Las tácticas militares más exitosas jamás utilizadas en la batalla

Estuvimos librando guerras desde el momento en que empezamos a tener discusiones con otros y teníamos suficientes personas en los dos lados prestas a pelear por ellas. Aun si la guerra cambió bastante desde sus comienzos, las reglas básicas siempre y en todo momento fueron exactamente las mismas. En la mayoría de los casos, es el equipo con superioridad numérica y tecnológica usual el que gana, con independencia de otros causantes. Bueno, en la mayoría de los casos.

En un puñado de casos, los ejércitos sin una clara virtud en el campo de guerra (o aun con una absoluta desventaja en ciertos casos extraños) han predominado sobre sus contrincantes numérica y tecnológicamente superiores gracias a sus tácticas militares capaces y sobre la marcha. Más allá de que ciertas de estas maniobras de guerra todavía se estudian en las clases de historia de todo el planeta, ciertas se han olvidado gracias a los desenlaces mucho más esenciales de sus respectivas guerras.

8. La táctica de la caja de cerillas

La Segunda Guerra Mundial estuvo llena de tácticas militares creativas de los dos lados, si bien solo ciertas de ellas resultaron triunfantes. Uno fue que Enorme Bretaña persuadió a los soldados alemanes de que abandonasen sus puestos y fuesen expulsados ​​por causas médicas. Como no podían sencillamente arrimarse a ellos y contárselo, eligieron que la mejor forma de llevarlo a cabo era imprimirlo en cajas de cerillas y lanzarlos desde el aire tras las líneas oponentes.

Las cajas de fósforos contenían normas concretas sobre de qué manera fingir patologías, como inflamaciones de la piel y inconvenientes pulmonares. Asimismo contaban con que los soldados alemanes prosiguieran el plan, en tanto que prácticamente cualquiera estaría sentado en una cama de hospital en algún sitio en vez de librar una guerra. Para sorpresa de todos, en tanto que tenía que ver con un plan bastante inverosímil, tuvieron un enorme éxito, si bien probablemente no de la forma que habían premeditado.

Los comandantes alemanes se enteraron de la iniciativa y se negaron a mandar a absolutamente nadie a cuarentena o atención médica … salvo que ciertos soldados alemanes estaban verdaderamente enfermos, puesto que las guerras tienden a perjudicar a la multitud. Esos soldados se vieron obligados a quedarse y combatir, y acabaron extendiendo una auténtica patología entre el ejército alemán. Esta táctica asimismo sembró la desconfianza entre los soldados alemanes y sus comandantes.

7. Finge tu muerte

Si sabe algo sobre la crónica de Noruega, conoce Harald Sigurdsson (asimismo popular como Harald Hardrada). Quizás el rey noruego mucho más popular, era popular por sus éxitos militares en Europa del Este una vez que su hermano fuera usurpado por Cnut (popularmente conocido como Cnut el Grande). Pasó mucho tiempo en las partes orientales antes de conseguir el trono, haciendo un trabajo como mesnadero para el Imperio Bizantino. Asimismo era bueno en eso, probado por sus tácticas capaces y sus victorias en el campo de guerra.

Un caso especialmente asombroso fue en el momento en que asedió un establecimiento menor que sencillamente no se rindió. Más allá de que la mayor parte de la multitud se frustraba y se iba a casa o se apuraba a luchar, él inventó un plan ocurrente.

Solicitó a sus hombres que lo metiesen en un ataúd y le afirmaran a las fuerzas sitiadas que se encontraba fallecido. En un increíble transcurso de juicio, la multitud del pueblo les creyó e inclusive dejaron que lo enterrasen en las murallas de la región. Para sorpresa de absolutamente nadie mucho más que de los campesinos, salió de su ataúd con una espada con ciertos de sus hombres tan rápido como estuvieron en las murallas de la región. Ha podido tomar la localidad con el apoyo de solo un puñado de sus soldados, presumiblemente apuntando y riéndose de su enemigo pese a todo.

6. Operación Urano

Se mencionó bastante de la derrota alemana en la Segunda Guerra Mundial, si bien más que nada en el contexto de sus peleas en Occidente. Lo mucho más que la mayor parte de nosotros entendemos sobre su campaña rusa es que fue despiadado y que jamás tienes que procurar irrumpir Rusia en el invierno. Más allá de que eso es verdad, olvidamos que los nazis de todos modos estaban bien dirigidos hacia el éxito al comienzo, y si no fuese por un pensamiento dinámico de Stalin y el liderazgo soviético, la guerra habría terminado de forma muy distinta.

El punto de inflamación del Teatro del Este fue la Guerra de Stalingrado, que fue, con bastante, el mayor combate de cualquier guerra en la historia gracias a la cantidad considerable de personas implicadas. No obstante, no en todos los casos fue bien para los rusos, en tanto que los alemanes estaban ganando de manera cómoda, siempre y cuando sus líneas de suministro continuaran íntegras. Stalin lo sabía y solicitó a sus en general que emprendieran una maniobra osada pero capaz para rodear a los alemanes.

Popular como Operación Urano, redirigió los recursos precisos para las fuerzas rusas que combatían en la localidad a 2 fuerzas del norte y del sur de la región. Su propósito era ponerse tras los flancos alemanes y recortar sus líneas de suministro, y después rodearlos en una maniobra tradicional de pinza. Quizás fue el cariño por la patria o el temor a eso que Stalin les haría si fracasaban, si bien las fuerzas rusas tuvieron éxito. Cortaron la cadena de suministro alemana y los rodearon, lo que resultó ser el punto de cambio de la guerra.

De nuevo, no tenemos la posibilidad de enfatizar la relevancia de esta maniobra, puesto que las fuerzas alemanas ganando Stalingrado habría sido catastrófico para los Socios (y el planeta).

5. La táctica de la “localidad vacía”

¿Qué haces en el momento en que una fuerza de 150.000 soldados marcha hacia tu localidad y todo cuanto tienes para defenderla es una unidad perdida de unos 100 hombres? Si hay que opinar en un genio y viejo dirigente militar chino, la contestación adecuada es “abre las puertas y siéntate en la parte de arriba de las paredes tocando el laúd”.

La hazaña fue conseguida por Chuko Liang (asimismo Zhuge Liang), quien se encontraba al cargo de las fuerzas del Reino Shu contra los Wei en la Guerra de los Tres Reinos. En este momento la situación no era tan grave en otros frentes, en tanto que los Shu comandaban un notable ejército propio. Sencillamente no adelantaron un avance en esta localidad, puesto que Liang ahora había enviado la mayoría de sus fuerzas a combatir en otra sección. Frente todo el poder de sus contrincantes, debió idear un plan.

Lo que logró ocasionalmente se conocería como el Estrategia de Fuerte Vacío, que desde ese momento se ha usado con enorme éxito en varias otras peleas en la historia. Contando con su reputación de astucia y habilidad militar (asimismo se le atribuyen bastantes inventos militares, incluyendo una ballesta repetida que transporta su nombre), solicitó a sus hombres que quitaran las banderas de la región y se retiraran. Entonces procedió a escalar las paredes y empezó a tocar su laúd.

Sima Yi, el general al cargo de las fuerzas de Wei, lo reconoció y ordenó la retirada de sus fuerzas. Creyó que Liang tenía una emboscada lista, puesto que no se sabía que fuera el género de hombre que sería atrapado desprevenido sin plan propio. Funcionó, y el ejército de Wei los dejó solos.

4. Guerra de Ilipa

El éxito del viejo Imperio De roma podría atribuirse en parte importante a la rivalidad de sus líderes militares. Ciertas maniobras militares mucho más reconocidas de la historia fueron ejecutadas por viejos comandantes romanos, y los alumnos de historia de la guerra todavía las estudian hasta hoy. Uno fue Escipión Africano en su victoria sobre las fuerzas de Aníbal en la Guerra de Ilipa en España.

Las dos fuerzas estaban compuestas por mesnaderos ibéricos y fuerzas propias bien entrenadas. Más allá de que Scipio logró varias cosas bien en esa guerra, una de sus mejores resoluciones fue revertir el orden de su capacitación precisamente en el momento en que los cartagineses no lo aguardaban.

A cargo del hermano de Hannibal, Magón, y uno de sus mejores comandantes, Asdrúbal Gisco, los cartagineses habían preparado en un inicio sus líneas del mismo modo que los romanos. Tenían a sus soldados bien entrenados en el medio y los mesnaderos en los flancos, puesto que era el más destacable curso de acción. Más allá de que la guerra continuó en un punto fallecido a lo largo de unos días, cambió en el momento en que Scipio de repente decidió revertir el orden, poniendo a sus mesnaderos en el medio. Hicieron un enorme trabajo al sostener el centro de las fuerzas cartaginesas, al paso que los flancos romanos hostigaban y por último rompían sus flancos.

Pese a ser superado en número por ciertos 10,000 hombres y en una suerte de racha perdedora en frente de Aníbal anteriormente reciente, las fuerzas romanas predominaron. La guerra marcó un punto de cambio en la guerra romana contra Cartago y todavía se festeja como de las mejores maniobras militares de siempre.

3. Guerra de los Hydaspes

Alejandro fue, con bastante, entre los comandantes mucho más refulgentes de la historia. Gracias a su habilidad en el campo de guerra, de manera regular se encaraba a contrincantes numéricamente superiores y ganaba. Jamás perdió una guerra y llevó a Macedonia de una pequeña localidad estado a entre los imperios mucho más enormes de toda la crónica de la raza humana.

Lo que no entendemos, no obstante, es qué tan cerca estuvo de la derrota a lo largo de su campaña en India. Vencer a los reinos persas y helenos era una cosa, si bien marchar sobre los reinos indios, que en ese instante dirigía las fuerzas mucho más enormes de la Tierra, incluyendo los elefantes de guerra que la mayor parte de los soldados en Occidente jamás habían visto, y bastante menos luchados, era un juego absolutamente diferente. en suma. Eso no lo disuadió, y marchó sobre las fuerzas del rey Porus de Punjab cerca del Jhelum río.

Con el ejército enemigo precisamente superior en número del otro lado del río bloqueando su sendero, debió idear un plan, y lo logró inmediatamente. En de las mejores maniobras de la historia, dejó parte de sus fuerzas para combatir a Porus, y llevó a la mayoría de su ejército a atravesar el río a unos 27 km de distancia. Porus se enteró de este plan y cambió de situación para confrontar al abultado de las fuerzas de Alejandro. No lo sabía entonces, pero ahora se había listo para una eventual derrota. Alejandro marchó sobre las fuerzas de Porus (incluidos 200 elefantes de guerra) con sus falanges peculiaridades, y envió algo de caballería para flanquearlo aún mucho más.

Más allá de que Alejandro se encontraba perdiendo al comienzo, la maniobra de flanqueo, incluyendo la llegada del resto de sus fuerzas sobrantes de antes, derrotó completamente al colosal ejército de Porus.

2. Emplear su mala reputación como virtud

La vieja China fue un periodo singularmente sanguinolento de la historia mundial, con varios estados independientes y enormes facciones peleando por el control de sus vastas tierras. Uno de esos estados independientes fue Ch’i, enfrentándose a las capaces fuerzas de Wei. Las fuerzas Ch’i eran reconocidas por su incompetencia, puesto que no estaban especialmente entrenadas, se sabía que desertan bastante y eran, generalmente, pésimos soldados. Las fuerzas de Wei, a cargo de P’ang Chuan, lo sabían, y probablemente no pensaban bastante en el progreso del ejército cuando se declaró la batalla entre los 2.

De lo que no se percató fue que las fuerzas Ch’i tenían a un táctico militar especialmente refulgente para esta guerra, Sun Bin, de su lado. Descendiente del probablemente mejor estratega de siempre, Sun TzuSun Bin tenía una vieja rivalidad contra Chuan, razón por la que probablemente se encontraba ansioso por asistir. Inventó un plan refulgente a fin de que se ve que sus fuerzas estaban desertando al achicar el número de fuegos encendidos durante la noche en su campamento a lo largo del avance. Las fuerzas de Wei, suponiendo que se debía a los tradicionales desertores de Ch’i, no le brindaron mucha relevancia y aguardaron a que avanzase el ejército.

Como habrás adivinado, las fuerzas Ch’i abrumaron al ejército Wei de manera fácil, en tanto que no tenían iniciativa de que se encaraban a un ejército terminado de 100.000 hombres. Chuan aun se suicidó cortándose la garganta en el final.

1. Inventar una capacitación absolutamente novedosa sobre la marcha

Napoleón se puede poner seguramente en cualquier lista de los más destacados tácticos militares de siempre. Es un logro en especial digno de mención, puesto que todos y cada uno de los ejércitos con los que se encontraba peleando estaban de pie de igualdad con él en concepto de tecnología y experiencia militar, en contraste a otros como Alexander y Genghis Khan.

Más allá de que tiene una extendida lista de increíbles maniobras militares para nombrar aquí, nos vamos a centrar en su campaña en Egipto. Los mamelucos tenían una caballería excelente, que superaba en número a su caballería por por lo menos 2 a uno. Donde la mayor parte de los otros ejércitos de europa se habrían enfrentado a una derrota segura, Napoleón ganó gracias a su ingeniosa capacitación cuadrada hueca.

Puso su artillería, caballería y equipaje en el medio del cuadrado, que eran mucho más rectángulos que cuadrados, en tanto que tenían el doble de soldados en su longitud que en su anchura. La capacitación era impresionantemente maniobrable y bien difícil de flanquear, puesto que podía contestar a los trucos de flanqueo de prácticamente todos los lados. Solamente perdió soldados, y en el final, todos y cada uno de los Fuerzas mamelucas fueron derrotados mientras que marchaba exitosamente sobre El Cairo.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *