Las “técnicas de interrogatorio mejoradas” utilizadas por la CIA

A causa de los asaltos terroristas del 11 de septiembre, la Administración Bush y el Departamento de Justicia inventaron un riguroso programa de contrainteligencia que llevaría a cabo la Agencia Central de Sabiduría (CIA). El plan incluía múltiples términos codificados, ilusorios y eufemísticos como “Técnicas de interrogación mejoradas”, “Etapa de presión aumentada” y “Acondicionamiento persistente”. No obstante, todas y cada una de las acciones compartieron un denominador común: la tortura.

Un sinnúmero de documentos desclasificados últimamente publicados, incluyendo un estudio de 535 páginas efectuado por el Comité Selecto de Sabiduría del Senado de EE. UU. (SSCI), reveló un relato asombroso de de qué forma la CIA ejecutó una campaña en parte importante ineficaz destinada a catalogar información de supuestos terroristas. Además de esto, Mark P. Denbeaux, letrado de Abu Zubaydah, detenido en Guantánamo, publicó un informe muy gráfico que señala los abusos que padeció su cliente en las cárceles segregas del ‘ubicación negro’.

Tras su despiadado atrapa y distribución, o sea lo que le espera al “sospechoso de terrorismo” promedio, con independencia de su inocencia y sin, en verdad, ningún género de juicio.

10. Privación del sueño

La CIA propósito proclamado de la privación del sueño tiene como propósito “achicar la aptitud del sujeto para meditar parado y, por medio de la irritación relacionada con la carencia de sueño, motivarlo a colaborar”. La práctica varió desde 7 días de vigilia continua hasta privación intermitente del sueño que dura hasta tres meses.

Durante 2003, los presos fueron sometidos al “programa de viajero recurrente” en el que se les transfería a distintas celdas cada escasas horas para modificar los patrones de sueño y obstaculizar la aptitud de soportar los interrogatorios. Múltiples tácticas implicaron la utilización de agua fría, luces intermitentes refulgentes y la inanición. La privación del sueño asimismo se combinaría con otras técnicas de interrogatorio, como la música a todo volumen.

9. Música fuerte

En comparación con las técnicas de tortura mucho más físicas usadas en el software de tortura del gobierno, la música alta (que no sobrepase los 79 decibeles) parecería parcialmente benigna. No obstante, el sargento. Mark Hadsell, integrante del equipo de Operaciones Sicológicas de EE. UU., Describió un lado considerablemente más siniestro de la táctica: “Si juegas a lo largo de 24 horas, las funcionalidades de tu cerebro y tu cuerpo empiezan a escurrirse, tu línea de pensamiento se ralentiza y tu intención se roto. Ahí es en el momento en que entramos y charlamos con ellos “.

Los detenidos fueron obligados a percibir una pluralidad de canciones de manera continua a lo largo de múltiples días que incluyeron “The Real Slim Shady” de Eminem, “Saturday Night Fever” de los Bee Gees y “We Are the Champions” de Queen. Pero la selección asimismo contó con pistas a todo volumen y sin frenos, como “I Love You” de Barney y el tema Meow Mix, con el único propósito de hacer disparidad.

Además de esto, para enseñar desprecio por la civilización y la fe musulmanas, los guardas tocaban música árabe a lo largo de el primero de los días del Ramadán, un desprecio flagrante de la ley islámica.

8. Confinamiento ajustado

La CIA acostumbraba a poner a los detenidos en espacios cerrados y oscuros a lo largo de periodos extendidos. El cuerpo en el ataúd experimentaría un mal físico molesto por las contracciones musculares, tal como la desensibilización por estar apartado en la obscuridad.

Zubaydah describió después su tiempo en lo que llamó ‘la caja del perro’ a lo largo de innumerables horas. “Tan rápido como me encerraron en la caja, hice todo lo que es posible por sentarme, pero fue en balde, pues la caja era bastante corta. Traté de adoptar una situación encorvada, pero no fue en balde, pues se encontraba bastante apretado “.

El confinamiento ajustado añadiría después otra cubierta de tortura sicológica al añadir insectos en la caja. Si bien unicamente se usaron insectos inofensivos, la víctima no tendría la aptitud de discernir qué se había caído hasta el momento en que fuera liberada.

7. Waterboarding

Por más que se haya escrito y discutido en los medios sobre el discutido empleo del submarino. Según Malcolm Nance, ex- suboficial de la Marina de los EE. UU. Y especialista en pelea contra el terrorismo, la afirmación de que ser sumergido en el agua no es tortura es sencillamente una patraña.

“El waterboarding es no una simulación. Salvo que te hayan amarrado a la tabla, hayas permitido la agonizante sensación del agua dominando tu reflejo nauseoso, y después sientas tu garganta abrirse y dejes que pinta tras pinta de agua llene de forma involuntaria tus pulmones, no vas a saber el concepto de la palabra.”

Resumiendo, el waterboarding es un ahogamiento controlado. La cara del detenido se cubre con una toalla y se anuda a una tabla. Entonces se lo baja en un ángulo a fin de que la cabeza esté mucho más cerca del suelo que el resto del cuerpo. La inclinación del ángulo se relaciona de manera directa con la dureza del ejercicio. Entonces, se vuelca agua de manera lenta en torno a la nariz y la boca, lo que hace difícil la respiración y hace percepciones de “asfixia y pavor hecho”.

El submarino, por ejemplo técnicas de esta lista, se practicaba en militares estadounidenses como una parte del discutido programa SERE (supervivencia, evasión, resistencia, escape) del ejército estadounidense. Supuestamente, esto fue para endurecerlos a la atrapa del enemigo. Pero hay una falta de prueba de que los “contrincantes” estadounidense haya sometido a los presos al submarino. Por ende, ciertos opínan que solamente el ingrediente de tortura de este programa fue desarrollado para endurecer a los soldados fue el acto de torturar a otros.

6. Fijación facial

La unión facial necesita que un interrogador ponga cuando menos una mano (en general las dos) firmemente a los dos lados de la cara del detenido desde atrás para inmovilizar la cabeza. Esta técnica crea un ámbito desarrollado para “corregir al detenido de forma que revela el control del interrogador. “

Sin ser obstaculizado por ningún límite de trámite, el ejecutor tenía brida suelta para utilizar una presión sin límites para apretar la cabeza del detenido. De la misma otros métodos, la unión facial se utiliza con frecuencia como técnica complementaria y se combina con otros métodos de tortura para intensificar la tortura.

5. Muros

La CIA definió ‘muros’ como “mover firmemente a la gente contra una pared falsa y maleable a fin de que sus omoplatos hagan contacto mientras que la cabeza y el cuello se afirman con una capucha enrollada o una toalla”. La iniciativa era, en teoría, intimidar mucho más que herir. No obstante, el SSCI fue mucho más exacto en su descripción de la práctica como “Pegar a los detenidos contra una pared”.

Las pautas oficiales de la CIA eran esencialmente inexistentes, lo que quería decir que la proporción de fuerza usada, y el número de reiteraciones, dependía completamente de los interrogadores. Zubaydah cuenta de qué manera los detenidos, arrastrados desnudos y encapuchados con cadenas, fueron golpeados de cabeza contra paredes de hormigón. Las paredes de madera contrachapada “falsas y flexibles” no se empleaban de forma rutinaria. Y en el momento en que lo estaban, su único propósito parecía ser reducir la prueba de abuso (hematomas, lesiones, etcétera.).

Parece ser, no se respetaba el estado de derecho, y bastante menos la compasión humana. En verdad, los interrogadores sometieron a 2 detenidos con los pies rotos a “muros” más allá de que los cables de la CIA les afirmaban que no lo hiciesen. Asimismo semeja que se ha prestado poca atención a la calidad de la información lograda. Dado el prominente potencial de lesión cerebral, las confesiones no tienen la posibilidad de ser tan fiables.

4. Abuso sexual

Este se encontraba rigurosamente fuera de los libros. El abuso sexual como técnica de “interrogatorio” no se describió en ningún memorando oficial, y bastante menos en las pautas, con lo que los torturadores podían realizar lo que les encantaría. El abuso sexual, la realización obligada de actos sexuales, las descargas eléctricas en los genitales y la violación se emplearon para “humillar a la víctima”.

Y la CIA logró todo lo mencionado pensando en la religión. Subvirtiendo tabúes para ocasionar angustia sensible, el plantel femenino, por poner un ejemplo, se quitaba la camisa a lo largo de los interrogatorios o daba bailes eróticos forzados a los hombres. Cuando menos una mujer limpió “sangre menstrual” (de todos modos solo tinta roja) en el cuerpo de un detenido. Y las mujeres detenidas fueron violadas enfrente de los hombres.

A la luz de estas revelaciones, el abuso sexual de presos en Abu Ghraib semeja bastante menos anómalo. En verdad, supuestamente es tan común que bastante gente en las naciones ocupadas por EE. UU. Creen La violación es el régimen estándar en los centros de detención de EE. UU..

3. Amenazas

Lejos de buscar rehabilitar esta percepción negativa del ejército estadounidense, los interrogadores la usaron en su beneficio. Logró que sus amenazas fuesen mucho más creíbles. Los interrogadores podrían amenazar con violar y matar a la madre o la familia de un detenido a sabiendas de que lo harían probablemente lo crea.

Asimismo se difundieron amenazas contra nuestra vida de los detenidos. Para proporcionarles probabilidad, a veces se organizaron simulacros de ejecución. En una ocasión, los guardas han comenzado a chillar fuera de una salón de interrogatorios antes de disparar una pistola. Entonces, en el momento en que el detenido fue sacado de la habitación, pasaron al lado de entre los guardas, encapuchado y vestido como un detenido, que yacía inmóvil en el suelo.

Más allá de que las amenazas no fueron aprobadas de manera oficial para su empleo, supuestamente se notificó a los interrogadores que las amenazas condicionales estaban bien. En otras expresiones, no podían decir “violaremos y asesinaremos a sus hijos”, pero sí podrían decir “violaremos y asesinaremos a sus hijos si [such-and-such]. ”

2. Drogas

La CIA tiene una historia temible en la utilización de drogas que alteran la cabeza como armas. Y un tipo particularmente, los antibióticos quinolónicos, supuestamente todavía se utiliza para la tortura.

La mefloquina, un antipalúdico, se asocia con efectos neuropsicológicos graves, que tienen dentro paranoia, agresión, alucinaciones, ataxia, conmociones y también ideación suicida. Asimismo puede conducir a daño cerebral persistente, conmociones en un largo plazoy, particularmente, deterioro de la memoria. Estos síntomas afectan a un masivo 25% de los pacientes.

No es necesario decir que no es la primera sustancia que escogería si quisiese información fiable. No obstante, todos los detenidos de Guantánamo, a la llegada, se le administró 1.250 mg (cinco ocasiones la dosis sugerida) con la intención de inducir estos síntomas.

1. Rehidratación rectal

El enema de nutrientes, esto es, la nutrición por la espalda, es poco común en la medicina hoy día. Se remonta a la Edad Media y pasó de tendencia hace algo más de un siglo. Las infusiones intravenosas son mucho más seguras y mucho más funcionales, eludiendo el potencial de daño, inflamación, prolapso y comida pudriéndose en el tracto digestivo. De todas maneras, el colon no es con la capacidad de desarticular las grasas y proteínas de las comidas terminadas.

Aún de este modo, la CIA describió la rehidratación rectal o la nutrición rectal como una “técnica médica bien conocida” (ya conoces, como sanguijuelas y lobotomías). No importaba que escasas de la gente a las que los sometieran tuviesen algo similar a una “necesidad médica”. Eso era además del punto. Según el jefe de interrogatorios, la iniciativa era ganar “Control total sobre el detenido”.

La bandeja del almuerzo de un detenido con hummus, pasta con salsa, nueces y pasas se licuó y se administró por vía rectal. Según las especificaciones de los comprometidos, “se sube un tubo lo mucho más que se puede” y “el fluído se autorregulará, realizando chapotear por el intestino abultado”.

Hasta entonces, los detenidos obligado a utilizar pañales a lo largo de periodos extendidos—Horas o días— se desbordaron y se secaron sobre sus cuerpos.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *