Los 10 mejores silbidos de películas, televisión y radio

Absolutamente nadie puso una lista de temas musicales, amoldados u auténticos, en una lista antes, ¡conque creí que sería el primero! Todos son solos, no pertenecen a ninguna canción, y si bien la mayor parte son de películas, hay 2 de la televisión y entre los días dorados de la radio. [Editor’s Note: I tried my best to find clips and audio for this list, but couldn’t always find just the right one. If any readers know where to locate missing or a better example of the audio, please comment below.]

10. Un puñado de dólares estadounidenses

Esta primera película de la trilogía “Man With No Name” de Sergio Leone no solo transformó a Clint Eastwood en una superestrella, sino asimismo puso a Ennio Morricone en el panteón de la música cinematográfica. Lo escojo por el hecho de que ese tema silbado establece el tono sardónico y también irónico de la película prácticamente por sí mismo.

9. Bandolero

Asimismo me agrada este tema de los silbidos, si bien es lo opuesto de Morricones. El difunto Jerry Goldsmith contó ciertos westerns entre sus partituras, y este es uno de sus mejores. El alegre silbido, acompañado de harpa judía, se encuentra dentro de los temas mucho más radiantes.

8. El puente sobre el río Kwai

Ciertos tienen la posibilidad de meditar que el silbido de “Colonel Bogey March” de Kenneth Alford es cursi, pero yo lo acercamiento de las mejores situaciones de películas de siempre. Me chifla de qué manera expresa el orgullo desafiante, aun en la derrota, de los presos británicos, si bien la película de David Lean lo tratará de una forma irónica.

7. El tema del programa de radio de Whistler

https://www.youtube.com/watch?v=VEWcc4GalGg

La radio, por necesidad, precisaba sonidos que dejaran su huella en el oído mental del oyente. La risa de la Sombra, el violín chirriante de Benny, el armario de Fibber McGee … y ese silbido inquietante y tenuemente desafinado del presentador del mismo nombre, una vez escuchado, que jamás se olvidará, de ahí que puse esta única selección de la radio vieja en la lista. .

6. El tema de Andy Griffith Espectáculo

¿Quién puede olvidar ese tema de silbidos populares, quizás el mucho más amado de Earle Hagen? Que se titula “The Fishin ‘Hole”, charla de la pesca con caña en los días de verano y de todos y cada uno de los bienestares míticos de la vida de una pequeña localidad del sur. No pienso que los fanáticos de la televisión tradicional discutan conmigo sobre esta decisión, que es una de mis canciones preferidas de televisión por las causas precedentes.

5. El tema Ed, Edd y Eddy

Por sí sola, no pienso que esta serie de Cartoon Network sea una enorme llamada de atención. Pero lo admito, ¡no puedo resistirme a ese tema de jazz y silbido! (¡Me encantaría comprender quién silba!) En verdad, pienso que es bastante excelente para esta clase de programa. Me chifla de qué manera se balancea a su ritmo despreocupado.

4. Nervio torcido

Si reconoces la armonía silbada por Daryl Hannah en el momento en que matará a Uma Thurman en “Kill Bill”, es de la partitura de Bernard Herrmann para el thriller de 1968 “Twisted Nerve”. Fue silbado por un psicópata con daño cerebral antes de pegar (con 2 precedentes, ahora). Herrmann, un profesor del terror sónico (“Psicosis”), puede aun tranquilizarte con una fácil armonía silbada, entre las primordiales causas por las que su tema está en mi lista.

3. El tema Zazie en el Metro

Esta comedia francesa de principios de los 60 fue entre las primeras del fallecido Louis Malle. Adoro el despreocupado encanto galo de ese tema silbado, con su sopa de mal por la brevedad de la niñez.

2. Scarface (1932)

Editor: el clip de película por el momento no está libre, pero puede percibir el silbido en este nuevo clip.

No el remake de De Palma, sino más bien la película original de Hughes-Hawks. ¿Quién podría olvidar que Tony Camonte silbaba el sexteto de “Lucia di Lammermoor” de Donizetti antes de sus homicidos? Me chifla ese toque prudentemente extravagante (pero, ¿se inspiró en el silbato número uno ahora?)

1. M (1931)

Fritz Lang, según aceptó él mismo, no sabía nada de música. No obstante, en el momento en que abordó esta primera película sonora alemana, decidió ofrecerle al asesino de Peter Lorre un fundamento silbido para comunicar su presencia. Irónicamente, Lorre no podía silbar con lo que nuestro Lang acabó interpretando el tema “Mountain King” de Grieg de “Peer Gynt”. Da igual, todavía es el ejemplo número uno de escalofríos sónicos, de ahí que lo coloco en el número uno.

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *