Los 10 mejores videos musicales amateur (que son involuntariamente divertidos)

Todos deseamos ser estrellas de rock. Desde cantar en nuestros coches hasta efectuar karaoke en frente de extraños, el atrayente de la popularidad y las riquezas nos dan falsas esperanzas de lo que podría ser si solo tuviésemos la posibilidad de enseñarle al planeta lo talentosos que somos. Pero, desgraciadamente, la mayor parte de nosotros no poseemos talento y nuestras carreras como artista deberían mantenerse en la ducha, no transmitidas en MTV (si ahora detallan vídeos musicales). Pero la buena nueva para nosotros es que, si bien estos artistas apasionados no son muy amenos como vocalistas, brindan comedia no intencional mucho más que bastante para estar atrapado en sus vídeos musicales … como ver un choque de trenes, pero sin la carnicería.

10. “¿Por qué razón debo plañir?” por Reh Dogg

Le vamos a dar esto a Reh Dogg; el hombre está completamente destinado a su arte, y exhibe sus excelentes abdominales. Asimismo pone las voces en directo, allí mismo, en frente de la cámara. No obstante, si solo el vídeo tuviese, afirmemos, iluminación o dirección o integridad artística… eso podría asistir un tanto.

9. “Break It Up” de Carl Lewis

Carl Lewis es un deportista enormemente talentoso y refulgente. Él todavía tiene el récord mundial en salto de longitud en interiores aun una vez que los deportistas han comenzado a comer los nuevos esteroides tal y como si fuesen dulces. Tiene entre las ráfagas invictas mucho más largas de la historia. Tiene entre los peores vídeos musicales populares por el hombre.

No nos encontramos seguros si es la utilización repetido de imágenes de los Juegos Olímpicos, o lo que sea con lo que se está besando en un jacuzzi, pero o el dinero era increíble, su ego era colosal, o las dos cosas.

8. “Ven a divertirse conmigo” de Grill Champions

Haremos una suposición salvaje aquí y asumir que, a la luz de la letra de la canción sobre asar verduras, y a la luz del nombre de la banda, es un vídeo promocional. Naturalmente, poseemos una extendida historia de comida en la propaganda que nos anima a quemarla hasta la desaparición y después destrozarla, ¡pero jamás tuvimos una canción techno pop alucinante sobre esto! ¡Forma de abrir nuevos caminos!

7. “Losing You” de Jan Terri

Jan Terri no posee escasez de talento, o cuando menos deseo de vencer, como lo revela dado que ella verdaderamente causó este vídeo y se lo dio a cualquier persona que subiese a su limusina. Lástima que el vídeo en sí se grabó en … espera, ¿exactamente en qué se grabó esta grabación? VHS? ¿Beta? ¿Quizás una cámara web? De cualquier forma, pese a un empleo capaz de los elementos, jamás logró sus quince minutos de popularidad … espera, al final logró mostrarse en el Daily Espectáculo. Guau.

6. “Average Homebody” de Denny “Blazin” “Hazen

No hay nada tan divertido como ver a los blancos procurar rapear. Singularmente en los años 80, en el momento en que el rap era una manera de arte audaz y vanguardista que expresaba la angustia urbana y la frustración con la opresión impuesta a la población negra por la sociedad. Conque procuremos traducir eso en suburbano blanco anomia. Denny Hazen verdaderamente hizo una industria con este vídeo, y es bueno para él, pero wow, amigo.

5. “Él quiere a una chavala gordita” de Ellen y Donald

Por el bien del anonimato y visto que, de todos modos, no deseábamos investigar mucho más a estas personas, el previo es el único nombre que le ofrecemos. Oye, están contentos, es legal, mucho más poder para ellos, sencillamente vamos a estar aquí, intentando de sacar la imagen de ellos realizando el cariño de la cabeza vertiendo lejía en nuestros ojos.

4. “Apache”, de Tommy Seebach Band

Nos llama la atención un tanto que hayamos llegado tan lejos sin prestar un vídeo plagado de racismo idiota, pero en una lista como esta, es prácticamente ineludible. Así sea por los vestuarios “indios” o sencillamente por visto que llevan una sierra eléctrica de disco reluciente a un tradicional del surf rock, sencillamente deseas pegar a Tommy Seebach hasta el momento en que la cocaína vuelva a salir de su nariz. Si se preguntaba de qué forma suena una BUENA versión de esta canción:

3. “Little Wings” de Mark Gormley

Poseemos una política persistente de no burlarnos de (la mayor parte de) los vocalistas de este producto, pues exponerse es verdaderamente bien difícil. Por fortuna, los valores de producción son un juego justo. No entendemos por qué razón pusieron a Mark Gormley en una green screen, o por qué razón han comenzado a apretar botones de efectos al azar, o por qué razón cortaron imágenes sosas de una gaviota. Pero podría ser bastante peor. Como lo revela extensamente el resto de esta lista. Tenga precaución, los ángeles de la cámara desorientadores y los movimientos mezclados con los fondos de las olas del agua tienen la posibilidad de marearlo. Pero asimismo puede ser el vídeo en sí que exhibe los síntomas de las náuseas.

2. “Carribean Moon” de Kevin Ayers

No nos atrae este vídeo, y no, no dejaremos que visto que sea de los años 70 mitigue esa afirmación en lo más mínimo. Quienquiera que sea Kevin Ayers, y nos encontramos seguros de que su seguidor se opondrá a que lo despidamos, nos llama la atención que en el momento en que se le presentasen los guiones gráficos de este vídeo, no incendió el estudio y cambió su nombre. Y esa es la cosa; esto requirió mucha preparación. Había guiones gráficos. La multitud expuso esto y pagó por este motivo y absolutamente nadie, en ningún instante, se percató de la mala iniciativa que era. Sencillamente salte a la marca 1:30 para una increíble confusión homoerótica.

1. “Love in a Pub” de Leoncie

Este es probablemente el punto culminante donde la mala música está con la mala producción de vídeos. La música es repugnantemente dulce, el vídeo es tan poco profesional como semeja, incluyendo la apertura que está desarrollada para hacer mareos. Por norma general, es la definición de vídeo de mala iniciativa. En el momento en que la pareja de este vídeo vio el resultado definitivo, nos preguntamos si le chillaron al músico o si sencillamente dejaron de fingir, sacaron la Glock y comenzaron a disparar.

por Dan Seitz

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *