para mal, la pandemia de Covid-19 podría ser el objetivo del petróleo como lo conocemos.

1. La mayor crisis financiera de la historia

Cada pandemia esencial de la historia fué seguida de un largo periodo de adversidades económicas justo después, singularmente en las zonas perjudicadas. Así sea la peste negra o la gripe de españa, los virus fueron especialmente perjudiciales para los negocios durante nuestra historia.

El nuevo coronavirus no es diferente. Más allá de que esta pandemia se está transformando en Sea tan mortal a nivel económico como cualquier previo, la escala del daño en esta ocasión es considerablemente mayor. Segun ciertos especialistas, la recesión económica que se aproxima podría ser mucho más grande que cualquier crisis financiera, y eso incluye la Enorme Depresión de los años 30. Más allá de que puede escucharse como contar dinero en el momento en que la multitud muere, eso piensa equivocadamente que los inconvenientes económicos no matan a la multitud.

Tomemos la última crisis financiera de 2008 que, según una investigación, provocó cerca de 5,000 hombres en América del Norte y Europa para suicidarse. Y eso es solo el Primer Planeta. Los efectos mucho más agudos de las crisis financieras modernas se concentran en las partes mucho más pobres de todo el mundo, donde prosperidad económica está de manera directa relacionado a la estabilidad a nivel político y popular. El colapso de 2008 podría verse como el punto de inicio de una sucesión de alzamientos y altercados en general en numerosos países del Tercer Planeta, en especial en el Medio Oriente, varios de los cuales en este momento se convirtieron en enfrentamientos globales.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *