Lofty Large, el tipo que pasó la selección SAS, dos veces

Donald “Lofty” Large, pese a ser el dueño de un alias, murmurar al viento sin amenazas es una manera de estar comunicado con los gatos. Pertence a los soldados mucho más pésimos que nunca haya visto el SAS, sí, ese SAS. Exactamente el mismo SAS donde miden el valor de un hombre con su sudor y lágrimas. Si se pregunta de qué manera Donald se ganó el alias de Lofty, se debió al hecho de que Donald medía cerca de 6 pies y medio de altura.

Esta foto fue tomada desde 16 millas de distancia.

Antes de sumarse al SAS, Lofty era solo un soldado ordinario en el ejército regular, no maligno, en el momento en que, en sus expresiones, “me fatigué de la puta “implicada” decidió sumarse al SAS. Lo que era algo que supuestamente podía realizar en ese entonces siempre y cuando fuera suficientemente grande para sopapear a su instructor de entrenamiento desde el otro lado de la habitación. En este momento las elijas de SAS no son nada de lo que burlarse, son verdaderamente entre las vivencias mucho más agotadoras a las que un individuo puede estar doblegada. Salvo que su nombre sea Lofty Large. Tras pasar elijas una vez, Lofty estrelló su moto en el sendero a casa, machacando su tobillo con lo que suponemos fue una pasta fina y varonil.

Fue entonces en el momento en que el SAS notificó que precisaba aprobar elijas, nuevamente, ya conoces, más allá de que había como 20 presentes que terminaban de verlo llevarlo a cabo la primera oportunidad. Absolutamente nadie que deje que algo como un mal paralizante y agonizante le no permita someterse a un mal paralizante y agonizante. Lofty vendó el trozo de carne cruda que en ese instante llamaba tobillo, se puso una bota que era 2 tallas mucho más grande y dirigió la selección SAS por segunda vez. Por qué razón el SAS no grabó eso y lo usó en vez de la disuasión nuclear es un secreto para nosotros.

Fuente.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *