Los 10 miembros de la familia real más locos

En el momento en que se charla de alguien como desquiciado, en general no es él quien toma las resoluciones. No obstante, hubo ciertos casos visibles de estos hombres o mujeres locos, todos de sangre real, países mandatarios, para disgusto de sus súbditos o para deleite de sus progenitores que actúan como dirijas. Por fortuna, no sucedió tan últimamente, ¿te imaginas el muy elegante acolchado que se necesita para mantener a un integrante de la realeza desquiciado? Solo el más destacable algodón egipcio de 1000 hilos para las paredes de las celdas y una chaqueta de fuerza llevada a cabo de la mejor seda de color púrpura real y atada con cuerdas doradas.

Y con suerte, estos 10 locos continuarán en los rincones de la historia y no volverán a manifestarse: ¿sabes que toda la historia se reitera?

10. George III del Reino Unido

Resultado de imagen de jorge iii del reino unido

El rey Jorge III rigió Enorme Bretaña y también Irlanda a lo largo de unos 59 años de su historia. Más allá de que fue algo dotado en el aspecto de la campaña militar al vencer a Francia en compromisos extendidos una vez a lo largo del reinado de Napoleón y una vez a lo largo de la Guerra de los Siete Años, su mayor pérdida, aparte de sus canicas, fue la de las Colonias Americanas. Nativo de 1738, no empezó a perder su salud psicológica hasta después en la vida, en teoría por intoxicación por arsénico. Si alguien trataba de matarlo, debería haberlo intentado mucho más.

9. Pedro III de Rusia

Resultado de imagen de Pedro III de Rusia

Pedro III, menos popular que su mujer, que tomó su trono, fue emperador de Rusia a lo largo de unos seis meses en la época del siglo XVIII. Pero sostuvo lealtades controvertibles, cuando menos para los nobles de la corte, mientras que su mujer Catalina II cortejaba a esos nobles y tomaba su trono en un golpe incruento. Se afirmaba que se encontraba orate, pero que asimismo se sentía aliviado de no tener mucho más el trono, quizás verdaderamente se encontraba orate. Se puede debatir si se encontraba orate; no obstante, adjuntado con unos cuantos personas que podrían cuestionar la ascensión de Catalina al trono, Peter fue encontrado unos meses después enigmáticamente fallecido.

8. Princesa Alexandra Amalie de Baviera

Resultado de imagen de la princesa Alexandra Amalie de Bavaria

Esta hija alemana del rey Luis I de Baviera jamás se casó y fue una figura literaria bastante consumada en su tierra natal. Más allá de que no se encontraba clínicamente ida, mostró tendencias TOC y creyó que se tragó un piano de vidrio. seguramente fue la crinolina bajo el vestido de temporada de mediados del siglo XIX lo que logró que sus caderas pareciesen enormes, no el piano.

7. Ludwig II de Baviera

Resultado de imagen de Luis II de Baviera

La disparidad corre en la familia, solo pregúntale al sobrino de la princesa Alexandra, el rey ido Luis II de Baviera. Más allá de que los integrantes de su gabinete lo declararon clínicamente orate en 1886, se tenía la duda de si verdaderamente se encontraba desquiciado. Tuvo inconvenientes con la timidez, el accionar infantil y los vuelos de fantasía, incluyendo la construcción de varios castillos como el de Neuschwanstein. Y más allá de que se cuestionó su cordura, finalmente le hacía falta los pies en el suelo en el momento en que decidió que no era mejor escapar en el momento en que los integrantes de su gabinete procuraron deponerlo no una sino más bien un par de veces.

6. Otto de Baviera

El hermano de Luis II, Otto, se transformó en rey de Baviera a la edad de 38 años una vez que su hermano mayor fuera depuesto y muriera un día siguiente. No obstante, Otto fue recluído al Palacio Fürstenried gracias a su patología mental real; hasta entonces, un regente regía en su rincón. En teoría, la familia Wittelsbach era bastante excéntrica, ciertos mucho más que otros, como en la situacion de Otto, Ludwig y Alexandra.

5. Juana de Castilla

Resultado de imagen para juana de castilla

Juana la Desquiciada se encontraba ida por su marido, Felipe el Precioso. Se la conocía por estar ofuscada con su marido aun tras su muerte. Quizás de ahí que jamás rigió Castilla, pues se encontraba desquiciada y era necrofílica. Mientras que se encontraba ocupada llorando a su marido, acariciando de forma continua su cadáver en descomposición, que trajo con ella en una da un giro por España en el siglo XVI, su padre y su hijo deseaban gobernar por ella. Ella quedó fundamentalmente impotente y encerrada por el resto de su historia. ¡El cariño volverá orate a un individuo!

4. Carlos VI de Francia

Resultado de imagen de Carlos VI de Francia

Popular como Carlos el Desquiciado, varios historiadores suponen que el rey Carlos VI de Francia sufría esquizofrenia. Poco tras un intento de asesinato de un amigo en 1392, Converses tomó un ejército tras el supuesto perpetrador solo para volverse en sus caballeros matando a uno y también lastimando a otros antes de ser arrastrado de su caballo y caer en coma. Gracias a que actuó como un desquiciado, después fue retirado del poder pero no depuesto, puesto que vivió unos 30 años tras su primer ataque de locos.

3. Carlos II de España

La endogamia solo puede hacer mas fuerte los defectos genéticos y mentales como en la situacion del descendiente de Juana la Desquiciada, el rey Carlos II de España. Se encontraba seriamente demacrado desde el nacimiento con una gran cabeza alargada, un cuerpo deforme y una mandíbula que no podía cerrarse para lograr comer. Hasta entonces, fue apartado a ser un idiota desde el momento en que nació puesto que solamente le enseñaron nada y solo pasó de un cerebro infantil a la idiotez en sus años mayores. Todos y cada uno de los familiares de Carlos fallecieron dejándole el trono y una madre dominante para gobernar en su sitio. No obstante, pensaba en sí como encantado gracias a su padecimiento, al tiempo que en el planeta de hoy la mayoría de lo que padeció habría sido reconocido como provocado por endogamia.

2. Afonso VI de Portugal

Infante Afonso de Portugal y una página negra (c. 1653), de José de Avelar Rebelo.  Actualmente en Museu de Évora, Portugal. Infante Afonso de Portugal y una página negra (c. 1653), de José de Avelar Rebelo. Hoy día en Museu de Évora, Portugal.

“El Glotón” enfermó a la edad de tres años y quedó relativamente paralizado del lado izquierdo, tal como mentalmente desequilibrado por el resto de su historia. Alfonso se alegró bastante en el momento en que vio fallecer a sus 2 hermanos mayores en el momento en que eran jovenes declarando “¡Viva! ¡En este momento voy a ser rey de Portugal! ” Lamentablemente, el futuro Rey se encontraba un tanto flojo, amando el salvajismo y amando la comida hasta el punto de ser llamado glotón. En sus últimos días, como varios de los otros monarcas en esta lista, estuvo recluído: se afirmaba que tenía un atravieso en el piso por caminar, puesto que no podía llevar a cabo solamente.

1. Carlos IX de Francia

En contraste a Alfonso, el rey Carlos IX de Francia de todos modos se deshizo de su salvajismo contra otros en su corte, aun una vez contra sus hermanas, tal como contra otros humanos y animales. Gracias a una desfiguración, fue apodado el Rey Mocoso y padeció asaltos de furia y sadismo más allá de que era un niño de mamá. En 1561, a la edad de 10 años, Carlos tomó el trono una vez que todos los otros herederos seleccionables murieran, sin que fuera culpa suya. Como Carlos, fue su dominante madre la que rigió bastante una vez que terminara su regencia en el momento en que él alcanzó la mayor parte de edad. ¡Jamás recortar las cuerdas podría regresar desquiciado a cualquier hombre!

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *