Los 10 alimentos más repugnantes y repugnantes

Es posible que no sorprenda entender que, gracias a los elementos limitados, varios ciudadanos de los países mucho más pobres se ven forzados a comer todo cuanto tienen la posibilidad de. No obstante, tratándose de alimentos groseros, no todos nacen de una necesidad absoluta. Te sorprendería comprender qué cosas repugnantes comen bastante gente por decisión. Y, más allá de que ciertos alimentos se tienen la posibilidad de detectar como repulsivos con un fácil vistazo, otros no son tan simples de advertir hasta el momento en que aprendes sobre sus elementos.

10. Casu Marzu

En ocasiones llamado “queso de vermes”, el casu marzu es un queso de Cerdeña elaborado con leche de cabra. Pero lo que provoca que esta comida sea tan repugnante es la manera en que se prepara. Al comienzo del desarrollo de fermentación, se introducen las larvas de moscas del queso. En el transcurso de un periodo de semanas, las larvas eclosionan y empiezan a alimentarse. Conforme se descomponen las grasas del queso, se genera un gusto particular que varios piensan exquisito. En el momento en que llega el instante del consumo humano, bastante gente suprimen minuciosamente los vermes. No obstante, ciertos los dejan adentro, pensando que añaden un toque plus de gusto.

9. Balut

Resultado de imagen de Balut

Si alguien puso balut en su plato, podría meditar que le están sirviendo un huevo duro. Esto es, hasta el momento en que lo abrió y se derramó un feto de pato totalmente intacto. Balut, considerado un manjar en numerosos países asiáticos, se genera en el momento en que los huevos de pato fertilizados se ponen a la luz del sol cálida. Tras unos ocho días, los huevos se sostienen a contraluz y se administran para cerciorarse de que el feto en cierne esté listo. Entonces, se cuecen los huevos y se sirven con una migaja de sal y unos chorros de jugo de limón.

8. Carne en maceta

Resultado de imagen de carne en maceta

La carne en guarda no es un manjar extranjero extraño. En verdad, este producto cárnico económico producido por Hormel está libre en la mayor parte de las tiendas de comibles de América del Norte. No obstante, en lo relativo a la aspereza, este popular producto compite con cualquier cosa que logre conseguir en un país del tercer planeta. Una verificación de los elementos enumerados en la etiqueta es prueba bastante: pollo separado mecánicamente, callos de res, tejido adiposo de res cocido relativamente desgrasado, corazones de res, agua, tejido adiposo de cerdo cocido relativamente desgrasado, sal y menos del 2 por ciento: mostaza, natural aromatizantes, ajo seco, dextrosa, eritorbato de sodio y nitrito de sodio. ¡Exquisito!

7. Cabezas de salmón fermentado

Resultado de imagen para cabezas de salmón fermentadas

Las cabezas de salmón fermentadas, conocidas como ‘cabezas apestosas’ por la gente que no las comen, son una delicia clásico de Alaska. Cuando se cortan las cabezas, se sepultan en el suelo a lo largo de cuando menos ciertas semanas. Como era de aguardar, a lo largo de este tiempo las cabezas empiezan a pudrirse. Antes que tengan la posibilidad de desintegrarse completamente, se desentierran, se desmenuzan en una suerte de pudín y se sirven fríos en tazones.

6. Nariz de alce en gelatina

Resultado de imagen para Jellied Moose Nose

Esta comida repulsiva asimismo se goza en la región mucho más septentrional de los USA. La preparación es parcialmente fácil: primero, se quita la nariz del alce. Entonces se hierve un tanto hasta el momento en que los pelos se sueltan y se tienen la posibilidad de arrancar de forma fácil. Tras añadir ciertas condimentas, la carne se hierve aún mucho más hasta el momento en que se desintegra en una masa viscosa. Por último, se corta en rodajas y se sirve frío.

5. Pasta de murciélago

No pasta de murciélago, pero sí sopa de murciélago.

Este exquisito plato se considera extraño aun en los pocos países asiáticos donde se come. Primero, se introduce un murciélago vivo en una tina de leche hirviendo. Entonces, en el momento en que alcanzó la maleabilidad perfecta, el murciélago se corta en trozos finos, se mezcla con múltiples yerbas y condimentas y se desmenuza hasta conseguir una pasta pulposa.

4. Hasma

En China, bastante gente estiman que el postre hasma es la puntuación idónea para una enorme comida. Este asqueroso plato son esencialmente las trompas de Falopio de las ranas. Vendidos en forma seca encogida, estos órganos reproductores anfibios tienen la posibilidad de expandirse hasta 10 a 15 ocasiones su tamaño desecado en el momento en que se rehidratan con agua. Entonces, se añade algo de azúcar para proporcionarles esa tiernicidad particular que la mayor parte de la multitud quiere de un postre.

3. Haggis

Resultado de imagen para Haggis

Un plato clásico escocés, el haggis no es mucho más que un género de salchicha. No obstante, esta salchicha particularmente se constituye de pulmones, hígado y corazón de oveja. Varios describen los haggis como mucho más similares a intestinos rellenos que a salchichas. No obstante, si bien aceptan que semeja poco atrayente, los fanáticos de Haggis juran que esos que sean suficientemente valientes para probarlo volverán corriendo por mucho más.

2. Cockscomb

Resultado de imagen para comida Cockscomb

Si en algún momento viste la masa roja maleable que se semeja a un guante del revés en la parte de arriba de la cabeza de un gallo, entonces viste una cresta de gallo. Una vez servido como guarnición adjuntado con muchas comidas habituales francesas, la cresta de gallo todavía se utiliza como ingrediente común en varios platos y salsas italianas.

1. Morcilla

Este plato se compone primordialmente de sangre extraída de cerdos, bóvidos u ovinos. No obstante, no se transforma en pudin de sangre hasta el momento en que se deja coagular la sangre, se añade un relleno de avena, cebada o camote y se transporta a ebullición toda la masa. A lo largo del desarrollo de cocción, se genera una piel exquisita sobre la substancia que se pega. Al paso que a ciertos les agrada eliminar la piel antes de sumergir la cuchara en el pudín, otros gozan de su textura masticable y eligen comerlo en el final.

Por Ryan Lawrence

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *