Los 10 mejores guerreros

Mientras que hubo civilizaciones, hubo guerras inacabables por el poder y la tierra. Estas guerras han producido varios de los guerreros mucho más fieros que el planeta haya visto. Hombres que no solo son inusuales en el combate cuerpo a cuerpo, sino asimismo fueron enormes líderes y refulgentes estrategas. Había tantas personas valientes que podrían cuadrar en esta lista, pero pienso que representan estados guerreros de todo el planeta y de todas y cada una de las temporadas.

10. Ricardo I (Corazón de León)

Richard el corazon DE leon

Richard I recibió el alias de Lionheart (o Coeur de Leon) por su inusual aptitud de pelea y valor. El duque de Normandía y el conde de Anjou, ascendió al trono de Inglaterra en 1198 tras vencer a su padre Enrique II con el apoyo de su vigorosa madre Leonor de Aquitania. Ricardo tomó la cruz en 1188 en el momento en que se enteró de la triunfadora conquista de Jerusalén por la parte de Saladino. Colectó fondos vendiendo títulos oficiales, derechos y tierras al mejor postor noble. Partió hacia Tierra Santa en 1190 adjuntado con el rey Felipe II de Francia y la mayor parte de las fuerzas militares de la cristiandad. Tras ser asaltados primero en Sicilia y después en Chipre, Ricardo y Felipe llegaron a Tierra Santa en el mes de junio de 1191. Las fuerzas conjuntas han tomado primero Acre y después se trasladaron a Arsuf antes de fortificar Ascalon. Las discusiones entre quién se transformaría en rey de Jerusalén se incrementaron y Felipe abandonó la Cruzada y regresó a Francia. Richard prosiguió adelante, pero en el momento en que se percató de que no tenía forma de garantizar Jerusalén, aun si había logrado capturarla, firmó un tratado de paz con Saladino y regresó a Europa. Pasó sus últimos cinco años demandando su trono de manos de su hermano John y peleando contra los adelantos de Felipe en Normandía.

9. Espartaco

Nativo de Tracia en 109 a. C., Espartaco es mucho más popular como el gladiador que dirigió la revuelta contra Roma a lo largo de la Guerra de Luchadores. No se conoce con seguridad de qué manera Espartaco se transformó en gladiador, pero la teoría primordial es que una vez luchó para el ejército de roma, pero abandonó y se transformó en ladrón. Fue detenido y vendido como gladiador gracias a su fuerza. En el 73 a. C., él y setenta seguidores escaparon de una escuela de luchadores cerca de Capua y escaparon al monte Vesubio, donde se les unieron esclavos locales. Su ejército continuó medrando hasta el momento en que tuvo 90.000 hombres y han comenzado a ocasionar estragos en el sur de Italia, venciendo a 2 ejércitos romanos y asaltando cualquier localidad que encontraran. Desde allí, marcharon hacia el norte hacia la Galia, donde trató de dejar en libertad a sus hombres, pero se negaron a irse y marcharon nuevamente hacia Italia en pos de mucho más botín. Espartaco murió en una guerra en Lucania en el 71 a. C. y sus hombres fueron crucificados. Fué recordado como un comandante legendario no solo por sus éxitos en la guerra, sino más bien asimismo por su valor, fuerza y ​​compasión.

8. Saladino

Popular en el planeta occidental como el antihéroe de la Tercera Cruzada, es venerado en el Medio Oriente como el héroe que devolvió Jerusalén a manos musulmanas. El sultán kurdo nació en 1138 en Mesopotamia (en este momento Irak) y medró a lo largo de la Primera Cruzada. Fue entrenado como soldado por su tío Asad al-Din Shirkuh y al comienzo de su trayectoria militar trabajó en juntar fuerzas árabes bajo su control, primero en Egipto, entonces en Siria y Palestina. Entonces puso su mirada en Jerusalén y conquistó al rey Guy de Lusignan en la guerra de Hattin. La guerra fue un espectacular éxito para Saladino puesto que su ejército prácticamente aniquila a los cruzados en Tierra Santa. La localidad de Jerusalén cayó en sus manos en el momento en que alcanzó un acuerdo con Balian de Ibelin, quien defendió la localidad tras la atrapa de Guy. Su atrapa de Jerusalén influyó en el rey Ricardo de Inglaterra para juntar fuerzas con el rey Felipe de Francia y arrancar la Tercera Cruzada hacia Tierra Santa. Las fuerzas cristianas se dirigieron a Ascalon en el momento en que Richard enfermó y firmó un tratado de paz con Saladino que dejó Jerusalén en manos musulmanas siempre y cuando los cristianos tengan la posibilidad de realizar su peregrinaje sin riesgo. No obstante, su reinado de Jerusalén duró poco, en tanto que murió de fiebre el 4 de marzo de 1193. Saladino es mucho más con frecuencia reconocido tanto por su generosidad y caballerosidad como por sus increíbles logros militares.

7. Teniente Audie Murphy

Resultado de imagen de la teniente Audie Murphy

Nacido como hijo de un pobre aparcero de Texas en 1924, Audie se transformó en el soldado estadounidense mucho más condecorado de la Segunda Guerra Mundial. En un intento por liberarse de sus adversidades, se unió al ejército como soldado raso en 1942. Tras su entrenamiento básico fue enviado a Casablanca, Marruecos, donde continuó con su entrenamiento. Vio acción en el norte de África, Sicilia, Francia y Alemania y se distinguió por su velocidad de pensamiento y valentía. No solo destrozó múltiples de las ametralladoras oponentes en minutos, sino asimismo brincó sobre un cazacarros en llamas y apuntó su ametralladora al enemigo, aparte de recortar un contraataque alemán de seis tanques y 250 infantes prácticamente solo. Por estos actos de valentía, ha recibido incontables condecoraciones que tienen dentro la Medalla de Honor, la Cruz de Servicio Distinguido, 2 Estrellas de Plata, la Legión del Mérito, 2 Estrellas de Bronce y tres Corazones Púrpura; tal como la Legión de Honor francesa y 2 Croix de Guerre. Regresó a USA como un héroe y transformó su popularidad en tiempos de guerra en una triunfadora carrera cinematográfica. Con el apoyo de sus amigos, Audie escribió una autobiografía llamada To Hell and Back, que entonces se transformó en una película donde se interpretó a sí mismo. Mientras que se encontraba en un viaje de negocios, murió en un incidente aéreo el 28 de mayo de 1971 y fue sepultado en el Cementerio Nacional de Arlington con honores militares.

6. Miyamoto Musashi

Resultado de imagen de Miyamoto Musashi

El mucho más grande espadachín de su tiempo, Miyamoto Musashi, asimismo popular como el Beato de la Espada, pertence a los samuráis mucho más populares de la historia de Japón. Nativo de 1584 en la provincia de Harima, Musashi fue criado por su tío en el templo de Shoreian. En el momento en que tenía 13 años ahora había ganado su primer desafío contra Arima Kigei, un estudiante de la escuela de artes militares Shinto Ryu. A lo largo de los próximos 16 años se realizó un nombre, peleando en mucho más de 60 duelos (aun contra la Escuela Yoshioka y su desafío mucho más popular contra Sasaki Kojiro) en los que se sostuvo invicto. A lo largo de este tiempo asimismo se alistó en el ejército de Toyotomi Hideyoshi y, si bien se encontraba en el lado perdedor, escapó, arrastrándose entre los cadáveres y tomando de los charcos fangosos para subsistir. Tras la guerra, centró su atención en la enseñanza del manejo de la espada y se le asigna la creación de la técnica nitoryu donde luchas con 2 espadas. Mucho más adelante en su historia, se transformó en un profesor pintor y escritor. Su obra redactada mucho más conocida es El libro de los cinco anillos, que cubre la suma de su experiencia como luchador con espada, incluyendo la estrategia, la táctica y la filosofía. A la edad de 62 años, Musashi murió de cáncer torácico en la Gruta Reigando (exactamente la misma gruta donde vivió como ermitaño mientras que escribía El Libro de los Cinco Anillos).

5. Cayo Julio César

Resultado de imagen de Gaius Julius Caesar

El mayor general de la narración de Roma, César llegó al poder primero como cuestor y pretor antes de ser escogido cónsul y procónsul en el 59 a. C. y ordenar el Primer Triunvirato con Pompeyo y Indisculpable. Se distinguió por dirigir campañas en Galia, Enorme Bretaña y Alemania, pero su creciente poder atemorizó al Senado y se le solicitó que disolviese sus fuerzas. No solo rechazó esta petición, marchó sobre Roma. Inició un estallido de guerra civil que se extendió hasta diciembre del 49 a. C., en el momento en que sostuvo una dictadura en Roma a lo largo de once días mientras que era escogido cónsul. Entonces persiguió a Pompeyo a Egipto, donde continuó viviendo con Cleopatra a lo largo de múltiples años. A su regreso a Roma, mejoró las condiciones de vida de su pueblo y realizó ​​elaborados proyectos para la consolidación del imperio. En 44 a.C. se transformó en dictador vitalicio, título que duró poco por el hecho de que en los idus de marzo (15 de marzo) del 44 a.C., fue ejecutado a puñaladas por un conjunto de amigos y protegidos, entre ellos Cimber, Casca, Casio y Salvaje.

4. Hannibal Barca

Resultado de imagen de Hannibal Barca

Aníbal, general cartaginés, fue un profesor estratega que desarrolló tácticas de flanqueo. Apodado el padre de la estrategia por el historiador militar Theodore Ayrault Dodge, medró con un odio feroz hacia los romanos. Tras la desaparición de su cuñado Asdrúbal, tomó el mando del ejército Gaulo-Cathaginiano y puso su mirada en Roma. Partió en la primavera del 218 a. C. y se abrió sendero mediante los Pirineos y los Alpes con una fuerza de 46.000 soldados y 37 elefantes de guerra. En el momento en que se encontraba en territorio de roma, devastó cientos y cientos de pueblos dejando una destrucción total a su paso. Ciertas de sus mayores victorias fueron en Trebia, el lago Trasimenus y Cannas, aun volviendo ciertas ciudades romanas contra sus contrincantes. Escipión por último lo derrotó en su tierra natal en la Guerra de Zama, tras lo que firmó un tratado de paz en 201 a. C. Tras múltiples años como padecí, sus contrincantes políticos lo acusaron de planear con el rey Antíoco de Siria. Frente a la amenaza de una investigación romana, Hannibal escapó a la corte del rey Prusias de Bitinia, donde se envenenó antes que los romanos tengan la posibilidad de obligarlo a rendirse.

3. Sun Tzu

Resultado de imagen de Sun Tzu

Sun Tzu, general chino, fue el creador del primer y mucho más complejo libro sobre teoría militar nunca escrito, El arte de la guerra. Más allá de que no se conoce bastante sobre el hombre, en general se admite que fue un general consumado que sirvió al rey de Wu en el periodo de los Estados en Guerra en el siglo IV a. C. Fue ahora mismo en el momento en que escribió El arte de la guerra, que cubre la logística, el espionaje, la estrategia y las tácticas con una profunda dependencia de la filosofía. Los primordiales puntos que destaca son el prominente valor de la guerra, la imprevisibilidad de la guerra, la correlación entre las políticas políticas y militares y la ineficacia de detallar reglas estrictas y veloces. No solo ha influido en el pensamiento militar asiático desde hace tiempo, sino asimismo formó la base de las tácticas militares de Napoleón, Mao Zedong, el general Norman Schwarzkopf Jr. y Henry Kissinger. En tiempos mucho más recientes, El arte de la guerra fué adoptado por alumnos de negocios en Tokyo, Novedosa York y Londres como un artículo sobre estrategia empresarial.

2. Leonidas I

Estatua de Leonidas, Esparta

Mejor popular por su heroica última guerra en la Guerra de las Termópilas, los primeros años de Leonidas solamente fueron documentados, si bien la historia de historia legendaria afirma que era descendiente de Heracles. Su reinado empezó cerca del 490 a. C. y compartió el control con Leotychides, como era la práctica espartana de la temporada. El ejército persa, comandado por el rey Darío, había estado conquistando Grecia a lo largo de cerca de diez años en el momento en que Leonidas se transformó en rey. En el momento en que Darío murió en 481 a. C., su hijo Jerjes continuó la expansión de su padre hacia el conjunto de naciones heleno. En un intento por parar el progreso del ejército en seco, Leonidas (pese a las observaciones del Oráculo de Delfos que notificaban de su muerte) fue a hallarse con Xerxes con 7000 tropas, incluyendo los conocidos 300 espartanos, en el Paso de las Termópilas (acertadamente apodado el Ardiente Puertas). Jerjes envió una oleada tras otra de tropas, incluidos sus Inmortales, que paralelamente fueron aniquilados por los helenos. Tras unos días de pelear, un traidor heleno le ha dicho a Jerjes de un camino de montaña que podría emplear para flanquear a su enemigo. Leonidas se enteró de la traición y despidió a la mayor parte de sus hombres sosteniendo solo a los 300 espartanos que formaban su guarda personal. Los 300 de Leonidas lucharon valerosamente contra los persas que avanzaban hasta su último hombre. Leonidas fue ejecutado y su cuerpo fue decapitado y crucificado, lo que solo sirvió para encolerizar a sus compañeros espartanos que expulsaron a los persas de Grecia unos meses después en la guerra de Platea.

1. Alejandro el Grande

Resultado de imagen de Alejandro Magno

Probablemente entre los mucho más enormes en general de la antigüedad, las conquistas de Alejandro extendieron el reino macedonio desde Grecia hasta la India, prácticamente todo el planeta popular en ese instante. Nativo de el 356 a. C., sus primeros años transcurrieron bajo la tutela del pensador Aristóteles. Pasó su primera carrera militar liberando a Grecia de las garras de los persas. Desde allí se trasladó a Siria, Egipto (donde creó la localidad de Alejandría y visitó el oráculo de Ammón y demandó su divinidad) y Asia Menor antes de su conquista final en la India. Entonces regresó al oeste y empezó a realizar preparativos para irrumpir Arabia, pero antes que pudiese conseguir esta conquista, enfermó y murió en el primer mes del verano de 323 a. C. Durante su reinado, las bajas de sus tropas en comparación con las de sus contrincantes fueron sensiblemente inferiores, primordialmente gracias a su veloz pensamiento táctico y su amor por los hombres que lucharon bajo su mando.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *