Los 10 desastres de trenes más mortíferos de la historia

Tabla de contenidos

  • 10. Desastre del tren de Al Ayyat – Egipto, 2002 (383 bajas)
  • 9. Desastre ferroviario de Awash – Etiopía, 1985 (428 bajas)
  • 8. Desastre ferroviario de Torre del Bierzo – España, 1944 (200-500 + bajas)
  • 7. Desastre del tren de Balvano – Italia, 1944 (521-600 + bajas)
  • 6. Desastre del tren de Ufa – Rusia, 1989 (mucho más de 575 bajas)
  • 5. Desastre del tren de Guadalajara – México, 1915 (mucho más de 600 bajas)
  • 4. Desastre del tren de Bihar – India, 1981 (500-800 bajas)
  • 3. Desastre ferroviario de Ciurea – Rumania, 1917 (600-1000 bajas)
  • 2. Descarrilamiento de Saint Michel-de-Maurienne, Francia, 1917 (800-1000 bajas)
  • 1. Desastre ferroviario del sunami en Sri Lanka, 2004 (mucho más de 1.700 víctimas)

Los trenes son gigantes, con lo que toda vez que descarrilan o chocan, su fuerza asoladora se regresa lastimosamente clara. Un tren chocando cobra vida propia, volviéndose inmanejable y totalmente incontenible. Los usuarios no tienen la posibilidad de llevar a cabo nada para eludir que ocurra la carnicería y, de forma frecuente, son lanzados en los furgones, rompiéndose integrantes y tolerando lesiones internas.

Los peores choques de nuestra historia padecieron gigantes bajas pero, por su parte, asimismo nos dieron información importante sobre de qué manera progresar la infraestructura ferroviaria, tal como la seguridad de los trenes y los usuarios.

10. Desastre del tren de Al Ayyat – Egipto, 2002 (383 bajas)

Resultado de imagen para tren al ayyat

A las 2:00 de la mañana del 20 de febrero de 2002 explotó una bombona de gas en el quinto vagón de un Tren egipcio. El fuego envolvente se extendió de forma rápida a los otros furgones, puesto que el tren prosiguió acelerando por sus vías hasta 2 horas después en el momento en que el conductor por último se detuvo. En el final, siete furgones se redujeron a cenizas y prácticamente 400 personas perdieron la vida. No obstante, el número de víctimas fatales en este desastre fue muy cuestionado, puesto que no se incluyó la lista completa de usuarios. Además de esto, gracias a la intensidad del fuego, varios de los cadáveres se redujeron a cenizas, lo que logró irrealizable la identificación. Además de esto, el tren se encontraba sobrecargado y se estima que varios usuarios fallecieron al saltar del tren en llamas. Si bien 383 es ​​la cifra oficial, varios estiman que una proporción de 1000 víctimas es mucho más precisa.

9. Desastre ferroviario de Awash – Etiopía, 1985 (428 bajas)

El peor desastre del tren en la crónica de Africa ocurrió el 14 de enero de 1985, cerca de Awash. La localidad está sobre un barranco en el río Awash. Al arrimarse a esta localidad, el tren expreso se descarriló una vez que el ingeniero no ha podido achicar la agilidad en el puente curvo, hundiendo los furgones del tren en el barranco. De los 1.000 usuarios estimados dentro del tren, 428 fallecieron y prácticamente todos los usuarios sobrantes resultaron dificultosamente heridos. Tras el horrible incidente, el maquinista del tren fue detenido y acusado de no achicar la agilidad al arrimarse a una curva.

8. Desastre ferroviario de Torre del Bierzo – España, 1944 (200-500 + bajas)

Resultado de imagen para Torre del Bierzo Rail Disaster

El 3 de enero de 1944, cerca del pueblo de Torre del Bierzo en España, un tren correo fugitivo Aceleró en el túnel No. 20. Enfrente había un motor de maniobras con 3 furgones intentando de salir de riesgo. 2 de estos furgones todavía estaban en el túnel en el momento en que chocó el tren correo. En sentido opuesto, se aproximaba un tren de carbón con 27 furgones cargados. El conductor de la locomotora de maniobras trató de avisar al tren de carbón, pero aun de esta manera se estrelló contra la locomotora de maniobras. El fuego final ardió a lo largo de un par de días. Como bastante gente viajaron sin billetes y el fuego diezmó prácticamente todos los restos humanos, el número real de usuarios dentro fue bien difícil de deducir, pero los sobrevivientes aseguraron que el tren se encontraba lleno, puesto que varios viajaban a una feria navideña.

7. Desastre del tren de Balvano – Italia, 1944 (521-600 + bajas)

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, la grave escasez de tiempo de guerra llevó a un notable comercio en el mercado negro. En 1944, los ventajistas y los hombres de negocios en sus inicios se refugiarían en trenes de carga para llegar a las huertas de los distribuidores. A lo largo de este tiempo, asimismo hubo una escasez crítica de carbón de alta definición. La quema de sustitutos inferiores causó proporciones masivas de gas monóxido de carbono inodoro. El 2 de marzo de 1944, la locomotora No. 8017 substancialmente sobrecargada estancado en un túnel empinado. Su tripulación y usuarios, incluidos múltiples cientos y cientos de polizones, fueron apabullados por los humos. Los únicos sobrevivientes fueron los que viajaban en los últimos furgones que han quedado al aire libre en el momento en que el tren se detuvo.

6. Desastre del tren de Ufa – Rusia, 1989 (mucho más de 575 bajas)

Resultado de imagen para Ufa Train Disaster

El incidente ferroviario mucho más mortal en la historia soviética ocurrió el 4 de junio de 1989. Una fuga en el gasoducto provocó que un sinnúmero de gas propano se asentara en un barranco entre las ciudades de Asha y Ufa. En el momento en que los ingenieros apreciaron la caída de presión, sencillamente aumentaron la presión a sus escenarios normales en vez de buscar probables fugas. En torno a la 1:15, 2 trenes que transportaban a mucho más de 1200 usuarios, varios de los que eran pequeños, se cruzaron. Las chispas construídas por su paso encendieron la nube enormemente inflamable y resultaron en una explosión que se podía ver desde 95 millas de distancia. La bola de fuego final se extendió en abanico por 1 milla, asoló árboles por 2,4 millas y destrozó los dos trenes.

5. Desastre del tren de Guadalajara – México, 1915 (mucho más de 600 bajas)

En 1915 la revolución mexicana se encontraba en pleno auge. El presidente Venustiano Carranza ordenó que las familias de sus tropas fuesen trasladadas a Guadalajara, su bastión recién tomado. El 22 de enero de 1915, el tren en especial amoldado, con sus 20 furgones sobrecargados, partió de Colima. Diríase que los coches estaban tan llenos de humanidad que los usuarios aun se aferraban a los bajos y los techos. Mientras que bajaba un fuerte descenso, el ingeniero perdió el control del tren. El tren prosiguió ganando agilidad mientras que negociaba su sendero por las vías y al final se hundió en un profundo barranco. Menos de una tercer parte de su recuento oficial de usuarios subsistió al incidente.

4. Desastre del tren de Bihar – India, 1981 (500-800 bajas)

https://www.youtube.com/watch?v=2ntz7wVkgY4

El 6 de junio de 1981, a lo largo de la temporada de monzones de la India, un tren de nueve furgones que transportaba precisamente a 1.000 usuarios se hundió en el río Baghmati. Las condiciones ese día fueron especialmente lluviosas y ventosas, y los escenarios de agua del río eran considerablemente más altos de lo común. En el momento en que el tren se aproximaba al puente que cruza el río, una vaca cruzó las vías. En su intento por eludir pegar a la vaca, el ingeniero frenó bastante fuerte, lo que provocó que los vehículos se deslizaran sobre las vías mojadas y descarrilarse en el agua. Faltaban horas para recibir asistencia y la mayor parte de los usuarios se habían ahogado o habían sido arrastrados en el momento en que llegaron los servicios de salve. Mucho más de 300 cuerpos jamás fueron recuperados.

3. Desastre ferroviario de Ciurea – Rumania, 1917 (600-1000 bajas)

Resultado de imagen para Ciurea Rail Disaster

A lo largo de la Primera Guerra Mundial, un tren de usuarios padeció falla de freno mientras que se desciende por un banco muy empinado cerca de la estación Ciurea. El tren de 26 furgones transportaba asilados y soldados heridos que procuraban escapar del avance alemán. Los ingenieros hicieron todo lo que es posible para achicar la agilidad del tren, poniéndolo en reversa y operando el equipo de limado para acrecentar el agarre de las ruedas, pero el tren solo ganó agilidad. Para eludir un incidente con un segundo tren en la parte de abajo del banco, el tren fuera de control se cambió a un circuito. Gracias a la gran velocidad, el tren descarrilado lamentablemente se descarriló y se incendió, matando a cientos y cientos de personas dentro.

2. Descarrilamiento de Saint Michel-de-Maurienne, Francia, 1917 (800-1000 bajas)

Resultado de imagen del descarrilamiento de Saint Michel-de-Maurienne,

El 12 de diciembre de 1917, prácticamente 1.000 soldados franceses retornaban a casa para la temporada navideña. Gracias a la escasez en todo el país tanto de equipos como de locomotoras, se transportaron en 2 trenes acoplados y tirados por un solo motor. De los diecinueve furgones del tren, solo los tres primeros tenían frenos de aire automáticos; el resto tenía freno manual o no tenía ninguno. Mientras que descendía por el valle en el francés lado de los Alpes, el conductor aplicó los frenos, pero el tren prosiguió ganando agilidad. En el momento en que los frenos se sobrecalentaron, se generaron incendios bajo los furgones. Tras 4 millas, el primer vagón descarriló y el resto de los furgones se estrelló contra él, todos prendiéndose fuego en cuestión de minutos. Gracias a la intensidad del incendio, unicamente se lograron detectar 425 cuerpos de las cerca de 1000 muertes.

1. Desastre ferroviario del sunami en Sri Lanka, 2004 (mucho más de 1.700 víctimas)

Detalle de 2004 Tsunami Memorial - mostrando la reina del desastre ferroviario marítimo - Telwatta - Sri Lanka

El 26 de diciembre de 2004, un terremoto en el fondo del mar al nordoeste de Sumatra causó un sunami enorme que mató a precisamente 280.000 personas. En ese fatídico día, la “Reina del Mar” se encontraba llena con mucho más de 1.500 usuarios. El tren se encontraba a 217 yardas de la orilla en el momento en que golpeó la primera ola. El agua detuvo rápidamente el tren. Los habitantes locales y los usuarios, suponiendo que el tren sería un cobijo seguro, se subieron y se ocultaron tras él. La segunda ola fue mucho mayor; eso arrancó el tren de sus vías y rodó los carruajes hasta el momento en que se detuvo. Esos que no fueron aplastados por el tren se ahogaron de manera rápida mientras que yacían atrapados en los furgones. Solo subsistió un puñado de usuarios.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *