Las supersticiones más extrañas del mundo

Una superstición es fundamentalmente cualquier cosa donde creas sin una aceptable razón real para creerlo. Es lo contrario a la ciencia y la lógica y, en verdad, la ciencia y la lógica lo destrozarán. Conque ignoras la ciencia y la lógica por el hecho de que quizás un día usaste calcetines azules y obtuviste un incremento en el trabajo, conque en este momento crees de todo corazón que tus calcetines azules son agraciados y te hacen conseguir dinero.

Históricamente, etnias enteras llegaron a adoptar ciertas de estas supercherías como opiniones y miedos lícitos basados ​​en coincidencias, prueba anecdótica y quizás únicamente una ferviente promesa de que el planeta tenga mucho más secreto del que podemos consultar. Estos son varios de los mucho más extraños del conjunto.

10. Espéculos opuestos dan la bienvenida al demonio

Tener un espéculo en frente de otro espéculo es un efecto excelente y la razón por la cual el salón de los espéculos en una vivienda de la diversión está en un espacio llamado “casa de la diversión” para iniciar. Juega con tu cabeza, crea un pasillo interminable de diversión y asimismo da un efecto que se utiliza en demasiadas películas de terror y acción para empezar a contar.

Pero supuestamente ninguno de esos fue rodado en México pues no deseas tener un espéculo en frente de otro espéculo allí. Según la superstición mexicana, en el momento en que un espéculo se encara a otro espéculo, andas invitando al demonio adentro creando un umbral de entrada a fin de que él entre en su planeta. Quizás, tras todo, todas y cada una esas películas de terror con espéculos estaban atinadas.

9. Filipino Pagpag

Pagpag es una palabra entretenida si no tienes idea lo que significa, pero en la práctica es un tanto lúgubre. De una superstición filipina relacionada con los entierros, pagpag es lo que podría llamar el trámite de seguridad que debe efectuar antes de proceder a casa tras un funeral o velatorio. En el momento en que has dejado el sombrío tema, vas a un lugar de comidas o un centro comercial o donde sea. En cualquier sitio que no sea la vivienda. No precisas realizar nada en este rincón, solo precisas estar allí.

¿Por qué razón? La mala energía y los espíritus negativos que recogió en el funeral lo proseguirán al centro comercial en vez de a su casa. ¿Significa eso que los centros comerciales filipinos están contentos? Solo tenemos la posibilidad de asumir.

8. No silbe en interiores en Lituania

Silbar es buena forma de llamar a su perro o pasar el tiempo si usted y sus seis amigos enanos están en las minas sacando gemas. No obstante, no es nada que desees llevar a cabo en el momento en que visites Lituania, por lo menos no en la casa de absolutamente nadie. La etiqueta en Lituania es bastante conservadora e inclusive realizar contacto visual con extraños es el género de cosas que están mal vistas, para ofrecerte un concepto de de qué manera van las cosas allí.

Pero lo destacado es la creencia de que silbar en el interior no solo va a llamar la atención de su perro, sino atraerá la atención de pequeños diablos asimismo. Eso tampoco es una metáfora ni un eufemismo. Es solo la creencia auténtica de que diablos de baja estatura tienen la posibilidad de irrumpir su hogar tras ser llamados con un fácil silbido.

7. Jamás tuestes con agua

Al mundo entero le agrada un óptimo brindis en una boda o una comida que se realiza en la mitad de una película, pero hay alguna etiqueta respecto a la mejor forma de hacer esta tradición. Por poner un ejemplo, va a ser mejor que brindes con cualquier cosa que no sea agua a fin de que los viejos helenos no comiencen a ofrecer vueltas en sus tumbas.

Según la superstición, los fallecidos beberían del Río Lethe en el Hades y esa agua lavaría sus nudos con el planeta mortal. En consecuencia, tomar un brindis con agua en el planeta de los vivos era como condenar a alguien hasta la desaparición o, por lo menos, maldecirse a sí mismo. seguramente se discutió exactamente en qué se distinguía eso de tomar un trago de agua sin torrar, pero en la mayoría de los casos un brindis se comprende como una suerte de bendición, con lo que sería una maldición indirecta utilizar la bebida de los condenados para esto.

6. El pan del revés invita a la desaparición

¿En algún momento has escuchado que las torradas siempre y en todo momento caen con la mantequilla hacia abajo? No es una superstición, únicamente una observación poco afortunada y, en ocasiones, verídica que puede arruinar tu desayuno. Pero si estuviésemos en Francia, esa tostada podría ser una mala suerte pues la manera en que ubique su pan tiene un concepto agregada allí. Se estima que el pan o las baguettes que se dejan boca arriba invitan a la desaparición.

¿Pues eso? Bueno, varias personas suponen que es porque los verdugos están en su derecho a agarrar algo gratis de una tienda si lo sujetan con una mano, y a que los panaderos les dejan los panes boca arriba a fin de que otros usuarios sepan. no tomarlo. En la actualidad, si dejas un pan del revés, andas invitando a la desaparición a que venga y te lo quite y ¿quién desea eso?

5. Lucky Poop

seguramente jamás te hayas sentido completamente favorecido de pisar caca de perro si en algún momento te pasó, pero quizás deberías haberlo hecho. La palabra es que los franceses se han dividido pisar caca de perro en 2 niveles separados que puedes presenciar basado en una superstición extrañísima. Si aterrizas tu pie derecho en algún plop de perro, andas culpado a una vida de horrible y lúgubre. No obstante, si su pie izquierdo golpea bien la pila, entonces llame a sus amigos y familiares pues ¡la buena suerte está por venir!

Rusia es la fuente de una superstición afín que quizás hayas escuchado sobre las aves. En un caso así, se considera buena suerte si un pájaro hace caca sobre usted o algo que es de el. ¿Por qué razón tendría suerte? Bueno, las posibilidades de ser golpeado por el estallido de un pájaro semejan ser pocas, con lo que según ciertas definiciones de la palabra suerte, verdaderamente tienes suerte si un pájaro te hace caca. Una teoría opción alternativa es que es impresionantemente poco afortunado dejarse caer o pisarlo y estas supercherías son cuando menos una pequeña forma de intentar progresar la grosería insinuando que algo positivo va a salir de esto.

4. Hilar al aire libre alarga el invierno

En América del Norte, todos nos involucramos de forma rutinaria en la superstición extrañísima pero de forma anual de que una marmota tiene la aptitud de saber si el invierno va a durar seis semanas auxiliares o no. ¿Por qué razón? Absolutamente nadie se molesta en preguntar mucho más, pero procede de una vieja creencia de holanda de Pensilvania de que la marmota al notar su sombra conduciría a un invierno prolongado, por su parte tomada de una creencia alemana afín sobre los tejones que paralelamente puede proceder de la creencia de que el tiempo despejado en Candelmas significa un invierno prolongado.

Con independencia de por qué razón suponemos lo que suponemos sobre los roedores meteorológicos, produjo una película de Bill Murray verdaderamente amena, conque la proseguimos. Y esa no es la única superstición sobre que el invierno se queda alén de su bienvenida en el planeta por bastante. Según una superstición islandesa, si decides sentarte en la puerta de tu casa y realizar algo hilar en el invierno, terminas de alargar esa horrible temporada. Con suerte, la manta que hiciste fue plus ardiente.

3. Los yoyos conducen a las sequías

La mayor parte de las supercherías tienen un aspecto histórico, son viejas y reliquias de una temporada pasada. Prácticamente puedes comprenderlos en la medida en que son tan viejos que no puedes culpar a los mundos que los hicieron por el hecho de que no conocían la ciencia que enseña enorme lugar de este mundo. Si la multitud creía que los gatos negros tenían mala suerte, bueno, que de esta forma fuera. Pero, ¿qué ocurre con una superstición sobre los yoyos? ¿De qué forma se enseña usted eso? Según una 1933 producto, Siria prohibió los yoyos pues hubo una sequía severa en ese instante que mató al ganado y las cosechas. Y mientras que todos oraban a fin de que la lluvia cayese de los cielos y salvara el día, los yoyos de todo el mundo caían como la lluvia, pero entonces eran falsos mientras que volaban de regreso. Los líderes en ese instante eligieron que esta mala predominación era la culpable y los yoyos fueron desterrados. Aun se le ha dicho a la policía que los confiscara en el sitio.

The Onion no existía en 1933 y el diario, el Barrier Miner de Novedosa Gales del Sur en Australia, parecía estar en alza. Entonces, más allá de que la historia es absurda, ¿es mucho más absurdo que meditar que un espéculo roto trae 7 años de mala suerte?

2. La maldición de la cabra pilosa

Si eres de la persuasión carnívora y jamás has comido chivo, deberías probarlo, es bastante sabroso. Mencionado lo anterior, esto no era algo que pudieses haber sugerido a las mujeres del pasado en Ruanda merced a una insidiosa superstición sobre la carne de cabra. Según la historia, anteriormente era muy tabú que una mujer se atreviese a comer la carne de una cabra por miedo a que pudiese adoptar las peculiaridades mucho más indignas de una cabra. una barba completa. Asimismo adoptarían el hábito de las cabras de ser cabezotas. Conque una barba y una mala actitud que, como posiblemente imagines, ninguna mujer desearía nunca.

¿De dónde viene esta creencia? Es posible que esto no sea mucho más que una especulación, pero dado que las mujeres no tengan la posibilidad de comer la carne quería decir que solo los hombres la gozaban. Y esa semeja una aceptable forma de ser avaro y acaparar toda la exquisita cabra para ti si puedes seducir a todos los otros de que les va a hacer medrar la barba.

1. Jamás afirmes el nombre de Carlos Menem

¿Has oído charlar en algún momento de Carlos Menem? De 1989 a 1999, Menem fue presidente de Argentina y su legado es un nivel prácticamente hitchcockiano de amenaza y mala suerte. La multitud se negará aun a decir el nombre del hombre por miedo a que logre ocasionar otra ronda de desgracia tal y como si fuera Candyman o Voldemort.

Argentina padeció una crisis económica en 2001 por la que de manera frecuente se culpa a Menem, si bien había estado fuera del cargo a lo largo de un par de años. Pero esa es cuando menos una explicación “habitual” de por qué razón a la multitud no le gusta Menem. Su legado va bastante alén de una mala planificación financiera.

En el momento en que Menem aceptó la presidencia, 2 de sus ministros designados fallecieron prematuramente. ¿Menem los había maldecido? Bueno, supuestamente. Y se calentaba.

En 1990, Menem le dio una palmada en la rodilla a un futbolista. Después se rompió la rodilla. Menem maldijo a players de tenis, pilotos de carreras, bailarines y vocalistas conocidos, e inclusive a un corredor de botes que estrechó la mano de Menem y después perdió su maldito brazo en un incidente de bote. Varias personas aun lo culparon por un terremoto. Y no fueron solo otros. Menem se maldijo a sí mismo, tolerando un matrimonio fallido y la prematura muerte de su hijo. Absolutamente nadie parecía estar seguro del hombre.

Merced a la corriente interminable de coincidencias de pesadilla y desgracias, Menem se transformó en la encarnación de todo lo indeseable y siniestro de la vida. Invocar su nombre era soliciar pésimos tiempos. Entonces la multitud no lo realiza.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *