Los 10 lugares más remotos del mundo

Merced a la tecnología actualizada y los viajes aéreos, el planeta se está transformando en un espacio poco a poco más pequeño. Donde los viajes de un conjunto de naciones a otro en algún momento tomaban meses, en este momento toman horas y, en ocasiones, semeja que no queda ningún sitio a fin de que un aspirante a aventurero verdaderamente se escape de todo. Aún de este modo, si tiene el tiempo, el dinero y los entendimientos especialistas, todavía existen algunos sitios fuera del mapa, o solamente en él, que continúan envueltos en un secreto sencillamente en razón de que son verdaderamente bien difíciles de lograr. Así sean campamentos mineros en la cima de todo el mundo o pequeñas islas a cientos de millas de la civilización, los próximos son los 10 sitios mucho más recónditos que quedan en el mundo Tierra.

10. Isla de Pascua

Ubicada a unas 2,000 millas al oeste de la costa chilena, Isla de Pascua o Rasura Nui, es una pequeña isla que se hizo conocida por su destacable aislamiento en la inmensidad del Océano Pacífico. Es parcialmente pequeño, mide precisamente setenta millas cuadradas de tamaño, y el día de hoy es hogar de en torno a 4.000 personas. La isla se hizo famosa por las gigantes estatuas de roca llamadas Moai que salpican sus playas. Fueron tallados cerca del año 1500 por los primeros pobladores de la isla, y se dijo que los gigantes trineos de madera precisos para transportarlos de un espacio a otro son gran parte de lo que llevó a la deforestación prácticamente total de la Isla de Pascua.

Los científicos han argumentado que la isla en algún momento fue exuberante y cubierta de árboles, pero el día de hoy es parcialmente estéril, una característica que unicamente se suma a la sensación de puro aislamiento que diríase que sobrepasa a la mayor parte de los visitantes primerizos. En el momento en que los primeros pobladores emigraron a la isla, el viaje tomó múltiples semanas, pero el día de hoy hay un pequeño campo de aviación (en teoría el mucho más recóndito de todo el planeta) que transporta usuarios a la isla por medio de Santiago de Chile.

9. La Rinconada, Perú

Por pura inaccesibilidad, pocos sitios en América del Sur se equiparan con La Rinconada, un pequeño pueblo minero en los Andes peruanos. Situada a prácticamente 17,000 pies sobre el nivel del mar, La Rinconada se considera la Localidad “mucho más alta” de todo el mundo, y es esta pasmante geografía lo que lo realiza tan desértico. La localidad está situada en un glaciar de manera permanente congelado, y unicamente se puede llegar en camión por caminos de montaña traicioneros y sinuosos. Llegar a la localidad transporta días, e inclusive entonces el mal de altura, conjuntado con la condición deplorable de la barriada, quiere decir que realmente pocas personas tienen la posibilidad de aguantar vivir allí por un buen tiempo. Aún de este modo, diríase que la localidad tiene hasta 30,000 pobladores, prácticamente todos ellos comprometidos en el negocio de la extracción de oro, que se quita del hielo en las cavernas próximas.

Aparte de su lejanía, La Rinconada se ganó una incierta reputación como destino de trabajadores pobres y agobiados, varios de los que trabajan en las minas de manera gratuita a cambio del derecho a quedarse con un pequeño porcentaje del mineral de oro que hallan.

8. Estación McMurdo, Antártida

Ubicada verdaderamente en el fondo de todo el mundo, la Antártida es de manera fácil entre los sitios mucho más recónditos de la faz de la Tierra. No hay pobladores originarios en el conjunto de naciones, pero existen varios centros de investigación en operación incesante allí, y de estos la Estación McMurdo es la mucho más grande. Situada en la isla Ross, cerca del radical norte del conjunto de naciones, la estación prácticamente perpetuamente congelada es un centro de investigación en todo el mundo y es hogar de hasta 1.200 científicos y trabajadores a lo largo de los meses mucho más cálidos del verano.

Pertence a los sitios mucho más desolados del mundo, pero si bien McMurdo está tan lejos de una localidad esencial como todos sitio de todo el mundo, por el momento no está tan retrasado como acostumbraba a ser. Los viajes en barco a la Antártida acostumbraban a llevar meses, en ocasiones aun años, pero las tres pistas de aterrizaje de McMurdo han ayudado a realizar de la zona un destino bastante menos recóndito que antes. Merced a esto, los científicos de la estación en este momento gozan de muchas de las comodidades modernas que están en las primordiales ciudades, incluidos gimnasios, televisión e inclusive un campo de golf Frisbee de nueve pozos.

7. Península del Cabo York, Australia

Australia es famosa tanto por su consistencia de población increíblemente baja como por su hermosura natural íntegra, las que se ejemplarizan mejor en Cape York, Peninsula, una gran extensión de naturaleza virgen situada en el radical norte del país. La zona tiene una población de solo 18.000 personas, la mayor parte de las que pertenecen a las tribus indígenas del país, y se considera entre los sitios sin desarrollar mucho más enormes que quedan en el planeta. Esto ayuda a su increíble hermosura natural, pero asimismo provoca que Cape York sea tan bien difícil de lograr como cualquier destino en Australia.

La península se convirtió en un destino habitual para los turistas aventureros, que conducen jeeps y camiones por la Peninsula Development Road sin pavimentar en el momento en que no está clausurada gracias a las crecidas de agua a lo largo de la temporada de lluvias. Pero aun con camiones con tracción en las 4 ruedas, muchas de las partes mucho más repletas de vegetación de la península del Cabo York son totalmente inalcanzables, y Ciertas zonas todavía solo fueron inspeccionadas en helicóptero.. Fotografía: http://www.abc.net.au

6. Ittoqqortoormiit, Groenlandia

Con 836,000 millas cuadradas de tamaño, Groenlandia es la isla mucho más grande de todo el mundo, pero su pequeña población de 57,000 personas quiere decir que asimismo es la mucho más desolada. Y de todas y cada una de las ciudades de Groenlandia, quizás ninguna sea tan recóndita (o tan bien difícil de vocalizar) como Ittoqqortoormiit, un pequeño pueblo de pescadores y cazadores situado en la costa este de la isla, al norte de Islandia. La localidad es una parte de un distrito municipal precisamente del tamaño de Inglaterra, pero tiene una población de solo un tanto mucho más de 500 personas, lo que quiere decir que técnicamente cada individuo tiene mucho más de 150 millas cuadradas para llamar propias.

Los habitantes se ganan la vida cazando osos polares y ballenas, que predominan en la región, y por la pesca de fletán a lo largo de los meses mucho más cálidos. Ittoqqortoormiit está en la costa, pero los mares que lo cubren están prácticamente perpetuamente congelados, dejando únicamente una ventana de tres meses en el momento en que se puede entrar de forma fácil a la localidad en barco. Hay un campo de aviación a unas 40 millas de distancia, pero los vuelos son extraños. En su mayor parte, la localidad, entre los asentamientos mucho más septentrionales de todo el mundo, está absolutamente apartada en la inmensidad de la tundra. Fotografía: http://dlareh.blogspot.com

5. Islas Kerguelen

Asimismo conocidas como las “Islas de la Desolación” por su larga distancia de cualquier clase de civilización, las Islas Kerguelen son un pequeño archipiélago situado en el sur del Océano Índico. No hay pista de aterrizaje en las islas, y para llegar a ellas los pasajeros tienen que tomar un viaje en bote de seis días desde Asamblea, una pequeña isla situada en frente de la costa de Madagascar. Las islas no tienen población nativa, pero exactamente la misma la Antártida, que está a múltiples cientos y cientos de millas al sur, los Kerguelens tienen una población de científicos y también ingenieros de Francia a lo largo de todo el año, que los demanda como territorio.

Las islas tienen un pasado histórico, y desde el instante en que fueron descubiertas por vez primera en 1772 fueron concurridas por múltiples biólogos y navegadores distintas, incluyendo el capitán James Cook, quien logró una corto parada en el archipiélago en 1776. El día de hoy la isla es eminentemente un centro científico, pero asimismo tiene un satélite, un sistema de defensa antimisiles francés, e inclusive sirve como una suerte de cobijo para un tipo especial de ganado francés que se puso en riesgo en el conjunto de naciones.

4. Isla Pitcairn

La isla Pitcairn es una pequeña mácula de tierra situada prácticamente fallecida en el centro del sur del Océano Pacífico. Sus vecinos mucho más próximos son las islas Gambier y Tahití al oeste, pero aun estas están a múltiples cientos y cientos de millas de distancia. La isla, que es el último territorio británico que queda en el Pacífico, tiene una población persistente de unas cincuenta personas, muchas de las que descienden de integrantes de la tripulación del popular HMS Bounty.

En 1789, el Bounty fue el ámbito de un motín en este momento legendario, en el momento en que los integrantes de la tripulación contentos por la vida idílica de los originarios isleños del Pacífico derrocaron a su comandante, quemaron su barco en una bahía próxima y se asentaron en Pitcairn. En la actualidad, los descendientes de esos marineros se ganan la vida primordialmente de la agricultura, la pesca y la venta de sellos postales increíblemente extraños a los coleccionistas, pero aun con el transporte moderno prosiguen siendo entre las comunidades mucho más recluidas de todo el mundo. No hay pista de aterrizaje en la isla, y para llegar desde el conjunto de naciones es requisito subirse a un barco de transporte desde Novedosa Zelanda, un viaje que puede perdurar hasta diez días.

3. Alarma, Nunavut, Canadá

Campo de entrenamiento de los Rangers canadienses en Alert, Nunavut (Canadá)

Situado en Canadá en la punta del territorio de Nunavut, Alert es un pequeño pueblo que está en el Océano Ártico, a solo 500 millas bajo el Polo Norte. Es extensamente considerado como el sitio habitado mucho más al norte de todo el mundo (con la friolera de cinco habitantes a lo largo de todo el año), y asimismo entre los mucho más inhóspitos. Las temperaturas en Alert, que asimismo sirve como una instalación de recepción de radio canadiense y un laboratorio meteorológico, tienen la posibilidad de bajar hasta 40 grados en negativo, y gracias a su localización en la parte de arriba de la Tierra, el campamento alterna entre la luz del sol de 24 horas a lo largo del día. verano y obscuridad de 24 horas a lo largo del invierno.

La localidad mucho más próxima a Alert es un pequeño pueblo de pescadores a unas 1.300 millas de distancia, y debería viajar cerca del doble de esa distancia para llegar a las primordiales ciudades como Quebec. Gracias a su función militar, Alert tiene un campo de aviación, pero debido al tiempo, de manera frecuente es inservible. En 1991, un avión C-130 se estrelló allí en el momento en que su conduzco calculó mal su altitud y derribó su avión 19 millas antes de la pista. 4 personas fallecieron en el incidente y otra murió mientras que aguardaba un conjunto de salve, que tardó prácticamente 30 horas en llevar a cabo el corto viaje hasta el sitio gracias a una tormenta de nieve.

2. Condado de Motuo, China

Resultado de imagen para el condado de Motuo, China

Reconocido como el último condado de China sin una carretera que lo conduzca, Motuo es una pequeña red social en la Zona Autónoma del Tíbet que todavía es entre los pocos sitios en Asia que aún no fué tocado por el planeta moderno. Llegar a Motuo es una labor hercúlea, en tanto que los pasajeros tienen que proseguir una extenuante ruta por tierra por medio de partes congeladas del Himalaya antes de atravesar al condado por un puente colgante de 200 metros de largo. El condado es popular por su hermosura (las escrituras budistas lo piensan la tierra mucho más sagrada del Tíbet) y diríase que es un edén virtual de vida vegetal, que aloja una décima una parte de toda la flora de China.

Pese a su pasmante geografía y elementos naturales, Motuo todavía es una suerte de isla en sí. Se han gastado millones de dólares estadounidenses durante los años para procurar crear un sendero útil hacia él, pero Todos y cada uno de los intentos por último fueron dejados gracias a movimientos de tierra, avalanchas y un paisaje por norma general volátil.. Según cuenta la historia, a inicios de los años 90 se edificó una carretera improvisada que conducía desde el planeta exterior hasta el corazón del condado de Mutuo. Duró solo unos días antes de volverse intransitable, y próximamente fue recuperado por el espeso bosque. Fuente

1. Tristan da Cunha

Imagen Terra ASTER de la NASA de la isla Tristan da Cunha, Océano Atlántico Sur

Imagen de NASA Terra ASTER de la isla de Tristan da Cunha, Océano Atlántico sur El sitio habitado mucho más recóndito de todo el mundo, Tristán de Cunha es un archipiélago de pequeñas islas situadas en el Océano Atlántico sur. La tierra mucho más próxima a la isla es Suráfrica, que está precisamente a 1.700 millas de distancia, al paso que la costa de América del Sur está a una distancia de precisamente 2.000 millas. Pese a su pequeño tamaño y asombroso aislamiento, Tristan de Cunha ha gozado de una rica historia. La isla fue descubierta por vez primera en 1506 por un explorador portugués, y después fue anexada por los británicos, que temían que los franceses tengan la posibilidad de emplearla como punto de inicio para salvar a Napoleón, que había sido exiliado a la próxima Santa Elena. Un pequeño conjunto de colonos británicos, italianos y estadounidenses empezó a vivir en la isla en el siglo XIX y todavía está bajo la jurisdicción del Reino Unido hoy en día. Las islas en este momento tienen un población total 271 personas, la mayor parte de los que descienden de esos colonos auténticos y se ganan la vida como labradores y artesanos.

Si bien la isla en este momento tiene ciertas estaciones de televisión y ingreso a Internet vía satélite, todavía es el sitio mucho más apartado físicamente del planeta azul. La geografía rocosa de la isla vuelve imposible la construcción de una pista de aterrizaje, con lo que la única forma de llegar a ella es en barco. En algún momento estuvo conectado con regularidad con Suráfrica por un barco de transporte británico, pero este barco dejó de llevar a cabo escala en la isla, y fuera del buque de carga ocasional, en este momento los únicos visitantes a Tristan da Cunha son navíos de pesca de altura.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *