Los 10 hechos principales que la Iglesia Mormona no quiere que sus miembros sepan

Un producto anunciado el 20 de julio en el sitio del NY Times envió ondas de choque a toda La Iglesia de Jesucristo de los Beatos de los Últimos Días, asimismo famosa como la Iglesia Mormona. Hans Mattson, una “Autoridad de Área” sueca (semejante a un cardenal) que corrobora las proyectos de la iglesia en Europa, brindó una entrevista expresando inquietudes sobre la iglesia tras entender hechos históricos on line que jamás se enseñan en las clases de la Escuela Dominical. Entre los hechos que descubrió se tienen dentro la realidad que circunda las formas polígamas de José Smith y ciertas inconsistencias históricas con las escrituras de la iglesia, como el Libro de Mormón.

Dado que un funcionario de la iglesia de prominente rango no estuvo alerta de estos sucesos durante la membresía de su iglesia revela los enormes extremos a los que la iglesia mormona había ido al esconder las muchas verdades que pintan a la iglesia de mala forma. Y con eso, aquí hay diez hechos que la Iglesia Mormona no desearía que sus integrantes supiesen.

10. José Smith se casó con pequeñas de solo 14 años.

Más allá de que la práctica de la poligamia en los primeros días de la iglesia es de conocimiento bastante común hoy día, los líderes mormones y los integrantes promedio comunmente lo justifican diciendo que se realizó solo para resguardar a las viudas en un instante en que los integrantes masculinos mormones morían gracias a la persecución. No obstante, una búsqueda rápida de la genealogía de José Smith en propiedad de la iglesia FamilySearch.org probaría que se encontraba casado con chicas jovenes. Los documentos detallan además de esto que la pequeña mucho más joven con la que se casó José Smith fue Helen Mar Kimball, quien fue 14 años de edad en el instante del matrimonio. Uno debería estirar la realidad para opinar que estas jovenes eran viudas que precisaban ser atendidas.

9. Los profetas del pasado predicaron falsas doctrinas

Resultado de imagen para mormones en la luna

José Smith dijo que hay hombres viviendo en la luna, describiéndolos como de sobra de seis pies de altura y vistiéndose como cuáqueros. Brigham Young predicó que hay personas que viven en el sol. Asimismo predicó que Adán era Dios el Padre, que los negros son descendientes de Caín y que el tono de su piel es un maldición de dios. Joseph Fielding Smith, otro profeta mormón, ha dicho en 1961 que ningún hombre va a llegar nunca a la luna. Estos y otras múltiples afirmaciones hechos por los profetas mormones demostraron ser falsos transcurrido el tiempo. ¿De qué manera podría uno admitir a estos hombres como reales profetas de Dios en el momento en que prácticamente todo cuanto dicen está mal?

8. José Smith usó piedras hermosas para “traducir” el Libro de Mormón

Resultado de imagen de José Smith usó Peep-Stones para

La iglesia estuvo engañando a los integrantes sobre la manera en que Smith tradujo el Libro de Mormón. En pinturas que se ven generalmente en las escrituras y folletos mormones, se representa a Smith traduciendo de las Planchas de Oro como Oliver Cowdery transcribió su dictado. Lo cierto es que las planchas no se usaron en el desarrollo de “traducción”. Sencillamente usó 2 piedras de mira que puso en un sombrero. Entonces enterraría su rostro en el sombrero y dictaría todo cuanto en teoría vio allí. Este procedimiento de piedras en un sombrero es aun famoso por el presente apóstol mormón Russell M. Nelson en una obscura charla de 1992 para presidentes de misión que todavía se puede hallar en el Lugar página oficial de la Iglesia. Asimismo merece la pena indicar que estas son exactamente las mismas piedras que halló mientras que cavaba un pozo para Mason Chase, y exactamente las mismas piedras que usó para buscar bienes. Conque ha podido ser un estafa, pero cuando menos creía en el poder del reciclaje.

7. Los rituales del templo fueron copiados de la masonería

Edificio del Templo Masónico Adrian Michigan

José Smith se transformó en francmasón en el tercer mes del año de 1842. En el mes de mayo de 1842, presentó lo que en este momento se conoce como Sesión de investidura del templo.

La sesión de la investidura del templo pertence a los rituales mucho más misterios de la Iglesia Mormona. En contraste a otros rituales, como los bautismos o la administración de la Santa Cena (pan y agua), los integrantes no tienen la posibilidad de debatir la sesión de investidura públicamente. A lo largo de una sesión real, los integrantes efectúan rituales que implican apretones de manos misterios y claves de acceso, todo lo preciso para lograr entrar al Reino Celestial donde habitan Dios el Padre y el Hijo.

Lo que no tienen idea es que estos rituales se han tomado en buena medida de la masonería, prácticamente palabra por palabra en verdad. Los pocos integrantes que conocen la conexión con la masonería la defenderían diciendo que los masones por su parte copiaron su ritual del Templo del Rey Salomón. No obstante, aun el lugar apologético mucho más sobresaliente de la iglesia, FAIR LDS, refutaría eso, aceptando que lo que sucedió en el Templo de Salomón había nada en común con los rituales masónicos o la sesión de investidura de los mormones.

6. Las placas de Kinderhook eran un engaño

El anverso y el reverso de cuatro de las seis planchas de Kinderhook se muestran en estos facsímiles, que aparecieron en 1909 en History of the Church, vol.  5, págs. 374–75.

Las placas de Kinderhook son seis placas de bronce que en teoría contenían individuos viejos. Estas placas fueron encontradas por lugareños en Kinderhook, Illinois adjuntado con un esqueleto. Smith, pensando que eran artefactos viejos auténticos, después tradujo parte de los escritos de la placa de bronce, aseverando que cuenta la historia del esqueleto en el momento en que era bastante menos esquelético y considerablemente más vivo. Según Smith, era descendiente de Cam, mediante los lomos del Faraón.

No obstante, en 1980, los científicos examinaron las placas y concluyeron que no eran viejas en lo más mínimo; por último se probó que no eran mucho más que un engaño. Tras este hallazgo, los apologistas mormones trataron de ofrecerle un giro al decir que Smith jamás trató de traducirlo, pero en las páginas 372-379 del libro Historia de la Iglesia mormona, Smith confirmó haber traducido las planchas debatir los datos de la traducción en las páginas mentadas.

5. Existen varios cuentos de la “primera visión”

Resultado de imagen para Hay varias cuentas de la

“No hay término medio. José Smith charló con el Padre y el Hijo o no lo logró. Si no lo logró, entonces nos encontramos abrazados en un enorme estafa. Un horrible estafa “. – Gordon B. Hinckley

La Primera Visión, como se conoce el día de hoy en los registros mormones, es un relato de la aparición así de Dios, tanto como Padre como como Hijo, a José Smith en la primavera de 1820. Actualmente, ocupa un espacio esencial en la historia oficial de la Iglesia Mormona. historia. No obstante, este acontecimiento no se enseñó en la iglesia hasta 1842, 22 años después se suponía que había sucedido. Los registros asimismo detallan que hay nueve ediciones de la cuenta. Entre las inconsistencias vistas en el momento en que se equiparan lado a lado, tienen dentro la edad de Smith en el instante en que sucedió, el sitio donde recibió la visión, el personaje que vio y las normas que recibió.

Uno pensaría que rememorar los datos de una experiencia tan destacable no habría sido tan bien difícil. Pero las inconsistencias de los múltiples cuentos de la primera visión y dado que no se mentó en los primeros años de la iglesia lanzan inquietudes sobre la validez de las declaraciones de Smith.

4. Los líderes de la iglesia fueron engañados por Mark Hoffman

Foto de archivo de Tribune Mark W. Hofmann, izquierda, y líderes de la Iglesia SUD

Entre los capítulos mucho más embarazosos en la historia reciente de la iglesia es el que implica al asesino y falsificador convicto Mark Hofmann.

Hofmann vendió lo que aseveró que eran documentos oficiales de la iglesia que halló. Entre ellos se incluye lo que aseveró era la Transcripción Anthon original, una hoja de papel que tiene dentro letras y números que José Smith copió de las Planchas de Oro, un holograma de José Smith de 1825 que señala las hazañas de Smith como cazador de bienes y practicante de magia negra, y la infame Carta Salamandra. – en teoría una carta redactada por Martin Harris aseverando que era una salamandra blanca y no un angel que se apareció a José Smith en 1823. Los líderes de la iglesia, como el eventual profeta Gordon B. Hinckley y el presente apóstol Dallin H. Oaks, fueron engañados a fin de que creyesen que eran auténticos, desembolsaron una cantidad enorme de dólares americanos para adquirirlos e inclusive defendieron el contenido de los documentos. en hablas desde el púlpito.

Evidentemente, se probaría después, en el momento en que Hofmann fue culpado por asesinato, que estos documentos no eran mucho más que falsificaciones construídas por Hofmann para burlar a los líderes de la iglesia y conseguir ganancias en el desarrollo.

3. Los hechos que rodearon la desaparición de José Smith

Cuadro de un pintor desconocido, hacia 1842. El original es propiedad de los archivos de la Comunidad de Cristo.  Se exhibe en la sede de la Comunidad de Cristo en Independence Missouri, donde se explica su procedencia.  La pintura estaba originalmente en posesión de José Smith III (fallecido en 1914), quien se registra como comentando la pintura.  La C.  1842 la fecha la da la Comunidad de Cristo, propietaria del cuadro.

Los integrantes de la Iglesia Mormona cantan himnos que muestran a José Smith como un mártir que murió por su fe. Jamás se enseña en las clases que de todos modos fue encarcelado por eliminar una imprenta de un periódico como represalia por la prensa negativa sobre él que se publicó. Mientras que se encontraba en prisión, se quitó sus “prendas”, la lencería mágica mormona, y también instruyó a el resto en la prisión con él a fin de que hiciesen lo mismo. Los mormones tampoco saben que tenía un arma y mató a 2 personas poco antes que lo matasen a balazos. Asimismo logró el Símbolo masónico de angustia como un último esfuerzo por socorrer su historia. Precisamente no es el “cordero al matadero” como a los mormones les agrada detallar su muerte.

2. Los egiptólogos demostraron que el libro de Abraham es falso

En 1835, José Smith adquirió un rollo de papiros que contenían jeroglíficos egipcios de un showman ambulante llamado Michael Chandler. Entonces procedió a investigar el rollo, aseverando que contenía escritos de Abraham, y lo tradujo a eso que en este momento se conoce como el Libro de Abraham.

En 1966, resurgieron múltiples extractos del pergamino original que usó Smith. Con el hallazgo de la piedra Rosetta, la egiptología había adelantado intensamente en ese instante, y los egiptólogos lograron validar si la traducción del pergamino de Smith era precisa. Resulta que el pergamino era sencillamente un artículo funerario egipcio común que no tenía nada que ver con Abraham. De la misma con las Kinderhook Plates, esto puso en duda la probabilidad de Smith como traductor con asistencia divina. Egiptólogo Dr. James H. pecho de la Facultad de Chicago ha dicho: “Las interpretaciones de José Smith de ellos como una parte de una revelación única por medio de Abraham, por consiguiente, revela muy precisamente que él no se encontraba familiarizado con el concepto de estos documentos, y completamente desinformado de los hechos mucho más sencillos de la escritura egipcia y civilización.”

1. Prueba contra el Libro de Mormón

Resultado de imagen de Evidencia contra el Libro de Mormón

El Libro de Mormón de manera frecuente lleva por nombre la “piedra angular” de la religión mormona. La validez de la afirmación de la iglesia como la única iglesia verídica, y José Smith como el profeta escogido por Dios, es dependiente de si el libro es verdaderamente un registro viejo traducido por el poder de Dios o no. El inconveniente es que el libro ha fracasado bajo escrutinio en varios escenarios. Está bien documentado que el Libro de Mormón tiene dentro múltiples anacronismos. Asimismo es visible el plagio grave de la Biblia King James, que incluye fallos de traducción. Hasta hoy, no se ha localizado la localización geográfica de los acontecimientos del libro, y jamás se descubrió prueba arqueológica de respaldo.

Quizás la prueba mucho más condenatoria contra el libro es visto que las pruebas de ADN refutaron su afirmación de que una familia judía, que abandonó Jerusalén en 600 a. C. para establecerse en el Nuevo Planeta, está los primordiales antepasados de los indios americanos. Con eso, sencillamente hay únicamente una conclusión lógica que se puede llevar a cabo sobre el Libro de Mormón: que en verdad es una ficción del siglo XIX fabricada por José Smith, con lo que sus otras declaraciones, adjuntado con su religión, son puras fabricaciones. .

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *